Erdogan: No es el Islam moderado – Por Burak Bekdil

“El Islam no puede ser ni ‘moderado’ ni “no-moderado”‘. El Islam solo puede ser una sola cosa”, dijo el Presidente turco Recep Tayyip Erdogan (izquierda en la foto de presentación) el mes pasado, dos semanas más tarde que el Príncipe Heredero a la Corona saudita Mohammed bin Salman (derecha) se comprometiese a promover un “Islam mucho más moderado” en su reino.

El hombre fuerte de Turquía, el Presidente Recep Tayyip Erdogan, puede haber exhibido todas las características posibles del Islam político desde que llegó al poder hace 15 años, pero al menos ha sido audaz y honesto sobre su entendimiento del islamismo: no existe un Islam moderado, dijo recientemente de nuevo.

Este comentario no produce ningún giro importante, ni ninguna desviación radical a sus comienzos allá en la década del 2000. El problema es que sus “aliados” occidentales han preferido obstinadamente hacerse la vista gorda ante su islamismo de chico del poster. Peor aún, todavía lo siguen haciendo.

Hace varios años, el yo-ideológico de Erdogan afirmó claramente que “Turquía no es un país donde predomina el Islam moderado”. En el mismo discurso, su yo-pragmático, el que deseaba verse bonito ante un coro de elogios occidentales, agregó que “Nosotros somos musulmanes que hemos encontrado un camino intermedio”. Pero, ¿cual “camino intermedio”?

En los años que siguieron, Erdogan exhibió con orgullo otra característica del islamismo en una afirmación fantasiosa: los musulmanes nunca hacen el mal; si un musulmán hace el mal, entonces este no es musulmán.

En el 2009, cuando los paramilitares sudaneses cometieron actos de genocidio contra la población de Darfur y el Presidente de Sudán Omar Al-Bashir, fue culpable de los crímenes por los que se le acusó en la Corte Penal Internacional, Erdogan simplemente dijo: “No es posible para aquellos que pertenecen a la fe musulmana llevar a cabo un genocidio”. En cambio, dijo, los “crímenes de guerra” israelíes en Gaza son peores que cualquier cosa que haya sucedido en Sudán. Mientras decía eso, las víctimas en Sudán remontaban los cientos de miles.

Erdogan muy famosamente afirmó en el 2010 de que “no existe el terrorismo islámico”. En febrero, en una reunión en Ankara, Erdogan criticó muy duramente la frase de la canciller alemana Angela Merkel “terrorismo islamista”. Este le dijo enojado a su invitada: “Islam significa ‘paz’, no puede venir con el ‘terrorismo'”.

Cuando Erdogan (para ese entonces primer ministro) afirmó que “no existe el terrorismo islámico” en el 2010, el portal satírico Zaytung inventó una historia, cuyo párrafo principal leyó: “Las afirmaciones de Erdogan que ‘No existe el terrorismo islámico’ han dejado a muchas organizaciones terroristas islámicas con el corazón destrozado. Un comunicado de prensa de la oficina de noticias de Al-Qaeda leyó: “Los comentarios del primer ministro son muy desalentadores. ¡Estamos haciendo lo mejor que podemos!”.

En el 2011, cuando la carta magna de Hamás pedía la aniquilación del Estado de Israel utilizando la violencia, Erdogan afirmó que “Hamás no es una organización terrorista”. En cambio dijo: “No veo a Hamás como una organización terrorista. Hamás es un partido político, surgió como un partido político que se presentó como un partido político. Es un movimiento de resistencia que intenta proteger a su país el cual está bajo ocupación”.

En una muestra similar de ilusiones ideológicas, Erdogan a menudo ha salido en defensa de la Hermandad Musulmana egipcia, a pesar de las presiones internacionales en contra del movimiento, particularmente de los Estados Unidos, que ha debatido sobre la inclusión del grupo como organización terrorista. Erdogan dijo que no consideraba a la Hermandad como organización terrorista porque “no es un grupo armado, sino que en realidad es una organización ideológica”.

En el 2010, el Presidente Obama elogió a la Turquía de Erdogan como una “gran democracia musulmana”. La administración Obama sonó como si tratase de negociar con la Turquía que deseaba tener, en lugar de tratar con la Turquía que este tenía.

En una entrevista en el 2010 con el diario italiano Corriere della Sera, Obama se refirió a Turquía como una “gran democracia musulmana”. Obama debería haber visto que una democracia es una democracia, sin ningún prefijo religioso. Este vería en años posteriores la diferencia entre una democracia y una democracia musulmana.

Pero le tomó a Obama muchos años ver eso. En el 2011 Tom Donilon, ex asesor de seguridad nacional de Obama, dijo que el presidente de Estados Unidos consideraba a Erdogan como “un hombre de principios y también un hombre de acción”. En una entrevista en la revista Time del 2012, Obama nombró a Erdogan como uno de los cinco líderes mundiales con los que tenía lazos más fuertes.

Los Estados Unidos no pueden tratar con la Turquía que tienen o la Turquía que deseen tener.

Siete años después del patético diagnóstico de Obama sobre el tipo de democracia que Erdogan le trajo a un país que de otra manera sería secular, el presidente turco dijo que “no existe un Islam moderado o inmoderado. Solo existe un solo Islam”. Peor aún, este afirmó que el término “Islam moderado” había sido creado por Occidente con el propósito de debilitar al Islam. De la democracia musulmana al ex-presidente estadounidense, con mucho amor…

El embajador estadounidense en Ankara del 2003 al 2005 Eric Edelman, dijo: “Básicamente, nos hemos hecho la vista gorda ante el impulso de Erdogan hacia un sistema de gobierno autoritario y unipersonal en Turquía”. El periodista Jeffrey Goldberg escribió en la edición de El Atlantic en abril, 2016: Al principio, Obama vio a Recep Tayyip Erdogan, el Presidente de Turquía, como el tipo de líder musulmán moderado que cerraría la brecha entre Oriente y Occidente, pero ahora Obama lo considera un fracaso y autoritario como gobernante…

La administración Trump tiene dos opciones: puede tratar con la Turquía que tiene o la Turquía que desea tener.

 

 

Burak Bekdil es analista político en Ankara y miembro del Foro Medio Oriente.

Comentarios

Recientes

Artículos Relacionados

Donaciones

 

En “Hatzad Hasheni” seguimos produciendo contenidos verdaderos y confiables para que te sigas sintiendo orgulloso de lo que eres…

¡Ayúdanos ahora con tu donación!

¡Súmate al proyecto que modifica percepciones!

CLICK AQUI PARA DONAR

Gracias por donar en este importante proyecto de diplomacia publica.