Estimado señor Presidente Trump: No puede devastar la economía turca, como lo amenazó, porque su falso aliado Qatar salvará a Turquía una vez más de sus sanciones – Por Yigal Carmon (Presidente y Fundador de Memri)

Desde hace algunos años, han ocurrido fenómenos inexplicables en el Medio Oriente. Cualquier intento de explicarlos lógicamente nos enfrenta a un callejón sin salida y da paso a teorías de conspiración. ¿Cómo se puede explicar lógicamente la postración de Israel y de los EE.UU. hacia Qatar? Las teorías van desde la conspiración, como la infiltración qatarí en los dos gobiernos, hasta la suposición aparentemente inverosímil que estos gobiernos y sus agencias son simplemente ingenuos, o están profundamente desinformados.

Permítanos enumerar algunos ejemplos: Estados Unidos es el único país que supera a Israel en su arrebato a Qatar, a pesar de las interminables campañas de incitación contra Estados Unidos, particularmente contra la actual administración. En lo que respecta al canal de televisión Al-Jazeera, propiedad del emir qatarí, los demócratas son el único partido legítimo en los EE.UU. y los pocos republicanos dignos de cobertura son el senador Rand Paul, presentado como un peso pesado político, y el ex senador Bob Corker, cuya decisión de no buscar la reelección en 2018 se ocultó a los espectadores como si fuera algo menor.

Durante años, los EE.UU. se han sentido en deuda con Qatar por albergar la base aérea de Al-Udeid y la sede de CENTCOM. Los jefes del Pentágono y los líderes políticos estadounidenses van y vienen, y nadie recuerda que es Qatar quien está en deuda con los Estados Unidos por mantener dicha base. Qatar la construyó originalmente, a un costo de $ 2 mil millones, para garantizar una presencia estadounidense allí, ya que sin esta presencia el régimen qatarí habría sido devorado hace mucho tiempo. Hoy, ante la amenaza de una oferta saudí o emiratí a los Estados Unidos que superan a Qatar, Qatar está comprando la buena voluntad del Pentágono mediante la construcción de una ciudad entera para albergar a los dependientes del servicio militar estadounidense, y está expandiendo Al-Udeid. Pero este acuerdo, que asegura la supervivencia de Qatar, ha cobrado un alto precio a los estadounidenses. Los bombarderos estadounidenses están comprometidos en la durísima tarea de salir de Al-Udeid para atacar a los terroristas islámicos que fueron alimentados por la propaganda qatarí, propaganda que cultiva una nueva cosecha de yihadistas para que los estadounidenses las bombeen, y el ciclo continúa.

La televisión qatarí prodigó una cobertura favorable de Irán y Turquía, aunque el primero es un objetivo político declarado de la política de los Estados Unidos, y el segundo, bajo el presidente Recep Tayyip Erdoğan, difunde implacablemente una propaganda que demoniza a los Estados Unidos y la describe como un enemigo jurado. Pero nadie le ha dicho al Secretario de Estado de los Estados Unidos, Mike Pompeo, sobre esto. En su actual viaje a Medio Oriente, Pompeo calificó a Qatar como un “gran amigo” [1]. Insistió en promover una política contraproducente de unidad del Consejo de Cooperación del Golfo (CCG), incluido Qatar, contra Irán, mientras que la televisión del régimen de Qatar trabaja sin cesar para derribar los regímenes de otros países del CCG, como Arabia Saudita y los Emiratos Árabes Unidos. Entonces, ¿de qué unidad está hablando el secretario Pompeo y cómo puede considerar a Qatar un aliado?

Mientras intenta forjar un frente anti iraní para frenar la expansión de Irán, su “gran amigo” Qatar insiste en que “Irán, al igual que cualquier otro país, tiene intereses legítimos” en Siria, siempre y cuando no ignore los intereses del pueblo sirio [2]. Curiosamente, Al-Jazeera TV, del “gran amigo”, firmó un acuerdo de cooperación con la agencia oficial de noticias iraní IRNA, cuyo director gerente, Mohammad Khoddadi, visitó Doha este verano, por invitación del Comité de Derechos Humanos de Qatar, ya que la libertad es la libertad. En la Conferencia dio un discurso el principal violador de los derechos humanos (Irán) quien se paseo como si fuesen una estrella [3].

Además, el presidente de los Estados Unidos, Trump, quiere disuadir a Turquía para  que estos no ataquen a los kurdos, y les advierte que devastará su economía. Erdogan lo llamó por teléfono, en un intento de aplacarlo, pero debe presionar para que el presidente Trump descubra que no puede hacer que Erdogan se ponga a trabajar. Esto se debe a que el falso aliado de Estados Unidos, Qatar, salvará a Turquía una vez más de las sanciones de Trump, como lo hizo en 2018 cuando le arrojó a Erdogan una línea de vida de $ 18 mil millones, deteniendo la caída de la lira turca, asegurándole a Erdogan los fondos para desembolsar antes de las elecciones locales, y prolongando el sufrimiento del cautivo Pastor Brunson.

Otro problema es que Trump y Pompeo ignoran el pacto militar Doha-Ankara, bajo el cual Turquía puede construirá bases en Qatar y puede utilizar libremente el espacio aéreo de Qatar. Dado que el pacto le otorga a Turquía el derecho a operar libremente en el espacio aéreo de Qatar, la libertad de la Fuerza Aérea de los Estados Unidos en Al-Udeid será limitada. ¿Pero es este el comportamiento de un “gran amigo” que depende de los Estados Unidos para su propia supervivencia?

El apoyo de Qatar al terrorismo, aunque finge oposición, ha sido un elemento fundamental de la conducta política de Qatar desde que el clan Al-Thani tomó el poder en Qatar. MEMRI ha expuesto esta duplicidad en numerosos informes. Los siguientes son solo algunos ejemplos: En una transmisión en vivo de noviembre de 2014, Al-Jazeera TV permitió que el erudito islámico Hussein Muhammad Hussein prometiera lealtad al líder de ISIS, Abu Bakr Al-Baghdadi. Una década antes, Al-Jazeera permitió que el operativo terrorista, afiliado a Irán Anis Al-Naqqash, convocara a ataques contra instalaciones petroleras de Estados Unidos, también en vivo.

En septiembre de 2017, Omán deportó al clérigo indio y partidario del ISIS, Salman Al-Nadwi, por incitarlo contra el presidente Trump y el rey saudita Salman, y Qatar lo recibió. A la mañana siguiente, se reunió en Qatar con el antisemita, anti-EE.UU. ideólogo de la Hermandad Musulmana (MB) Sheikh Yousuf Al-Qaradawi, que desde hace mucho tiempo ha disfrutado de un refugio seguro allí, junto con la libertad de difundir su veneno por todo el mundo musulmán en Al-Jazeera.

Dos meses antes del 9/11, Al-Jazeera emitió un programa que incluía a Osama bin Laden y Al-Qaeda [4] (Terror en América (30) Retrospectiva: un especial de Bin Laden sobre Al-Jazeera dos meses antes del 9/11) una llamada – de un miembro supuestamente aleatorio de la audiencia que en realidad era el portavoz de Al-Qaeda, Suleiman Abu-Gheit, haciendo un discurso de reclutamiento. Años más tarde, en 2014, Al-Jazeera publicó una larga y comprensiva entrevista con Abu Muhammad Al-Joulani, comandante de Jabhat Al-Nusra, el afiliado de Al-Qaeda en Siria (ver Entrevista amplia, Jabhat Al-Nusra Comandante Al -Joulani discute sobre Jihad en Siria, declara: nuestro conflicto con ISIS ha sido resuelto). La lista sigue y sigue (ver Qatar, el emirato que los engaña a todos, y sus habilitadores).

La postración de los Estados Unidos a Qatar era comprensible, aunque injustificada, durante el mandato del Secretario de Estado de los Estados Unidos Rex Tillerson, ya que éste era conocido como el hombre de Qatar. Según se informa, durante su etapa como CEO de Exxon-Mobil, promovió el proyecto Qatari LNG que transformó al Qatar liliputiense en el Gulliver del gas que es hoy. Pero ahora que ha sido reemplazado por el secretario Pompeo, la continuación de esta política pro-Doha es tan inexplicable como el cortejo a Qatar del primer ministro israelí, Biniyamín Netanyahu.

La colusión de Israel con Qatar le permite a este último eludir la ley de los Estados Unidos que prohíbe las transferencias bancarias a Hamás, una organización terrorista designada según los Estados Unidos e Israel, mediante el envío de efectivo en maletas a Gaza. Los representantes israelíes justifican esto al insistir en que Israel determinará a los destinatarios de estos fondos, y que Qatar está cumpliendo con estas instrucciones israelíes. Pero esto es más que patético. Gaza en su totalidad está en manos de Hamas, y los envíos de efectivo de Qatar solo pueden ir a los destinatarios designados por Hamas e, indirectamente, al Hamás mismo [5]. Hace solo unos días, el 11 de enero de 2019, Hamás ofreció $ 1 millón a cualquiera que pudiera revelar la identidad de los soldados israelíes que participaron en la abortada operación de noviembre de 2018 al sur de la ciudad de Gaza. ¿De dónde viene este millón de dólares? La ingenuidad del gobierno de Netanyahu supera incluso la credibilidad del gobierno laborista que lo precedió, que confiaba en Yasser Arafat. Hoy, incluso el centro político de Israel reconoce que Yasser Arafat estaba engañando a Israel desde el primer día.

Además, el gobierno israelí permite que el diplomático qatarí Muhammad Al-Imadi se mueva libremente entre Israel y Gaza, sin una demanda de reciprocidad diplomática, aunque hubo una delegación israelí en Doha que fue cancelada por los qataríes. Israel no solo permite que Al-Jazeera opere tanto en Israel como en Cisjordania, sino que también le otorga privilegios especiales, como la entrada a las bases del ejército israelí y entrevistas con los comandantes del ejército, una vez más sin demanda de reciprocidad. Y todo esto continúa mientras Al-Jazeera, el canal de propaganda de Qatar, continúa su incitación y demonización implacables a Israel y arroja veneno sobre los intentos de los Estados Unidos por reconciliarse entre Israel y los estados del Golfo [6].

Es inconcebible que en la lucha contra el antisemitismo, el propio Israel muestre favoritismo a un emirato, y un canal de televisión, que le haya dado refugio y uno de los líderes espirituales más notorios de los Hermanos Musulmanes, quien llamó el castigo divino del Holocausto para los judíos y agregaron: “Alá quiera, la próxima vez estará en manos de los creyentes”, es decir, los musulmanes (Sheikh Yousuf Al-Qaradhawi: Allah impuso a Hitler sobre los judíos para castigarlos).

Este fenómeno de acciones ilógicas por parte de los Estados Unidos e Israel con respecto a Qatar está destinado a dar lugar a teorías basadas en la reputación de Qatar como un país que puede comprar cualquier cosa o cualquier cosa, incluida, según se informa, la FIFA [7]. Cabe destacar que Qatar se ha comprometido a invertir $ 45 mil millones en los Estados Unidos durante los próximos dos años [8]. ¿Podría esto inducir a los Estados Unidos a ignorar sus propios intereses estratégicos?

Ya sea por ignorancia o por venalidad, los EE.UU. se aferran a Qatar a pesar de ser anti-estadounidenses. Tales acciones condenan la política de Medio Oriente de la administración Trump, al igual que la fijación de Irán de la administración de Obama condenó su política de Medio Oriente. Del mismo modo, Netanyahu descubrirá lo que está claro como el día para todos los demás: que su habilitación del apoyo de Qatar a Hamás será contraproducente en la próxima guerra de Gaza, a costa de muchas vidas israelíes.

 

* Yigal Carmon es presidente de MEMRI.

 

[1] El nuevo árabe, 13 de enero de 2019.

[2] Interfax.com, 5 de enero de 2019.

[3] IRNA, 25 de julio de 2018.

[4] Los qataríes afirman que esto era simplemente periodismo profesional. El estilo de la CNN carece de verdad. Hay una diferencia crítica entre la cobertura concisa de los medios de comunicación occidentales de los discursos de Bin Laden para las audiencias occidentales y la exhibición en Qatar de los videos de Bin Laden que tenían como objetivo ganar el apoyo musulmán para Al-Qaeda y promover la jihad.

[5] Israel vende la línea que su apoyo a Hamás es un golpe de estado maquiavélico destinado a reforzar el cisma entre Gaza y la Autoridad Palestina, impidiendo así indirectamente un acuerdo que involucre renunciamientos israelíes. Este argumento simplemente muestra que el gobierno del Likud, al igual que sus antecesores, no se ha dado cuenta de que ningún acuerdo es posible porque los palestinos no están dispuestos a renunciar al derecho de retorno palestino que es rechazado incluso por la izquierda israelí. Así, el cisma quedará sin intervención israelí.

[6] El argumento de los representantes del gobierno israelí que Israel está utilizando a Al-Jazeera como un conducto para los mensajes israelíes y, por lo tanto, sirve a los intereses de Israel no tiene sentido. El producto final muestra que Al-Jazeera está aprovechando este privilegio para producir otra pieza de propaganda anti-Israel, específicamente anti-Netanyahu.

[7] Theguardian.com/football/2017/nov/14/fifa-bribery-corruption-trial-qatar-2022-world-cup, 14 de noviembre de 2017.

[8] Alaraby.co.uk, 13 de enero de 2019. También de acuerdo con esta fuente, el fondo de riqueza soberana de Qatar ha comprado grandes participaciones en Deutsche Bank, Credit Suisse, la Bolsa de Valores de Londres y Volkswagen.

Comentarios

Recientes

spot_img

Artículos Relacionados

Donaciones

 

En “Hatzad Hasheni” seguimos produciendo contenidos verdaderos y confiables para que te sigas sintiendo orgulloso de lo que eres…

¡Ayúdanos ahora con tu donación!

¡Súmate al proyecto que modifica percepciones!

CLICK AQUI PARA DONAR

Gracias por donar en este importante proyecto de diplomacia publica.