El rostro de la guerra de sucesión palestina – Por Caroline Glick (JNS)

Cuantos más judíos asesinen las diversas facciones terroristas, incluida la Autoridad Palestina, mayores serán sus posibilidades de heredar a Mahmoud Abbas.

Los atentados con bombas mortales en dos paradas de autobús de Jerusalén el miércoles por la mañana fueron los primeros ataques con bombas que los israelíes han sufrido en su capital en los últimos años. Sin embargo, no deberían haber sorprendido a nadie. Jerusalén ha sido el escenario de una corriente cada vez mayor de apuñalamientos, disparos y ataques vehiculares palestinos contra judíos desde principios de año. En las últimas semanas, los niveles de terrorismo palestino han aumentado considerablemente, particularmente en Judea, Samaria y Jerusalén. La semana pasada, tres personas fueron asesinadas por un terrorista palestino en Ariel. Se producen tiroteos, bombas incendiarias y lapidaciones durante el día y la noche en las carreteras, y cada vez más en las comunidades israelíes de Judea y Samaria.

Los atentados con bombas en las paradas de autobús de Jerusalén también fueron, aparentemente, una señal de que Irán ha asumido un papel central en la dirección de los ataques terroristas en Israel. Durante los últimos meses, el grupo terrorista más activo en Judea, Samaria y Gaza ha sido la Yihad Islámica, que es una subsidiaria de propiedad total de Irán. La campaña de misiles palestinos de septiembre contra Israel desde Gaza estuvo a cargo casi exclusivamente de la Yihad Islámica, mientras que su comandante operativo dirigió el ataque desde Teherán.

El jueves por la mañana, un grupo de piratas informáticos iraníes afiliado al régimen publicó imágenes de cámaras de seguridad del ataque del miércoles por la mañana en Jerusalén. Los piratas informáticos anunciaron en su página de Telegram que se infiltraron y tomaron el control de las cámaras de seguridad en Jerusalén, y quizás en otras áreas de Israel.

Este es el segundo ciberataque significativo de entidades iraníes en los últimos meses. El mismo grupo se atribuyó el crédito por un ataque a las sirenas antiaéreas en Eilat y provocó que el sistema se apagara varias veces durante el verano.

Los informes sobre la fuente de las imágenes siguen sin estar claros. Se informaron reclamos contradictorios, a cada hora, durante todo el jueves. Pero lo que está bastante claro es que Irán pirateó las cámaras de seguridad de algún organismo oficial de seguridad israelí. Las implicaciones del ataque iraní a las cámaras de seguridad de Jerusalén son graves. Las implicaciones de la participación directa de Irán en ataques terroristas contra Israel por parte de palestinos en Judea, Samaria y Gaza son estratégicas.

Antes de considerar esas implicaciones, es importante señalar que la administración de Biden está totalmente comprometida con no darse cuenta de nada de lo que está sucediendo o con negar que lo que está sucediendo tenga algún significado. En lo que respecta a la administración, la única fuerza importante en la sociedad palestina es la Autoridad Palestina controlada por la OLP. Y el impulso principal de la política estadounidense hacia Israel hoy es exigir que el estado judío “fortalezca la Autoridad Palestina”.

Con este fin, el martes, el presidente Joe Biden informó al Congreso que tiene la intención de mejorar los lazos de EE.UU. con la Autoridad Palestina mediante la promoción del subsecretario de Estado adjunto para Israel y los palestinos, Hady Amr, a un nuevo puesto de enviado especial para los palestinos. Amr viajó a Israel y la Autoridad Palestina la semana pasada antes de su promoción.

Durante sus reuniones con funcionarios israelíes, Amr exigió que Israel avance, si es posible antes de que el gobierno entrante del Primer Ministro designado Binyamín Netanyahu asuma el cargo, con la aprobación de proyectos que “fortalecerán” a la Autoridad Palestina financiera y diplomáticamente. El argumento de Amr a sus cojos interlocutores de Israel fue que la Autoridad Palestina está “al borde del colapso”; hay que salvarlo del colapso a toda costa; Israel es responsable de prevenir el colapso de la Autoridad Palestina; e Israel no puede esperar que la Autoridad Palestina coopere con las operaciones antiterroristas de las FDI sin recibir algo a cambio. Por lo tanto, Amr exigió que los líderes cojos de Israel aprueben los proyectos que enriquecerán y legitimarán a la Autoridad Palestina.

Alrededor de la época en que Amr estaba reprendiendo a sus interlocutores israelíes en Jerusalén, el jefe del Estado Mayor General saliente de las FDI, el teniente general Aviv Kochavi, viajó a Washington con la esperanza de inculcar en la administración la importancia de actuar militarmente contra las instalaciones nucleares de Irán en el plazo inmediato, como Irán avanza para enriquecer uranio a grado armamentístico.

En lugar de tomar en serio las advertencias de Kochavi, el asesor de seguridad nacional, Jake Sullivan, dedicó gran parte de su conversación con Kochavi a repetir los puntos de discusión de Amr. Exigió que Israel evite que la Autoridad Palestina se derrumbe y que los líderes cojos de Israel aprueben los proyectos destinados a fortalecer económica y diplomáticamente a la Autoridad Palestina.

Si la administración está interesada en estabilizar la situación, luchar contra el terrorismo palestino y cultivar lazos pacíficos entre los palestinos e Israel que conduzcan al establecimiento de un estado palestino en paz con Israel, su obsesión por “fortalecer la Autoridad Palestina” no tiene absolutamente ningún sentido.

Como lo ha sido durante sus 28 años de historia, las actividades principales de la Autoridad Palestina no tienen nada que ver con gobernar a los palestinos, luchar contra el terrorismo, cultivar la paz con Israel o construir un estado-nación coherente. En cambio, desde que la Autoridad Palestina fue fundada por la fuerza de los acuerdos de paz que la OLP firmó con Israel en la década de 1990, sus principales actividades han sido patrocinar el terrorismo, incitar al terrorismo, financiar el terrorismo, robar tierras estatales en el Área C de Judea y Samaria y administrar un ofensiva diplomática contra Israel en la ONU y organismos legales internacionales cuyo objetivo es deslegitimar la existencia misma de Israel.

El único cambio significativo en el modus operandi de la Autoridad Palestina durante los últimos meses ha sido la mayor participación directa de sus fuerzas militares en la realización de ataques terroristas. Desde marzo, las fuerzas de seguridad palestinas han asumido un papel cada vez más activo en los ataques terroristas contra Israel, particularmente en el norte de Samaria y el distrito de Benjamín. Los hijos de altos oficiales de seguridad de la Autoridad Palestina se han involucrado en el asesinato terrorista de israelíes. La Autoridad Palestina ha alentado y ensalzado dicho proceso.

El mes pasado, por ejemplo, el primer ministro de la Autoridad Palestina, Muhammad Shtayyeh, fue a Jenin a visitar a las familias de los terroristas. Estaba flanqueado por PA Brig. General Fathi Hazem. Hazem es la nueva celebridad terrorista palestina, buscada por Israel. Su hijo Ra’ad mató a tres israelíes e hirió a seis en un ataque terrorista en Tel Aviv en abril. Su hijo Ahed llevó a cabo varios ataques con disparos contra soldados de las FDI antes de morir. Hazem y sus hijos, al igual que otros terroristas, son celebrados y reverenciados por líderes de la Autoridad Palestina como Mahmoud Abbas y Shtayyeh, y por las escuelas, universidades, medios de comunicación y líderes religiosos de la Autoridad Palestina todos los días.

¿Qué explica la creciente participación de la Autoridad Palestina en los ataques terroristas? ¿Qué explica la escalada de ataques terroristas en general y cómo encaja Irán en la mezcla?

La respuesta a todas estas preguntas comienza con el hecho de que el jefe de la OLP y presidente de la Autoridad Palestina, Mahmoud Abbas, tiene 87 años, está enfermo y se espera que muera en un futuro próximo. Anticipándose a su muerte, los grupos terroristas palestinos y la Autoridad Palestina están compitiendo por una posición e influencia con la esperanza de tomar el poder después de que Abbas abandone la escena.

A lo largo de los años, los analistas asumieron que después de la muerte de Abbas, la sociedad palestina descenderá a una sangrienta guerra civil. Pero la reciente escalada de ataques terroristas indica que la crisis de sucesión palestina, y la guerra civil tal como es, se está desarrollando de manera muy diferente.

En lugar de matarse unos a otros, los terroristas palestinos buscan construir su poder e influencia asesinando judíos. Cuantos más judíos asesinan las diversas facciones, más poderosos se vuelven. Este modelo conceptual explica tanto la mayor participación de la Autoridad Palestina directamente en los ataques como el aumento general de los ataques. También explica por qué Irán ha decidido involucrarse directamente en los ataques palestinos. El régimen de Irán quiere que sus representantes reemplacen a Abbas, y al involucrarse en la dirección de sus ataques, Irán aumenta sus posibilidades de hacerse cargo. De hecho, la naturaleza de la lucha por el poder palestina está hecha a la medida de los mulás.

Dado que todas las facciones palestinas comparten el mismo entusiasmo por matar judíos israelíes, ninguna de ellas tiene un problema ideológico al aceptar dinero u orientación iraní para las operaciones. Si Irán quiere apoderarse del teatro palestino, ahora es el momento de actuar. Así es.

Estas circunstancias están llenas de implicaciones estratégicas para los planificadores de guerra de Israel. Pero específicamente con respecto a los palestinos, exponen la total inutilidad de las esperanzas de la izquierda israelí de desvincularse de los palestinos, entre otras cosas, retirándose de Judea y Samaria siguiendo las líneas establecidas por el proceso de paz de Oslo y apoyadas por la administración Biden.

Israel no puede retroceder y ver cómo los palestinos se matan unos a otros porque eso no es lo que están haciendo ahora, y es poco probable que eso sea lo que harán después de la muerte de Abbas. En cambio, es probable que veamos más de lo que están haciendo ahora, y peor. Después de la muerte de Abbas, las facciones palestinas, incluida la Autoridad Palestina, seguirán compitiendo por el poder y el territorio matando israelíes, dondequiera que estén.

Dada esta realidad, la única forma de que Israel se defienda a corto y largo plazo es acabar con la presunción de que la Autoridad Palestina es un órgano de gobierno legítimo y llevar a cabo una operación militar que desmantele las milicias de la Autoridad Palestina junto con el resto de los grupos terroristas que operan en Judea y Samaria. Por un corto tiempo, Israel puede necesitar asumir funciones de gobierno civil en los centros de población palestinos. Pero una vez que afirme su control total de seguridad sobre las áreas, podrá delegar esos poderes a los líderes locales.

A la luz del apoyo obsesivo de la administración Biden a la Autoridad Palestina y su negativa a reconocer el papel central de la Autoridad Palestina en el cultivo del odio hacia Israel y los judíos como el principio organizador central de la sociedad palestina, o la verdadera naturaleza de la lucha por el poder, que ya está en marcha, entre los grupos terroristas palestinos, se puede esperar que tal movimiento israelí provoque una respuesta airada de Washington.

Pero los ataques del miércoles en Jerusalén son una clara indicación de que el gobierno entrante de Israel no tendrá más remedio que ordenar tal operación más temprano que tarde. Con este fin, al asumir el poder, el gobierno entrante de Netanyahu deberá embarcarse en una estrategia de dos frentes. Debe preparar planes de contingencia para tomar por la fuerza los centros de población palestinos. Y en la medida de lo posible, debe preparar diplomáticamente el terreno para lo inevitable.

Comentarios

Recientes

spot_img

Artículos Relacionados

Donaciones

 

En “Hatzad Hasheni” seguimos produciendo contenidos verdaderos y confiables para que te sigas sintiendo orgulloso de lo que eres…

¡Ayúdanos ahora con tu donación!

¡Súmate al proyecto que modifica percepciones!

CLICK AQUI PARA DONAR

Gracias por donar en este importante proyecto de diplomacia publica.