Hamás y su gobernancia en Gaza – Por Benedetta Berti and Anat Kurz

Uno de los cambios más importantes en Gaza en la última década es, sin lugar a dudas, el ascenso de Hamás al poder y la consolidación del control político, social y militar del grupo en la Franja. Aunque a fines de 2017 el proyecto de gobernanza de Hamás sigue en una posición precaria, su autoridad sobre la Franja de Gaza sigue siendo fundamentalmente indiscutible. Cualquier propuesta de política a largo plazo con respecto a Gaza debe tener en cuenta esta realidad y sopesar el complejo equilibrio de poder entre Hamás y las otras facciones políticas y fuerzas civiles en la Franja, así como en la esfera política palestina en su conjunto. Del mismo modo, la dinámica interna, incluso con respecto al equilibrio entre las alas militares y políticas del movimiento, debe analizarse y comprenderse al evaluar el papel presente y futuro de Hamás en Gaza.

El camino hacia el poder: 2005-2007

En las décadas posteriores a su establecimiento como el ala militar de la Hermandad Musulmana de Gaza (1987) se fueron transformando hasta presentarse para las elecciones parlamentarias (PLC) en enero de 2006. Los resultados electorales recompensaron la nueva estrategia política de Hamás, con la lista de “Cambio y Reforma” del grupo ganando 74 de los 132 escaños disponibles en el Consejo Legislativo, que le otorgaron la mayoría (2).

En contraste con la tensión organizativa interna dentro de Fatah, que acompañó la campaña electoral y la redacción de listas electorales, la campaña de Hamás presentó preparativos sistemáticos y disciplina partidista.

De hecho, las habilidades organizativas fuertes y sofisticadas siguen siendo una de las características principales del Hamás y uno de los pilares detrás del control continuo del grupo de la Franja, a pesar de los múltiples desafíos políticos y militares, las dificultades económicas y la crítica popular.

Después de ganar las elecciones del PLC, Hamás inicialmente se acercó a Fatah, con la esperanza de crear un gobierno de unidad nacional. Fatah rechazó la obertura, renuente a renunciar al poder no disputado que anteriormente tenía. Específicamente, Fatah se negó a entregar el control de las agencias de seguridad de la Autoridad Palestina (AP) al Ministerio del Interior en el nuevo gobierno liderado por Hamás. Además, Fatah no estuvo de acuerdo con la plataforma de Hamás en una serie de cuestiones clave de política exterior, incluida su ambivalencia con respecto a acuerdos preexistentes entre Israel y la OLP, y más ampliamente, con respecto al cumplimiento de las demandas internacionales del Cuarteto (3).

Sin Fatah a bordo, los representantes elegidos de Hamás procedieron a elegir al líder de Gaza Ismail Haniyeh como primer ministro, quien formó un gabinete de Hamás solamente en marzo de 2006 (4).

La disputa política entre Hamás y Fatah no se resolvió en el año siguiente, lo que llevó a la arena política palestina a convertirse en dos centros de poder opuestos: la Autoridad (PA) / presidencia (oficialmente reconocida), encabezada por Mahmoud Abbas y Fatah, y el gobierno dirigido por Hamás. Esta división se reflejó geográficamente, con la presidencia basada en Cisjordania y el liderazgo de Hamás residiendo principalmente en Gaza. Más significativamente, la división resultó en graves problemas de coordinación y en una competencia feroz. Incluso en esta etapa inicial del ascenso de Hamás al poder, estaba claro que cumplir su promesa de promover “reformas y cambios” sería un desafío formidable, dada la oposición interna e internacional a su autoridad y sus directrices estratégicas (5).

Como señaló Beverly Milton-Edwards: “La autoridad de Hamás en el gobierno fue inmediatamente socavada y la creciente fragmentación interna de la gobernabilidad desestabilizó aún más un sistema de gobierno que ya era débil en términos de impulsos democráticos liberales y las instituciones necesarias para un gobierno estable. Cada vez más, el contexto palestino, bajo el gobierno de Hamás, se estaba convirtiendo en un ejemplo de gobernanza transitoria para fomentar el conflicto (interno y externo) en lugar de la paz” (6).

Eventualmente, luego de intentos fallidos de reconciliación y gobierno a través de un gobierno de unidad nacional, la rivalidad política entre los dos actores políticos palestinos se convirtió en un conflicto violento. Los enfrentamientos estallaron en junio de 2007, cuando las escaramuzas Fatah-Hamás se intensificaron hasta convertirse en un enfrentamiento militar completo entre las dos partes en la Franja de Gaza. En ese momento, Hamás confió en su superioridad militar para tomar el control de la Franja y establecerse como el único gobernante de facto de Gaza.

Decisión Gaza: 2007-2013

Después de tomar el control de Gaza, el objetivo estratégico de Hamás se volvió muy simple: preservar su poder y control de la Franja. Para alcanzar este objetivo, el grupo invirtió en tomar el control de todos los aspectos institucionales de la vida en Gaza, centrándose especialmente en obtener el monopolio del uso de la fuerza, en lidiar con la economía quebrada y en mantener a raya a los potenciales desafiadores internos.

El gobierno de Hamás en Gaza evolucionó para reflejar el de Cisjordania: con un cuerpo legislativo con sede en Gaza; un gabinete de Hamás encargado de funciones ejecutivas; y un poder judicial reformado (7).

Paralelamente, el grupo se centró gradualmente en consolidar el control burocrático de Gaza al asegurar lentamente que los principales ministerios e instituciones gubernamentales, desde la agricultura hasta los ministerios de finanzas, fueran dirigidos por leales a Hamás. Lo mismo ocurrió a nivel del gobierno local (8).

En parte, Hamás pudo implementar estos cambios bastante rápidamente porque después de la toma de control en 2007, a los empleados públicos de la nómina de la AP, incluidos los policías, se les dijo inicialmente que no se presentaran al servicio y no cooperaran con el nuevo gobierno de Hamás, creando un vacío en el sector público en general (9).

Con el tiempo, Hamás aprovechó el vacío para reclutar personal propio y colocar a los leales de Hamás en posiciones clave de poder. Reemplazó con éxito los escalones superiores de la administración pública, mientras que también logró reducir el tamaño del aparato burocrático de manera significativa (10).

En paralelo, Hamás desarrolló su propio sector de seguridad paralelo, que estaba compuesto principalmente por la policía civil (11). El nuevo sector de seguridad era más pequeño y estaba mejor integrado que el que estaba en Cisjordania, y se puso bajo el control civil directo, a través del comandante de la policía, y dependía directamente del Ministro del Interior (12). Con esta reorganización también se produjo una separación oficial entre el sector de seguridad – encargado de seguridad y aplicación de la ley – y los militantes de Hamás de las Brigadas Izz Adin El-Qassam, que se ocupaban principalmente de la resistencia externa (13). Hamás podía recurrir a sus Brigadas Izz Adin El-Qassam para apoyar la seguridad de Gaza servicios, pero oficialmente el gobierno de Hamás prefirió separarse entre el ala militar de Hamás y el sector de seguridad de Gaza.

En general, Hamás creó un sector público con aproximadamente 40,000 empleados, con más de 15,000 que formaban parte del sector de la seguridad (14). Esto consolidó aún más el poder del grupo sobre Gaza, convirtiendo a Hamás en el segundo mayor empleador en Gaza después de que la AP, que desde Ramallah continuó pagando los salarios de más de 70,000 empleados públicos, y por delante de las ONG internacionales, lideradas por UNRWA (15).

Además, las restricciones internacionales contra Hamás y Gaza inadvertidamente fortalecieron el control de Hamás. Primero, el ciudadano promedio de Gaza, empobrecido por las restricciones y necesitado de asistencia, se volvió más dependiente de Hamás, su gobierno y su sistema de bienestar. Después de la toma del poder , Hamás conservó su infraestructura de servicios sociales (16) e invirtió en la consolidación de su control de las otras instituciones con sede en Gaza dedicadas a la asistencia social (17).

Mientras debilitaban al sector privado, las restricciones a Gaza contribuyeron al florecimiento de la economía de túnel controlada por Hamás, fortaleciendo aún más el control de Hamás sobre la economía de Gaza. Con más de 1000 túneles operando entre Egipto y Gaza (18), Hamás se benefició regulando la construcción y operación de los túneles, supervisando el tránsito de mercancías y recaudando ingresos (19).

La actividad de contrabando incluyó todo tipo de bienes, desde productos básicos hasta armas, y en 2009 se estimó que la mayoría de todas las importaciones en la Franja se realizaban a través de túneles subterráneos (20). De la misma manera, los túneles resultaron en dinero adicional y equipamiento para el ala militar de Hamás, muy involucrado en el negocio del contrabando (21). Así, durante los siguientes años y mediante una combinación de herramientas económicas, sociales, militares y políticas, Hamás cambió de facto el equilibrio de poder en Gaza y emergió como el único gobernante, en gran medida no disputado.

Después de tres grandes rondas de guerras con Israel (Operación Plomo Fundido, 2008-2009, Pilares Defensivos 2012 y Margen Protector 2014) que devastaron la infraestructura civil en la Franja, y el endurecimiento de las restricciones impuestas por el régimen egipcio, Es importante evaluar cuánto de este sistema de gobierno que sobrevive hoy.

Hamás en el poder: 2013-2017

El sistema de control y gobernanza establecido por Hamás después de 2007 ha sufrido una fuerte presión desde mediados de 2013.

A raíz de los profundos cambios sociopolíticos provocados por el despertar árabe, Hamás fue inicialmente particularmente esperanzador con respecto a los vientos de cambio en el vecino Egipto. El ascenso del gobierno de Morsi, asociado con el movimiento de la Hermandad Musulmana, representó un nuevo capítulo bienvenido para Hamás de la actitud mostrada por Egipto durante los años de Mubarak, caracterizada por la sospecha, si no la abierta hostilidad hacia Hamás. Sin embargo, con la destitución del gobierno de Morsi a principios de julio de 2013 y con el posterior aumento de la nueva autoridad política respaldada por el ejército, la relación entre Hamás y Egipto pasó de “excelente” a “desastrosa” en cuestión de semanas. Después de 2013, la nueva autoridad política en Egipto adoptó una política restrictiva con respecto al flujo de bienes y personas, y el cruce de Rafah opera bajo condiciones severamente limitadas (22).

Más importante aún, las restricciones fronterizas han estado acompañadas por una campaña militar en curso para interrumpir la economía de túneles entre Gaza y Egipto. El impacto de estas políticas en Hamás ha sido severo, ya que a la organización le resulta cada vez más difícil satisfacer sus necesidades presupuestarias y proporcionar los bienes y servicios que tanto necesita la población de Gaza.

La creciente presión política y financiera eventualmente empujó a Hamás a intentar enmendar su disputa con Fatah al buscar un acuerdo con la OLP en abril de 2014, lo que llevó a la creación de un gobierno de unidad dos meses después (23). Los líderes de Hamás acordaron el establecimiento de un gobierno de unidad de individuos nominalmente tecnócratas que excluía a cualquier representante del movimiento, acordando que dicho gobierno extendería su control sobre Gaza mientras que Hamás retendría el control de seguridad de la Franja. Hamás esperaba que el acuerdo de unidad proporcionaría un alivio económico muy necesario para la organización con problemas de liquidez, incluso pagando los sueldos de los empleados públicos en su nómina. En cambio, la falta de alivio económico y de progreso político tras el acuerdo de unidad de junio de 2014 aumentó aún más las tensiones políticas, militares y financieras dentro de Hamás, lo que eventualmente desembocaría en una nueva ronda de confrontación violenta con Israel.

En los meses posteriores al cese al fuego de 2014, el gobierno de unidad siguió avanzando poco en temas como la extensión del control efectivo de la AP sobre Gaza, la búsqueda de un compromiso para reformar el sector público en Gaza y la revisión de los acuerdos de seguridad en la Franja. Además, la falta de cooperación institucional entre Hamás y Fatah, y mucho menos la colaboración, en cuestiones relacionadas con el proceso de reconstrucción posterior a 2014 y la falta de pasos serios hacia la preparación de nuevas elecciones legislativas y presidenciales finalmente llevaron al colapso del gobierno de unidad en junio de 2015. Desde entonces, los continuos desafíos en el marco de una posible reconciliación, combinados con la continua crisis financiera dentro de Hamás, han consolidado un estado de crisis en términos de la capacidad del gobierno de Hamás para gobernar la Franja de forma efectiva.

El futuro

Sin un gobierno de unidad estable y la implementación de una verdadera reconciliación política, Hamás seguirá siendo el gobernante efectivo en Gaza. Sin embargo, debido a las múltiples restricciones económicas y políticas, Hamás seguirá luchando por cumplir, lo que aumentará la presión sobre el grupo y sobre Gaza.

Este podría ser el peor escenario posible: uno en el que no exista gobernanza estable ni efectiva en Gaza; sin reconciliación; y al mismo tiempo, no hay perspectivas reales de desafiar el control de Hamás. El gobierno de Hamás está atrincherado y en crisis, mientras que la esfera política palestina sigue dividida y la tensión aumenta en las filas de Hamás. Esto, a su vez, crea problemas porque aumenta las posibilidades de conflicto. Afecta la posibilidad de alcanzar un acuerdo político integral israelí-palestino, al tiempo que afecta negativamente el desarrollo y el paisaje humanitario de Gaza y reduce la perspectiva de Hamás de ser reconocido, interna y externamente, como parte integral del sistema político palestino.

¿Qué tan probable es la reconciliación? Fatah y Hamás no han revocado oficial o públicamente el acuerdo de reconciliación que se alcanzó en 2014, y para principios de 2017, el diálogo entre los dos rivales políticos se había reanudado.

Esta última ronda de negociaciones puede muy bien haber sido motivada por la debilidad mutua de las dos partes: en el caso de Fatah debido a un estancamiento político prolongado y una impopularidad creciente, y en el caso de Hamás debido a su grave crisis financiera y la falta de alternativas factibles.

La legitimidad es un tema clave de preocupación: Hamás y Fatah, especialmente cuando enfrentan desafíos a su gobierno, en los últimos años han confiado en la idea de la reconciliación y la unidad nacional para reactivar su popularidad, con cada uno apuntando a su oponente como el responsable partido por destruir las perspectivas de unificación para el pueblo palestino. Sin embargo, en octubre de 2017, bajo los auspicios (y presión) de Egipto, las dos partes rivales acordaron compartir el poder administrativo en la Franja. Al igual que en los dos intentos anteriores de alcanzar la reconciliación política, las partes se vieron obligadas a suavizar al menos una parte de sus diferencias en su búsqueda por preservar y ampliar sus respectivas bases de legitimidad, necesariamente a expensas de las demás. Los intentos anteriores fracasaron porque ambas partes se negaron a aceptar los requisitos previos de la colaboración. Esta vez, sin embargo, la crisis humanitaria en la Franja, además del profundo sentimiento de desesperanza entre la población local y la creciente presión económica infligida en la Franja por la Autoridad Palestina y El Cairo, pareció dejar a Hamás sin otra opción que ceder a algunos de las demandas que se le presentan a cambio de movimientos que se espera para detener, al menos temporalmente, el deslizamiento evidente de la zona hacia el caos e incluso el levantamiento popular. Aunque Hamás rechazó cualquier mención de desmantelar su poder militar, la Autoridad Palestina explotó la debilidad de Hamás y aceptó asumir la responsabilidad de la gestión civil de la Franja y levantar las sanciones impuestas al área, con la esperanza de que finalmente le permitiera recuperar el control general sobre el área de Gaza.

Es demasiado pronto para evaluar la eficacia de este movimiento de acomodación, porque no significa que Hamás y Fatah/Autoridad Palestina podrán superar sus diferencias fundamentales y núcleos de conflicto: las diferencias ideológicas, estratégicas y políticas entre ellos siguen siendo profundo y difícil de puentear. Aun así, la participación de la Autoridad Palestina en los asuntos civiles cotidianos de la Franja parece presentar una oportunidad para facilitar el inicio de proyectos de rehabilitación allí, al menos facilitando la transferencia de recursos financieros y bienes a la zona.

Por su parte, ¿puede Israel superar su tendencia profundamente arraigada de infligir restricciones a Hamás en un esfuerzo por debilitarlo? ¿Puede desistir de oponerse a cualquier intento de Fatah-Hamás (aunque a medias) de alcanzar una colaboración institucional? Al alentar la unidad nacional palestina y abandonar la política de impulsar cuñas entre las dos partes, Israel podría lograr dos objetivos entrelazados: facilitar el ascenso de un socio palestino legítimo y, con el tiempo, ayudar en la reconstrucción de la infraestructura civil en la Franja, reduciendo así el potencial de ciclos repetidos de guerra con Hamás. Por lo tanto, la gobernanza conjunta buena y efectiva de Hamás-Fatah en la Franja debe considerarse no solo como un medio para mejorar el bienestar de los residentes de Gaza, sino también como un medio para alentar tendencias moderadas entre sus líderes políticos y consecuentemente en el ámbito palestino como todo.

Citas

  1. Saud Abu Ramadan, “Hamás Makes Major Election Gains,” UPI, January 28, 2005, http://www.upi.com/Business_News/Security-Industry/2005/01/28/Hamásmakes-major-election-gains/UPI-89831106924043/.
  2. The Election Guide, http://www.electionguide.org/elections/id/1433/.
  3. The Quartet is composed of the United States, the European Union, Russia, and the United Nations. “Leading Palestinian Hamás Figure Discusses Post-election Strategy,” BBC Monitoring Middle East, February 3, 2006; “Hamás Intends to Form National Coalition Cabinet,” Xinhua General News Service, February 12, 2006, http://english.peopledaily.com.cn/200602/13/eng20060213_242106.html.
  4. “Hamás Leaders Meet Palestinian President, to Form Government,” BBC Monitoring Middle East, February 20, 2006; “Hamás Unveils Its Cabinet,” Economist.com, March 20, 2006, http://www.economist.com/node/5650433.
  5. In the wake of the establishment of the Hamás government, Israel and Western governments boycotted it in an effort to pressure it to accept the Quartet’s conditions, which included the recognition of Israel; the acceptance of all PLO preexisting agreements; and the renunciation of violence, or alternatively, to weaken its government and even topple it.
  6. Beverly Milton-Edwards, “Prepared for Power: Hamás, Governance and Conflict,” Civil Wars 7, no. 4 (2006): 311-329, http://dx.doi.org/10.1080/13698280600682940.
  7. Are Hovdenak, “The Public Services under Hamás in Gaza: Islamic Revolution or Crisis Management,” Peace Research Institute Oslo (PRIO), 2010, pp. 12-13.
  8. Ibid., p. 15.
  9. International Crisis Group, “Ruling Palestine I: Gaza under Hamás,” Middle East Report No. 73, March 19, 2008, p. 3.
  10. Ibid., p. 14.
  11. Ibid., pp. 9-11; Yezid Sayigh, “Policing the People, Building the State: Authoritarian Transformation in the West Bank and Gaza,” Carnegie Endowment for International Peace, Middle East Papers, February 2011, pp. 6, 16-17.
  12. Sayigh, “Policing the People, Building the State,” p. 12.
  13. Ibid., p. 16.
  14. Yezid Sayigh, “We Serve the People. Hamás Policing in Gaza,” Crown Paper 5, Crown Center For Middle East Studies, 2011, p. 8; “Funding Government Proving Tough: Hamás,” a-Sharq al-Awsat, December 24, 2010.
  15. Yezid Sayigh, “Hamás Rule in Gaza: Three Years On,” Middle East Brief 41, Crown Center for Middle East Studies, March 2010, p. 5, https://www.brandeis.edu/crown/publications/meb/meb41.html ; International Crisis Group, “Ruling Palestine I: Gaza Under Hamás,” p. 14; United Nations Relief and Works Agency (UNRWA), http://www.unrwa.org/etemplate.php?id=64.
  16. Eyal Pascovich, “Social-Civilian Apparatuses of Hamás, Hizballah, and Other Activist Islamic Organizations,” Digest of Middle East Studies 21, no. 1 (2012): 135.
  17. Beverly Milton-Edwards, “The Ascendance of Political Islam: Hamás and the Consolidation in the Gaza Strip,” Third World Quarterly 29, no. 8 (2008): 1585-99, see p. 1595; Sara Roy, Hamás and Civil Society in Gaza: Engaging the Islamist Social Sector (Princeton: Princeton University Press, 2011), pp. 214-18.
  18. Mohammed Mohsin, “1,200 Tunnels Operating between Egypt and the Gaza StripSinai Tribal Leader,” a-Sharq al-Awsat, November 12, 2012.
  19. “Round Two in Gaza,” International Crisis Group, September 11, 2008, p. 14, https://www.crisisgroup.org/middle-east-north-africa/eastern-mediterranean/israelpalestine/round-two-gaza.
  20. Nicolas Pelham, “Diary: How to Get by in Gaza,” London Review of Books, October 22, 2009, http://www.lrb.co.uk/v31/n20/nicolas-pelham/diary.
  21. Ibid.

Comentarios

Recientes

spot_img

Artículos Relacionados

Donaciones

 

En “Hatzad Hasheni” seguimos produciendo contenidos verdaderos y confiables para que te sigas sintiendo orgulloso de lo que eres…

¡Ayúdanos ahora con tu donación!

¡Súmate al proyecto que modifica percepciones!

CLICK AQUI PARA DONAR

Gracias por donar en este importante proyecto de diplomacia publica.