Hamás se refuerza militarmente a expensas de los residentes de la Franja de Gaza – Por Doron Peskin (Kalkalist 19/4/2016)

La detección del túnel de Hamás no debería sorprender a nadie: Menos de dos años después de la Operación Margen Protector la organización islamista se rehabilita económicamente y dirige los recursos principalmente hacia su ala militar. No es de extrañar que la Franja de Gaza siga sufriendo y contabilizando aún 75.000 desplazados.

Menos de dos años después de la operación Margen Protector, nuevamente vientos de guerra soplan desde la Franja de Gaza. El descubrimiento de un túnel dentro de Israel, en la zona sur de Israel y la Franja de Gaza, información que ayer recibió el permiso para ser publicada, es una prueba más del esfuerzo que invierte Hamás para preparase para la siguiente ronda de combates. De hecho, desde el fin de los combates en Margen Protector, Hamás no descansó ni un momento en la excavación de nuevos túneles que serán utilizados por la organización terrorista durante el próximo combate. Aunque el momento del descubrimiento se conoce si contienen un significado especial, nuevamente se escuchan las voces del ejército que afirman que Hamás no está interesada en otra confrontación con Israel. Otra vez, se cita como una de las razones, la difícil situación económica de la organización terrorista como si fuese una explicación a la falta de motivación para salir de una nueva aventura militar.

Pero, en la práctica, parece que las cosas son diferentes. Hamás se está recontruyendo pero la Franja de Gaza no. Y eso, a pesar que quienes han pagado el precio de la última ronda de combates, fue la economía de Gaza y los residentes que viven allí.

De acuerdo con un informe de la ONU publicado recientemente, 75.000 habitantes de Gaza siguen sin hogar a consecuencia de los combates de 2014, y las promesas para reconstruir la Franja de Gaza bajo supervisión internacional carecen de cobertura, siendo que de acuerdo con las cifras manejas, menos del 20% de las casi 100.000 viviendas gravemente dañadas fueron restauradas y se encuentran ahora dignas para que vivan allí seres humanos. Recientemente, Israel detuvo el flujo de cemento hacia la Franja de Gaza a la luz de los informes que indicaban que el ala militar de Hamás logró establecer un mecanismo para saltearse la supervisión internacional y así enviar el cemento para la rehabilitación de túneles.

El esfuerzo centrado para la construcción de túneles está bajo el mano de la unidad de Noheibah, la unidad de élite de Hamás. Desde el comienzo de este año, según los informes, murieron 12 miembros de Hamás en diversas actividades relacionadas con los túneles, aunque la causa de sus muertes no está clara. Según las estimaciones, la excavación de túneles ocupan a mil trabajadores que ganan alrededor de 1.500 shekel (unos 400 dólares) por mes. Al mismo tiempo, y bajo un bloqueo informativo completo, los combatientes Noheibah realizan de ejercicios de simulación en los túneles, ejercitando enfrentamientos con soldados israelíes y el secuestro de rehenes israelíes.

A la vista de la lenta rehabilitación civil, el bloqueo israelí (aunque Israel es el proveedor líder de productos a la Franja de Gaza) y la presión de Egipto al sur, las oportunidades de empleo para los jóvenes de la Franja de Gaza son muy bajas. Según las estimaciones, la tasa de desempleo en Gaza hoy asciende a alrededor de 45%, y entre los jóvenes la cifra alcanza el 60%. No en vano, las tasas de suicidio entre los jóvenes va en aumento, al igual que el porcentaje de aquellos que quieren emigrar desde la Franja de Gaza sintiéndose inspirados por sus hermanos en Siria.

La indicación más importante que los jóvenes quieren huir fue dada en el febrero pasado, cuando Egipto permitió una apertura limitada del paso de Rafah y miles de habitantes de Gaza se registraron para cruzarlo siendo que muchos de ellos no regresaron.

Otra cosa que contribuye a la sensación de desesperación es el comportamiento corrupto y brutal de las autoridades de Hamás. El gobierno de Hamás ha sufrido un golpe económico profundo principalmente por las operaciones en Egipto para destruir los túneles de contrabando en Rafah. No sólo que por este canal rueda toda la industria, sino que también constituye una importante fuente de ingresos para el liderazgo tanto para el ala militar como para el político de la organización.

El ejército egipcio comenzó sus operaciones contra los túneles de contrabando desde el derrocamiento de Mohamed Morsi, el presidente de la Hermandad Musulmana, en el verano de 2013. El aumento de Abed el-Fatah A-Sissi ha acelerado las operaciones contra los túneles de contrabando en Rafah, siendo que los egipcios, desde 2015, han incrementado sus esfuerzos en este sentido a la luz del aumento del terrorismo de ISIS en el Sinaí. Según Egipto, Hamás le ayuda en su logística a ISIS. Según las estimaciones, en tres años los egipcios destruyeron más de 1.000 túneles de varios tipos y tamaños en la frontera de Rafah.

Para compensar las pérdidas resultantes de la destrucción de los túneles, Hamás intensificó la presión sobre los residentes de Gaza. Esto se refleja en una mayor aplicación en las leyes de recaudación de impuestos, incluyendo a los vendedores, conductores y similares. Es por eso que al principio del mes unas pocas docenas de valientes habitantes de Gaza llevaron a cabo una manifestación de protesta bastante rara en la plaza del soldado desconocido, donde los miembros de Hamás recibieron un pedido de tratar de aliviar la presión fiscal. Al mismo tiempo, cada vez más voces en Gaza comenzaron a exigir al gobierno de Hamáas en Gaza que se digne a publicar el presupuesto anual para entender dónde va el dinero de los residentes.

El ala militar no sufre económicamente

Desde el punto de vista de su propaganda, al Hamás le sirve mostrar una imagen de penuria civil, pero sus centros de poder dirigidos por el ala militar Izz A-Din Al-Qassam no sufren por falta de dinero en efectivo. Los rumores y las estimaciones con respecto a su crisis financiera y el cierre del grifo fiscal con Irán tras la ruptura son incompletos y parciales, tanto según fuentes árabes y occidentales, ya que durante el último año el liderazgo del más alto nivel de la Guardia Revolucionaria de Irán aprobó un generoso presupuesto anual directamente destinado al ala militar de Hamás.

De hecho, es cierto que el liderazgo iraní ha decidido congelar de manera significativa las relaciones con el liderazgo político de Hamás, especialmente con el presidente de la oficina política, Khaled Maashal, debido al renovado flirteo de Hamás con Arabia Saudita, enemigo jurado de Irán. Este enfriamiento de las relaciones se refleja en una detención del flujo de fondos iraníes para las necesidades civiles de Hamás aunque, al mismo tiempo, el ala militar encabezada por Mohammed Deif recibe presupuestos directos de la Guardia Revolucionaria para la rehabilitación de túneles ofensivos y el desarrollo de armas del Hamás. Según fuentes de la Franja de Gaza, parte de esta ayuda se dirige a la adquisición de equipamiento más avanzados para la excavación de túneles para reemplazar el trabajo manual.

Pero no sólo el ala militar de Hamás se encuentra en una situación financiera razonable… tambien el ala política del más alto nivel en Gaza y en otros lugares, no sufren la escasez. Ya se ha informado con anterioridad sobre las inversiones mundiales del presidente de la oficina política de Hamás Khaled Maashal y del miembro de la Mesa Moussa Abu Marzouq en varios proyectos, especialmente en el sector inmobiliario en los países del Golfo. Fondos adicionales fueron invertidos por Hamás en el sudeste asiático.

De acuerdo con informes de medios áarbes, funcionarios de Hamás dirigidos por el vicepresidente de la Oficina Política Ismail Haniyeh, disfrutan de un flujo de ingresos regulares, incluso ahora, cuando seria dificultades golpean a los residentes de Gaza. Según estos informes, los líderes de Hamás controlan ahora el floreciente mercado negro de Gaza cortando un “cupón” a través de las oficinas de cambio de divisas que operan en la Franja de Gaza. La propiedad de estas oficinas están registradas por gente inocente aunque en realidad esas casas de cambios las dirigen altos funcionarios de Hamás, incluyendo a Yehi Sinvar, uno de los hombres liberaron en el acuerdo Shalit y que ahora es uno de los líderes del ala militar de Hamás.

El autor es un experto en economía de los países de Oriente Medio

 

Comentarios

Recientes

spot_img

Artículos Relacionados

Donaciones

 

En “Hatzad Hasheni” seguimos produciendo contenidos verdaderos y confiables para que te sigas sintiendo orgulloso de lo que eres…

¡Ayúdanos ahora con tu donación!

¡Súmate al proyecto que modifica percepciones!

CLICK AQUI PARA DONAR

Gracias por donar en este importante proyecto de diplomacia publica.