Hechos enterrados sobre la guerra de Gaza – Conecte los puntos: Es Estados Unidos e Irán contra Israel – Por Melanie Phillips

La medida en que la clase política y los medios de comunicación están enterrando hechos que socavan su venenosa narrativa para difamar y socavar la guerra de supervivencia de Israel se ha vuelto simplemente asombrosa.

La administración Biden ha hecho todo lo posible para apaciguar al régimen genocida y terrorista iraní. Estados Unidos ha canalizado miles de millones a las arcas de Teherán mediante el alivio de las sanciones. Se ha negado a responder eficazmente a los repetidos ataques respaldados por Irán contra los intereses estadounidenses. Y está haciendo todo lo posible para impedir que Israel tome medidas que dañen la relación de Estados Unidos con el régimen iraní, incluida la destrucción de Hamás, una fuerza vital en el ejército aliado de Teherán contra Israel y Occidente.

El apaciguamiento estadounidense de Irán ha dejado a muchas personas desconcertadas. Deberían haber estado prestando más atención.

Doce días antes del pogromo del 7 de octubre, Jay Solomon informó en el sitio Semafor que Ariane Tabatabai, jefa de gabinete del Subsecretario de Defensa para Operaciones Especiales y Conflictos de Baja Intensidad, era parte de una “Iniciativa de Expertos de Irán” creada por altos funcionarios extranjeros iraníes y funcionarios del ministerio para reforzar la posición de Teherán en cuestiones de seguridad global, particularmente su programa nuclear.

En otras palabras, Tabatabai era un agente de influencia para Irán, en el corazón del gobierno estadounidense y con el más alto nivel de autorización de seguridad.

Semafor y el grupo de oposición iraní Iran International habían obtenido una gran cantidad de correspondencia y correos electrónicos del gobierno iraní. Estos revelaron que en 2021 Robert Malley, que fue el hombre clave en Irán bajo las administraciones de Obama y Biden hasta que fue destituido en junio de 2023 tras un “mal manejo de materiales clasificados” aún inexplicable, había infiltrado a Tabatabai en el Departamento de Estado de EE.UU. para que ayudase en sus negociaciones con Irán.

El día que apareció el artículo de Solomon, 31 senadores estadounidenses escribieron al secretario de Defensa, Lloyd Austin, para expresarle su preocupación. Escribieron: “Nos parece inadmisible que una alta funcionaria del departamento continúe ocupando un puesto delicado a pesar de su supuesta participación en una operación de información del gobierno iraní”. 

Señalaron que en marzo de 2021, poco después de que Tabatabai fuera nombrada asesora principal del subsecretario de Estado para control de armas y seguridad internacional, los disidentes iraníes habían informado de su larga historia de hacerse eco de los temas de conversación del régimen iraní.

De hecho, ese mes Adam Kredo informó en el Washington Free Beacon sobre la conmoción de estos disidentes ante el nombramiento de Tabatabai. Afirmaron que ella había repetido como un loro la posición del régimen en múltiples apariciones públicas y que su padre era parte del círculo íntimo del presidente iraní Hassan Rouhani.

En abril de 2021, varios miembros de la Cámara solicitaron una revisión de la autorización de seguridad de Tabatabai. En respuesta, la administración Biden desestimó estas afirmaciones como “difamaciones y calumnias”.

Aún más sorprendente es que Tabatabai dirige la oficina que supervisa las negociaciones con rehenes. Tres semanas después del pogromo del 7 de octubre, un periodista preguntó al portavoz de la Casa Blanca, John Kirby, si era apropiado que Tabatabai estuviera en esa posición dadas las acusaciones formuladas en su contra. Kirby se contuvo. Tabatabai sigue ahí.

En línea, varios comentaristas (incluyéndome a mí) escribieron sobre esto. Los principales medios de comunicación lo ignoraron cuidadosamente. En los últimos días, han ignorado otra revelación vital.

Desde el comienzo de la guerra de Gaza, Israel ha sido acusada de matar de manera desproporcionada a civiles palestinos. El Ministerio de Salud de Gaza, dirigido por Hamás, publicó cifras diarias de civiles asesinados, que ascendían a más de 35.000, de los cuales se decía que la gran mayoría eran mujeres y niños.

Estas cifras, promulgadas por la ONU y utilizadas tanto por la administración Biden como por el gobierno del Reino Unido para reprender y amenazar a Israel, han alimentado las manifestaciones masivas y los ataques contra el pueblo judío en todo el mundo.

Sin embargo, el 8 de mayo, la Oficina de Coordinación de Asuntos Humanitarios de la ONU redujo a la mitad sus cifras sobre el número de mujeres y niños asesinados en Gaza con respecto a las cifras que había proporcionado el día anterior.

De manera absurda, el portavoz de la ONU, Farhan Haq, intentó sostener que la afirmación de 35.000 muertos permanecía “sin cambios” y que la única novedad era que aún quedaban por identificar plenamente más de 10.000 cadáveres.

Sin embargo, esto fue simplemente un intento de encubrir el hecho de que la ONU había estado publicando cifras de Hamás que siempre fueron manifiestamente ridículas, ya que no incluían a ningún terrorista que hubiera sido abatido.

A principios de abril, después de que los estadísticos demolieran con autoridad estas cifras como “estadísticamente imposibles”, el Ministerio de Salud admitió discretamente que tenía “datos incompletos” para más de 10.000 de las personas en sus listas, y reveló que incluso había obtenido algunos de sus datos por dudosos medios. Ahora la ONU se ha sentido obligada a ajustar sus propias cifras, mientras elude el motivo.

Dado que Israel dice que ha matado a unos 14.000 combatientes, la proporción entre civiles y combatientes muertos es ahora de alrededor de 1:1: una proporción de civiles muertos mucho menor que la que cualquier otro país haya logrado en una guerra.

En otras palabras, se trata de una refutación total de la mentira incendiaria del asesinato “desproporcionado” de civiles con la que los gobiernos estadounidense y británico y los medios de comunicación occidentales han estado golpeando a Israel y alimentando la incitación contra los judíos en todo el mundo. Sin embargo, ni el gobierno ni los medios de comunicación han dicho ni una sola palabra al respecto.

Ahora viene una admisión por parte de Fatah, el partido más grande de la Autoridad Palestina y cuyo líder es el presidente de la Autoridad Palestina, Mahmoud Abbas, de que participó en el pogromo del 7 de octubre junto con Hamás y otros grupos terroristas palestinos.

Abu Muhammad, portavoz oficial del brazo militar de Fatah, las Brigadas de los Mártires de Al Aqsa, dijo en un mensaje de vídeo la semana pasada que las Brigadas habían participado en la invasión “y junto con nuestros hermanos en las organizaciones de lucha palestinas capturaron a muchos sionistas, algunos de ellos nos fueron transferidos y algunos todavía están en nuestras manos”.

Las Brigadas, dijo, estaban participando en los combates contra las FDI en Gaza y habían llevado a cabo más de 470 “misiones militares” desde el 7 de octubre.

Según un informe de Arutz Sheva, las Brigadas revelaron en Telegram que en los últimos días sus fuerzas habían disparado un misil antitanque contra un tanque en el campamento de Jabalya y detonado un artefacto explosivo dirigido a un tanque al sur del barrio de Zeytun, lanzando cohetes contra fuerzas de las FDI en el cruce de Netzarim.

Las Brigadas de los Mártires de Al Aqsa son otro ejército proxy iraní a través del cual Irán puede atacar a Israel bajo el pretexto de una “negación plausible”. Como escribió Phillip Smyth en diciembre pasado en un artículo para el Centro de Lucha contra el Terrorismo de West Point, elementos de las Brigadas han agradecido a Irán y Hezbollah por las armas y equipos y han pedido abiertamente dinero a Irán. En 2023, una fuente de seguridad anónima de la Autoridad Palestina le dijo al Jerusalem Post que Irán estaba pagando al grupo a través de otro grupo terrorista, la Yihad Islámica Palestina.

Sólo piensen en esto. El brazo militar de Fatah, el grupo gobernante de la Autoridad Palestina mantiene rehenes israelíes. El brazo militar de Fatah está luchando contra Israel en Gaza y los territorios en disputa. El brazo militar de Fatah está siendo financiado por Irán. La administración Biden está financiando a la Autoridad Palestina y apaciguando a Irán. La administración Biden está tratando de obligar a Israel a aceptar una administración dirigida por la Autoridad Palestina en Gaza después de la guerra. Y Ariane Tabatabai sigue en su puesto en el Ministerio de Defensa.

Los principales medios de comunicación no dicen nada sobre esto, porque no se puede permitir que nada destruya la narrativa impulsora de la izquierda sobre la opresión israelí y la victimización palestina.

La traición de Biden a Israel se atribuye ampliamente a su necesidad de comprar a la extrema izquierda del Partido Demócrata. Pero su administración estuvo podrida desde el principio, ampliamente sembrada de funcionarios recauchutados por Obama que son visceralmente hostiles a Israel y algunos de los cuales incluso tienen antecedentes de apoyar a grupos terroristas palestinos.

Ahora se dice que Irán se está acercando a la capacidad de fabricar armas nucleares. Cuando anuncie que ha tenido éxito, Estados Unidos y el Reino Unido sin duda dirán que hicieron todo lo posible para detenerlo. Y si Israel intenta defenderse de este escenario de pesadilla, Occidente lo culpará de la agresión.

Comentarios

Recientes

spot_img

Artículos Relacionados

Donaciones

 

En “Hatzad Hasheni” seguimos produciendo contenidos verdaderos y confiables para que te sigas sintiendo orgulloso de lo que eres…

¡Ayúdanos ahora con tu donación!

¡Súmate al proyecto que modifica percepciones!

CLICK AQUI PARA DONAR

Gracias por donar en este importante proyecto de diplomacia publica.