Hezbollah, una organización criminal mundial – Por Omer Dostri (Middle East Quarterly)

Las actividades criminales de Hezbollah van desde el tráfico de drogas hasta el contrabando de cigarrillos, la falsificación de documentos y tarjetas de identidad y el lavado de dinero a través de los sistemas bancarios de Irán y Líbano.

En las últimas décadas, Hezbollah se ha establecido no sólo como uno de los principales grupos terroristas del mundo y el amo efectivo del Líbano, sino también como un destacado sindicato del crimen transnacional. Las actividades criminales de Hezbollah van desde el tráfico de drogas, cocaína y heroína, hasta el contrabando de cigarrillos, la falsificación de documentos y documentos de identidad y el lavado de dinero a través de los sistemas bancarios de Irán y Líbano. Estas empresas criminales llenan sus arcas, facilitan su dominio del sistema político del Líbano y apuntalan el desarrollo de la infraestructura terrorista y de inteligencia global de la organización. Tanto es así que, en octubre de 2018, el fiscal general de Estados Unidos, Jeff Sessions, designó a Hezbollah como una de las principales organizaciones criminales transnacionales del mundo junto con cuatro cárteles de la droga latinoamericanos.

Una red criminal compleja

La actividad criminal internacional de Hezbollah se remonta a la década de 1980, cuando la recién creada organización comenzó a lavar dinero para los cárteles de la droga a través de inmigrantes libaneses en América Latina. Desde entonces, se ha convertido en una de las organizaciones de lavado de dinero y proveedores de drogas más grandes del mundo, trabajando en estrecha cooperación con una serie de organizaciones criminales y paramilitares latinoamericanas, incluido el cartel de Medellín de Colombia, la Oficina de Envigado, el cartel del Valle del Norte y el Cartel Revolucionario, Fuerzas Armadas de Colombia (Ejército del Pueblo, FARC), [2] así como el Primer Comando de la Capital (PCC) de Brasil [3] y los Zetas mexicanos. [4]

Hezbollah trabaja en cooperación con una serie de organizaciones criminales y paramilitares latinoamericanas.

El grupo terrorista establece, opera y mantiene células y redes de activistas, almacenes logísticos donde se almacenan productos robados y falsificados, y cadenas de suministro en todo el mundo, particularmente en África y América Latina. Los agentes de Hezbollah también están desplegados en Estados Unidos y Europa, donde distribuyen los bienes y servicios criminales de la organización, principalmente mediante el tráfico de drogas, la falsificación de productos de consumo y el lavado de dinero. [5]

La red criminal de Hezbollah opera de manera relativamente independiente de las alas política y militar de la organización, que están estrechamente alineadas con Teherán. La red está administrada y dirigida estratégicamente por una cadena de altos funcionarios, pero mantiene un intrincado sistema de amortiguadores para evitar vincular la organización con actividades criminales. En ocasiones, los agentes llevan a cabo actividades delictivas por orden directa de funcionarios de Hezbollah; en otras ocasiones, comparten sus actividades con estos funcionarios sin necesariamente buscar órdenes directas. [6] Esto permite a Hezbollah mantener la ambigüedad, la negación y la oscuridad con respecto a sus actividades como organización criminal transnacional.

Esta red criminal es administrada por la unidad de negocios de la Organización para la Seguridad Externa (Unidad 910), el mecanismo de operaciones externas de Hezbollah. Fundada por Imad Mughniyeh, jefe del ala militar de Hezbollah hasta su asesinato en 2008, la Unidad 910 está encabezada por Talal Hamia, uno de los comandantes militares más experimentados de la organización que sirvió como adjunto de Mughniyeh. El suegro de Hamia estuvo implicado en el ataque de 1994 al edificio de la comunidad judía en Buenos Aires en el que fueron asesinadas ochenta y cinco personas, siendo que Washington ha ofrecido una recompensa de siete millones de dólares por información que conduzca a su arresto. La unidad de negocios está actualmente dirigida por Abdullah Safi ad-Din, primo del líder de Hezbollah, Hassan Nasrallah y ex oficial de enlace con Irán. [7]

En 2021, el Departamento de Estado de Estados Unidos ofreció una recompensa de 10 millones de dólares por información sobre el financiero de Hezbollah, Mohammad Ibrahim Bazzi.

Un miembro destacado de la unidad es Adham Hussein Tabaja, propietario de una de las empresas inmobiliarias más grandes y exitosas del Líbano, que utiliza sus actividades comerciales aparentemente legítimas para canalizar fondos hacia Hezbollah y ayudar a la organización a eludir las sanciones estadounidenses y europeas. [8] Tabaja, identificado por funcionarios estadounidenses como uno de los cinco principales financistas de Hezbollah, en octubre de 2015 fue designado por el Departamento del Tesoro de Estados Unidos por tener vínculos directos con altos funcionarios de Hezbollah —incluidos comandantes del ala militar —y poseer activos en el Líbano en nombre del organización terrorista. [9] Otro financiero destacado de Hezbollah es Hassan Dehghan Ebrahimi, ciudadano iraní y propietario de la empresa comercial Maher. Ebrahimi, miembro de la Fuerza Quds del Cuerpo de la Guardia Revolucionaria Islámica con base en Beirut, canalizó millones de dólares a Hezbollah a través de su empresa, que sirve como conducto para el lavado de dinero y el contrabando de bienes para la organización. [10] Una serie de otros empresarios desempeñan un papel similar al de Ebrahimi, [11] incluido Muhammad Ibrahim Bazzi, propietario y presidente de grandes empresas energéticas en Bélgica, Gambia y el Líbano con estrechas relaciones con los barones de la droga internacionales; Ali Youssef Charara, presidente y director ejecutivo de la empresa libanesa de telecomunicaciones Spectrum, que proporciona servicios de comunicación a Hezbollah; Ali Tajideen, empresario y traficante internacional de armas; y Muhammad Jafar Qasir, un alto funcionario de Hezbollah responsable de la logística y las adquisiciones de la organización. Estos individuos y otros como ellos forman la intrincada red de financieros y agentes que permiten la actividad criminal transnacional de Hezbollah.

La asociación Irán-Hezbollah

Los agentes de Hezbollah llevan a cabo robos en todo el mundo y envían las ganancias a Irán, desde donde posteriormente se transfieren a las cuentas bancarias libanesas de la organización. Las ganancias de los negocios de drogas de los cárteles latinoamericanos en Europa y Estados Unidos también se envían a Hezbollah, que deduce una comisión antes de lavar el resto del dinero y devolverlo a los cárteles de la droga. Según la Agencia Antidrogas de Estados Unidos (DEA), esta actividad de blanqueo se realiza mediante la compra y venta de coches de lujo, así como por otros medios. En algunos casos, el dinero se esconde en los propios coches cuando son transportados a lugares de todo el mundo. [12]

Dado que el presupuesto de Hezbollah no está abierto al escrutinio público, es difícil determinar la proporción de las ganancias criminales de la organización en su presupuesto general. Según fuentes de seguridad israelíes, alrededor del 90 por ciento del presupuesto anual de Hezbollah (aproximadamente 700 millones de dólares) proviene de Irán. Brian Hook, enviado especial de Estados Unidos para Irán en 2018-20, estimó que Teherán proporciona el 70 por ciento del presupuesto de la organización, mientras que fuentes libanesas anti-Hezbollah fijaron la cifra entre el 70 y el 80 por ciento. Esto significa que al menos entre el 10 y el 30 por ciento del presupuesto de Hezbollah emana de sus actividades criminales. La cifra podría ser mayor si se cuenta el dinero lavado a través de bancos iraníes que ninguna de las estimaciones parece haber considerado. [13]

Las actividades criminales de Hezbollah parecen haber estado relacionadas con la reducción de su dependencia financiera de Teherán.

De hecho, las vicisitudes de las actividades criminales de Hezbollah en las últimas décadas parecen haber estado relacionadas con el deseo de reducir su dependencia financiera de Teherán, que, a su vez, se vio obligado a recortar la financiación a su representante libanés debido a los efectos debilitantes de las sanciones internacionales. y su intervención de una década en la guerra civil siria. Como resultado, es probable que Hezbollah incremente sus actividades criminales transnacionales en el futuro previsible, no sólo por el empeoramiento de la situación económica de Teherán y la creciente resistencia interna al régimen de los mulás, sino también por la creciente crisis económica del Líbano y el empeoramiento de la situación financiera de Hezbollah, una situación que, por ejemplo, se ha visto reflejada en informes sobre salarios recortados dentro del grupo. [14] Estos factores se combinarán para aumentar su colaboración con los cárteles de la droga latinoamericanos, una alianza ya impulsada por la caída de los precios del petróleo y la reducción del apoyo iraní.

El largo alcance de Hezbollah

Hezbollah está profundamente involucrado en actividades del crimen organizado transnacional con tentáculos que se extienden desde América, África y Europa. En 1997, por ejemplo, el Servicio de Inteligencia de Seguridad de Canadá informó a un tribunal canadiense de la existencia de una “infraestructura” de Hezbollah en el país compuesta por individuos que “reciben y siguen órdenes de los líderes de Hezbollah en el Líbano”. Un ex alto funcionario de inteligencia canadiense estimó la red encubierta de la organización en entre 50 y 100 agentes “directamente involucrados en las actividades de Hezbollah en Canadá”. El servicio de inteligencia también reveló que la organización tenía una red de adquisiciones en Canadá vinculada al contrabando de cigarrillos desde Estados Unidos. [15]

En julio de 2000, las autoridades estadounidenses desmantelaron una red de contrabando con base en Carolina del Norte que se sospechaba que recaudaba dinero para Hezbollah. Los documentos judiciales indican que el grupo había “asignado varios miles de dólares en efectivo a Hezbollah, derivados de las ganancias del contrabando de cigarrillos ilegales” y había recaudado donaciones de miembros y partidarios locales de Hezbollah a través de actividades de recaudación de fondos. [16]. Cuatro años más tarde, diecinueve miembros de la familia Farhat/Berro en Dearborn, Michigan, fueron acusados ​​de una conspiración generalizada para defraudar a bancos y emisores de tarjetas de crédito. Al menos un acusado admitió que el plan de fraude se llevó a cabo en nombre de Hezbollah y que las ganancias se transfirieron al grupo terrorista. Los documentos judiciales del Departamento de Justicia de Estados Unidos también revelan que uno de los acusados ​​tenía “amplios contactos” con el gobierno iraní y con Hezbollah. [17]

En 2011, el Distrito Este de Virginia acusó a Ayman Joumaa por su papel como líder de una de las redes criminales globales de Hezbollah.

En 2011, Estados Unidos designó a Ali Muhammad Saleh, un agente de Hezbollah, como capo del narcotráfico y, en 2012, como terrorista global. Saleh, ex combatiente de Hezbollah, se desempeñó como blanqueador de dinero para una organización criminal y al mismo tiempo actuó como “un facilitador clave para Hezbollah que dirigió y coordinó la actividad de Hezbollah en Colombia”. Mantuvo contactos con presuntos agentes de Hezbollah en varios lugares del mundo, incluidos Venezuela, Alemania, Líbano y Arabia Saudita. También en 2011, el Distrito Este de Virginia acusó a Ayman Joumaa por su papel como líder de una de las redes globales de Hezbollah utilizada para sostener sus necesidades financieras. Joumaa, con doble nacionalidad libanesa y colombiana, operaba una red global de empresas en América Latina y en África Occidental. [18]

El 8 de octubre de 2015, el agente de Hezbollah Iman Kobeissi fue arrestado en Atlanta, Georgia, después de decirle a un agente encubierto de la DEA con quien estaba en contacto que un conocido suyo en la organización terrorista estaba interesado en comprar cocaína, armas y municiones. El mismo día, como parte de una operación internacional conjunta, Joseph Asmar fue arrestado en París, después de haberle dicho a un agente encubierto que podía utilizar sus conexiones con Hezbollah para brindar seguridad para el contrabando de drogas. Los dos dijeron a los agentes encubiertos que proporcionaban servicios de lavado de dinero a narcotraficantes, organizaciones terroristas y organizaciones criminales en al menos diez países, subrayando así el amplio alcance de las actividades criminales transnacionales de Hezbollah.[19]

El hijo de un agente de Hezbollah con sede en Los Ángeles estuvo implicado en la transferencia de 500 millones de dólares de dinero del narcotráfico a un banco de Miami.

Un año después, en septiembre de 2016, la DEA presentó una demanda contra tres agentes de Hezbollah por cargos de lavado de dinero y tráfico de drogas en colaboración con los cárteles de la droga colombianos. Uno de ellos, Muhammad Amar, hijo de un agente de Hezbollah con sede en Los Ángeles, estuvo implicado en la transferencia de 500 millones de dólares de dinero procedente de la droga desde Australia y Europa a un banco estadounidense en Miami con fines de lavado. En el pasado, Amar había lavado dinero a través de Holanda, España, Gran Bretaña, Australia y África. Otro activista, Hassan Mohsen Mansour, ciudadano libanés, fue acusado de lavar cientos de millones de dólares procedentes del tráfico de drogas en todo el mundo. Mansour fue un importante blanqueador de dinero y narcotraficante para Hezbollah. La tercera persona acusada fue Ghassan Diab, un alto funcionario de Hezbollah con acceso a muchas cuentas bancarias internacionales. [20] De manera similar, en agosto de 2019, un tribunal federal en Washington condenó a Qassem Tajeddine, ciudadano libanés y agente de Hezbollah, a cinco años de prisión y una multa de 50 millones de dólares. Detenido en marzo de 2017 en Marruecos y extraditado a Estados Unidos, se cree que Tajeddine había proporcionado a Hezbollah un millón de dólares en financiación en efectivo. En 2003, él y su esposa fueron arrestados en Bélgica y acusados ​​de transferir decenas de millones de euros a Hezbollah a través de su hermano, que era un comandante de la organización terrorista. [21]

En enero de 2016, Ali Khalife, un ciudadano libanés, fue arrestado en Bogotá, la capital colombiana, acusado de participar en el tráfico de cocaína y lavado de dinero para Hezbollah, mientras que, en septiembre de 2018, Assad Ahmad Barakat, un agente de Hezbollah nacido en el Líbano que había vivido durante años en América Latina y fue detenido en Brasil después de que Paraguay emitiera una orden de arresto en su contra. Además de la sospecha de suplantación de identidad en Paraguay, las autoridades brasileñas revelaron que Barakat fue acusado en Argentina de lavar 10 millones de dólares a través de un casino en la ciudad de Puerto Iguazú, cerca de la frontera argentino-brasileña. [22]

Al otro lado del Atlántico, en febrero de 2016, Francia, Alemania, Italia y Bélgica (con el apoyo de Estados Unidos) llevaron a cabo una operación internacional a gran escala contra las actividades criminales de Hezbollah en Europa, arrestando a quince agentes de Hezbollah y otras personas asociadas con la organización en materia de tráfico de drogas y lavado de dinero. En una serie de redadas en todo el continente, las fuerzas del orden se incautaron de unos 500.000 euros en efectivo, setenta relojes por un valor estimado de 9 millones de dólares, armas y propiedades valoradas en millones de dólares. [23]

Aparte del deseo de mejorar su situación financiera y su autosuficiencia, se puede suponer que Hezbollah ve sus actividades criminales transnacionales como una forma de debilitar a sus enemigos mediante la propagación de la adicción a las drogas en las sociedades occidentales. En su opinión, una sociedad afectada por las drogas es una sociedad débil que puede ser explotada para el establecimiento de redes terroristas y el reclutamiento de agentes; puede ser atacado desde dentro si es necesario; y pueden defenderse más eficazmente en caso de conflicto interestatal. Además, las agencias policiales y de inteligencia que dedican la mayor parte de su tiempo y recursos a combatir la actividad criminal pueden estar menos atentas a obstaculizar las actividades terroristas. [24]

En este contexto, no sorprende que el Departamento del Tesoro de Estados Unidos describiera las actividades criminales transnacionales de Hezbollah como inextricablemente vinculadas a la red terrorista global de la organización. [25] Así, por ejemplo, junto con la constante acumulación de su enorme arsenal de cohetes y misiles por parte de Teherán, Hezbollah se ha esforzado por comprar de forma independiente armas ligeras y municiones, incluidos rifles de asalto, rifles de francotirador y ametralladoras, a través de sus actividades criminales transnacionales. Con el tiempo, la organización también ha comenzado a adquirir tecnologías de doble uso que podrían ser útiles para actividades terroristas, como software informático, telémetros láser, dispositivos de visión nocturna y más. [26] Según el ex subdirector de la DEA, Jack Riley, las ganancias criminales incautadas durante la operación de años de la agencia contra el tráfico de drogas de Hezbollah hacia los Estados Unidos, cuyo nombre en código es Proyecto Cassandra, fueron diseñadas para servir a las actividades terroristas de la organización en todo el mundo y a la intervención militar en la guerra civil siria. [27] De manera similar, muchos de los fondos utilizados para las adquisiciones de armas de Hezbollah fueron lavados por el trío acusado por Estados Unidos, Amar, Mansour y Diab. [28]

El tráfico de drogas de Hezbollah sirvió para sus actividades terroristas y su intervención militar en la guerra civil siria.

Otra prueba de la conexión entre las actividades criminales y terroristas de Hezbollah la proporcionó el arresto de Iman Kobeissi, quien planeaba comprar armas, no sólo para Hezbollah sino también para Teherán. Según el Departamento de Justicia de Estados Unidos, Kobeissi le dijo a un agente encubierto de la DEA que tenía clientes iraníes interesados ​​en comprar armas pesadas. Entre otras cosas, le presentó al agente una lista de demandas de sus clientes en Irán y Hezbollah, que incluía rifles de asalto, granadas, pistolas y rifles de francotirador. En otra ocasión, Kobeissi discutió la posibilidad de suministrar ilegalmente a Teherán piezas de aviones de combate para eludir las sanciones internacionales contra Irán. [29]

De manera similar, el Departamento del Tesoro ha identificado a Ali Zeaiter y a los hermanos Kamel e Issam Amhaz como responsables de una importante red de adquisiciones de Hezbollah a través de una empresa de electrónica con sede en el Líbano que compró, entre otras cosas, tecnología para el programa de drones de la organización. Otros agentes implicados en la adquisición ilegal de tecnología sensible para el programa de drones de Hezbollah fueron Fadi Hussein Serhan y Adel Muhammad Cherri, mientras que el empresario libanés Abdul Nur Shalan fue designado por el Departamento del Tesoro como miembro clave de la red de adquisición de armas de Hezbollah con estrechos vínculos con el liderazgo de la organización. [30]

No es de extrañar que las administraciones estadounidenses intentaran combatir el terrorismo de Hezbollah frenando sus actividades criminales. En enero de 2018, por ejemplo, el Departamento de Justicia creó el Equipo de Financiamiento y Narcoterrorismo de Hezbollah que se centró en las actividades criminales de la organización y, en octubre de 2018, estableció un grupo de trabajo especial para combatir a Hezbollah y otras organizaciones del crimen organizado transnacional. [31] Ese mismo mes, el Congreso de Estados Unidos aprobó la Ley de Enmiendas a la Prevención del Financiamiento Internacional de Hezbollah de 2018 que buscaba cortar sus fuentes de financiamiento. Fortaleciendo y ampliando las sanciones económicas y financieras impuestas a la organización terrorista tres años antes, la nueva legislación se centró en gobiernos, empresas e individuos extranjeros que brindaron apoyo financiero a Hezbollah o ayudaron en sus actividades (por ejemplo, reclutando agentes, lavando dinero, recolectando donaciones), permitiendo a las agencias internacionales encargadas de hacer cumplir la ley, como Interpol y Europol, perturbar la red financiera global de Hezbollah. La enmienda también exigía que la administración estadounidense proporcionara información sobre las actividades ilegales de Hezbollah a la Cámara de Representantes. [32]

Conclusión

No se puede subestimar la importancia de las actividades criminales transnacionales de Hezbollah. Si bien la mayor parte de la financiación de la organización todavía proviene de Teherán, su red criminal en constante crecimiento aumenta su maniobrabilidad frente a su patrón y su influencia política en la escena política libanesa. Es lamentable, por lo tanto, que la UE y algunas administraciones estadounidenses hayan hecho la vista gorda ante las actividades criminales de Hezbollah; la administración Obama incluso obstruyó el Proyecto Cassandra en su afán por atraer a Teherán a un acuerdo nuclear [33] — en un momento en que la organización está trabajando mano a mano con Irán contra los intereses y aliados occidentales en el Medio Oriente, ante todo Israel. Esta situación es particularmente irritante para Jerusalén dada la transformación de Irán y su representante Hezbollah en la principal amenaza a su seguridad nacional y, potencialmente, a su existencia misma.

Por lo tanto, mientras mantiene su esfuerzo de una década para impedir que Teherán arme a Hezbollah, [34] Israel debería intensificar su lucha contra la red criminal de la organización. Puede hacerlo, entre otras cosas, proporcionando inteligencia de calidad a la policía y a los organismos encargados de hacer cumplir la ley en todo el mundo e iniciando operaciones encubiertas en todo el mundo, especialmente en América Latina.

No menos importante es que la UE debería abandonar la distinción artificial entre las alas “política” y “militar” de Hezbollah, que la propia organización rechaza. Washington también debe intensificar la designación y sanción de activistas, asociados, empresas y grupos relacionados con Hezbollah e Irán. Sin socavar el sindicato criminal de Hezbollah, la lucha contra sus actividades terroristas globales está condenada al fracaso.

Omer Dostri es investigador asociado en el Instituto de Estrategia y Seguridad de Jerusalén (JISS) especializado en estrategia militar y seguridad nacional.

[1] Comunicado de prensa, Oficina de Asuntos Públicos, Departamento de Justicia de EE. UU., 15 de octubre de 2018.

[2] “Grupos terroristas en América Latina: El panorama cambiante”, testimonio, Subcomité de Asuntos Exteriores sobre Terrorismo, No Proliferación y Comercio de la Cámara de Representantes de Estados Unidos, Washington, DC, 4 de febrero de 2014, págs. 21-2 ; “Estados patrocinadores del terrorismo: un examen de la red global de terrorismo de Irán”, testimonio, Subcomité de Inteligencia y Contraterrorismo de Seguridad Nacional de la Cámara de Representantes de los EE. UU., DC, 17 de abril de 2018 , pág. 8; Los Angeles Times , 22 de octubre de 2008.

[3] InSight Crime (Washington, DC), 10 de noviembre de 2014.

[4] ABC News , 14 de diciembre de 2011.

[5] Matthew Levitt, “Hezbollah’s Criminal Networks”, en Hilary Matfess y Michael Miklaucic, eds., Beyond Convergence: World without Order (Washington, DC: National Defense University, 2016), págs.

[6] John Fernandez, ” El objetivo de la DEA contra la red global de apoyo criminal de Hezbollah “, Instituto Washington para la Política del Cercano Oriente, Washington, DC, 10 de enero de 2020.

[7] The Wall Street Journal , 17 de mayo de 2018 ; Ynet News (Tel Aviv), 6 de febrero de 2016.

[8] “El Tesoro sanciona a las empresas fachada de Hezbollah y a sus facilitadores en el Líbano e Irak”, Departamento del Tesoro de Estados Unidos, Washington, DC, 10 de junio de 2015.

[9] Ibídem.

[10] Associated Press, 25 de febrero de 2023 ; Reuters, 7 de enero de 2016 ; “El Tesoro apunta a la red financiera de Hezbollah”, Departamento del Tesoro de Estados Unidos, Washington, DC, 9 de diciembre de 2010 ; “El Tesoro apunta al abuso del sector empresarial por parte de la red financiera de Hezbollah”, Departamento del Tesoro de EE. UU., 19 de mayo de 2022.

[11] “Se revelan cargos de evasión de sanciones y lavado de dinero contra el terrorista global especialmente designado Mohammad Bazzi y Talal Chahine”, Fiscalía de los Estados Unidos, Distrito Este de Nueva York, 24 de febrero de 2023; “El Tesoro sanciona al financiero de Hezbollah y su compañía”, Departamento del Tesoro de EE. UU., Washington, DC, 7 de enero de 2016; “El Tesoro apunta a la red financiera de Hezbollah”, Departamento del Tesoro de Estados Unidos, 9 de diciembre de 2010 ; Ya Libnan (Beirut), 18 de junio de 2022.

[12] Fiscalía Federal del Distrito Este de Nueva York, 9 de octubre de 2015; Emanuele Ottolenghi, “La lavandería: las redes de lavado de dinero y tráfico de drogas de Hezbollah en América Latina”, Centro Begin-Sadat de Estudios Estratégicos, Estudios de Políticas y Seguridad de Medio Oriente, no. 194, julio de 2021 ; CNN, 1 de febrero de 2016.

[13] The Times of Israel (Jerusalén), 2 de junio de 2019 ; al-Arabiya (Dubai), 22 de abril de 2019 ; “Funcionarios de organizaciones terroristas libanesas y de Gaza confirman: Irán financia nuestra actividad “, Instituto de Investigación de Medios de Oriente Medio (MEMRI), Washington, DC, 11 de agosto de 2016.

[14] ” Dejar las cosas claras sobre Hezbollah: Informe completo”, Comité Judío Estadounidense, Nueva York y Instituto Internacional contra el Terrorismo, Herzliya , 2019, p. 26; Hanin Ghaddar, ” Las sanciones estadounidenses están perjudicando a Hezbollah “, Instituto Washington para la Política del Cercano Oriente, Washington, DC, 6 de marzo de 2019.

[15] Levitt, ” Las redes criminales de Hezbollah “, p. 163.

[16] CNN, 21 de julio de 2000.

[17] Anyssia S. Kokinos et al, “Operaciones y redes de Hezbollah en los Estados Unidos: revisión de dos décadas”, Programa sobre extremismo de la Universidad George Washington, Washington DC, junio de 2022, págs.

[18] Levitt, “Las redes criminales de Hezbollah”, págs. 164-5, 169-70.

[19] ” Dos asociados de Hezbollah arrestados bajo cargos de conspiración para lavar ingresos de narcóticos y tráfico internacional de armas”, Departamento de Justicia de EE. UU., Washington, DC, 9 de octubre de 2015.

[20] Business Insider , 14 de octubre de 2016.

[21] Nada Atallah Maucourant, “¿Cómo pudo la red de empresas Tajeddine eludir las sanciones estadounidenses contra Hezbollah?” L’Orient Le Jour (Beirut), 24 de noviembre de 2021.

[22] David Asher, “Attacking Hezbollah’s Financial Network: Policy Options”, testimonio ante el Congreso, Comité de Asuntos Exteriores de la Cámara de Representantes, Washington, DC, 8 de junio de 2017 ; Voice of America, 22 de septiembre de 2018.

[23] “La DEA y las autoridades europeas descubren un plan masivo de lavado de dinero y drogas de Hezbollah “, Administración de Control de Drogas de EE. UU. (DEA), Arlington, Va., 1 de febrero de 2016.

[24] ” Marco para combatir el tráfico de drogas y otras redes de amenazas ilícitas “, Departamento de Defensa de EE. UU., Washington, DC, mayo de 2019.

[25] ” Evaluación nacional del riesgo de financiación del terrorismo en 2022 “, Departamento del Tesoro de EE. UU., Washington, DC, febrero de 2022; Departamento del Tesoro de EE. UU., 7 de octubre de 2014.

[26] Matthew Levitt, ” Canales de adquisiciones de Hezbollah: aprovechar las redes criminales y asociarse con Irán”, CTC Sentinel (West Point), 21 de marzo de 2019.

[27] “Plan de lavado de dinero y drogas de Hezbollah”, DEA, 1 de febrero de 2016.

[28] Business Insider, 14 de octubre de 2016.

[29] ” Dos asociados de Hezbollah arrestados “, Departamento de Justicia de EE. UU., 9 de octubre de 2015.

[30] “El Tesoro sanciona a los agentes de adquisiciones de una empresa fachada de Hezbollah con sede en el Líbano y filiales en los Emiratos Árabes Unidos y China”, Departamento del Tesoro de EE. UU., Washington, DC, 10 de julio de 2014 ; Departamento del Tesoro de EE. UU., 21 de julio de 2015 ; “El Tesoro sanciona a los agentes de adquisiciones de Hezbollah y sus empresas”, Departamento del Tesoro de EE. UU., 5 de noviembre de 2015.

[31] “El Fiscal General Sessions anuncia el equipo de narcoterrorismo y financiamiento de Hezbollah”, Departamento del Tesoro de EE. UU., Washington, DC, 11 de enero de 2018; Eric Halliday, “Crimen organizado transnacional y seguridad nacional”, Blog Lawfare (Washington, DC), 29 de abril de 2019.

[32] “Ley de Enmiendas a la Prevención del Financiamiento Internacional de Hezbollah de 2018”, S.1595, Congreso de los Estados Unidos, Washington, DC, octubre de 2018.

[33] Josh Meyer, “La historia secreta de cómo Obama liberó a Hezbollah “, Politico , 2018.

[34] Jonathan Schanzer, “La guerra silenciosa entre Israel e Irán”, Middle East Quarterly, invierno de 2023.

Comentarios

Recientes

spot_img

Artículos Relacionados

Donaciones

 

En “Hatzad Hasheni” seguimos produciendo contenidos verdaderos y confiables para que te sigas sintiendo orgulloso de lo que eres…

¡Ayúdanos ahora con tu donación!

¡Súmate al proyecto que modifica percepciones!

CLICK AQUI PARA DONAR

Gracias por donar en este importante proyecto de diplomacia publica.