Es hora de cuestionar a la Iglesia Unida de Cristo sobre su antisemitismo – Por Dexter Van Zile (Israel Hayom)

En julio del 2021, el Sínodo General de la Iglesia Unida de Cristo aprobó una resolución de “pacificación” que declaró a Israel culpable de pecados contra el pueblo palestino. La resolución repite la narrativa transmitida por los cristianos palestinos en Cisjordania y Jerusalén oriental, que han demonizado a Israel durante décadas.

Como era de esperar, la resolución, que fue aprobada con 462 votos a favor, 78 en contra y 18 abstenciones en una votación on-line, no mencionó ningún pecado perpetrado por los palestinos o sus líderes en la Franja de Gaza o Cisjordania.

Por ejemplo, la resolución no tenía nada que decir sobre los estipendios mensuales que la Autoridad Palestina desembolsa a los terroristas encarcelados y sus familias, nada sobre la incitación antijudía difundida por los medios de comunicación controlados por Fatah y Hamás, y nada sobre el antisemitismo genocida transmitido durante los sermones de los viernes en la mezquita de Al-Aqsa. Y la resolución no dice nada sobre los ataques con cohetes de Hamás dirigidos a civiles, ni sobre la negativa de los líderes palestinos a negociar de buena fe con Israel, habiendo rechazado numerosas ofertas de paz a lo largo de los años.

Con la aprobación de esta resolución, el Sínodo General de la UCC se ha revelado como un espectador de la violencia antijudía en Tierra Santa y como un promotor de una narrativa deshonesta que justifica la violencia contra los judíos en el resto del mundo.

La resolución habla en términos vagos sobre los males del “supersesionismo” y el antisemitismo, pero no reconoce el papel que juegan estas ideologías en el fomento de la hostilidad hacia los judíos e Israel en entornos de mayoría musulmana en el Medio Oriente, ni el propio papel de la UCC en fomentar este odio.

La resolución de la UCC, la última de una larga lista de ataques antisemitas, presenta al estado judío como una fuente singular de pecado y sufrimiento en Tierra Santa, recapitulando muchos de los mensajes que los cristianos han ofrecido sobre el pueblo judío y sus instituciones a lo largo de los pasados ​​2.000 años, incluso cuando la fe intenta distanciarse de esta historia.

“En un momento en que los judíos están siendo atacados físicamente en todo el mundo por su solidaridad con Israel, sufriendo una violencia que claramente cruza la línea de la crítica a las políticas israelíes hacia un antisemitismo flagrante, uno podría esperar con razón que una iglesia cristiana estadounidense sea más cautelosa en sus juicios”, dijo el rabino Noam Marans, director de Relaciones Interreligiosas e Intergrupales del Comité Judío Estadounidense.

“¿En qué parte de esta resolución para una ‘paz justa’ se menciona la incesante búsqueda de la paz por parte de Israel durante 73 años?” preguntó.

Deben suceder dos cosas en respuesta a la aprobación de la resolución. Primero, es hora de convocar un beit din [tribunal religioso judío] para emitir un juicio sobre la guerra de décadas de la UCC contra los judíos y su estado.

En segundo lugar, es hora de que los judíos de base se acerquen a las iglesias locales de la UCC y les digan que, si bien la resolución se aprobó sin ningún aporte real de los laicos de la denominación, las personas en las bancas son en última instancia responsables de las mentiras transmitidas por sus líderes en Cleveland y por el Sínodo General.

El beit din podría y debería declarar que la UCC ha violado repetidamente la prohibición de “chismorrear” y de quedarse de brazos cruzados cuando el vecino es amenazado. Estas prohibiciones se articulan en Levítico 19: 6.

La UCC también ha violado la prohibición de dar falso testimonio, como se describe en Éxodo 20:13.

En resumen, la UCC se dedica a la charlatanería vendiendo al por menor y repitiendo mentiras y propaganda producidas por los enemigos de Israel; da falso testimonio al omitir información crucial sobre el conflicto árabe-israelí en sus llamadas resoluciones de establecimiento de la paz; y se mantiene de brazos cruzados junto a la sangre de su vecino al negarse a condenar el terrorismo palestino y las mentiras utilizadas para justificarlo.

La evidencia que respalda estos cargos es simplemente abrumadora.

En 2005, el Sínodo General de la UCC aprobó una resolución para “Derribar el muro”, que pedía a Israel que desmantelara la barrera de seguridad que construyó para detener los ataques terroristas desde Cisjordania sin pedir a los palestinos que detuvieran los ataques terroristas que provocaron su construcción.

En 2015, el Sínodo General de la denominación aprobó, con gran fanfarria, una resolución que pide a los administradores de inversiones de la iglesia que vendan sus acciones en compañías específicas que hacen negocios con el establecimiento de defensa de Israel y que operan en Cisjordania. Resulta que el personal que administra el fondo de pensiones de la denominación y otras propiedades estaban legalmente obligados a ignorar el llamado del Sínodo, un hecho oscurecido por la fanfarria que rodeó la aprobación de la resolución de desinversión.

En 2017, dos años después de que el Sínodo General de la denominación aprobara la resolución de desinversión, el organismo aprobó una resolución condenando el supuesto maltrato de Israel a los niños palestinos detenidos en cárceles israelíes. La misma resolución guardó silencio sobre los abusos palestinos contra los niños, incluido el uso del trabajo infantil para construir túneles de contrabando entre la Franja de Gaza y Egipto, y los campamentos de verano de Fatah y Hamás y otros programas que les dan armas a los niños y les enseñan a asesinar judíos.

Para lograr la aprobación de la resolución, los activistas antiisraelíes de la UCC llegaron tan lejos como para entrenar a los adolescentes para que demonizaran al estado judío con el micrófono en el piso del Sínodo General. Durante el proceso, un delegado juvenil preguntó: “¿Cómo podemos pagar una cantidad increíblemente alta de dólares de impuestos a un país que valora el tortuoso interrogatorio de niños?” La denominación está enseñando a sus hijos a demonizar a Israel y a ser espectadores voyeristas de la violencia contra los judíos.

Comentarios

Recientes

spot_img

Artículos Relacionados

Donaciones

 

En “Hatzad Hasheni” seguimos produciendo contenidos verdaderos y confiables para que te sigas sintiendo orgulloso de lo que eres…

¡Ayúdanos ahora con tu donación!

¡Súmate al proyecto que modifica percepciones!

CLICK AQUI PARA DONAR

Gracias por donar en este importante proyecto de diplomacia publica.