El Plan de “paso a paso” de Hamás – Por Profesor Eyal Zisser

El acuerdo de reconciliación “histórico”, firmado en El Cairo la semana pasada, entre las facciones palestinas rivales, Hamás y Fatah, el tercero en la última década, fue recibido con un silencio ensordecedor y ha sido hasta casi ignorado por los propios palestinos. Contrariamente a cómo fue presentado, no fue en absoluto tratado como una “reconciliación histórica” ​​que abriría una hoja nueva y prometedora en los anales del nacionalismo palestino.

Otros acontecimientos dramáticos, como la severa advertencia emitida por el presidente estadounidense Donald Trump a Irán el viernes, sacaron a la reconciliación palestina de los titulares. Pero más que nada, la falta de respuestas al acuerdo demuestra que nadie realmente lo toma en serio o cree que finalmente tendrá éxito.     

En el mejor de los casos, los palestinos lo ven como un arreglo de trabajo temporal y conveniente, que tiene un contenido limitado, ya que las dos partes pueden beneficiarse sin correr riesgos ni pagar ningún tipo de precio.

Para Hamás, el acuerdo de reconciliación significa una solución inmediata a la situación actual del propio Hamás. De la misma manera, por cierto, que los Acuerdos de Oslo de 1993 ayudaron al presidente de la OLP, Yasser Arafat, a resolver el estancamiento y el aislamiento que enfrentaba después de la Guerra del Golfo de 1991.

Después de la implementación del acuerdo, Hamás permanecerá efectivamente en el poder en la Franja de Gaza, pero bajo la cobertura de la respetabilidad y la legitimidad provista por la presencia simbólica y limitada de la Autoridad Palestina, principalmente en los pasos fronterizos.

Esto suscita el temor que Hamás pueda convertirse en el Hezbollah en el Líbano, una organización terrorista que opera bajo los auspicios del gobierno legítimo. Hay que tener en cuenta que Washington invitó recientemente al jefe de personal del ejército libanés a los EE.UU. Como invitado del Departamento de Defensa, un honor reservado para aquellos con quienes Estados Unidos quiere fomentar relaciones estrechas. En la declaración anunciando la invitación, el Departamento de Estado de EE. UU. también defendió rápidamente el ejército libanés contra las acusaciones enfurecidas del ministro de Defensa israelí Avigdor Lieberman la semana pasada, alegando que el ejército libanés está en efecto controlado por Hezbollah y que ambas se han convertido en una sola.

Pero parece que Hamas está siguiendo los pasos de la OLP, que en 1974 adoptó el “Programa de diez puntos”, un plan de pasos que tomó prestado, conceptualmente, de los grupos revolucionarios marxistas que estaban activos en todo el mundo. Según el plan, el camino hacia una revolución exitosa puede incluir la adopción de políticas pragmáticas y moderadas, si la realidad lo exige, siempre y cuando no se abandone el objetivo radical definitivo.

Hay muchos en Israel que ven el acuerdo de reconciliación palestino como una señal que Hamás está rebajando sus esfuerzos para acabar con Israel, pero es importante señalar que, por el momento, Hamás ha subrayado que continúa comprometido con este objetivo final.

Mientras tanto, el presidente de la Autoridad Palestina Mahmoud Abbas solo puede beneficiarse de esta reconciliación. No solo ha recuperado la relevancia entre su propio pueblo, sino que también ha ganado estatura a los ojos de la administración Trump, que busca cerrar el “acuerdo del siglo”, el acuerdo de paz “histórico” que el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, planea imponer en Israel y los palestinos.

Israel ha sido sabio al abstenerse de enfrentarse con Egipto y los Estados Unidos, los facilitadores del acuerdo de reconciliación. El Cairo espera que pueda tentar al Hamás, poco a poco, con incentivos financieros para los habitantes de Gaza, incluso bajo la presión de renunciar a sus bienes. Washington, mientras tanto, espera que, al final, Abbas logre de algún modo hacerse con el control de la Franja de Gaza.

Después de todo, un Estados Unidos distante, tiende a responder con declaraciones y pasan por alto los detalles y la realidad. Pero la falta de visión y la falta de voluntad de los Estados Unidos para enfrentar la realidad son lo que permitió a Hamás competir y ganar las elecciones palestinas de 2006 en primer lugar, y más tarde, para invadir Gaza.

Comentarios

Recientes

spot_img

Artículos Relacionados

Donaciones

 

En “Hatzad Hasheni” seguimos produciendo contenidos verdaderos y confiables para que te sigas sintiendo orgulloso de lo que eres…

¡Ayúdanos ahora con tu donación!

¡Súmate al proyecto que modifica percepciones!

CLICK AQUI PARA DONAR

Gracias por donar en este importante proyecto de diplomacia publica.