El papel de Alemania en el desarrollo de la flota submarina de la Armada israelí – Por Yaakov Lappin (BESA)

Si bien los asuntos relacionados con la compra de submarinos alemanes por parte de Israel son fundamentales para tratar con el caso de corrupción que involucra a altos funcionarios y a oficiales israelíes, los submarinos son muy importantes para la seguridad militar del estado judío. A medida que los peligrosos enemigos se arman con misiles que pueden atacar desde cualquier lugar, el valor estratégico de una flota submarina sigue aumentando.

Foto submarino diesel eléctrico de clase delfín de la Armada israelí, desarrollado y construido por Howaldtswerke-Deutsche Werft AG, foto de Wikipedia

Una larga investigación criminal realizada por la policía de Israel, llamada el “Caso 3000”, contra ex altos funcionarios y oficiales israelíes, algunos de los cuales son miembros de la camarilla del primer ministro Netanyahu, llegó a los titulares en noviembre. Es el escándalo de corrupción más importante que haya afectado el delicado campo de las adquisiciones de defensa.

Después de una larga investigación, la Policía de Israel recomendó que 12 personas, incluido el abogado personal de Netanyahu, fueran procesados ​​por cargos relacionados con la corrupción.

Los supuestos delitos ocurrieron durante los contactos entre los constructores navales alemanes Thyssenkrupp y el gobierno israelí para la compra de un sexto submarino clase “Dolphin”, así como cuatro barcos de misiles Sa’ar 6 de fabricación alemana diseñados para proteger las plataformas de perforación de gas de Israel en el Mar Mediterráneo.

La investigación también abordó conversaciones que se centraron en una futura adquisición planificada de tres submarinos más de Thyssenkrupp. Estos submarinos están destinados a reemplazar los tres primeros submarinos Dolphin de la década de 1990 que posee la flota de Israel.

Los medios de comunicación y la tormenta de fuego política que siguió al anuncio de la policía incluyeron preguntas sobre la naturaleza de las plataformas navales que Israel está buscando comprar, siendo que algunos comentaristas cuestionan si Israel necesita una flota de seis submarinos.

Un submarino es la plataforma más cara que un ejército puede comprar, superando significativamente los costos de otras plataformas avanzadas, como los aviones de combate. La capacidad de los submarinos para moverse invisiblemente significa que se pueden usar de forma encubierta para recopilar información sobre las actividades del enemigo, acercarse a las costas enemigas y atacar objetivos con misiles de precisión de la variedad de ataque y con torpedos de largo alcance. Según los informes de los medios internacionales, también son un aspecto clave de la capacidad de disuasión nuclear y de segundo ataque de Israel.

Según el Profesor Contralmirante (Res.) Shaul Chorev, jefe del Centro de Investigación para la Estrategia Marítima y Política de Haifa en la Universidad de Haifa, las plataformas en cuestión representan las capacidades de vanguardia de la guerra naval y servirán para las necesidades de defensa de Israel por mucho tiempo.

Chorev, ex comandante de la Flotilla Submarina de la Marina de Israel y primer gerente de proyectos de submarinos Dolphin en los astilleros alemanes, trazó una línea entre las cuestiones éticas expuestas por la investigación, que según él debería abordarse, y la verdadera necesidad de Israel de los submarinos. “Nadie con la insignia del submarino [en su uniforme] estuvo involucrado con esto”, subrayó.

Perdiendo profundidad estratégica

Independientemente de la investigación, “el Estado de Israel está perdiendo su profundidad estratégica”, dijo Chorev en una entrevista con este autor. “Hoy en día, el país está en riesgo de misiles desde todas las direcciones. Como dijo [el jefe de Hezbollah, Hassan] Nasrallah, pueden atacar objetivos desde el norte de Israel hasta el núcleo nuclear de Dimona. Ellos conocen todos los objetivos estratégicos de Israel. Por lo tanto, lo que se necesita es identificar el mar como la fuente de mayor profundidad estratégica israelí”.

Chorev argumentó que ante las crecientes amenazas a la superficie de los buques de la Armada, especialmente cerca de las costas y en la guerra asimétrica, los submarinos, con su capacidad de ocultación submarina, se están convirtiendo en la fuerza de elite moderna. Las potencias navales modernas de todo el mundo confían cada vez más en ellas para llevar a cabo funciones, una vez reservadas para naves navales de superficie como cruceros y destructores.

Chorev, ex subjefe de operaciones navales y ex comandante de la Base Naval de Haifa, rastreó las profundas raíces de la cooperación israelí-alemana en las compras de submarinos. Israel, dijo, comenzó a pensar en comprar submarinos Dolphin desde 1980. Durante muchos años, la única pregunta real entre aquellos decididos a expandir la flota israelí fue si la Marina debería adquirir cinco o seis submarinos. “Incluso en la década de 1950, Yosele Dror [el primer comandante de la flotilla submarina de Israel] habló sobre seis submarinos”, recordó Chorev, hablando en su oficina en la Universidad de Haifa.

Además, dijo, tradicionalmente ha habido una gran brecha entre la opinión mantenida por los primeros ministros y varios ministros de defensa, que comprendieron la importancia estratégica de los submarinos, y la opinión de los Jefes de Estado Mayor y el Estado Mayor. Estos últimos a menudo lidiaron con necesidades presupuestarias urgentes y demandas inmediatas, factores que hicieron que se resistieran a expandir la flota.

En 1960, el primer ministro David Ben-Gurion se reunió con el canciller alemán Konrad Adenauer en el Hotel Waldorf Astoria en Nueva York y solicitó un acuerdo para comprar submarinos alemanes avanzados para la Armada israelí.

Tras la Guerra del Líbano de 1982, la creciente importancia de la guerra submarina se hizo evidente, al igual que las formas en que los submarinos podrían compensar las restricciones a las que se enfrentan los buques de superficie, relató Chorev. “Los eventos de la Guerra de Yom Kippur también contribuyeron a este entendimiento”, agregó. “Los submarinos comenzaron, en la década de 1980, a equiparse con misiles de crucero de largo alcance como el Tomahawk y el Harpoon, y con un torpedo avanzado de largo alcance. Por lo tanto, su importancia aumentó”.

En ese momento, Israel tenía tres submarinos de fabricación británica de tipo Gal, que se fabricaron a principios de los años 70 y comenzaron a llegar a Israel a mediados de los años 70.

En 1983, luego de una serie de exitosas operaciones submarinas, oficiales de la Armada, encabezados por el Jefe de la Armada, el Almirante Zeev Almog, comenzaron a cabildear con el Jefe de Estado Mayor en ese momento, el Teniente General Rafael Eitan, para comprar un cuarto submarino. “Raful [el apodo de Eitan] simplemente dijo: ‘Bien, ve y cómpralo'”, recordó Chorev, quien comandaba la flotilla submarina en ese momento.

Ese año, Chorev se unió a una delegación del Ministerio de Defensa. El grupo visitó un astillero alemán, pero rechazó la solicitud israelí de comprar submarinos debido a obstáculos políticos. La delegación luego viajó a los Estados Unidos, donde visitó los astilleros de Quincy al sur de Boston. Allí, se encontraron con la voluntad de construir submarinos para Israel, pero el astillero se encontró con la resistencia de la Marina de los Estados Unidos. Para ese momento, la Marina de los Estados Unidos se basaba por completo en submarinos de propulsión nuclear, y le preocupaba que la producción de submarinos a diesel, que es lo que buscaba Israel, provocaría una presión sobre los EE.UU. para modificar su flota. La delegación regresó a Israel con un contrato firmado para los barcos de misiles Sa’ar 5 pero no para un cuarto submarino.

La delegación recomendó que Israel se centre en poner en marcha el proyecto Dolphin, ya que Israel ya había trazado los requisitos de ese futuro barco. En 1987, un comité de expertos aconsejó que Israel comprara dos submarinos Dolphin a los astilleros alemanes.

En 1990, la posibilidad de comprar submarinos de Alemania surgió una vez más después que un nuevo partido gobernante tomase el poder en Alemania. La propuesta enfrentó la resistencia del entonces Jefe de Estado Mayor adjunto, Ehud Barak, quien citó la falta de escuadrones de la fuerza aérea y las crecientes tensiones con Irak hacia el este. Exigió saber por qué $360 millones de los fondos de asistencia militar estadounidense deben ir a los submarinos en ese momento. Moshe Arens, el ministro de defensa en ese momento, simplemente dijo: “Decidiré sobre esto más adelante”, recordó Chorev.

Arens decidió comprar dos submarinos Dolphin de fabricación alemana y reservar una opción para un tercero, y se firmó un contrato. Pero el 30 de noviembre de 1990, Israel, preocupado por la necesidad de desviar fondos para enfrentar la amenaza militar de Irak, canceló el contrato. Fue el último día en que era posible la cancelación.

“Estaba con el equipo israelí en el sitio de construcción naval [en HDW Shipyards en Kiel, Alemania]”, recordó Chorev. “Nos tomamos esto muy mal”.

La vergüenza de los misiles alemanes

Cuando estalló la Guerra del Golfo de 1991, Alemania se sintió profundamente avergonzada por el hecho de que los misiles iraquíes, desarrollados con la ayuda de compañías alemanas, estaban lloviendo sobre Israel. “Teníamos sobrevivientes del Holocausto sentados en salas selladas con misiles que llegaban y que podrían haber contenido gas”, recordó Chorev. “Ellos decían: ‘Los alemanes lo están haciendo de nuevo'”.

“El ministro de Relaciones Exteriores de Alemania en ese momento, Hans Dietrich-Genscher, visitó Israel durante la Guerra del Golfo y dijo: ‘Para mí está claro que tenemos que hacer algo’. En esta etapa, el centro de defensa de Israel habló claramente a los alemanes: ‘Queremos que financien este proyecto’. Los alemanes aportaron 850 millones de marcos, la vergüenza que los alemanes sintieron fue tan grande. El canciller Helmut Kohl aceptó este acuerdo”, relató Chorev.

Se firmó un nuevo contrato, y Alemania financió dos de los primeros submarinos Dolphin de Israel, un nuevo tipo de plataforma que representó un salto generacional en comparación con la versión de exportación alemana del tipo de buque insignia 209 de esa era. “Queríamos un submarino único que respondiera a todas nuestras necesidades navales futuras”, dijo Chorev.

Los requisitos y especificaciones de Israel llevaron a los alemanes a construir un submarino que fue el primero de su tipo y clase. Esto cambió las capacidades propias de Alemania, y desde entonces los funcionarios alemanes han acreditado este encuentro con Israel como un hito en, como dijo Chorev, “llevarlos al siglo XXI, con este modelo de submarino. Hasta entonces, continuaron extendiendo su submarino existente”.

Los nuevos Dolphins llegaron con modernos sistemas de combate, comando y control, y sistemas de control de máquinas.

En 1992, el comandante en jefe de la Armada israelí, Ami Ayalon, decidió comprar un tercer submarino y se topó con un muro de resistencia del Estado Mayor de las FDI.

Pero Ayalon recibió el respaldo del Primer Ministro, Yitzhak Rabin, quien superó al Estado Mayor General, e Israel y Alemania dividieron los fondos para el proyecto 50/50. “Los militares le dijeron a Ayalon, usted [la Marina] va a absorber el costo de esto con su propio presupuesto. Te costará $ 120 millones. Hubo mucha ira en la Marina por esto”, dijo Chorev.

A pesar de estos obstáculos, el primer submarino Dolphin llegó a la base de Haifa en 1999, marcando el inicio de una nueva era para las capacidades navales de Israel.

Chorev señaló que tan pronto como Netanyahu fue elegido en 1996, comprendió la importancia de los submarinos y “reconoció la importancia de tener una flota”. En 2002, el primer ministro Ariel Sharon estableció la política de tener cinco submarinos, continuando la opinión de Netanyahu.

“Sharon vio la necesidad. Y una de las cosas que más se destacó fue los submarinos nucleares estadounidenses, que podían navegar, permanecer sumergidos durante un largo período de tiempo y viajar por la tierra sin necesidad de elevarse hasta la profundidad del periscopio. Los Dolphins 1 a 3 tenían un punto débil: solo podían permanecer profundamente sumergidos durante unos días antes de tener que alcanzar la profundidad del periscopio para recargar sus baterías. Esto limitó su capacidad de supervivencia”, explicó Chorev.

Para entonces, los constructores navales HDW de Alemania habían desarrollado una nueva versión de sus submarinos de tipo 212 que venían con la Propulsión Independiente Aérea (AIP), que genera electricidad a partir de hidrógeno y agua. El submarino de propulsión diesel utilizó nuevas celdas de combustible Siemens. “Esto permite que los submarinos permanezcan sumergidos por unos días más, y es un sistema muy silencioso [evadiendo la detección de sonar del enemigo]”, dijo Chorev.

El primer ministro Ehud Olmert, quien sucedió a Sharon como primer ministro interino después del derrame cerebral de Sharon, aprobó la compra de dos delfines AIP, lo que elevó la flota a un total de cinco. Se encontró en desacuerdo con el Jefe de Estado Mayor en ese momento, Dan Halutz, quien “dijo que hay cosas más importantes”, recordó Chorev. “Olmert dijo: ‘Esta es mi decisión'”. El patrón familiar de los PM que prevalecen sobre el Estado Mayor en los submarinos se repitió.

En 2005, un nuevo gobierno alemán bajo la canciller Angela Merkel tomó el poder, lo que permitió que Sharon y Olmert decidieran construir el cuarto y quinto submarino de Israel para seguir adelante. Esto incluía un compromiso de Alemania para financiar un tercio del proyecto.

Netanyahu regresó al poder en 2009 y solicitó la compra de un sexto submarino Dolphin, en conflicto con las FDI por el asunto. “Este es el momento en que la investigación de corrupción está mirando. Si tiene un acuerdo entre los estados, ¿por qué se necesita un agente? ¿Por qué estaban involucrados los agentes? Esta es una buena pregunta. No hay necesidad de que los agentes [actúen como intermediarios]”, dijo Chorev.

“Pero no hay conexión entre eso y la necesidad de Israel de un sexto submarino. Netanyahu pensó que necesitábamos seis submarinos. Una comisión ministerial para la adquisición aprobó esto por unanimidad”, agregó.

“Los delfines cuarto, quinto y sexto tienen tecnología desde principios de la década de 1990, por lo que está claro que los próximos tres serán sus sucesores. Esta vez, tenemos que empezar desde cero, y el proceso de diseño tomará mucho más tiempo. No se trata solo de insertar sistemas AIP “, dijo Chorev.

En ningún momento Netanyahu dijo que Israel debería tener nueve submarinos, subrayó. Los siguientes tres submarinos reemplazarán a los tres primeros Dolphins, y vendrán con nuevos diseños de motores, generadores y una gama de tecnología para reemplazar los sistemas que se han vuelto obsoletos. “Si alguna vez hablamos de mirar a través de un periscopio, ahora todo el mundo está hablando de un sistema [sensor electrónico] optrónico”, dijo. “La armada israelí debe dar un salto tecnológico hacia adelante”.

“Terminamos las especificaciones del submarino Dolphin en 1980. El primer Dolphin llegó 17 años después, en 1997”, dijo Chorev, subrayando cuánto tiempo lleva diseñar y construir nuevos submarinos, que servirán en la Armada israelí para el próximo 30 años.

Esto significa que el período de tiempo para la próxima generación de submarinos Dolphin es ajustado. Los equipos navales israelíes continúan trabajando estrechamente con los constructores navales alemanes en un esfuerzo por asegurarse que Israel se mantenga a la vanguardia de sus numerosos desafíos en la carrera armamentista submarina.

 

 

Yaakov Lappin es investigador asociado del Centro de Estudios Estratégicos Begin-Sadat. Se especializa en el establecimiento de defensa de Israel, los asuntos militares y el entorno estratégico de Oriente Medio.

Comentarios

Recientes

spot_img

Artículos Relacionados

Donaciones

 

En “Hatzad Hasheni” seguimos produciendo contenidos verdaderos y confiables para que te sigas sintiendo orgulloso de lo que eres…

¡Ayúdanos ahora con tu donación!

¡Súmate al proyecto que modifica percepciones!

CLICK AQUI PARA DONAR

Gracias por donar en este importante proyecto de diplomacia publica.