El peligro de la escalada violenta en Cisjordania – Por Ehud Yaari (Washington Institute)

Cisjordania se está convirtiendo rápidamente en el frente más activo de Israel, con un aumento de los incidentes terroristas, grupos de colonos extremistas arrasando en respuesta al asesinato de judíos y enfrentamientos, casi diarios, cada vez más intensos a medida que las fuerzas israelíes arrestan a jóvenes armados que planean nuevos ataques.

La violencia en Cisjordania va en aumento este año, y las cifras cuentan la sombría historia. Desde enero, 28 israelíes han perdido la vida en ataques terroristas en Cisjordania y Jerusalén Este, y 137 palestinos han muerto, incluidos más de 20 civiles desarmados. Las autoridades han registrado 148 ataques terroristas “críticos”, 120 con armas de fuego y el resto con explosivos, apuñalamientos o embestidas de automóviles (ver gráfico de la portada). Además, los servicios de seguridad israelíes frustraron otros 375 ataques planificados durante este período (300 con armas de fuego) y arrestaron a más de 1.400 sospechosos palestinos. Aunque los ataques no han alcanzado los niveles observados durante la segunda intifada (2000-2004), el aumento en los últimos meses ha sido fuerte y preocupante.

Un “ataque crítico” se define como un tiroteo, un apuñalamiento, un ataque vehicular, un ataque con un dispositivo explosivo improvisado o alguna combinación de estos elementos. No se incluyen los incidentes en los que los palestinos arrojan piedras o cócteles molotov.

Gran parte de esta escalada se ha concentrado en la parte norte de Cisjordania, principalmente en Jenin y su campo de refugiados. También se está extendiendo gradualmente al casco antiguo de Naplusa (Nablus) y a los pueblos de la campiña de Ramallah. Las partes del sur de Cisjordania en su mayoría se han mantenido al margen de este ciclo de lucha, pero la relativa calma allí puede no durar.

En respuesta a la creciente violencia, las tácticas de Israel se están expandiendo. El 21 de junio, desplegó un dron para atacar a tres terroristas que se consideraban bombas de relojería cuando se dirigían a montar un ataque, la primera vez en dos décadas que utiliza tales métodos en Cisjordania. Por su parte, los elementos terroristas palestinos han mejorado las cargas explosivas que utilizan contra el ejército israelí y, en muchos casos, han movilizado a decenas o incluso cientos de hombres armados para participar en la batalla después de tales ataques en lugar de huir como en el pasado. Un enfrentamiento del 19 de junio en el campo de refugiados de Jenin duró siete horas después de que un vehículo blindado pesado Panther israelí fuera dañado por una poderosa mina improvisada, similar a las que Hezbollah coloca con frecuencia en el Líbano.

Además de esto, Hamás y la Yihad Islámica Palestina, con generosos fondos y asesoramiento del Cuerpo de la Guardia Revolucionaria Islámica de Irán-Fuerza Qods y una estrecha cooperación con Hezbollah, están invirtiendo fuertemente en esfuerzos para establecer talleres clandestinos en Cisjordania para así ensamblar cohetes del tipo fabricado en la Franja de Gaza. El primer intento de disparar un cohete de este tipo se detectó a principios de este mes y, aunque el lanzamiento fracasó, la transferencia de ese conocimiento técnico continuará a largo plazo y no se puede excluir el contrabando de cohetes ligeros a través del río Jordán. Incluso los cohetes de corto alcance constituirían una amenaza directa para la región central densamente poblada de Israel si se colocan en pueblos adyacentes a la Línea Verde (por ejemplo, Tulkarem).

¿Por qué ahora?

El deterioro de la situación de seguridad refleja un cambio en el modus operandi de Hamás y otros grupos. Han abandonado en gran medida (aunque no por completo) su enfoque anterior en Cisjordania, que se centraba en establecer redes clandestinas disciplinadas con cadenas de mando y canales de comunicación para establecer objetivos específicos y tiempos de acción. Aparentemente, llegaron a la conclusión de que a las autoridades israelíes les resultó más fácil penetrar y desmantelar dichas redes. En lugar de tratar de controlar las operaciones desde Gaza y Beirut, la sede principal de los “Comités de Cisjordania” de Hamás, la política ahora es inundar el área con armas y fondos, lo que permite que los grupos locales (no necesariamente afiliados) se armen y pasen a seleccionar objetivos.

Reemplazar las estructuras terroristas jerárquicas con este panorama más caótico hace que los esfuerzos antiterroristas de Israel sean mucho más complicados. Las armas ahora están llegando a Cisjordania a través de Jordania desde lugares tan lejanos como Irak, Líbano, Siria y Libia. La cooperación efectiva entre las fuerzas israelíes y jordanas ha llevado a la captura de muchos de estos envíos, pero la larga frontera entre los dos estados está lejos de estar sellada. También se roban cantidades significativas de armas de las bases israelíes y las bandas criminales las venden.

Estas armas y fondos son recibidos con entusiasmo por la variedad de grupos militantes que han surgido dentro de los campos de refugiados de Cisjordania y los barrios más pobres de numerosas ciudades. Estos grupos usan diferentes nombres en cada localidad y por lo general no se identifican como ramas de ningún movimiento más grande. Sus miembros incluyen a cientos de jóvenes palestinos que no han experimentado la derrota de la segunda intifada de Yasser Arafat y no tiene ningún respeto por la Autoridad Palestina, percibida ampliamente como corrupta y coercitiva. También están expuestos a enormes cantidades de propaganda e incitación antiisraelí combinadas con la glorificación de la “resistencia” y el martirio. La mayoría de ellos tienen un nivel educativo medio y están empleados de forma temporal o a tiempo parcial en la economía palestina estancada, y son demasiado jóvenes (menores de veintisiete años) para obtener permisos de trabajo dentro de Israel.

Hasta ahora, las agencias de seguridad de la Autoridad Palestina se han mostrado reacias a entrar en los bastiones de estos grupos. De hecho, los aliados más cercanos del presidente Mahmoud Abbas han informado repetidamente a altos funcionarios estadounidenses que sus unidades no se aventurarán en lugares “problemáticos” como Jenin, mientras que el gobernador de ese distrito designado por la Autoridad Palestina, Akram Rajoub, ha elogiado públicamente a los pistoleros. En conversaciones con las delegaciones estadounidenses, los funcionarios de la Autoridad Palestina advierten que los ataques facilitados por Hamás y las posteriores medidas israelíes están debilitando drásticamente la credibilidad de la Autoridad Palestina y podrían provocar su colapso. Y aunque la Autoridad Palestina se ha comprometido tácitamente a compartir inteligencia con Israel, la cooperación formal en materia de seguridad sigue suspendida. En particular, la variedad de contendientes del gobernante Partido Fatah para suceder a Abbas, de ochenta y siete años (p. ej., Mahmoud al-Aloul, Jibril Rajoub) están formando lazos discretamente con varios grupos armados.

La Autoridad Palestina también está molesta por la iniciativa de Egipto de negociar un armisticio a largo plazo entre Israel y Hamás, a pesar de que las propuestas incluyen una opción para comenzar a extraer gas natural del campo marino de Gaza y dividir los ingresos entre la Autoridad Palestina y Hamás. Abbas parece convencido de que Hamás está empeñado en apoderarse de Cisjordania, y aparentemente cree que el movimiento ha evitado participar en más enfrentamientos en Gaza con Israel por este motivo.

Por su parte, el actual gobierno de “derecha plena” de Israel está exacerbando las tensiones al anunciar planes para acelerar la construcción de miles de nuevas viviendas en Cisjordania. Figuras controvertidas como el Ministro de Seguridad Nacional, Itamar Ben-Gvir, y el Ministro de Finanzas, Bezalel Smotrich (quien también tiene responsabilidad sobre los asuntos de los colonos en el Ministerio de Defensa), han emitido una serie de declaraciones en las que prometen políticas más duras hacia los palestinos y rechazan el compromiso político hacia un sistema de solución de dos estados. Muchos en la Autoridad Palestina y en otros lugares creen que el impulso reciente de la “reforma judicial” israelí está motivado en gran medida por los miembros de la coalición que quieren debilitar a la Corte Suprema para facilitar sus planes de anexión de Cisjordania. Mientras tanto, el gobierno no está impidiendo que los colonos regresen a los lugares evacuados bajo la ley de desconexión de 2005 (p. ej., se establecieron siete nuevos puestos de avanzada no autorizados en los últimos diez días y hasta ahora no se han tomado medidas para evacuarlos). La coalición tampoco ha logrado condenar o frenar las represalias de los colonos tras los ataques terroristas palestinos.

El lobby de los colonos y los políticos de derecha ahora están presionando al gobierno para que lance una nueva versión de la Operación Escudo Defensivo en el distrito de Jenin y quizás más allá, en referencia a la respuesta militar de Israel de 2002 a la segunda intifada. Sin embargo, el Estado Mayor de las Fuerzas de Defensa de Israel cree que un enfoque más modesto, intensificando las tácticas actuales de “cortar el césped”, eventualmente pondría una tapa a la olla hirviendo, mientras que la Agencia de Seguridad de Israel aparentemente se inclina hacia una operación restringida para desarmar a Yenín. Por supuesto, incluso las operaciones limitadas podrían provocar un estallido en el frente de Gaza o en la frágil frontera libanesa, especialmente si provocan bajas palestinas. De todos modos, los grupos locales en Jenin ya se están preparando para una posible incursión israelí al preparar emboscadas, dispersar cargas explosivas y establecer posiciones de francotiradores.

Recomendaciones

En el plazo inmediato, la mejor manera para que Israel aborde el desafío que plantean estos nuevos patrones de amenaza es mejorar sus contramedidas y reactivar la cooperación de inteligencia y seguridad a gran escala con la Autoridad Palestina. Sin embargo, un remedio a más largo plazo para evitar que Cisjordania se convierta en el Salvaje Oeste requerirá un plan sólido para rescatar a la Autoridad Palestina. Cualquier esfuerzo israelí, de la AP y de los EE.UU. para alcanzar ese objetivo y reducir la escalada de la situación sería prudente incorporar los siguientes principios:

  • Evitar una amplia operación militar israelí en Cisjordania. En la actualidad, se deben probar métodos menos drásticos para reducir la actividad terrorista. Por ejemplo, los esfuerzos conjuntos de Israel y la Autoridad Palestina en Nablus a principios de este año llevaron a un acuerdo para desmantelar gran parte de la facción terrorista local de “La Guardia de los Leones”. Israel también debería considerar renovar la oferta de eliminar a los pistoleros de su lista de personas buscadas y abstenerse de perseguirlos si se entregan ellos mismos y sus armas a la Autoridad Palestina.
  • Alentar a Abbas a nombrar un nuevo gobierno. Estados Unidos y otros países donantes buscan impulsar la economía de Cisjordania, construir servicios sociales y combatir la corrupción, pero formar un nuevo gobierno centrado en esos objetivos es la única forma de lograrlos. No hay otra forma de que la Autoridad Palestina recupere la credibilidad y el respeto domésticos. Se necesita con urgencia desviar los recursos financieros del actual sistema de patrocinio y del sector público en constante expansión para fomentar la inversión en proyectos que creen más puestos de trabajo.
  • Congelar los asentamientos y restringir a los elementos rebeldes israelíes. Israel debería corresponder a cualquier movimiento positivo de la Autoridad Palestina, en parte evitando que elementos de colonos deshonestos inflamen las tensiones en Cisjordania. El gobierno también debería aceptar algunos ajustes en sus acuerdos financieros actuales con la Autoridad Palestina. Aunque parece improbable un cambio de actitud en la actual coalición israelí, la moderación y el diálogo con la Autoridad Palestina siguen siendo indispensables.
  • Reformar las agencias de seguridad de la Autoridad Palestina. Por ejemplo, estas agencias actualmente tienen más personal a nivel de oficiales que soldados y policías. Además, una gran proporción de sus 35.000 miembros están cerca de la edad de jubilación, y muchos sirven a medio tiempo. Se necesita sangre nueva con urgencia, en particular personas que entiendan que detener las incursiones israelíes requiere que las autoridades palestinas asuman la responsabilidad de mantener la paz por sí mismas.

Comentarios

Recientes

spot_img

Artículos Relacionados

Donaciones

 

En “Hatzad Hasheni” seguimos produciendo contenidos verdaderos y confiables para que te sigas sintiendo orgulloso de lo que eres…

¡Ayúdanos ahora con tu donación!

¡Súmate al proyecto que modifica percepciones!

CLICK AQUI PARA DONAR

Gracias por donar en este importante proyecto de diplomacia publica.