Hamás… ¡Gracias por la lección! – Por Zalman Shoval (Israel Hayom 4/4/2018)

Tal vez deberíamos agradecerle al Hamás por la “Marcha del Retorno” del fin de semana pasado (y no nos equivoquemos: el liderazgo de Hamás es el responsable de los eventos en los que murieron 17 palestinos, incluidos al menos 10 terroristas). Fue un intento de distraer a la población que se siente frustrada, que sufre de la angustia causada por el “gobierno” de Hamás. Las Fuerzas de Defensa de Israel llevaron a cabo, con éxito, su misión de bloquear a los alborotadores, y debe felicitárseles. Hamás logró, como era su plan desde el comienzo, escudriñar los titulares de admiración y las declaraciones de solidaridad en todo el mundo árabe, incluso de algunos que habrían actuado exactamente como lo hizo Israel si se enfrentaran a un desafío similar.

Aún así, no podemos ignorar el hecho que esta situación, que claramente podría haberse pronosticado, exige una respuesta diplomática apropiada, incluidas las ramificaciones legales. Aparentemente, esto aún no ha sucedido.

Desde la perspectiva de Israel, la lección principal de los eventos del fin de semana pasado en Gaza es que deberían ser vistos como un patrón y un adelanto de lo que podría suceder en el futuro si se estableciera un estado palestino independiente en nuestra frontera oriental bajo las circunstancias actuales. Ninguna valla de seguridad o incluso una barrera de concreto puede detener un intento masivo organizado de penetrar hacia la frontera israelí a lo largo de un frente mucho más grande que simplemente la frontera de Gaza, a menos que las FDI y el resto de las fuerzas de seguridad de Israel mantengan el control total, no solo de las fronteras Judea y Samaria, sino incluso dentro de esos territorios.

Esto lleva a preguntas sobre las convenciones de la solución de dos estados. Según los defensores del plan, el “derecho de retorno” para los “refugiados” árabes se aplicará solo a un estado palestino, lo que se supone alivie nuestras mentes sobre la inundación de nuestro pequeño país con cientos de miles de “repatriados” hostiles. Como si Judea y Samaria, pequeñas y con pocos recursos, pudieran soportar el doble o incluso más de su población actual.

La conclusión obvia es que cualquier posible acuerdo de paz debe poner fin a la ficción de los refugiados palestinos según la cual, por motivos políticos, los Estados Unidos mantienen en un soporte económico vital. A los “refugiados” se les debe otorgar la residencia permanente en los lugares que han estado viviendo por tres generaciones.

Otros argumentarán que el problema podría ser compensado por un asentamiento judío masivo en Judea y Samaria, que verificaría la expansión demográfica árabe, y posiblemente incitaría a algunos de estos últimos a emigrar. Este escenario ignora la realidad concreta, y todos los números complicados no cambiarán el hecho que dentro de unas pocas generaciones, incluso si hay una aliá a gran escala por parte de los judíos, un objetivo digno en sí mismo, veríamos una mayoría árabe o al menos una considerable minoría árabe de Jordania al Mar Mediterráneo. Esto cancelaría la visión de un estado judío y requeriría serias restricciones para su gobierno democrático, por no mencionar constantes enfrentamientos violentos entre las poblaciones del “un estado para dos pueblos”.

No hay muchos en Israel que se identifiquen con la loca idea de un solo estado para ambos pueblos, aunque incluso si ellos no aman la idea de una “Gaza” de pesadilla, controlada por organizaciones terroristas en nuestra frontera oriental, y este es aparentemente la posición del primer ministro, también. La realidad exige a) que el esfuerzo de asentamiento se centre en las necesidades de seguridad del país y b) un intenso trabajo diplomático para rechazar las soluciones sin valor que son más peligrosas que la situación actual, incluso si están encabezadas por nuestros amigos.

Esto no significa que debemos mantener el statu quo sagrado, sino que, con la ayuda de los Estados Unidos, debemos avanzar hacia soluciones provisionales que eliminen las limitaciones financieras, civiles y gubernamentales innecesarias sobre la población árabe en los territorios sin afectar la libertad operativa de Israel en cuestiones de seguridad.

Comentarios

Recientes

spot_img

Artículos Relacionados

Donaciones

 

En “Hatzad Hasheni” seguimos produciendo contenidos verdaderos y confiables para que te sigas sintiendo orgulloso de lo que eres…

¡Ayúdanos ahora con tu donación!

¡Súmate al proyecto que modifica percepciones!

CLICK AQUI PARA DONAR

Gracias por donar en este importante proyecto de diplomacia publica.