Evaluando la respuesta del mundo islámico a la Declaración de Trump sobre Jerusalén – Por Prof. Hillel Frisch

Tanto los líderes árabes como los occidentales respondieron a la decisión del presidente Trump de reconocer a Jerusalén como la capital de Israel con terribles advertencias acerca de un “alboroto inminente”. Ese alboroto no se materializó, probablemente porque el mundo islámico está demasiado sumido en sus propios problemas internos como para movilizarse por Jerusalén.

Las ominosas advertencias sobre la inminente furia árabe caracterizaron las reacciones de la mayoría de los líderes árabes y occidentales tras la decisión del presidente Trump de reconocer a Jerusalén como la capital de Israel, a pesar que la declaración de Trump, claramente, afirmaba que la decisión no ponía en peligro las conversaciones sobre Jerusalén entre Israel y los palestinos.

La Liga Árabe, que está compuesta por 22 estados de habla árabe, advirtió que el anuncio “profundiza la tensión, enciende la ira y amenaza con sumir a la región en más violencia y caos”. Hamás fue aún más gráfico: la decisión de Trump, aseguraba el movimiento, “abre las puertas del infierno”.

Según Riyad Mansour, embajador y observador permanente de Palestina en la ONU, la decisión aumentó las tensiones y los riesgos “la desestabilización completa de esta situación volátil”.

Las autoridades israelíes se prepararon para una posible conflagración anunciando el envío de varios batallones a Cisjordania para aumentar las fuerzas que ya se encontraban en la zona.

¿Entonces qué pasó?

Con mucho, las manifestaciones más grandes y persistentes tuvieron lugar en Yakarta, la capital de Indonesia. A primera vista, el hecho que una población musulmana en el otro lado del globo organice las mayores manifestaciones parece confirmar que los nuevos medios han convertido el mundo islámico, si no todo el mundo, en una aldea global. Sin embargo, debe recordarse que muchos miles, en lugar de los pocos cientos que se manifestaron en 2017, lo hicieron medio siglo antes en la víspera de la Guerra de los Seis Días, y entonces lo hacían pidiendo la destrucción de Israel.

Demostraciones, de nuevo de cientos a unos pocos miles a juzgar por las fotos, también tuvieron lugar en Amman, Londres y París. En cada caso, los números que aparecieron comprendieron solo porcentajes minúsculos de las poblaciones musulmanas de las ciudades. Cientos parecen haberse manifestado en Times Square, aunque a partir de las fotos y videos, el total parece haber sido poco más de doscientos. Y sus cánticos, vale la pena señalar, no abordaron ni a Jerusalén ni a Trump. Lo que cantaban era “Palestina libre y libre desde el río hasta el mar”.

Sorprendente… constatamos la ausencia de casi ninguna protesta en El Cairo, Riyad y en los estados del Golfo. En total, los pocos miles de musulmanes que protestaron contra la declaración de Trump en todo el mundo fueron una fracción infinitesimal de una comunidad religiosa que cuenta con más de mil millones.

Irónicamente, una de las capitales en donde se percibió muy poca protesta fue en Jerusalén. Aunque Jerusalén está poblada por más de 250,000 musulmanes, los manifestantes podrían ser contados en docenas. El medio de comunicación libanés, The Star, cuya postura sobre Israel es rabiosamente condenatoria, tuvo que conformarse con una foto en su portada con menos de cincuenta manifestantes en el marco.

Sin duda, en las afueras del sur de Ramallah, frente al puesto de control de Qalandia, no solo había más manifestantes, sino que eran mucho más violentos. Sin embargo, eso era de esperar. La Autoridad Palestina había alentado dicha violencia, y muchos de los manifestantes, uno puede suponer con seguridad, estaban siendo pagados por sus esfuerzos por Fatah, el movimiento dirigido por Mahmoud Abbas, presidente de la Autoridad Palestina. Esta iniciativa quizás se refleje en el hecho que mientras las protestas en Jerusalén fueron atendidas por ambos sexos y todas las edades, los manifestantes en Qalandia eran en su mayoría, si no todos, hombres jóvenes.

En ninguno de los casos las demostraciones representaron una gran desviación de la norma, y ​​ambas variedades eran más pequeñas que las protestas promedio que tienen lugar en el área de Jerusalén. Eran mucho menos intensas, por ejemplo, que las protestas que estallaron en julio por la decisión israelí de colocar monitores electrónicos en la entrada del Monte del Templo tras el asesinato de dos policías fronterizos israelíes por parte de asaltantes que comenzaron su ataque desde el Monte del Templo.

Solo a lo largo de la valla de seguridad con Gaza las protestas se volvieron letales. Una vez más, el número de manifestantes fue pequeño y el de los que murieron aún más pequeños. Esto no es sorprendente. Los manifestantes sabían de antemano que abordar la valla fronteriza podía tener consecuencias letales, y las tropas israelíes que manejaban la valla sabían sobre la posibilidad que algunos de los manifestantes pudieran ser terroristas suicidas y que miles de personas intentaran romper la valla. Israel tuvo que establecer la disuasión para prevenir estos fenómenos, los cuales han tenido lugar en numerosas ocasiones en el pasado.

¿Por qué los terribles presentimientos no se concretaron en nada?

La respuesta debe ir precedida de un reconocimiento que después de al menos medio siglo de estudiar por qué la gente se rebela, nadie sabe exactamente por qué estalla el tumulto político. Como señaló Hanna Arendt, la famosa erudita de la revolución, la mayoría de los revolucionarios profesionales, aquellos que luchan a lo largo de sus vidas para crear una erupción política, generalmente se sorprenden tanto como los demás cuando realmente estalla.

En este caso particular, un intento de explicar la relativa falta de reacción popular a la decisión de Trump debe distinguir entre los públicos fuera de Israel y la Autoridad Palestina y los que están dentro. En el mundo musulmán, la carga de tantos problemas y conflictos políticos cercanos al hogar podría explicar parcialmente la falta de interés en la cuestión de Jerusalén. Siguiendo esa lógica, el hecho que las protestas ocurrieron en la lejana Yakarta podría reflejar la relativa paz y prosperidad que prevalece allí.

Que tan poca violencia haya tenido lugar en Israel, Cisjordania y Gaza podría explicarse por una fatiga similar, pero también por otros factores. Una es el efecto amortiguador de las dos fuerzas rivales, la Autoridad Palestina y Hamás, que instan a los palestinos comunes a asumir riesgos sin comprometer sus burocracias y fuerzas de seguridad para unirse a la refriega. En la Autoridad Palestina, también hay una escasez de organizadores que pueden llevar a los manifestantes a la escena y asegurar tanto la reposición de los rangos como la continuidad de la violencia.

Finalmente, los manifestantes se enfrentan a una fuerza israelí innovadora. Una de sus innovaciones es abstenerse de confrontar a los manifestantes, sino contenerlos, identificarlos a través de una variedad de métodos y aprehenderlos más tarde. Saber que se pagará un precio por los actos de violencia pasa a ser entonces un impedimento para protestar violentamente desde el primer momento.

 

El Prof. Hillel Frisch es profesor de estudios políticos y estudios del Medio Oriente en la Universidad Bar-Ilan y un investigador asociado principal en el Centro Begin-Sadat de Estudios Estratégicos.

Comentarios

Recientes

spot_img

Artículos Relacionados

Donaciones

 

En “Hatzad Hasheni” seguimos produciendo contenidos verdaderos y confiables para que te sigas sintiendo orgulloso de lo que eres…

¡Ayúdanos ahora con tu donación!

¡Súmate al proyecto que modifica percepciones!

CLICK AQUI PARA DONAR

Gracias por donar en este importante proyecto de diplomacia publica.