Encuesta de Haaretz: 42% de los israelíes respaldan la anexión de Cisjordania, incluidos simpatizantes de los “dos estados” – Por Dina Kraft (Haaretz)

El 34 por ciento apoya una solución de dos estados ■ El veinte por ciento de los no judíos apoya la anexión completa de Cisjordania ■ Solo tres partidos israelíes apoyan abiertamente la solución de dos estados.

En las campañas electorales se ha hecho poco esfuerzo para abordar la mejor manera de resolver el conflicto centenario israelí-palestino. Los políticos, e incluso los propios israelíes, parecen desconfiar de meterse en ese debate. Para evaluar la opinión pública israelí en una de, posiblemente, una de las preguntas más importantes que enfrenta la región, Haaretz realizó una encuesta antes del día de las elecciones y el plan de paz en el Medio Oriente del presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, que se dará a conocer justo después de la votación.

La encuesta encontró que incluso los partidarios de la solución de dos estados que votan por los partidos sionistas de centroizquierda, como el recientemente establecido Kajól Lavan, el Laborismo, Meretz y Benny Gantz, no descartan al menos una anexión parcial de Cisjordania a Israel. En total, el 42 por ciento de los encuestados apoya alguna forma de anexión.

La encuesta se realizó entre 800 israelíes: 600 ciudadanos judíos fueron encuestados en línea y 100 ciudadanos no judíos y 100 ciudadanos judíos fueron encuestados por teléfono. El margen de error es de 3.5 puntos porcentuales.

Encuesta_2

Los resultados también muestran que el 20 por ciento de los encuestados no judíos, en su mayoría ciudadanos árabes de Israel, apoyan la anexión de sus vecinos palestinos si se les otorgan derechos políticos. Esto es más del doble de la cantidad de israelíes judíos (9 por ciento) que respaldan este escenario.

Los detalles del plan de paz de Trump siguen siendo un secreto y solo se espera que se hagan públicos después que los israelíes voten. ¿Seguirá el plan las propuestas de paz anteriores y ofrecerá una vía de dos estados? El mismo Trump dijo el año pasado que dos estados eran “más probables” que cualquier otra solución, pero señaló que “siempre que estén contentos, estoy bien con un estado, dos estados, lo que quieran”.

La encuesta de Haaretz presentó dos preguntas: ¿Cuál es la solución preferida entre los votantes israelíes para el conflicto israelí-palestino? y dónde se ubican en una anexión parcial o total de Cisjordania, con o sin otorgar derechos políticos a los palestinos que viven allí.

Veinticinco años después de la firma de los Acuerdos de Oslo, que prometieron dos estados para dos pueblos, solo un tercio (34 por ciento) dijo que aún respaldan la solución de dos estados. El diecinueve por ciento prefiere una solución de un solo estado (no se les pidió que especificaran si los palestinos tendrían derechos políticos con tal opción). El veintisiete por ciento dijo que quería algo completamente diferente: una opción, respaldada por el 9 por ciento de los encuestados, era una confederación israelí-palestina en la que cada estado se gobernaría a sí mismo mientras que algunos asuntos se supervisarían juntos. Una quinta parte de los encuestados dijo que no sabe cuál debería ser la solución.

Encuestas_3

La idea de Israel de anexar parcial o totalmente a Cisjordania, originalmente promocionada solo por la extrema derecha, parece estar ganando una mayor aceptación en el centro y la izquierda. Solo el 28 por ciento de los encuestados se opone a cualquier anexión. El número es del 35 por ciento entre los encuestados no judíos, aunque casi la misma porción (31 por ciento) de los no judíos encuestados apoyan la anexión de alguna forma.

Un total del 15 por ciento apoya la anexión del Área C (las partes de Cisjordania que fueron puestas bajo el control total de Israel bajo los Acuerdos de Oslo). Aquí es donde viven la mayoría de los 400.000 colonos de Israel, junto con unos 300.000 palestinos.

El 16% de los encuestados apoya la anexión de toda Cisjordania sin otorgar ningún derecho político a los palestinos que viven allí. Mientras tanto, el 11 por ciento apoya la anexión completa, pero con la disposición que los palestinos reciban derechos, es decir, el derecho a votar y postularse para un cargo. Entre los encuestados no judíos, el apoyo a esta alternativa se eleva al 20 por ciento.

Aunque los partidos de derecha son los que han estado presionando para una anexión parcial, la encuesta indica que incluso los votantes de izquierda que respaldan una solución de dos estados no descartan este escenario. Por ejemplo, el 80 por ciento de los votantes laboristas que respondieron a la encuesta apoyan una solución de dos estados, pero solo el 41 por ciento se opone a cualquier anexión de Cisjordania; otro 46 por ciento dice que apoya la anexión del área C. Entre los encuestados que votan por Meretz, el partido sionista más izquierdista en Israel, el 14 por ciento está a favor de la anexión del área C. Otro 14 por ciento apoya la anexión de toda Cisjordania si los palestinos tienen derechos políticos.

La encuesta encontró que las posiciones de los votantes varían algo de la postura de los partidos por los que votan. Para determinar hasta qué punto un partido representa su base de votantes en el tema del conflicto israelí-palestino, Haaretz se acercó a los partidos y legisladores para escuchar sus posiciones.

Likud

El partido gobernante de Israel no ha lanzado una plataforma sobre el tema en las recientes campañas electorales. Pero el primer ministro Binyamín Netanyahu ha tenido un gran éxito en convencer a los israelíes que los palestinos no son socios de confianza para la paz.

Encuestas_4

En cuanto a sus votantes, según la encuesta, el 30 por ciento de los votantes del Likud elegiría una solución de un solo estado, mientras que el 20 por ciento respaldaría una solución de dos estados. Otro 33 por ciento favorece una alternativa diferente y el 17 por ciento no tiene una solución preferida.

“Preguntar si la ‘solución’ es uno o dos estados es como preguntar si es mejor suicidarse con pistola o estrangular”, dijo Gideon Sa’ar, ex ministro del Likud que ocupa el quinto lugar en la lista del partido y es visto como un potencial sucesor de Netanyahu. “Mi postura ha sido que ambas alternativas son peligrosas para el futuro de Israel y no son soluciones en absoluto. ¡Israel no tiene que suicidarse!

Al señalar la separación del gobierno palestino entre Hamas en Gaza y la Autoridad Palestina en partes de Cisjordania, Sa’ar dijo que está a favor de “una solución regional sobre la base de los estados existentes”, como la vinculación de las partes gobernadas por los palestinos. De Cisjordania a Jordania. “Hasta 1988, los residentes árabes en Judea y Samaria [Cisjordania] eran ciudadanos jordanos, cuando el Rey Hussein revocó su ciudadanía de manera unilateral y en violación del derecho internacional. Hay muchas más ideas que podrían encajar en ese marco “, dijo.

Sin embargo, muchos de los colegas de Saar en el Likud apoyan la anexión de toda la Ribera Occidental. “Entre el [río] Jordán y el mar [Mediterráneo] solo hay espacio para un país: Israel”, dijo Yuli Edelstein, Presidente de la Knesset saliente y segundo en la lista del Likud.

“Lo primero que hay que hacer es aplicar la soberanía israelí sobre Judea y Samaria. Este es el movimiento más justo y práctico: el asentamiento judío en Judea, Samaria y Gaza es un hecho consumado que debe desarrollarse y expandirse. “No hemos regresado a la tierra para renunciar a nuestro derecho a vivir en el corazón de nuestra patria histórica”, dijo.

En cuanto a la posición de los partidarios del Likud sobre la anexión, la encuesta encontró que el 39 por ciento se opone a cualquier anexión de Cisjordania; El 19 por ciento prefiere la anexión completa sin otorgar a los palestinos derechos políticos; El 8 por ciento son para la anexión, pero dan a los palestinos esos derechos; y el 12 por ciento apoya la anexión del Área C sola. El veintitrés por ciento dijo que no sabía.

Kajol Lavan

Esta alianza política entre un nuevo partido formado por el ex jefe del ejército Benny Gantz y el de Yair Lapid, Yesh Atid, está trabajando para atraer a la mayor cantidad de votantes posibles. Tiene lo que parece ser una visión deliberadamente borrosa para resolver el conflicto: “Preservar un horizonte para un acuerdo futuro”.

Encuesta_5

No hay una referencia explícita a una solución de dos estados o una discusión sobre la estadidad de ningún tipo para los palestinos, aparte del objetivo de la “separación”. Sin embargo, una fuente de la campaña dijo que “se aludió al concepto de una solución de dos estados en la plataforma”. Los asentamientos judíos se mencionan claramente en un llamado a fortalecer los grandes bloques de asentamientos, que muchos creen que permanecerán en manos israelíes bajo una solución de dos estados.

Si bien la postura oficial del partido sobre una solución diplomática para el conflicto es, en el mejor de los casos, vaga, la mayoría de sus votantes, el 57 por ciento, exigen una solución de dos estados; solo el 5 por ciento apoya un estado; otro 10 por ciento favorece una confederación; el 6 por ciento busca otra cosa; y el 21 por ciento no sabe lo que quiere.

Según la encuesta, el mayor número de votantes del partido, el 33 por ciento, no sabe si apoyan la anexión, y casi la misma cantidad (el 31 por ciento) se opone. El veinticinco por ciento apoya la anexión del Área C solamente. Y muy pocos están de acuerdo con la anexión de Cisjordania en su conjunto, pero de los que lo hacen, el 6 por ciento está a favor si los palestinos reciben derechos políticos, mientras que el 5 por ciento apoya tal movimiento sin esos derechos.

Laborismo

El Partido Laborista le dio a Israel el concepto de la solución de dos estados del Primer Ministro Yitzhak Rabin, quien fue asesinado en 1995 por un extremista nacionalista judío por hacerlo. Su plataforma establece que la seguridad de Israel es primordial y que una solución de dos estados es esencial para preservar el futuro de Israel como un país judío y como una democracia.

Encuesta_6

Un portavoz del Partido Laborista dijo que la separación es clave para una solución futura. La plataforma de Laborismo describe tres pasos principales para que esto suceda: el fin de la construcción de asentamientos más allá de los bloques principales, la evacuación voluntaria de asentamientos fuera de esos bloques y un referéndum nacional sobre el futuro de los campos de refugiados palestinos en Jerusalén oriental.

Una abrumadora mayoría de los votantes laboristas, 80 por ciento, apoya a dos estados. Una confederación recibió un apoyo mínimo, solo el 9 por ciento y solo el cuatro por ciento favorece una solución de un solo estado. El cinco por ciento quiere algo más y el 2 por ciento está indeciso.

A pesar del apoyo considerable para dos estados, los votantes laboristas no descartan la anexión parcial de Cisjordania a Israel. Mientras que el 41 por ciento dice que se oponen a cualquier anexión, más encuestados (46 por ciento) apoyan la anexión del Área C. El 4 por ciento apoya la anexión de la totalidad de Cisjordania con derechos políticos para los palestinos, y el 2 por ciento aboga por la anexión sin otorgarles esos derechos. Otro 7 por ciento no tiene preferencia.

Ha-Yamin Ha-Jadash (La Nueva Derecha)

El partido se opone a una solución de dos estados. Desde que se postuló por primera vez para un puesto en la Knesset como jefe de Habayit Hayehudi en 2013, Naftali Bennett ha estado tratando de vender su plan para anexar el Área C y expandir los asentamientos al tiempo que ofrece a los palestinos que viven allí la ciudadanía o la residencia.

Encuesta_6_001

Este fue uno de los centros de la plataforma de su antiguo partido y lo sigue siendo en la plataforma de Hayamin Ha-Jadash, el nuevo partido que ha formado antes de esta elección. Los miembros del partido han insistido en que el número de palestinos que viven en el Área C es de solo 80,000, una cifra dramáticamente más baja que la cifra de 300,000 dada por las Naciones Unidas y otros.

Según la encuesta de Haaretz, el 30 por ciento de los votantes de Hayamin Ha-Jadash prefieren una solución de un solo estado y el 15 por ciento respalda a dos estados. Otro 15 por ciento favorece una confederación. El 40 por ciento restante se divide equitativamente entre querer una solución diferente y no saber qué solución les gustaría ver.

Mientras Bennett presiona por una anexión parcial de Cisjordania, solo el 14 por ciento de los votantes del partido piden la anexión solo del Área C. Mientras tanto, el 22 por ciento apoya la anexión de la totalidad de Cisjordania sin derechos políticos para los palestinos y el 7 por ciento apoya esa acción Si los palestinos reciben derechos políticos. El once por ciento se opone a cualquier anexión.

Meretz

Meretz, que es la más inclinada a la izquierda de los partidos sionistas, apoya firmemente dos estados en su plataforma y pide que toda la construcción de asentamientos se detenga de inmediato. Es compatible con un futuro estado palestino con su frontera trazada a lo largo de las líneas de 1967 que existían antes de la Guerra de los Seis Días.

Israel no tiene otra opción moral que dos estados que conviven, dice el líder de Meretz, Tamar Zandberg. En la encuesta, el 79 por ciento de los votantes de Meretz dijeron que apoyan a dos estados, el 7 por ciento está a favor de una confederación y el 14 por ciento no tenía una solución preferida. Y mientras que la mitad de sus votantes rechazan cualquier anexión, el 14 por ciento apoya la anexión del Área C y el otro 14 por ciento respalda la anexión de la totalidad de Cisjordania con derechos políticos para los palestinos. El veintiuno por ciento está indeciso.

Habayit Hayehudi

El partido religioso sionista que se presenta en las elecciones como parte de una alianza con National Union y Otzma Yehudit (conocida como la Unión de Partidos de Derecha) se opone firmemente a una solución de dos estados. En respuesta a una consulta de Haaretz, un representante del partido escribió que está en contra de “cualquier solución que incluya el establecimiento de un estado árabe palestino al oeste del río Jordán, y cree que la Tierra de Israel pertenece al pueblo judío”.

El partido también se opone a cualquier “evacuación o expulsión de judíos, destrucción de asentamientos o división de la Tierra de Israel a otro pueblo”, y señala que “como se sabe, no existe el pueblo palestino”. La Unión “se esfuerza por la aplicación de la soberanía israelí y la ley israelí en toda la tierra de nuestro país… hasta que la esperanza árabe de establecer otro estado a costa del estado judío en Israel se extinga”.

El veintinueve por ciento de los votantes encuestados del partido apoyan a un estado, solo el 7 por ciento corresponde a dos estados y el 11 por ciento dice que quiere una confederación. El número más alto, el 46 por ciento, favorece una solución diferente al conflicto y el 7 por ciento no sabe cuál sería esa solución.

Cuando se trata de la anexión, al 43 por ciento le gustaría ver anexada a toda la Ribera Occidental sin otorgar derechos políticos a los palestinos, mientras que el 21 por ciento quiere la anexión, pero con esos derechos para los palestinos. El catorce por ciento quiere anexar solo el Área C. El once por ciento está en contra de la anexión en cualquier forma y el mismo número de encuestados dijo que no sabe lo que prefiere.

Israel Beiteinu

El partido de línea dura del ex ministro de Defensa Avigdor Lieberman presenta su plan de firma: Intercambios de tierras con los palestinos que verían un número significativo de ciudadanos árabes de Israel bajo el gobierno palestino. Al igual que Kajol Lavan y algunos otros partidos, la plataforma de Yisrael Beiteinu apoya el papel de algunos países árabes en el proceso de negociación.

Los votantes de Yisrael Beitenu están divididos equitativamente entre las soluciones al conflicto presentado en la encuesta: un 20 por ciento de cada uno favorece a dos estados, un estado, una confederación, una opción diferente y permanecen indecisos.

El treinta por ciento de los votantes apoya la anexión del Área C, mientras que el 10 por ciento apoya la anexión de Cisjordania en su conjunto pero sin derechos políticos para los palestinos. Curiosamente, el grupo más grande, el 40 por ciento, no sabe cuál podría ser la mejor solución.

Judaísmo de la Torá

Es una alianza de dos partidos ultra ortodoxos Ashkenazi, se centra en mantener lo que se conoce como el statu quo en asuntos de religión y estado en Israel, que permite que las instituciones educativas religiosas reciban fondos estatales y exenciones generales para sus jóvenes. Al servicio del ejército.

El partido dice que “tradicionalmente no toma una posición en asuntos de asuntos exteriores y defensa”, señalando que “confía en el establecimiento de la defensa y el primer ministro”. Antes de un voto de gabinete o Knesset, el partido recibe instrucciones de sus líderes sobre cómo votar. Dijo que en las próximas elecciones prefiere a Netanyahu como primer ministro y se alineará con la política del bloque de la derecha.

La encuesta encontró que la mitad de los votantes de UTJ encuestados no saben cuál debería ser la solución al conflicto, mientras que el 23 por ciento prefiere algo más que uno o dos estados o una confederación. Un escaso 8 por ciento apoya dos estados y el 19 por ciento apoya una opción de un estado.

En la anexión, el número más grande, el 42 por ciento, respondió de nuevo que no sabían qué hacer al respecto. El treinta y cinco por ciento dijo que apoyaba la anexión total sin derechos políticos para los palestinos, el 8 por ciento se oponía a la anexión de cualquier tipo, otro 8 por ciento favorecía la anexión del Área C y el 8 por ciento restante desea anexar toda la Ribera Occidental y otorgar derechos políticos a los palestinos.

Shas

El partido ultraortodoxo sefardí y sus legisladores hicieron historia en 1993 cuando se abstuvieron en la votación de los Acuerdos de Oslo, asegurando su aprobación. El líder del partido en ese momento, Arye Dery, desde entonces ha hablado en contra del proceso de paz de Oslo.

Más de un tercio de los votantes de Shas (37 por ciento) dicen que prefieren una solución de un solo estado, mientras que el 16 por ciento apoya a dos estados. El 21% favorece una solución diferente, el 16% corresponde a una confederación y el 11% no sabe cuál debe ser la solución.

La gran mayoría, el 68 por ciento, apoya la anexión completa de Cisjordania sin otorgar a los palestinos derechos políticos. Aproximadamente una quinta parte (21 por ciento) no sabe lo que piensan acerca de la anexión, el 5 por ciento se opone a cualquier anexión y otro 5 por ciento apoya la anexión completa con derechos políticos para los palestinos.

Kulanu

Originalmente un partido centrista, Kulanu ahora está haciendo campaña con el lema “El derecho razonable”. Está dirigido por Moshe Kajlon, un ex ministro del gabinete que apoyó una solución de dos estados en el pasado, pero ha dicho que en la realidad política actual las negociaciones ser inútil “Lazos económicos, sí. Coordinación de seguridad, sí. Cuestiones humanitarias, sí. Renunciar a las fronteras de 1967, Kulanu dirá ‘no’ “, dijo Kajlon el mes pasado.

Pero esto no es cierto para sus votantes. En la encuesta, más votantes de Kulanu apoyan una solución de dos estados en un estado: del 36% al 23%. Otro 32 por ciento no sabe cuál debería ser la solución, mientras que el 5 por ciento prefiere una confederación y el 5 por ciento quiere ver una solución completamente diferente.

Más de la mitad de los votantes de Kulanu (55 por ciento) no saben si apoyan la anexión, y el 27 por ciento está en contra de anexar cualquier parte de Cisjordania. El veinte por ciento no tiene una posición sobre el tema, mientras que el 9 por ciento desearía la anexión total de Cisjordania sin ningún derecho político para los palestinos. Solo el 5 por ciento es para la anexión con la concesión de derechos políticos a los palestinos y otro 5 por ciento favorece la anexión del Área C solamente.

Zehut

La plataforma de este pequeño partido recién formado, liderado por el ex legislador del Likud Moshe Feiglin, está fijada en el Monte del Templo de Jerusalén. Este es el lugar que prevé como la futura sede del poder estatal; También cree en la primacía de los judíos “desde el río hasta el mar”.

El partido le dijo a Haaretz que apoya una solución de un solo estado para el conflicto y presentó un plan de cuatro etapas. El primero sería anular los Acuerdos de Oslo; segundo, ofrecer a los “terroristas” que se retiren de Cisjordania “sin derramamiento de sangre”; tercero, que el ejército israelí retome el control de los territorios palestinos; y cuarto, permitir a los residentes palestinos de Cisjordania elegir una de las tres opciones. Esas opciones son: emigrar con la ayuda del Estado de Israel, convertirse en residentes permanentes o iniciar un camino hacia la ciudadanía para aquellos “interesados en ser ciudadanos leales y servir en el ejército”, un proceso que incluiría “una larga examen.”

En cuanto a los partidarios del partido, el 45 por ciento respondió que la solución de un estado es óptima, mientras que el 20 por ciento respalda dos estados. El veinticinco por ciento está buscando una solución diferente y el 10 por ciento apoya una confederación.

En la anexión, el 40 por ciento no sabe lo que piensan de él, el 20 por ciento apoya la anexión del Área C y el 15 por ciento está en contra de cualquier anexión. Otros 15 quieren que toda la Ribera Occidental pertenezca a Israel, sin derechos políticos otorgados a los palestinos.

Hadash-Ta’al

Hadash, el partido comunista de Israel, tiene votantes tanto judíos como árabes, pero tradicionalmente su base principal son ciudadanos árabes. Hadash, que unió fuerzas con el partido Ta’al de Ahmed Tibi para esta elección, pide una solución de dos estados. Su jefe, Ayman Odeh, dijo que es “la única manera de forjar la paz y la convivencia entre judíos y árabes en Israel y Palestina”.

Advirtió: “Los crímenes de la ocupación se filtran en [Israel], infectándolo con violencia y destrucción incesantes”. Su colega Aida Touma-Sliman señaló que Hadash también exige el fin del asedio israelí de una década en Gaza, una solución justa para La cuestión de los refugiados palestinos y Jerusalén oriental como la capital del futuro estado palestino.

Debido a las limitaciones metodológicas, la encuesta de Haaretz no desglosó las respuestas de los encuestados árabes por partido, pero sí encuestó a los votantes no judíos, la mayoría de ellos ciudadanos árabes. Encontró que el 34 por ciento apoya una solución de dos estados, el 11 por ciento respalda un estado, el 5 por ciento prefiere una confederación, mientras que el 26 por ciento quiere ver una solución diferente por completo. Un número significativo, 24 por ciento, no sabe cuál debería ser la solución.

En la anexión, el 35 por ciento está en contra de la idea, pero el 20 por ciento apoya la anexión de toda Cisjordania a Israel si eso viene con los derechos políticos de los palestinos. Un tercio, el 34 por ciento, no sabe cómo se sienten al respecto, mientras que el 4 por ciento quiere ver la anexión del Área C y el 7 por ciento quiere la anexión completa pero sin otorgar derechos políticos a los palestinos.

Balad-UAL

Balad, un partido árabe que se asocia con la Lista Árabe Unida en esta elección, apoya una solución de dos estados con Jerusalén Oriental como la capital del estado palestino en Cisjordania y Gaza. También exige un desarraigo completo de los asentamientos judíos, un regreso a las fronteras de 1967 y el retiro israelí de los Altos del Golán.

“Balad está luchando contra la ocupación y el asentamiento y la barrera de la separación racista y contra el hostigamiento y la destrucción que sufre nuestro pueblo que vive bajo la ocupación, y se opone a la imposición de todas las soluciones israelíes unilaterales”, dijo una portavoz de Balad.

Comentarios

Recientes

spot_img

Artículos Relacionados

Donaciones

 

En “Hatzad Hasheni” seguimos produciendo contenidos verdaderos y confiables para que te sigas sintiendo orgulloso de lo que eres…

¡Ayúdanos ahora con tu donación!

¡Súmate al proyecto que modifica percepciones!

CLICK AQUI PARA DONAR

Gracias por donar en este importante proyecto de diplomacia publica.