¿Es posible disuadir al Hamas? – por Moshé Arens (Ex Ministro de Defensa de Israel)

Es mejor disuadir al enemigo que ir a la guerra. El último ejemplo de una buena política de disuasión fue realizada por los EE.UU. y la URSS en los años posteriores a la Segunda Guerra Mundial, se trataba de la política de la Guerra Fría, que impidió el estallido de una verdadera guerra. Disuasión no se limita necesariamente a los conflictos entre las potencias nucleares. Oriente Medio es un buen ejemplo.

En Israel, a menudo se oye hablar sobre la disuasión israelí, sobre el fracaso y la necesidad de volver a crearla. Entre 1948-1973 Israel no logró disuadir al mundo árabe de atacar, una y otra vez. Los agresores árabes creían que podían derrotar a Israel, y si no lograban un éxito en el campo de batalla, el precio a pagar no iba a ser muy malo para ellos. La Guerra de Iom Kipur cambió todo eso, cuando se comprobó otra vez que, incluso cuando existían las condiciones óptimas para otra agresión árabe, los ejércitos árabes fueron derrotados y el ejército israelí llegó a amenazar El Cairo y Damasco.

Esta demostración del poder israelí impidió, desde 1973, cualquier agresión contra ella desde una coalición de ejércitos árabes. Egipto y Jordania firmaron un tratado de paz, y Siria, que no firmó un tratado de paz con Israel se abstuvo de atacarla de nuevo. La victoria de Tzahal fue una prueba suficiente de que un ataque iba a terminar en fracaso, y esos fracasos podrían conducir no sólo a la derrota de los ejércitos árabes en el campo de batalla, sino también la caída de los regímenes autoritarios que iniciaron ese ataque. Sin embargo, Israel no ha logrado disuadir a los grupos terroristas de atacarla.

¿Hay alguna diferencia fundamental entre los cálculos de los gobernantes de un país sobre la conveniencia de atacar o no atacar a Israel, frente a los cálculos de los líderes de las organizaciones terroristas que quieren hacerle daño?

Obviamente, no es posible disuadir a terroristas individuales, a terroristas suicidas, no importa cuán fuerte sea Israel. El terrorista individual cree firmemente que gracias a su operación terrorista gozará en el otro mundo de los placeres del Paraíso. ¿Hay una diferencia entre él (el terrorista) y la organización terrorista que lo envió a su misión asesina? ¿Es posible disuadir al Hezbollah, Hamás, la Yihad Islámica o Al-Qaeda?

Con respecto a Al-Qaeda, la respuesta es clara: es imposible disuadirle. Sus líderes no tienen que rendirle cuentas a nadie, y no tienen ninguna responsabilidad más allá de sus organizaciones. Es probable que lo mismo sea cierto para la Yihad Islámica. Durante muchos años, también fue el caso del Hezbollah – no era posible disuadirlos, y por lo tanto, el objetivo pasó a ser “derrotarle”. Desde que la organización comenzó a cumplir un papel político dentro del Líbano y se unió al gobierno, es posible que se abstenga de tomar ciertas acciones por presiones desde la población libanesa y por un temor a las repercusiones políticas en el interior del Líbano. Sin embargo, los períodos de tiempo en que el Hezbollah se abstuvo de tomar acciones militares en contra de Israel no fueron necesariamente una muestra de la disuasión de Israel, sino simplemente se trataron de ciertos períodos de tiempo escogidos por ellos para aumentar su arsenal de misiles, o como en el caso actual, son períodos en los que el Hezbollah está metido hasta el cuello en otro frente, el sirio.

Existían razones para creer que el Hamás; después de haber tomado el poder en la Franja de Gaza y tras haber aceptado las responsabilidades por el bienestar de los residentes de Gaza, se hubiese contenido a lanzar cohetes contra la población civil israelí, por consideración al sufrimiento de la población local de Gaza. La aceptación, por parte de Israel, de los dos “alto el fuego” en las operaciones “Plomo Fundido” y “Pilares Defensivos” se sustentaban en éste supuesto. Fue un error. Los períodos de tiempo del cese de fuego fueron utilizados por el Hamás y la Yihad Islámica para almacenar más y más misiles de corto alcance y de largo alcance, y para prepararse para el próximo ataque contra población civil de Israel. Los que pensaban que se sentirían desalentados a volver a atacarnos sólo se engañaron a sí mismos.

Comentarios

Recientes

spot_img

Artículos Relacionados

Donaciones

 

En “Hatzad Hasheni” seguimos produciendo contenidos verdaderos y confiables para que te sigas sintiendo orgulloso de lo que eres…

¡Ayúdanos ahora con tu donación!

¡Súmate al proyecto que modifica percepciones!

CLICK AQUI PARA DONAR

Gracias por donar en este importante proyecto de diplomacia publica.