Europa: Lentos signos de cambio en Israel – Por Michal Hatuel-Radoshitzky (Israel Hayom)

Si bien los EE.UU. han optado por ausentarse de importantes escenarios internacionales, las naciones de la UE están comenzando a adoptar una postura contra el sesgo popular contra Israel y contra el antisemitismo de la ONU.

El reconocimiento del presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, de la soberanía israelí en los Altos del Golán es una expresión de los vínculos estrechos entre el primer ministro de Israel Binyamín Netanyahu y el presidente de los Estados Unidos. Sin embargo, a pesar del papel central de Estados Unidos en el ámbito internacional, el panorama general es más complicado. Dos días después del reconocimiento estadounidense del Golán como israelí, la Unión Europea publicó una opinión contraria a la de Washington que afirmaba que 28 países miembros de la UE no reconocían a los Altos del Golán como israelíes.

Israel tiene una tendencia casi automática a rechazar la posición europea enraizada en su antisemitismo. No hay nada absurdo en esa respuesta. El creciente antisemitismo en Europa se ha presentado en varios informes del 2018 que mostraron, entre otras cosas, un aumento del 70% de las declaraciones antisemitas en Francia y un aumento del 60% en los ataques antisemitas en Alemania. Los Países Bajos registraron un récord histórico de incidentes antisemitas, aunque solo el 25% de los judíos que experimentaron el antisemitismo dijeron que lo informaron a las autoridades. Un nuevo informe de Gran Bretaña profundiza más en el antisemitismo en el Partido Laborista, y recientemente siete diputados laboristas han abandonado el partido por el antisemitismo en sus filas. En la ciudad de Aalst en Bélgica, un festival de marzo incluyó una exhibición particularmente repulsiva con estereotipos antisemitas clásicos: judíos con atuendo ultraortodoxo, con sacos de dinero y ratas (los creadores dijeron que su intención era provocar un debate sobre el costo de la vida).

Sin embargo, a pesar de esta realidad problemática, en los últimos días y semanas, hemos visto señales que el establishment europeo está tomando medidas sin precedentes para combatir el antisemitismo en las organizaciones de la ONU. En la UNESCO, de la cual Israel y los Estados Unidos se retiraron el año pasado, Austria y Polonia condenaron la exhibición del festival Aalst. En contraste con la ausencia de la voz estadounidense, los representantes de los dos países europeos se opusieron a cualquier intento de blanquear el tema, argumentando que era descaradamente antisemita. La condena europea del festival donde se desfilaron las figuras fue planeada como punto de partida para un debate más profundo en la próxima reunión de la organización, y podría concluir que el festival Aalst se elimine de la lista de eventos de patrimonio cultural reconocidos por la UNESCO.

Otro ejemplo reciente proviene de la oficina central de la delegación europea ante las Naciones Unidas, que sostuvo una discusión especial, a la que asistió el Embajador de Israel en los Estados Unidos, Danny Danon, sobre el aumento del antisemitismo en Europa. La discusión se centró en el fondo de una declaración histórica de todos los países miembros de la UE a fines de 2018 en la que se comprometieron a combatir el antisemitismo y a tomar medidas más enérgicas para asegurar y proteger a las comunidades e instituciones judías del continente.

También hubo una discusión plenaria en el Consejo de Derechos Humanos de la ONU en marzo, uno de los tres que se celebra regularmente cada año. En la reunión, todos los países europeos votaron en contra de las cuatro resoluciones propuestas por el Artículo 7, que por definición aborda temas que tienen que ver con Israel. Este es el único artículo de los 10 discutidos regularmente por el pleno del CDH que se limita a una sola nación, un sesgo que garantiza que Israel se discute cada vez que se reúne el pleno. La política europea es particularmente notable dada la política aislacionista de la administración Trump, que en lugar de condenar la conducta del consejo e influir en ella desde adentro, prefiere boicotearla y, al hacerlo, reduce la capacidad de Estados Unidos para afectar el foro más problemático para Israel.

Así que está claro que a pesar de la propagación del antisemitismo popular en Europa y la negativa de la UE a reconocer la soberanía israelí en los Altos del Golán, el establishment europeo se está posicionando contra el antisemitismo e incluso está del lado de Israel en esferas importantes en donde los Estados Unidos han optado por ausentarse. Debido a esta complicada imagen, Israel debe continuar fomentando las relaciones con las naciones de la UE y tomar medidas para minimizar la percepción que los intereses de Israel coinciden completamente con los de la administración Trump, cuyas políticas y estilo a menudo provocan antagonismo en los círculos internacionales, incluso fuera de Europa.

Comentarios

Recientes

spot_img

Artículos Relacionados

Donaciones

 

En “Hatzad Hasheni” seguimos produciendo contenidos verdaderos y confiables para que te sigas sintiendo orgulloso de lo que eres…

¡Ayúdanos ahora con tu donación!

¡Súmate al proyecto que modifica percepciones!

CLICK AQUI PARA DONAR

Gracias por donar en este importante proyecto de diplomacia publica.