El resurgimiento del “sionismo político” – Por Yonatan Green (Israel Hayom)

El acuerdo entre los Emiratos Árabes Unidos e Israel puede ser el primer acuerdo que realmente refleje el sionismo político hertzliano, cumpliendo un sueño de coexistencia amistosa entre los judíos y sus vecinos de Oriente Medio.

El reciente acuerdo entre Israel y los Emiratos Árabes Unidos, junto con la visión de Trump de “Paz a la prosperidad” que muchos consideran que ha sido el catalizador para la normalización de las relaciones entre los dos países, marcan en conjunto los logros más significativos y rotundos del “Sionismo Político” desde la votación del Plan de Partición de la ONU de 1947, y quizás desde la conferencia de San Remo de 1920.

Desde 1947, Israel ha estado en un limbo diplomático continuo con respecto a sus fronteras y territorio, y en sus relaciones con sus vecinos árabe-musulmanes en el Medio Oriente. Desde entonces, no ha habido avances puramente diplomáticos de importancia que pueda decirse que hayan alterado esta realidad fundamental, hasta ahora. El plan “Paz a la prosperidad” de la administración Trump marca el primer reconocimiento serio de los reclamos territoriales de Israel por parte de una potencia mundial desde 1947; mientras que el acuerdo de paz de los Emiratos Árabes Unidos marca el primer inicio voluntario de relaciones amistosas con un estado árabe, no inmediatamente después y en la sombra de la derrota en un conflicto armado. Estos desarrollos deben considerarse en el contexto de las diferentes actitudes estratégicas que caracterizaron al sionismo desde sus inicios como un movimiento nacional moderno.

Desde sus inicios, el movimiento sionista divergió en múltiples enfoques para lograr el objetivo común de establecer una patria para el pueblo judío. Quizás los dos más dominantes fueron el sionismo práctico y el sionismo político. Mientras que el sionismo práctico se centró en la inmigración física de judíos a la Tierra de Israel y otras medidas directas, el sionismo político (inicialmente liderado e inspirado por Theodor Hertzl) destacó la importancia de obtener el reconocimiento internacional y la sanción de los objetivos sionistas y trabajar dentro de un marco de trabajo cooperación internacional y jurídica. Esto se manifiesta en el Programa de Basilea establecido en el Primer Congreso Sionista de 1897, que tenía como objetivo un hogar “asegurado pública y legalmente” para los judíos, así como la obtención de “subvenciones gubernamentales” para permitir la actividad sionista.

Se puede argumentar que, hasta hace poco, el sionismo político puede jactarse de (solo) tres hitos importantes.

La primera es la Declaración Balfour de 1917, en la que el gobierno británico afirmó que “ven con buenos ojos el establecimiento en Palestina de un hogar nacional para el pueblo judío, y utilizarán sus mejores esfuerzos para facilitar el logro de este objetivo…”. Esta fue la primera vez que una Potencia mundial avaló y apoyó públicamente el proyecto sionista, una política coordinada con otras potencias aliadas y preaprobada por la comunidad internacional.

El segundo fue la conferencia de San Remo de 1920 posterior a la Primera Guerra Mundial y el consiguiente Mandato de Palestina de 1922 asignado a Gran Bretaña, los cuales respaldaron e incorporaron explícitamente la Declaración Balfour de 1917. Si la declaración era simplemente una carta entre el Ministro de Relaciones Exteriores británico y el judío Lord Rothschild, la Resolución de San Remo y el Mandato de la Liga de Naciones eran los compromisos formales e inequívocos de la comunidad internacional para promover la causa sionista. El Mandato fue un paso más allá en el preámbulo al reconocer “la conexión histórica del pueblo judío con Palestina” y al referirse a “los motivos para reconstituir su hogar nacional en ese país”.

Los dos anteriores fueron enormes victorias para el sionismo en un momento en que su éxito estaba lejos de ser seguro. No hay duda de que estos golpes diplomáticos afectaron significativamente el curso de la historia del proyecto sionista.

El tercer logro del sionismo político fue la votación de la Asamblea General de la ONU en 1947 sobre el plan de partición. Este voto de la comunidad internacional constituyó una clara reafirmación de la causa sionista de establecer un estado judío, en el nuevo orden global posterior a la Segunda Guerra Mundial. Uno puede, con razón, considerar esto como un logro menor: en ese momento, un estado judío independiente era una realidad casi final e irrevocable que solo podría haber sido desafiada por su aniquilación violenta (que, por supuesto, fue debidamente intentada). Como tal, el voto de la ONU puede verse como resultado del éxito del sionismo práctico y la aceptación de “hechos sobre el terreno”, al menos tanto como el del sionismo político.

Al mismo tiempo, el mundo árabe-musulmán en general se ha negado a reconocer a Israel como un miembro legítimo de la comunidad internacional y como un estado hermano en la vecindad del Medio Oriente. El ejemplo clásico es la conocida Resolución de Jartum de la Cumbre de la Liga Árabe de 1967: “Sin paz con Israel, sin reconocimiento de Israel, sin negociaciones con él”. Con o sin conflicto militar directo, la mayoría de los estados árabes se han mantenido fieles a este credo y han mantenido un estado formal de beligerancia con Israel.

Las dos excepciones señaladas a la doctrina de Jartum deben verse como las que prueban la regla, y principalmente como logros del sionismo práctico (militar). Egipto y Jordania firmaron tratados de paz con Israel después de ser derrotados rotundamente en la batalla durante décadas de continuo conflicto violento. Dejados para elegir entre una paz formal y un mayor derramamiento de sangre, eligieron la primera (mientras que, de hecho, otros vecinos geográficos inmediatos eligieron la segunda). La relación incómoda y tensa entre Israel y sus socios de paz refleja la naturaleza general del continuo antagonismo subyacente del mundo árabe hacia Israel. Vale la pena señalar que, si atribuyéramos los tratados de paz de Egipto y Jordania al sionismo político, deberíamos haber visto una ola de países adicionales siguiendo el ejemplo y normalizando los lazos con Israel. No ocurrió tal cambio.

En resumen, desde 1948, la comunidad internacional y las potencias mundiales en general han mantenido su enfoque al tratar con Israel y el conflicto árabe-israelí. Cualquier cambio estaba condicionado a una resolución final entre las distintas partes, y todos los mediadores y “negociadores de la paz” adoptaron una postura neutral (o, a veces, abiertamente hostil). Durante el mismo período, Israel en general ha visto muy poco progreso en su relación formal general con el mundo árabe-musulmán, siendo las únicas excepciones las de los vecinos inmediatos efectivamente coaccionados a la paz por el poder militar de Israel.

Eso es, hasta ahora.

Los hitos duales del plan de paz de Trump y el acuerdo de normalización de los Emiratos Árabes Unidos revierten las tendencias anteriores y constituyen el evento más trascendente en la historia del sionismo político desde 1947 y posiblemente desde 1920. Estos dos juntos reviven y revitalizan el enfoque político sionista para asegurar el futuro de la política sionista de Israel.

El plan reconoce ampliamente los reclamos de Israel sobre su territorio y fronteras y debe verse como una política conjunta junto con las acciones de la administración Trump con respecto al traslado de la embajada de Estados Unidos a Jerusalén y el reconocimiento israelí de los Altos del Golán. Esta es la primera vez desde 1947 que una potencia mundial ha adoptado formalmente la propia versión de Israel con respecto a sí mismo y al conflicto árabe-israelí. El plan reconoce los lazos históricos y nacionales entre el pueblo judío y la Tierra de Israel, incluidas Judea y Samaria (Cisjordania). El plan adopta además el argumento legal israelí con respecto a los territorios capturados en la guerra de 1967, según el cual Israel puede anexar (o aplicar sus leyes a) cualquier parte de la Palestina Mandatoria (manteniendo todos los derechos religiosos y civiles de cualquier población civil).

El acuerdo de los EAU constituye la primera paz voluntaria de este tipo que no se logra directamente mediante el éxito militar. Marca una divergencia verdadera y fundamental de las relaciones pasadas de Israel con los países árabes musulmanes. Y se puede decir que es el primer acuerdo de este tipo que realmente refleja el sionismo político de Hertzl, cumpliendo un sueño de coexistencia amistosa entre los judíos y sus vecinos de Oriente Medio. También se puede estar seguro de que los Emiratos Árabes Unidos no decidieron hacerlo unilateralmente; Un cambio tan radical requiere coordinación con otras potencias musulmanas-árabes y aprobación previa.

Por lo tanto, la visión de Trump y el acuerdo de los Emiratos Árabes Unidos representan una gran victoria para el sionismo político, como no ha disfrutado desde la votación del Plan de Partición de la ONU inmediatamente antes de la fundación de Israel. La historia sionista aún puede juzgar que 2020 merece un lugar a lo largo de 1917, 1920 y 1947.

Comentarios

Recientes

spot_img

Artículos Relacionados

Donaciones

 

En “Hatzad Hasheni” seguimos produciendo contenidos verdaderos y confiables para que te sigas sintiendo orgulloso de lo que eres…

¡Ayúdanos ahora con tu donación!

¡Súmate al proyecto que modifica percepciones!

CLICK AQUI PARA DONAR

Gracias por donar en este importante proyecto de diplomacia publica.