Elecciones en Israel: ¿Cómo podría cambiar la composición de los partidos en las próximas elecciones? – Análisis de Eliav Breuer (Jerusalem Post)

Según las encuestas realizadas desde que se anunciaron las elecciones (el pasado lunes) cinco de los ocho partidos de la coalición están coqueteando con el umbral electoral: Yamina (del premier Bennet), New Hope (Tikva Jadasha), El Partido Laborista, Meretz y Ra’am.

La fecha más probable para las elecciones es el 1 de noviembre. Suponiendo que esa sea la fecha, las listas de los partidos políticos deberán ser entregadas al comité electoral a más tardar el 15 de septiembre, dentro de casi tres meses.

Hay una serie de posibilidades en cuanto a qué partidos podrían llegar a presentarse de forma independiente y cuáles pueden fusionarse.

La primera fusión posible es la de los partidos Yamina y New Hope (Tikva Jadasha). El líder de New Hope, Gideon Sa’ar, anunció el domingo que su partido se presentaría solo. Sin embargo, como político experimentado, no se arriesgará a caer por debajo del umbral (3.25% de los votos efectivos), lo que deja abierta la opción de una futura fusión.

Los dos partidos son socios ideológicos naturales. Ambos se oponen a la solución de dos estados y colocan la reforma del sistema legal en un lugar destacado de su agenda. Gran parte del electorado de ambos partidos en las últimas elecciones eran votantes del Likud que no querían que el entonces primer ministro interino, Binyamín Netanyahu, se quedase al frente del gobierno. Actualmente, ambos están dirigidos por ministros de educación de mucha experiencia bajo los gobiernos de Netanyahu (Gideon Sa’ar de New Hope de 2009 a 2013 y Naftali Bennett de Yamina de 2015 a 2019). En caso de una fusión, los dos partidos podrían configurar su lista en un formato de “cremallera”, con cada diputado seguido de un diputado del otro partido, con el primer lugar para el que se ubique en las encuestas en el sitio más alto.

Sin embargo, los dos partidos tienen una diferencia política importante. Bennett y su compañera de mucho tiempo, Ayelet Shaked, no descartan unirse a un gobierno de Netanyahu, mientras que Sa’ar se niega rotundamente a hacerlo y rechaza los informes de que ha mantenido negociaciones secretas con el Likud en las últimas semanas. Sa’ar y los otros exmiembros del Likud de su partido creen que Netanyahu es un corrupto; y se esfuerzan en evitar que regrese al poder como una parte importante de su agenda. Las campañas de Yamina, sin embargo, no se han centrado en el estatus legal de Netanyahu sino en sus políticas económicas y de seguridad nacional, argumentando que ya no es el líder apropiado.

En cualquier caso, aún no está claro si Bennett se postulará como líder de Yamina. Shaked fue más elocuente que Bennett acerca de no oponerse a un gobierno liderado por Netanyahu. Si ella se hace cargo del partido y Yamina continúa en las encuestas cerca del umbral de las elecciones, existe una buena posibilidad de que elija fusionarse con el Likud o el sionismo religioso en lugar de con New Hope.

Una segunda fusión posible es entre New Hope y Kajol Lavan (Azul y Blanco) del Ministro de Defensa Benny Gantz. Tanto Sa’ar como Gantz dijeron explícitamente que se presentarán solos, pero los intereses de los dos líderes se alinean. New Hope es quizás el que corre más peligro de caer por debajo del umbral electoral. Al fusionarse con Azul y Blanco, se uniría a un partido que constantemente ha recibido en las encuestas alrededor de ocho mandatos.

¿Qué podría ganar Gantz? Mientras New Hope tendrá poca influencia sobre cuántos de sus miembros podría insertar en el top 10 de la lista de diputados, podría resultar valioso para Gantz de tres maneras diferentes. Primero, puede empujar a Gantz por encima del umbral de los 10 mandatos y convertir a Azul y Blanco en el tercer partido más grande después de Likud y Yesh Atid. Esto le dará a Gantz influencia en las negociaciones de la coalición e incluso le permitirá presentarse en su campaña como una tercera opción para primer ministro después de Netanyahu y Yair Lapid. En segundo lugar, al agregar a New Hope, Gantz puede atraer a votantes de derecha que no quieren votar por el Likud pero que planean hacerlo para que Lapid no se convierta en primer ministro. Serán capaces de tragarse un gobierno de derecha liderado por Gantz, y tal vez incluso un gobierno de unidad liderado por Gantz. En tercer lugar, una fusión entre New Hope y Azul y Blanco puede quitarle la vida (borrar) a lo que queda de Yamina, con o sin Bennett. Juntos podrían tratar de contrarrestar las ofertas del Likud a Yamina y presentarlo como un “bloque técnico”, lo que significa que los partidos operarán de forma independiente después de las elecciones, o como una lista unificada.

Si bien es una posibilidad remota o poco realista, una fusión de Gantz-Sa’ar-Bennett puede crear una nueva fuerza política en el centro-derecha.

Fusión de Meretz

A la izquierda, el Partido Laborista y Meretz, eventualmente, pueden decidir fusionarse. Esta no es una decisión tan complicada. Los laboristas de la ministro de Transporte, Merav Michaeli, se inclinaron ligeramente hacia la izquierda y no hay muchas diferencias ideológicas importantes entre ellos. El jefe de Meretz, Nitzan Horowitz, promovió una fusión con el laborismo la semana pasada, diciendo que solo debería haber un partido sionista de izquierda. Sin embargo, el líder laborista, Merav Michaeli, dijo que los laboristas se presentarían solos. Ambas declaraciones coinciden con los resultados de las encuestas actuales de cada partido, ya que Meretz está cerca del umbral, mientras que los laboristas están en el rango de mandato de 5-6 bancadas.

Ambos partidos realizarán primarias, el Laborismo el 18 de julio y Meretz en fecha desconocida. Después de las primarias y a medida que se acerca la fecha límite del 15 de septiembre, si alguno de ellos permanece cerca del umbral, existe una buena posibilidad de que se fusionen. Una fusión similar ocurrió en las elecciones de 2019 a la 22.ª Knesset cuando Meretz, el Partido Democrático de Israel de Ehud Barak y el Partido Verde formaron el Campamento Democrático, y en las elecciones de marzo de 2020 a la 23.ª Knesset, junto con el ahora diputado del Likud Orly Levy-Abecassis (de Guesher). Quien esté en las encuestas más altas en el momento de la fusión podrá obligar al otro a hacer concesiones con respecto a la composición real de la lista.

Comentarios

Recientes

spot_img

Artículos Relacionados

Donaciones

 

En “Hatzad Hasheni” seguimos produciendo contenidos verdaderos y confiables para que te sigas sintiendo orgulloso de lo que eres…

¡Ayúdanos ahora con tu donación!

¡Súmate al proyecto que modifica percepciones!

CLICK AQUI PARA DONAR

Gracias por donar en este importante proyecto de diplomacia publica.