¿Hay nueva evidencia de tesoros del Templo Judío en el Vaticano? – Por Harry H. Moskoff

Hay varias personas vivas que pueden dar fe personalmente de ser testigos presenciales de que el Vaticano poseía vasijas del Templo, incluido el candelabro de la Menorá.

Imagine por un momento que el Vaticano tiene en su poder algunas reliquias sagradas y preciosas que originalmente estaban en el Templo Judío Herodiano ubicado en Jerusalén hace 1,950 años.

Si usted fuera el Papa viviendo en el siglo XIV y pudiera verificar este hecho, ¿no se preguntaría cómo es que tales artefactos judíos llegaron a su residencia en primer lugar?

Después de investigar un poco, habría encontrado que su nueva residencia en el Vaticano se construyó sobre secciones del Palacio de César – el Vaticano, incluida la Basílica de San Pedro, se construyó sobre el palacio romano del emperador Vespasiano aproximadamente 200 años después del saqueo de Roma en el 455 EC. De hecho, ahora mismo se están realizando excavaciones allí, incluso mientras lee esta revista.

Lo que esto significa es que los vándalos y los visigodos pasaron por alto, o simplemente no encontraron, los tesoros selectos escondidos en ese palacio, y en su lugar se llevaron los muchos elementos expuestos públicamente en el Templo, ubicado no muy lejos.

Dice en el Talmud que el famoso sabio judío y autor del Zohar, el rabino Shimon bar Yochai, fue a Roma con sus colegas para anular los duros decretos impuestos a Judea y, mientras estaba allí, vio exactamente los elementos mencionados en este artículo. Terminaron siendo invitados reales en el palacio de Vespasiano después de que se les pidiera que atendieran a su hija enferma. Cuando la curaron milagrosamente, los sabios tuvieron la oportunidad de ver estos artículos extremadamente sagrados, lo que demuestra que se guardaron en ese lugar.


Las escaleras de caracol de los Museos Vaticanos, diseñadas por Giuseppe Momo en 1932. (Foto: Wikimedia Commons)

De hecho, el historiador Josefo Flavio registra el evento en el que Vespasiano tomó para sí estos artículos específicamente como sus tesoros especiales para su custodia, incluido un antiguo rollo de la Torá.

Según el experto del Vaticano, el Dr. Michael A. Calvo, esas vasijas y demás llegaron al Vaticano a través de otra ruta, después de llegar a Bizancio: “Estos incluyen el candelabro del Templo que Balduino I le dio al Papa Inocencio III después del saqueo de Constantinopla y la masacre de la población cristiana ortodoxa”, denuncia Calvo. “Shofares y utensilios del templo; vestiduras del Sumo Sacerdote; el Tzitz – una placa de oro con las palabras Kodesh L’Hashem («Santo para el Señor»); objetos culturales y muchos otros objetos de arte, libros y manuscritos que el Vaticano y otras iglesias se han apropiado y colocado en sus propias bodegas, bibliotecas y museos”.

Pero, ¿dónde está la prueba fáctica y tangible de que el Vaticano “heredó” estos objetos sagrados y los conserva hasta el día de hoy?

Es posible que el Ministerio de Relaciones Exteriores y los servicios de seguridad de Israel ya tengan pruebas: hace unos 50 años, cierto estudiante judío – llamémoslo DM – estaba inscrito en un curso por correspondencia en Urbaniana, la universidad del Vaticano. Al asistir en persona a los últimos semestres de su doctorado, ¡se encontró como el único judío entre 17.000 estudiantes! DM me dijo que era muy querido, pero cuando llegó el momento, tanto profesor como alumnos se acercaron a él con respeto para convertirlo.

Después de negarse firmemente una y otra vez, un amigo suyo (que más tarde se convertiría en uno de los archivistas del Vaticano, el cardenal Antonio Samore) se ofreció a mostrarle lo que “solía ser” su herencia judía – las vasijas del Templo – en un intento de atraerlo para convertirlo. DM accedió a que lo llevaran a verlas meses después, por la noche. Cuando le pregunté si había algo en esa cueva que había pertenecido al Templo, simplemente respondió: “¡Todo está ahí!”.

¿Realmente vio algo, o simplemente se acercó? Muchos años después, en 2002, DM aparentemente le dio pruebas suficientes al entonces ministro de Relaciones Exteriores, Shimon Peres, y a otros que estaban negociando con funcionarios de alto nivel del Vaticano en ese momento. Si esto es cierto, es posible que Israel ya tenga un caso sólido y bien documentado.

¿Y ahora qué? Hoy, en el siglo XXI, existe un próspero Estado soberano de Israel, que es el único representante mundial del pueblo judío, o el Congreso Judío Mundial, siendo ambas direcciones adecuadas para hacer arreglos para algún tipo de acuerdo de repatriación.

Mientras tanto, las relaciones católicas romanas con Israel van en aumento, el diálogo y la cooperación con el estado judío son estrechos, e incluso hay varios judíos que han sido nombrados caballeros por papas recientes. Entonces, ¿por qué no negociar sobre lo que sea que haya ahora?


Muestran la Torá al Papa Benedicto XVI en la Sinagoga de Park East en Nueva York el 18 de abril de 2008. (Foto: GARY HERSHORN/REUTERS)

Sin embargo, antes de llegar a eso, dejemos que el lector reflexivo examine historias reales que sugieran que el Vaticano tiene mucho que ocultar.

Uno de los rabinos más grandes de su generación a principios del siglo XX fue el rabino principal de Libia, el rabino Yitzchak Chai Bozovka, de 77 años, un experto en todas las áreas de la Torá, tanto ocultas como reveladas, autor de muchos libros destacados. En 1929, el rey italiano Vittorio Emanuel III llegó a Trípoli para una visita real. Libia estaba entonces bajo el dominio italiano, y los judíos de la ciudad hicieron un gran banquete, digno de un rey, con su amado rabino principal al frente.

El rabino Bozovka causó una gran impresión en el monarca, y antes de que el rey zarpara de regreso a Roma, invitó al rabino a asistir a la boda de su hijo, el príncipe. Un año después, el rabino recibió la invitación real, pero se negó a ir debido a su debilidad, aunque agregó la pregunta: «¿Por qué me necesitan cuando tienen al Papa?».

Dentro de las 48 horas, el rey envió un telegrama diciendo que no se preocupara y que deseaba desesperadamente que el rabino bendijera a la nueva pareja (otra vez). Le ofreció enviarle su barco real, darle toda la comida kosher y el alojamiento que requería, e incluso lo firmó: Tu amigo, el rey. El rabino accedió de mala gana. Cuando llegó a Roma, lo trataron como a la realeza y la boda fue un gran éxito.

Cuando las ceremonias llegaron a su fin, el rey le preguntó al rabino si había algo que pudiera hacer por él. Bozovka respondió que deseaba mucho ver las vasijas sagradas del Templo judío en los sótanos del Vaticano. Cuando el rey escuchó esto por primera vez, se negó, diciendo que hay una separación de iglesia y estado, y que él no tenía jurisdicción sobre el papa en estos asuntos. ¡Los dos no se llevaban bien!

Sin embargo, después de mucho insistir, el rey siguió adelante y logró convencer al Papa (haciéndole una oferta que no pudo rechazar), pero con la condición de que solo fuera el rabino. Ese día incluso fue invitado a la Santa Sede para una audiencia personal con el pontífice.

Más tarde esa noche, y después de mucha preparación espiritual, el rabino se reunió con el guardia en las puertas del Vaticano, dejó a sus estudiantes afuera, y bajó los escalones (cuatro pisos debajo del Museo de San Pedro) a un laberinto oculto de galerías antiguas adjuntas a la Necrópolis. Después de llegar finalmente a la entrada de la cueva, vio lo que vio y escribe en su libro de Responsa que vio «suficiente» y que ya no podía ver más. Luego se dio la vuelta y prácticamente salió corriendo del edificio.

Al salir, sus alumnos se sorprendieron al descubrir que su rostro en realidad brillaba. A partir de ese día, el rabino se encargó de abstenerse de hablar, hasta que murió el 21 de febrero de 1930, 40 días después.

Otra historia, sobre el famoso rabino Benjamín (ben Yonah) de Tudela, un comerciante judío de la Navarra moderna en España. Pasó un tiempo significativo en Roma después de la elección del Papa Alejandro III en 1159, y nuevamente desde noviembre de 1165 hasta 1167. Su misión era registrar el estilo de vida de los judíos sefardíes en Europa y África. Sus viajes lo llevaron de España a Francia, Italia, Turquía y el Cercano Oriente, incluyendo Beirut y Jerusalén. Conocido viajero ibérico, mantuvo registros completos y extremadamente precisos en su cuaderno de viaje, como apuntan sus contemporáneos. Cuando el rabino pasó por Roma en la década de 1160, notó la “posición honorable” de la población judía de la ciudad, así como los “edificios maravillosos” allí.

Sin embargo, ¿era creíble? Evidentemente, los comentaristas de este trabajo tenían a su sujeto en alta estima. Un comentarista que tradujo el itinerario en 1840, A. Asher, tuvo grandes elogios para el rabino Benjamín: “Todo el trabajo abunda en información interesante, correcta y auténtica sobre el estado de las tres cuartas partes del globo conocido en este momento, y en consideración de estas ventajas, no tiene rival en la historia literaria de la Edad Media. Ninguna producción de la época está tan libre de fábulas y supersticiones como Los viajes de Benjamín de Tudela.”

Tudela escribió: “Roma es la cabeza de los reinos de la cristiandad, y allí viven unos 200 (familias de) judíos, que son respetados y que no pagan impuestos a nadie”. Y ahora gente viene el lomo fino: “En Roma, está… la cueva donde Tito, hijo de Vespasiano, guardaba las vasijas del Templo que traía de Jerusalén”.

Esto fue antes de que los papas se establecieran a fines del siglo XIII en el Vaticano. Parece que, de hecho, los vándalos no huyeron con todo el tesoro después de todo.

Hay una foto antigua en mi posesión de ese misterioso corredor frente a la cueva, repleto de espeluznantes cuerpos esqueléticos embalsamados hasta el día de hoy, 50 en cada lado, y mostrando la enorme puerta de madera arqueada al fondo. Esta foto fue tomada hace al menos 50 años con el guardia custodio vestido completamente de negro y sosteniendo una linterna, lo que esencialmente da fe del relato de Tudela.

El rabino David Rosen, director internacional de asuntos interreligiosos del Comité Judío Estadounidense, tiene un enfoque diferente. Rosen – quien encabezó el Comité Judío Internacional para Consultas Interreligiosas (IJCIC, por sus siglas en inglés), la coalición de base amplia de organizaciones y denominaciones judías que representa a los judíos del mundo en sus relaciones con otras religiones del mundo – recibió el título de caballero papal en 2005 por su contribución a la reconciliación judeo-católica.


El presidente de la AP Mahmoud Abbas, el papa Francisco y el presidente Shimon Peres salen de la Casa de Santa Marta en el Vaticano el 8 de junio de 2014. 
(Foto: RICCARDO DE LUCA/POOL/REUTERS)

También fue elegido para dirigir el famoso servicio de oración de 2013 con el Papa, el presidente de la AP Mahmoud Abbas y Shimon Peres en el Vaticano. Rosen sugiere acercarse a varios museos en Israel que ya tenían exhibiciones de arte y arqueología del Vaticano (que habían venido originalmente de Israel), y sugerir un acuerdo de préstamo por un período limitado, para exhibir algunas vasijas antiguas de su elección.

¡Esto constituiría un ganar/ganar para ambas partes, y sin duda sería un evento importante! Rosen advierte que la idea de restaurar artefactos del patrimonio cultural o religioso a sus países de origen es compleja y debe tener en cuenta los intereses del país que actualmente posee los artefactos, entre otras cosas.

¿Puede, o más importante, debería Israel hacer uso de las actuales leyes internacionales de repatriación? Esto también se puede considerar, pero es probable que surjan problemas incómodos. Por ejemplo, en esta era de corrección política, es posible que se deba abordar lo siguiente: ¿siguen siendo los judíos los propietarios legítimos de este antiguo tesoro?

¿Qué pasa con la teología del reemplazo? ¿Será que después de 2000 años, a puertas cerradas, se está debatiendo y disputando la propiedad de estos artefactos religiosos históricos? ¿De la misma manera, por ejemplo, que se debate y disputa la propiedad legal de Jerusalén? ¡Yo digo que si!

Esto no es solo alimento para el pensamiento. Lo crea o no, y con el debido respeto, tengo razones para sugerir aquí (sin entrar en detalles) que esto es parte integral de una nueva actitud y enfoque, una indicación de lo que realmente se está discutiendo en los largos pasillos de Roma, las Naciones Unidas, la UE y también la AP. Incluso tiene un nombre: Lawfare o Guerra Jurídica.

Aquí hay un ejemplo: no hace mucho, Abbas tuvo una consulta personal con el Papa Francisco. Después de acordar que la solución de dos estados era la única forma de hacer las paces con Israel, Abbas declaró que, con respecto al advenimiento de una capital palestina, “la identidad de Jerusalén debe preservarse a través de un estatus especial garantizado internacionalmente”. En otras palabras, el territorio que solía pertenecer al pueblo judío hace tanto tiempo no significa necesariamente que pertenezca a Israel hoy, según Abbas. Hay más.

El enlace oficial del Papa con Israel, el arzobispo Giuseppe Lazzarotto, nuncio apostólico en Israel y delegado apostólico en Jerusalén y Palestina, declaró en una carta oficial fechada el 15 de noviembre de 2013, que, si los tesoros del Templo aún existen, seguramente la iglesia devolvería esos artículos perdidos a sus «dueños legítimos». Hay que digerir esto un poco.

Estoy dispuesto a apostar que tan seguro como que el sol sale por el este, si los funcionarios del Vaticano afirmaran que son los dueños de todo (habiendo actuado como conservacionistas paternales, por así decirlo), y que el tesoro teóricamente se mantendría en un “museo judío del Vaticano” en algún lugar, todo cambiaría. De hecho, este es el Plan B: ya no es necesario que el Vaticano ignore al elefante en la habitación; ya no se requiere la evasión diplomática. Y sí, en ese momento, estoy seguro de que el prefecto jefe sacaría lo que sea que tengan para que toda la humanidad lo vea.

Sin embargo, seamos claros. El Plan A no es políticamente correcto, pero en opinión de este autor es la verdad, que este gran tesoro era, es ahora y siempre será judío, con su hogar en última instancia en Jerusalén, la capital unida de Israel.

Sin embargo, al final del día, la prueba está en probarlo. Hay varias personas vivas que pueden dar fe personalmente de ser testigos presenciales de que el Vaticano posee vasijas del Templo, incluido el candelabro de la Menorá. ¿Alguno de ellos se presentará y expondrá lo que sabe (junto con ellos mismos)? No, y francamente no los culpo. Eso podría ser imprudente. Sin embargo, no termina ahí, porque si esto fuera en un tribunal judicial (y no lo es), la mayoría estaría de acuerdo en que ya hay suficiente información en el archivo para tener una «causa justificable» razonable para seguir adelante. Lo que esto significa en nuestro caso es que hacer ese trato del museo comienza a verse cada vez mejor.

Después de más de 25 años de investigación sobre el paradero de los tesoros perdidos del Templo, se han incluido más detalles del Vaticano en mi serie de libros, El Informe A.R.K., incluida la existencia del rollo de la Torá más antiguo (y muy frágil) extraído del edificio del Templo, la placa dorada de la cabeza del sumo sacerdote con el santo nombre de Dios grabado (tzitz en hebreo), la cortina gigante que colgaba de la entrada del Templo (parohet en hebreo) que todavía tiene el corte de la espada de Tito, trompetas y varios otros utensilios rituales (de cobre) del altar, como se mencionó anteriormente y documentado por Josefo.

Hace treinta y cinco años, cierto destacado guardia suizo del Vaticano (ahora legalmente ciego) que estaba apostado cerca de los dormitorios descubrió que, de hecho, era judío. Esto lo inspiró a decidir abrir la puerta por la noche y bajar todo el camino. Habla de caminar hasta el final y encontrar un túnel angosto y estrecho que conduce a una sala de estatuas, un pasillo misterioso y luego la cueva donde vio (y aparentemente casi tocó) el candelabro de la Menorá, aparentemente brillando con una luz blanca. A la mañana siguiente aparentemente le contó toda la historia al gran rabino de Roma en ese momento, el rabino Elio Toaff, quien se sabía que había testificado sobre su verdad.

¡Pero volvamos al trabajo! La principal preocupación ahora radica realmente en el nivel político. En 2022, lejos de ser escandaloso o insultante, acercarse a la Santa Sede con la idea del museo por el cual el Vaticano retiene la propiedad y envía una exhibición de ciertos elementos del Templo antiguo a Jerusalén parece una idea brillante. Esta es una tendencia internacional hoy en día. La mayoría de la gente se da cuenta de que no tiene sentido aferrarse a objetos preciosos que, en cierto sentido, son para toda la humanidad, y dejarlos en un sótano o una cueva en algún lugar.

Sin embargo, si la Santa Sede siente que aún no ha llegado el momento de tal gesto, las cosas podrían complicarse un poco.

Algunos fallos arbitrarios pueden surgir de los poderes fácticos (piense en la Resolución del Consejo de Seguridad de la ONU # 2334) designando, en este caso, las vasijas perdidas del Templo, como algo diferente a lo judío y, por lo tanto, deben permanecer en su lugar. Aunque el statu quo con respecto a los tesoros ocultos del Templo ha permanecido in situ durante milenios, se puede suponer que no seguirá así para siempre. De cualquier manera, como en el caso de Jerusalén, las decisiones eventualmente se tomarán con o sin el consentimiento del Ministerio de Relaciones Exteriores de Israel.

Si las cosas funcionan con el Vaticano, ¡genial! Ahora es el momento, y están llegando testimonios de diversas formas, todos con el mensaje de que ya es hora de que los judíos traigan su orgullo y gloria a casa.

Mientras tanto, un equipo de abogados y embajadores asociados con el Centro de Asuntos Públicos de Jerusalén (JCPA por sus siglas en inglés) se unen a mí en esta empresa, mientras me reúno con el Departamento de Religiones Mundiales del Ministerio de Relaciones Exteriores de Israel, así como con el Nuncio Papal en Israel, Arzobispo Adolfo Tito Yllana. Mi objetivo, en última instancia, es identificar los artículos sagrados mencionados anteriormente en el Vaticano cotejándolos con las primeras adquisiciones del Vaticano (incluidos los siglos XII y XIII) tal como aparecen en sus listados de inventario originales.

Es interesante notar que este manifiesto se puede encontrar en el Archivo Secreto Papal ubicado detrás de una puerta pesada al final de un corredor en el piso inferior de la Torre de los Vientos (originalmente construida en 1578). Solo el prefecto jefe tiene esta llave. Esta lista de inventario en realidad es anterior a la época en que los papas utilizaron por primera vez el Vaticano como lugar de residencia, a partir de 1377.

Si las cosas no funcionan con el Vaticano, eso no es tan bueno. El Estado de Israel, por lo tanto, debería comenzar a preparar un caso de repatriación legal argumentando que los artefactos del antiguo Templo, dondequiera que se encuentren, pertenecen plenamente a Jerusalén como patrimonio nacional eterno del pueblo judío. A menos que esto suceda, es posible que en algún momento cercano tengamos que enfrentarnos a una nueva realidad que llega de esos largos corredores.

Ahora terminemos con algo GRANDE, algo no conocido antes, algo nuevo, que le ha dado impulso a todo este emprendimiento. Se han escrito muchas historias sobre este tema antes, pero ninguna ha abordado el hecho de que se han encontrado hasta 10 palas de incienso en Israel durante los muchos años de arqueología bíblica aquí. Lo sé porque las he tenido en mis manos: palas de bronce (¡ahora verdes, por supuesto!) de 2000 años de antigüedad que miden unos 40 cm de largo y que todavía se pueden usar hoy en día. Fueron encontradas por todo Israel, desde Jerusalén en la región del área del Templo mismo, hasta ciudades cerca de Tiberíades en el norte y en las orillas del Kinneret.

Todas ellas tienen una cosa en común. Pertenecían a las diversas sinagogas que había en Israel durante el período romano tardío, ¡quizás algunas estaban consagradas para el Templo mismo! Muchos de estos tesoros fueron enviados al extranjero a lugares como Abu Dabi, Corea del Sur y Singapur, mientras que otros fueron a Roma (adquirida por el Vaticano) e incluso a Beverly Hills. Se ajustan perfectamente a la descripción de las machtah (palas de incienso), siendo del mismo tamaño y forma que aquellos utensilios que usaban los sacerdotes en el Templo Herodiano, como se describe en el Talmud.

¿Por qué importa esto? Porque resulta que el Vaticano es parte de algunas de las convenciones internacionales relacionadas con la restitución y repatriación de artefactos culturales antiguos a sus países de origen originales.

Este artículo en particular no sería difícil de encontrar en la lista de inventario del Vaticano en mi próximo viaje a Roma, donde conocería no solo cuántas tienen, sino también dónde se guardan exactamente. ■

Harry (Hirschel) Moskoff es arqueólogo investigador, erudito del Templo, productor de cine y autor de The A.R.K. Reporte. Se le puede contactar en office@harryhmoskoff.net

Comentarios

Recientes

Artículos Relacionados

Donaciones

 

En “Hatzad Hasheni” seguimos produciendo contenidos verdaderos y confiables para que te sigas sintiendo orgulloso de lo que eres…

¡Ayúdanos ahora con tu donación!

¡Súmate al proyecto que modifica percepciones!

CLICK AQUI PARA DONAR

Gracias por donar en este importante proyecto de diplomacia publica.