Hezbollah es una amenaza para América Latina – Por Bill Cassidy (Jerusalem Post – Senador Luisiana EE.UU.)

Durante décadas, los operativos de Hezbollah se han infiltrado silenciosamente en América Latina, con el objetivo principal de recaudar dinero.

Hezbollah no ha llevado a cabo un ataque terrorista exitoso y de alto perfil en el hemisferio occidental desde el atentado bomba en el centro de la Asociación Mutua Israelita Argentina en Buenos Aires (AMIA) en 1994. Algunos malinterpretan este aparente ausentismo en el sentido de que ya no operan en la región. Cuando dices “Hezbollah en las Américas”, los legisladores ponen los ojos en blanco. Esta reacción malinterpreta el objetivo principal de Hezbollah en la región.

Durante décadas, los operativos de Hezbollah se han infiltrado silenciosamente en América Latina, con el objetivo principal de recaudar dinero para enviarlo al Medio Oriente. Al mostrar su valor como el representante más eficaz del líder supremo iraní, Hezbollah se ha convertido en el contratista preferido para las actividades de la mafia en el extranjero.

A través de redes de empresas fantasma, sistemas de mensajería y relaciones amistosas con naciones adversarias como Venezuela y Nicaragua, están llevando a cabo la operación de lavado de dinero para una porción significativa del tráfico ilícito de drogas, armas y tráfico de personas en la región.

Al cobrar tarifas de hasta el 14% por transacción, la organización terrorista está recaudando aproximadamente $ 400 millones al año solo por atender el tráfico de drogas, y probablemente ordene en una magnitud superior a eso. Estos ingresos luego financian las actividades de Hezbollah dirigidas contra Israel. El servicio que brindan a los cárteles de la droga implica secuestrar los mercados comerciales internacionales para enmascarar sus transacciones ilícitas, un proceso llamado lavado de dinero basado en el comercio (TBML).

Esta práctica compleja lava el dinero ilícito transfiriendo los fondos a través de miles de empresas fantasmas que utilizan facturas falsas o infladas o cambian productos (un teléfono plegable en lugar de un teléfono inteligente) y se embolsan la diferencia. Si necesita transferir $ 1 millón a un proveedor de medicamentos, haga que su compañía fantasma le pague a la suya $ 2 millones por $ 3 millones en teléfonos celulares. El proveedor se queda con el valor de $ 1 millón que le debe. Esto es extremadamente difícil de distinguir del comercio legítimo; especialmente para nuestra sobrecargada Agencia de Aduanas y Fronteras.

A medida que Hezbollah y los cárteles se vuelven más sofisticados, nuestra respuesta a ellos también debe hacerlo. Si quiere acabar con una empresa criminal, busque el dinero. Si podemos exponer patrones y separar TBML del comercio legítimo, podemos paralizar a Hezbollah, lo que nos mantendrá a nosotros y a nuestros aliados más seguros. Esto requiere un enfoque sofisticado. La modernización de las aduanas crearía una mayor transparencia en los envíos individuales. La coordinación total del gobierno permitiría a la Agencia de Aduanas y Fronteras trabajar con el Departamento del Tesoro, el Departamento de Comercio y el Departamento de Justicia para detener y enjuiciar a los infractores.

El uso de herramientas modernas como blockchain e inteligencia artificial nos brinda la capacidad de ver y analizar información y erradicar el comercio ilícito. Mi oficina está trabajando para implementar estas soluciones a través de la legislación de modernización de Aduanas, encargó investigaciones para identificar debilidades y respuestas, proyectos piloto de blockchain y similares, todos con el objetivo de negar el acceso de Hezbollah a la economía de los EE.UU.

Las operaciones TBML de Hezbollah requieren economías de escala increíblemente grandes para ser rentables. La economía de US $ 22 billones es, naturalmente, el principal objetivo de los blanqueadores de dinero.

Negarle a Hezbollah y a otras organizaciones de TBML el acceso a nuestras redes supondría un duro golpe para su capacidad para operar. Más importante aún, como en muchas industrias, el resto del mundo sigue el ejemplo de Estados Unidos.

Si tenemos éxito en la creación de un modelo para combatir estos sofisticados esquemas de financiamiento y TBML, podemos negarle a Hezbolá el dinero que necesitan para continuar apuntando a Israel, continuando con nuestro firme compromiso bipartidista de garantizar la seguridad de nuestro aliado más importante, y el único país democrático, en el Medio Oriente.

Comentarios

Recientes

Artículos Relacionados

Donaciones

 

En “Hatzad Hasheni” seguimos produciendo contenidos verdaderos y confiables para que te sigas sintiendo orgulloso de lo que eres…

¡Ayúdanos ahora con tu donación!

¡Súmate al proyecto que modifica percepciones!

CLICK AQUI PARA DONAR

Gracias por donar en este importante proyecto de diplomacia publica.