El secreto del éxito de Erdogan – Por Dr. Efrat Aviv (BESA)

A pesar de los graves problemas económicos de Turquía, la inflación masiva y la caída de la moneda, Recep Tayyip Erdoğan fue elegido para un tercer mandato como presidente, lo que eleva su mandato total a 25 años. Erdogan derrotó, por poco, al candidato de la oposición Kemal Kılıçdaroğlu en la segunda ronda del 28 de mayo. Numerosos factores explican el éxito de Erdogan, incluida la represión de la oposición, infundir miedo y dispersar los beneficios económicos a pesar del desafiante clima económico. La personalidad de Erdogan también es un factor, al igual que los procesos sociales en Turquía. Aun así, ninguno de estos elementos será lo suficientemente poderoso para mantenerlo en el poder si las reservas económicas continúan disminuyendo.

Tras la segunda vuelta de las elecciones presidenciales en Turquía, cuando las elecciones parlamentarias ya habían demostrado el éxito del partido AKP, Recep Tayyip Erdoğan derrotó a su oponente Kemal Kılıçdaroğlu con una mayoría del 52% y entró en la tercera década de su liderazgo.

Es difícil identificar una sola razón para el continuo éxito de Erdoğan, quien una vez más logró derrotar las predicciones de las encuestas. Su éxito depende de múltiples factores que no están necesariamente relacionados entre sí y, de hecho, no están necesariamente relacionados con el propio Erdoğan.

Para comprender el fenómeno del “erdoganismo”, es importante reconocer los procesos por los que atraviesa la sociedad turca. Como se discutió en BESA Perspective No. 1904, durante la última década y media, el electorado turco se ha vuelto muy nacionalista. El partido de extrema derecha MHP, aliado de Erdogan, recibió el 10% de los votos a pesar de que los votos nacionalistas se dividieron entre el partido de Erdogan (AKP), MHP, Iyi Parti y otros. Este es un buen número. La sociedad turca atraviesa un período de radicalización basado en el nacionalismo religioso pero también en el laicismo, y veremos los resultados de este proceso en unos años.

Otras razones del éxito de Erdoğan y su partido se discutieron en la Perspectiva de BESA número 2194: el control de Erdogan y del partido AKP sobre los medios de comunicación, las redes sociales, las manifestaciones, las campañas y el flujo (o no) del dinero del presupuesto, así como su intimidación de opositores a través de casos legales y encarcelamiento y uso de recursos estatales para atraer a los votantes mientras se frustran los intentos de los opositores de transmitir su mensaje. En abril, por ejemplo, Erdoğan recibió 32 horas de transmisión en la televisión estatal, mientras que Kılıçdaroğlu solo recibió 32 minutos. A Kılıçdaroğlu también se le negó la oportunidad de enviar mensajes de texto a los ciudadanos, mientras que los ministros del AKP lo hicieron libremente.

En su discurso de victoria en el distrito de Üsküdar de Estambul, Erdoğan afirmó que la oposición promueve los derechos LGBT en un intento por fortalecer el vínculo con la facción conservadora religiosa en la sociedad turca. “En nuestra cultura”, dijo Erdogan, “la familia es sagrada. Nadie puede interferir. Estrangularemos a cualquiera que se atreva a tocarlo. Durante su campaña electoral, afirmó que “proteger la institución de la familia es nuestra máxima prioridad. No podemos estar de acuerdo con la imposición de estilos de vida desviados como LGBT en nombre de la libertad” y presentó a la oposición como “pro-LGBT”.

Esta asociación entre la oposición y los “enemigos de Turquía” en el interior (según Erdogan, cada voz de la oposición es enemiga de Turquía) creó una disonancia entre los “buenos” (los partidarios de Erdogan) y los malos (su oponentes). La capacidad de Erdogan para presentar temas complejos, tonos blanco y negro, lo ayuda a transmitir sus mensajes de manera muy simple para todos los oyentes y pone a los ciudadanos en la posición de votar por “bueno” o “malo”, según Erdogan. La habilidad verbal y retórica de Erdogan es una gran ventaja en este sentido. Fue este talento el que le valió votos incluso en las regiones que habían sido golpeadas por el terremoto de febrero de 2023.

Erdoğan logró sacar provecho de los terremotos incluso antes de las elecciones. Aumentó el salario mínimo, prometió cancelar la hipoteca y los pagos de impuestos sobre la propiedad, e incluso se le vio repartiendo dinero en efectivo a los votantes el día de las elecciones. Los beneficios financieros repartidos a los votantes durante la campaña y el día de las elecciones fueron vistos por analistas que predijeron la caída de Erdogan como insuficientes para compensar la gestión económica fallida del país y la corrupción desenfrenada. Ellos estaban equivocados. Millones de turcos que dependen de la asistencia del gobierno temían perder los beneficios estatales si Kılıçdaroğlu llegaba al poder, un mensaje que la campaña de Erdogan seguramente enfatizaría.

Otro factor importante en el éxito de Erdoğan fue el apoyo que recibió (aunque no del 100%) del sector religioso. El tema religioso-cultural, como en las campañas electorales anteriores de Erdogan, fue un importante impulsor de votos, pero no es solo un tema religioso. Este contingente de élite lo sigue premiando por la transformación que llevó a cabo en Turquía que permitió al sector religioso un fácil acceso a la modernidad y caminos al poder económico y político ante la zozobra histórica arraigada en la pérdida de estatus público que habían vivido durante décadas. Los miembros de este sector no desean renunciar al poder del que han disfrutado durante mucho tiempo, por lo que siguen siendo leales a Erdogan.

Erdoğan es un líder populista con un gran talento para conectar con sus votantes. Sabe cómo alimentar al pueblo con la memoria colectiva de las épocas desfavorecidas que le precedieron, marcadas por el desamparo social y los sacrificios culturales. Su capacidad para traducir todo esto, así como símbolos colectivos como cubrirse la cabeza y la lucha contra los kurdos y las personas LGBT, en apoyo político es una parte importante de su éxito continuo.

Absurdamente, Erdoğan se presenta como la única persona que puede salvar a la sociedad turca de los mismos problemas que ha creado. Se aprovecha de las angustias existenciales (la economía, la vivienda) y las angustias de seguridad de las que es responsable. En un estado de incertidumbre, muchas personas prefieren una figura fuerte o incluso autoritaria, porque la capacidad de esa persona para tomar el control permite que las cosas se muevan rápidamente.

Las instituciones turcas, como el poder judicial, el ejército, etc., siguen perdiendo independencia y su personal está formado por partidarios del AKP. La oposición, especialmente el partido CHP, que ha demostrado que incluso cuando une aliados con ideologías diferentes y en conflicto, no puede ganar corazones, ahora está dividida y debilitada. La incompetencia de la confusa oposición y la falta de un líder de estatura similar a la de Erdoğan fueron factores significativos en los resultados de las elecciones.

Dicho esto, si las reservas económicas del gobierno se agotan y no se proporciona ayuda financiera como se ha hecho hasta ahora, la popularidad de Erdogan caerá.

El Dr. Efrat Aviv es investigador principal en el Centro BESA y profesor titular en el Departamento de Historia General de la Universidad Bar-Ilan.

Comentarios

Recientes

spot_img

Artículos Relacionados

Donaciones

 

En “Hatzad Hasheni” seguimos produciendo contenidos verdaderos y confiables para que te sigas sintiendo orgulloso de lo que eres…

¡Ayúdanos ahora con tu donación!

¡Súmate al proyecto que modifica percepciones!

CLICK AQUI PARA DONAR

Gracias por donar en este importante proyecto de diplomacia publica.