El objetivo estratégico de Israel en Siria – Por Yaakov Lappin (BESA)

La guerra en las sombras de Israel en Siria se basa en el objetivo estratégico de convencer a la República Islámica que su inversión en una máquina de guerra se desperdiciará. Hasta el momento, Irán ha decidido capear los ataques y cambiar de táctica sin abandonar su proyecto en Siria.

Foto de tapa: Los cuerpos de las víctimas iraníes de la Guerra Civil siria son devueltos a Kermanshah, Irán, agosto de 2016, foto a través de Wikipedia

A principios de julio, surgieron informes desde los medios sobre una presunta ola generalizada de ataques israelíes contra objetivos del eje iraní en toda Siria. Los informes sirven como un recordatorio de la guerra en las sombras que se libra entre Jerusalén y Teherán, y ponen de relieve el objetivo estratégico a largo plazo de Israel.

Los ataques supuestamente afectaron varios sitios de armas iraníes y de Hezbollah. Incluían instalaciones de desarrollo, almacenamiento y transferencia, algunas de las cuales parecen haberse incrustado en las bases militares del régimen sirio. Según los informes, los objetivos alrededor de Damasco, Homs y el oeste de Siria se vieron afectados, lo que resultó en una serie de víctimas.

Mucho antes que Estados Unidos comenzara su política de máxima presión económica sobre Irán, Israel había estado aplicando su propia política de prevención máxima, aunque de bajo perfil, en Siria, y esa política continúa.

Usando inteligencia avanzada junto con potencia de fuego de precisión, el establecimiento de defensa israelí ha priorizado el objetivo de interrumpir la construcción de una máquina de guerra iraní en Siria. Israel también ha actuado en muchas ocasiones para evitar que Irán use a Siria como zona de tránsito y producción de armas avanzadas, como misiles guiados, en beneficio de Hezbollah en el Líbano.

Este esfuerzo implica rastrear vuelos, fábricas de armas, convoyes terrestres sospechosos y una variedad de actividades de producción y contrabando de armas iraníes en todo el Medio Oriente.

Según los informes, la campaña de guerra entre guerras de Israel también incluyó ataques contra los esfuerzos iraníes para construir un corredor terrestre que uniera a Irak con Siria con el propósito de transferir armas y milicias respaldadas por Irán.

Los informes de presuntos ataques israelíes representan la punta de un iceberg muy grande. Por cada acción preventiva informada por Israel, se puede suponer que hay muchas más que no se denuncian y siguen siendo desconocidas para el público en general.

Israel está decidida a no permitir que Irán construya bases de aviones no tripulados ofensivos, fábricas de misiles y redes de terror proxy con las que amenazar a sus ciudadanos, y la Fuerza Aérea de Israel opera a gran velocidad durante todo el día para monitorear e interrumpir las amenazas emergentes.

El objetivo estratégico general de Israel en estos ataques fue explicado por el director del Mossad, Yossi Cohen, horas después del presunto ataque del 1 de julio, cuando declaró en la Conferencia de Herzliya: “Creo que Irán llegará a la conclusión que simplemente no vale la pena”.

Esta declaración refleja el objetivo más amplio de Israel, que no se limita a simplemente detener físicamente la acumulación de fuerza de Irán en Siria. Más bien, el objetivo de Israel es lograr que el Líder Supremo Khamenei, el Cuerpo de la Guardia Revolucionaria Islámica (IRGC) y su Fuerza Quds lleguen a la conclusión que no podrán deslizar capacidades ofensivas en Siria sin que Israel se dé cuenta y tome medidas donde lo considere necesario.

Cientos de ataques israelíes en los últimos años fueron diseñados para impulsar a Irán a cambiar su curso y reducir su proyecto de Siria. Se espera que el resultado neto de los ataques sea que Irán se vea obligada a realizar un análisis de costo-beneficio y concluir que sus inversiones en Siria se desperdiciarán.

La respuesta de Irán hasta ahora ha sido jugar al gato y al ratón con Israel: atenúa temporalmente sus actividades antes de subir el volumen y cambiar el foco de sus actividades de acumulación de fuerza lejos del sur de Siria, cerca de la frontera israelí y Damasco y hacia el profundo desierto central de Siria. Cohen confirmó esto en su discurso, diciendo que el Mossad fue testigo de la construcción de bases iraníes y de Hezbollah más al norte en Siria.

Esto probablemente incluye los intentos iraníes de usar la base aérea T4 en el centro de Siria como una alternativa al aeropuerto internacional de Damasco para contrabandear y almacenar armas avanzadas antes de distribuirlas a Siria y Líbano. “Por error piensan que será más difícil de alcanzar”, dijo Cohen durante su discurso.

En las últimas semanas, Israel ha intentado complementar sus pasos militares con una presión diplomática adicional sobre Irán para que retire sus actividades en Siria. Esto se produjo en forma de una importante reunión trilateral, celebrada en Jerusalén el 24 de junio, en la que se reunieron asesores de seguridad nacional de Rusia, Estados Unidos e Israel para discutir sobre Siria.

Los resultados de este esfuerzo siguen sin quedar claros. Al menos públicamente, el asesor de seguridad nacional ruso Nikolai Patrushev indicó que Moscú no tiene prisa por disolver su alianza con Irán en Siria, que ha visto a los dos países coordinar operaciones aéreas y terrestres para asegurar el brutal régimen de Bashar Assad.

“Irán ha sido y será un aliado y socio nuestro, con el cual [hemos] desarrollado gradualmente vínculos durante bastante tiempo, tanto bilateral como multilateralmente”, dijo Patrushev durante la conferencia. “Cualquier intento de hacer que Teherán se vea como la principal amenaza para la seguridad global, para ponerlo en la misma canasta que ISIS o cualquier otro grupo terrorista, es inaceptable. Irán ha contribuido mucho a la lucha contra el terrorismo en Siria, ayudando a estabilizar la situación. Hacemos un llamado a nuestros socios para que ejerzan moderación y se esfuercen por aliviar las preocupaciones y tensiones. Se deben hacer esfuerzos para disminuir las tensiones entre Israel e Irán”.

La postura pública de Moscú parece sugerir que, si bien Rusia está abierta a presionar a Irán para que se mantenga alejado de la frontera israelí, no puede o no actuará para expulsar a los iraníes y sus representantes de Siria. La presencia de Irán aún es necesaria para estabilizar el régimen de Assad, y los iraníes aún tienen un papel estratégico que desempeñar en el proyecto sirio a largo plazo de Rusia, a pesar de las claras fracturas y tensiones que están surgiendo entre Moscú y Teherán debido a una divergencia de intereses en Siria.

Irán, por su parte, está trabajando para contrarrestar los intentos de Israel de reclutar a Rusia contra el eje iraní. En los últimos días, un miembro del Comité de Seguridad Nacional y Política Exterior de Irán Majlis declaró que, a pesar de los lazos ruso-israelíes, Teherán ha podido maximizar la utilidad de la “tarjeta rusa” en sus actividades en Siria, según un informe del Centro de Inteligencia Meir Amit sobre Inteligencia y Terrorismo.

Parece que la competencia israelí-iraní por la influencia rusa continuará, colocando a Moscú en la posición de árbitro en Siria, lo que se adapta al objetivo de Rusia de regresar al estado de gran poder en el Medio Oriente.

La respuesta general de Irán, por lo tanto, ha sido tratar de capear los ataques israelíes y ser flexible en su enfoque para construir una fuerza en Siria, sin abandonar su ambición de convertir al país en una extensión del frente Hezbollah-libanés contra Israel.

Ante la creciente presión de las sanciones económicas estadounidenses, Irán podría tratar de activar representantes o activos en Siria para atacar a Israel. Parece que Irán ya intentó tal provocación el 1 de junio, cuando se dispararon dos cohetes contra el Monte Hermón desde Siria. La represalia israelí apuntó a armas de artillería del régimen de Assad, una batería de defensa aérea y puestos de observación. Según el Observatorio Sirio de Derechos Humanos, el ataque dejó a tres soldados sirios y siete “combatientes extranjeros”, personal iraní y de Hezbollah, muertos.

La lucha israelí-iraní en Siria parece que continuará. Ambas partes buscan reclutar a Rusia contra la otra.

De manera crucial, Israel ha demostrado su determinación de activar la fuerza militar para mantener a Irán bajo control en Siria. Esta determinación fue expresada por el primer ministro Netanyahu el 14 de julio durante una visita al Colegio de Defensa Nacional de las FDI. “En este momento, el único ejército en el mundo que está luchando contra Irán es el ejército israelí”, dijo.

 

Yaakov Lappin es investigador asociado en el Centro Begin-Sadat de Estudios Estratégicos. Se especializa en el establecimiento de defensa de Israel, asuntos militares y el entorno estratégico de Medio Oriente.

Comentarios

Recientes

spot_img

Artículos Relacionados

Donaciones

 

En “Hatzad Hasheni” seguimos produciendo contenidos verdaderos y confiables para que te sigas sintiendo orgulloso de lo que eres…

¡Ayúdanos ahora con tu donación!

¡Súmate al proyecto que modifica percepciones!

CLICK AQUI PARA DONAR

Gracias por donar en este importante proyecto de diplomacia publica.