Hamás delenda est – Por Profesor Michael Bar-Zohar (Israel Hayom)

Nuestros políticos prefieren evitar una campaña militar decisiva contra Hamás. Pero retrasarla y confiar en ceses de fuego ocasionales nos costará caro.

Cato el Viejo decía al final de cada discurso, “Carthago delenda est” (Cartago debe ser destruida).

Cartago era una próspera ciudad-estado fenicia en la Túnez de hoy y era el mayor rival de Roma. Los dos tuvieron tres guerras sangrientas. Finalmente, Cartago fue destruida por Roma y la amenaza fue eliminada.

Parece que hoy, la única forma de lidiar con Gaza es con tácticas igualmente agresivas. No, no es Cartago, y no debemos diezmarlos, pero Hamás debe ser destruido. “Hamás delenda est”.

Toda la razón de ser de Hamás se basa en su ideología fanática y su deseo de destruir a Israel. Sus líderes saben que esto no puede ocurrir de la noche a la mañana, ni puede ocurrir durante un año. Es por eso que Hamás ocasionalmente acuerda un alto el fuego con Israel y tenemos ciertos años de calma. Pero el objetivo final nunca cambia, y finalmente el grupo terrorista vuelve a su modo de ataque.

Hamás está en una encrucijada. Puede abandonar su lucha armada contra Israel, como lo han hecho otras facciones palestinas, y encontrar un camino hacia la convivencia. Pero eso socavará toda su ideología. Otra es continuar luchando contra Israel con ceses de fuego ocasionales. Pero eso no augura nada bueno ni para Gaza ni para Israel.

Nuestros encargados de formular políticas, incluidos los militares, se niegan a lanzar un ataque a gran escala para erradicar a Hamás debido a las grandes bajas que tal operación conllevaría. Es cierto que tal esfuerzo implicaría una lucha intensa y sacrificios dolorosos, pero si dejamos que continúe el statu quo, también nos costará mucho.

Tener repetidos brotes durante años sin fin agregará más y más bajas y erosionará la disuasión israelí. Significa más miedo y más instancias de personas corriendo para cubrirse, y también significa confiar cada vez más en los interceptores Iron Dome (Cúpula de Hierro) y otros sistemas defensivos.

Si Hamás se niega a rechazar el terrorismo, Israel debe destruirlo en una campaña militar. Esto no significa que tengamos que volver a establecernos y ocupar la Franja de Gaza.

Tenemos que coordinar el esfuerzo de erradicación con los estados árabes moderados que también quieren deshacerse de Hamás. Después de erradicar a Hamás (y a la Yihad Islámica Palestina en el camino), debemos asegurarnos que Gaza esté gobernada por un régimen no terrorista, una entidad civil que cuenta con el apoyo de Egipto y los estados árabes moderados. Israel no debería tomar parte en este régimen más que facilitando el esfuerzo levantando las sanciones y ayudando con la ayuda humanitaria.

Pero a juzgar por la conducta de nuestros políticos, parece que nada cambiará: continuaremos teniendo una crisis tras otra, un alto el fuego tras otro. Los residentes de la Franja de Gaza protestarán, el gobierno proporcionará más refugios y Hamás continuará construyendo más túneles y creando más amenazas desde el aire y el mar.

Todos sabemos que mientras Hamás se mantenga fiel a su ideología terrorista, no hay otra alternativa que seguir la política de “Hamás delenda est”.

El profesor Michael Bar-Zohar es un ex MK. Escribió una biografía sobre David Ben-Gurion, el primer primer ministro de Israel.

Comentarios

Recientes

spot_img

Artículos Relacionados

Donaciones

 

En “Hatzad Hasheni” seguimos produciendo contenidos verdaderos y confiables para que te sigas sintiendo orgulloso de lo que eres…

¡Ayúdanos ahora con tu donación!

¡Súmate al proyecto que modifica percepciones!

CLICK AQUI PARA DONAR

Gracias por donar en este importante proyecto de diplomacia publica.