El sheriff de La Meca Hussein declaró en 1919: “No tengo ningún interés en la Tierra de Israel, ni para mí ni para mis descendientes” – Por Yoni Rayni

En octubre de 1919, el coronel Charles A. Vickri se reunió con el sheriff de La Meca Hussein Ben Ali. En una entrevista con Vickri, el shreiff enfatizó que la Tierra de Israel no le interesa y que no desea ni siquiera dársela a sus descendientes.

Introducción

El asunto de las Cartas McMahon Hussein (1916-1915) se considera uno de los asuntos académicos más complicados que han enfrentado muchos historiadores. Esto se debió a que miembros del Movimiento Nacional Palestino, que surgió en Damasco en 1920, afirmaron que los británicos les habían prometido la Tierra de Israel el 24 de octubre de 1915 como parte de la correspondencia entre el alguacil de La Meca, Hussein Ibn Ali y el Alto Comisionado británico en Egipto, Sir Henry McMahon.

El asunto preocupó a los británicos durante el Mandato, especialmente en la década de 1930, durante el brutal levantamiento árabe en Israel. El 16 de marzo de 1939, McMahon explicó lo siguiente al Parlamento británico: “Siento que es mi deber declarar, y esto es lo que hago con firmeza y fuerza, que al hacer esta promesa al rey Hussein no tenía la intención de incluir la Tierra de Israel en el área donde se prometió la independencia a los árabes. Tampoco tenía ninguna razón para no creer en ese momento que el rey Hussein entendió correctamente el hecho de que la Tierra de Israel no estaba incluida en la promesa”. [1]

La declaración de McMahon, de que el propio sheriff de La Meca entendía que Israel no estaba incluido en la promesa británica de independencia árabe en el Medio Oriente, no convenció a muchos de los muchos historiadores que se basaron principalmente en la correspondencia entre McMahon y Hussein. Si es así, ¿qué apoyo hay para esta declaración de McMahon de que Hussein entendió que la Tierra de Israel no está incluida en la promesa? Después de todo, aproximadamente un mes antes de la declaración de McMahon (21 de febrero de 1939), el coronel Charles A. Vickry publicó las palabras que el sheriff de La Meca le había dicho en octubre de 1919: “Puedo decir, con toda la boca, que todas las afirmaciones del rey Hussein se centraron en Siria, y solo en Siria. De vez en cuando hablaba de este viñedo, sin mencionar ningún otro reclamo o interés. Con gran énfasis dijo que la Tierra de Israel no le interesa y que no desea controlarla, ni para él ni para sus herederos” [2].

La declaración del alguacil Hussein fue un precedente. Ya el 23 de marzo de 1918, publicó un artículo en su diario oficial, Al-Qibala, donde decía: “Los tesoros de la tierra son todavía tierra virgen y serán desarrollados por los inmigrantes judíos. Una de las cosas más asombrosas hasta hace poco era que el israelí solía salir de su país y mudarse a todas partes durante siete días. La tierra de su tierra natal no podía contenerla, aunque sus antepasados ​​vivieron en ella mil años. Mientras tanto, vimos judíos de tierras considerables que acudían a Israel desde Rusia, Alemania, Austria, España y Estados Unidos. La causa de las causas no podía desaparecer de la visión profunda. Sabían que para sus hijos originales [Abnahi al-Aslain], con todas las divisiones entre ellos, la tierra es una patria sagrada y amada. El regreso de estos exiliados a su patria será seguramente a una escuela experimental, material y espiritualmente, a sus hermanos que están con ellos en el campo, en la fábrica, en el comercio y en todo lo relacionado con el trabajo” [3].

La fuente del mito de la doble promesa sobre la Tierra de Israel

Parece que, en vista de lo anterior, no tiene sentido discutir la cuestión de si los británicos prometieron o no la Tierra de Israel a los árabes. Aunque este es un debate puramente académico, esta cuestión todavía preocupa a muchos porque el argumento de que la Declaración Balfour (1917) contradice la promesa británica de 1915 sirvió como pretexto para los disturbios árabes y las afirmaciones contra la existencia de Israel como estado judío. El profesor Yeshayahu Friedman dio a conocer el documento árabe original de la carta de McMahon a Hussein con fecha del 24 de octubre de 1915 y encontró el siguiente párrafo: “En cuanto a los Villainitas [la forma árabe de Villayita en turco] dentro de esas fronteras, donde Gran Bretaña tiene la libertad de comprometerse sin dañar los intereses de su aliado, Francia, me han autorizado…” [4].

En muchas traducciones que se basan en la versión inglesa presentada por el historiador árabe George Antonius en su libro El despertar árabe se ha encontrado que en lugar de la palabra “asher villai” aparece “asher a las regiones”. Sin embargo, junto con la carta original en árabe, Friedman mostró la traducción al inglés que decía “En cuanto a los distritos”, [5] lo que significa que estas no son áreas de ignorancia sino áreas definidas de asentamiento. El párrafo anterior decía: Los dos vilayatos Mersin y Alexandra y partes de la tierra de El Sham [Gran Siria] ubicadas en direcciones occidentales de las villas Damasco Chumash, Hama y Alepo no pueden llamarse árabes puros. Por tanto, no los incluya dentro de los límites solicitados.

Aquellos que afirman que la Tierra de Israel estaba incluida en la carta de McMahon de ciudades cuya palabra “vilayatos” no podía interpretarse en su significado clásico, eran un distrito administrativo (equivalente a un estado en los Estados Unidos). En este contexto, el significado sólo se puede interpretar como un entorno limitado de ciudades. Además, al oeste del distrito de Alepo se encuentra el mar. Este hecho también refuerza la posición de que los distritos se refieren a ciudades y no a los distritos administrativos. Pero cuando uno también se refiere a la cláusula gobernante que siguió, parece que a los franceses se les prometió un área más amplia, por lo que los británicos solo podían comprometerse con esos “vilayatos”. [6] Y así Friedman reforzó este argumento: “Cualesquiera que sean las contradicciones, el estatus de Chumash y Hama no puede, lógica o fácticamente, afectar el estatus de Damasco y Alepo. Los orígenes de esta redacción estaban en al-Farouqi, e insistió en que no se refería a la interpretación estrecha, “entorno directo”, porque contrastaba con la idea misma de un estado árabe que se extendía desde Siria hasta el sur, a través de lo que se hizo más tarde al otro lado del Jordán, hasta el Hijaz. Una interpretación estrecha habría socavado esta aspiración, porque habría dejado a las cuatro ciudades como enclaves aislados en territorio francés”. [7]

Intentos de apelar la exención de Israel del Sheriff Hussein

El 4 de enero de 1918, dos meses después de la Declaración Balfour, el Mayor de la Armada Británica David G. Hogarth y el Rey Hussein se reunieron para discutir la Declaración Sionista. La impresión que obtuvo fue que el rey no encontró ninguna contradicción entre la Declaración Balfour y la promesa de McMahon. Hussein estaba dispuesto a aceptar la fórmula de que “no se debe poner ningún obstáculo en la realización de la idea [sionista]… y estuvo de acuerdo con entusiasmo y dijo que acogía con satisfacción la llegada de los judíos [a la Tierra de Israel y] a todos los países árabes”.  [8] Sin embargo, el informe de Hogarth afirmaba lo contrario: “El rey no estaba dispuesto a aceptar un estado judío independiente en la Tierra de Israel, mientras que a mí no se me ordenó que le advirtiera que Gran Bretaña se refería a ese estado. Es de suponer que no sabe nada, o la mitad de algo, sobre la economía actual o posible de la Tierra de Israel, y su rápido consentimiento al asentamiento judío allí no vale mucho. Pero creo que comprende el beneficio financiero de la cooperación árabe con los judíos”.

Sin embargo, las palabras de Hogarth son inconsistentes con el artículo que publicó en Arab Boltin el 27 de enero de 1918, según el cual Hussein le explicó que “simpatiza tanto con el control internacional de Israel como con el estímulo de los judíos para que se establezcan allí”. Incluso descubrió que la opinión de Hussein se sentía cómoda con la posición de que “ninguna nación será esclavizada por otra…”. Es decir, de esto se desprende claramente que Hussein aceptó el hecho de que la Tierra de Israel no estaría bajo su control.

Además, el historiador George Antonius afirmó que Hussein aceptó un “asentamiento judío controlado “por razones humanitarias” y también afirmó que Hussein presentó un contraproyecto según el cual” Israel se prepararía como un estado [árabe] independiente con un gobierno nacional representando a todos los residentes, incluidos los judíos”. Pero la realidad es que Hussein nunca ha hecho tal “contraoferta”, y nunca consideró hacerlo. Hussein se refirió a sus relaciones con sus vecinos en la península y en su trono, que, según Hogarth, no era estable en absoluto.

Finalmente, vimos que el Sheriff Hussein, el guardián de los lugares santos del Islam, no solo no quería anexar la Tierra de Israel a su reino, sino que también aceptó la idea de devolver a los judíos a su tierra natal. El artículo publicado por el alguacil en su diario al-Qibala y en el informe del coronel Charles A. Vickri tras su encuentro con este clérigo musulmán así lo atestiguan [9].

[1] רייני, יוני (2017). הזכות על ארצנו: נאבקים בנרטיב ה״פלסטיני״. ישראל: יוני רייני. עמ’ 50.

[2] רייני, יוני (2017), עמ’ 43; פרידמן, ישעיהו (1987). שאלת ארץ ישראל בשנים 1918-1914. ירושלים: הוצאת ספרים ע”ש י”ל מאגנס. עמ’ 114; פרידמן (2004). מיתוס של כפל ההבטחות: בריטניה, הערבים והציונות. קריית שדה בוקר: מכון בן גוריון לחקר ישראל. עמ’ 45, 114; פרידמן (2012). מדיניותה הפן ערבית של בריטניה 1922-1915. הוצאת ספרים ע”ש י”ל מאגנס, האוניברסיטה העברית. עמ’ 277.

Friedman, Isaiah. (1973). The question of Palestine, 1914-1918. Schocken Books; Friedman (2012). British Miscalculations: The Rise of Muslims Nationalism, 1918-1925. New Brunswick and London: Transaction Publishers. p. 322; Esco Foundation for Palestine, inc. (1947). Palestine: a study of Jewish, Arab, and British policies. New Haven: Yale University Press. p. 184; מאת

  Bloom, S. (1944). The Jewish national home in Palestine : hearings before the Committee in Foreign Affairs, House of Representatives, Seventy-Eighth Congress, second session on H. Res. 418 and H. Res. 419 resolutions relative to the Jewish National home in Palestine, February 8, 9, 15 and 16, 1944. U.S.G.P.O. p. 318.

I can say most definitely that the whole of the King’s demands were centered around Syria, and only around Syria, and only around Syria. Time after time he reffered to that vineyard, to the exclusion of any other claim or interest. He stated most emphatically that he did not concern himself at all with Palestine and had no desire to have suzerainty over it for himself or his successors.

[3] רייני (2017), עמ’ 43; פרידמן (2004), עמ’ 44, 114, 238; פרידמן (1987), עמ’ 114; כץ, שמואל (1974). אדמת מריבה: מציאות ודמיון בארץ ישראל. תל אביב: קרני. עמ’ 134-133;Friedman (2012). pp. 320-321.

[4] רייני (2017), עמ’ 53.

[5] פרידמן (2004), עמ’ 361.

[6] רייני (2017), עמ’ 53.

[7] פרידמן (2012), עמ’ 309.

[8] רייני (2017), עמ’ 44-43.

[9] פרידמן (2004), עמ’ 237;

Comentarios

Recientes

spot_img

Artículos Relacionados

Donaciones

 

En “Hatzad Hasheni” seguimos produciendo contenidos verdaderos y confiables para que te sigas sintiendo orgulloso de lo que eres…

¡Ayúdanos ahora con tu donación!

¡Súmate al proyecto que modifica percepciones!

CLICK AQUI PARA DONAR

Gracias por donar en este importante proyecto de diplomacia publica.