Hamás debe ser encaminada de manera integral – Por Dr. Doron Matza (BESA)

Israel debe reemplazar su política de contención frente a Hamás con una estrategia decisiva dirigida a derrotar al grupo terrorista islamista.

Desde la violenta toma de posesión de la Franja de Gaza por parte de Hamás en 2007, Israel ha tratado de sacar lo mejor de una mala situación. La reconquista militar estaba fuera de discusión dada la retirada de las FDI de la Franja dos años antes y la renuencia de Israel a retomar el control del millón y medio de residentes de Gaza. En estas circunstancias, permitir que Hamás dirigiera la vida cotidiana de la población local mientras limitaba su acumulación militar tanto como fuera posible se consideraba el menor de todos los males. No menos importante desde que el control de Hamás sobre la Franja creó una entidad política rival a la Autoridad Palestina (AP) dominada por la OLP en Cisjordania, reduciendo así la capacidad palestina para dañar estratégicamente a Israel.

En la práctica, esta política creó una situación compleja e incierta. Por un lado, redujo el potencial explosivo de la Franja y mejoró la capacidad de las FDI para operar contra el atrincheramiento militar de Irán en Siria y sus suministros de armas a Hezbollah. Por otro lado, creó una inestabilidad crónica que se manifestó no solo en la continua acumulación de Hamás sino en tres guerras con la organización terrorista (en 2008/9, 2012 y 2014). Estos enfrentamientos, junto con otras manifestaciones de la violencia de Hamás (por ejemplo, los enfrentamientos a lo largo de la valla fronteriza, la campaña de terror con globos incendiarios), expusieron los escollos de una estrategia que se conformó con soluciones provisionales en lugar de buscar una victoria clara.

Los acuerdos de alto el fuego ad hoc y/o la afluencia de dinero de Qatar a Gaza tampoco lograron plenamente sus objetivos, ya que no lograron romper la lógica subyacente del juego del gato y el ratón entre Hamás e Israel. Hamás vio estos acuerdos como una carta blanca para actividades terroristas limitadas que no socavarían el marco general de la llamada “calma”, mientras que Israel no hizo todo lo posible para ceder el “sitio” alrededor de Gaza para evitar que Hamás volviéndose demasiado poderoso.

Y así, las partes se hundieron en la guerra actual, que estalló no debido a Jerusalén (que fue a lo sumo un detonante, si no un pretexto) sino debido a la decisión deliberada de Hamás de producir una demostración masiva de fuerza en el contexto de dos desarrollos paralelos: La tendencia regional pragmático-utilitarista de la última década que culminó con la marginación del problema palestino y la firma de acuerdos de normalización entre Israel y cuatro estados árabes.

El panorama geoestratégico cambiante en detrimento de Israel (y los estados árabes sunitas), en gran parte debido a la política de apaciguamiento de la administración Biden con respecto a Irán y su abandono de los aliados tradicionales de Estados Unidos en el Medio Oriente en general, y los socios de Israel en los Acuerdos de Abraham, en particular.

La conflagración actual presenta a Israel un gran dilema: si mantener la estrategia que produjo períodos prolongados de relativa calma a la sombra de un conflicto crónico, o adoptar una nueva estrategia que se esfuerce por lograr una victoria decisiva. Este último enfoque ha estado ausente del discurso estratégico-militar israelí en las últimas décadas (si no desde la guerra de octubre de 1973), reemplazado como lo fue por una estrategia de “no victoria” que sustituyó las campañas aéreas por la incursión terrestre en Gaza mientras estaba muy consciente de las limitaciones operativas de estas campañas. Este enfoque se vio reforzado aún más por la capacidad del sistema antimisiles Iron Dome de reducir la capacidad de Hamás de infligir daños masivos, lo que redujo la presión pública para una incursión terrestre masiva en Gaza. Como resultado, las tres guerras entre Israel y Hamás terminaron de manera inconclusa.

En estas circunstancias, Israel no tiene el privilegio de perseverar en una estrategia intermedia que no se corresponde con el espíritu de la época y los vientos regionales de cambio. Más bien, debe adoptar una estrategia que vea la guerra actual como una oportunidad para reformar las reglas del juego: no solo frente a Hamás, sino también frente a otros enemigos regionales (Irán, Hezbollah, la Autoridad Palestina y elementos extremistas entre los árabes de Israel), así como amigos aparentes (como la UE y la administración Biden, que ya está adoptando un enfoque “imparcial”).

Esto, a su vez, significa que los combates actuales en Gaza no deben terminar en otro resultado inconcluso, sino que deben producir una victoria rotunda que incluya el desmantelamiento de las capacidades de combate de Hamás y la creación de una dura realidad en la Franja. Esto requerirá una incursión profunda en Gaza que podría exigir un costo humano sustancial israelí, algo que Israel trató de evitar en las últimas décadas. Sin embargo, enviará un mensaje claro e inequívoco a enemigos y amigos por igual con respecto a los límites de tolerancia de Israel, y especialmente con respecto a sus líneas rojas y los costos asociados de cruzarlas.

El Dr. Doron Matza, investigador asociado del Centro BESA, ocupó anteriormente cargos de alto nivel en el sistema de inteligencia israelí.

Comentarios

Recientes

spot_img

Artículos Relacionados

Donaciones

 

En “Hatzad Hasheni” seguimos produciendo contenidos verdaderos y confiables para que te sigas sintiendo orgulloso de lo que eres…

¡Ayúdanos ahora con tu donación!

¡Súmate al proyecto que modifica percepciones!

CLICK AQUI PARA DONAR

Gracias por donar en este importante proyecto de diplomacia publica.