El nuevo documento político de Hamás: En su mayor parte es más de lo mismo – Por Coronel (Retirado) Dr. Eran Lerman

RESUMEN EJECUTIVO: El nuevo documento político de Hamás, que pretende complementar, en lugar de reemplazar, al Pacto de Hamás de 1988, no se aparta en absoluto de lo que el movimiento cree ser el derecho inalienable del pueblo palestino a un estado “desde el río al mar”. El documento declara que la Declaración de Balfour y la Resolución de Partición de la ONU de 1947 son “nulas e inválidas”, y deja claro que el Estado palestino – que se logrará de forma fragmentaria si es necesario – se creará a expensas de la misma existencia del Estado judío. Si bien el texto no es de ninguna manera un avance, sí contiene algunas indicaciones que la presión sobre Hamás puede eventualmente dar sus frutos.

El nuevo documento político de Hamás no es, como se afirma, el equivalente de la transformación de Fatah en 1988. Ese otro cambio, por más fraudulento que fuera, incluyó el reconocimiento del plan de la ONU y del derecho de Israel a existir, así como una renuncia al terrorismo. Hamás no hace ni una ni otra cosa: continúa negando totalmente el derecho de Israel a existir y exaltar la lucha armada.

Sin embargo, el documento introduce algunos cambios menores: principalmente la sustitución de los ataques contra los judíos y el judaísmo con los ataques a los sionistas y el sionismo. Aunque no es motivo de celebración, este cambio semántico sugiere que la presión sobre Hamás puede dar frutos lentamente. La presión debe ser mantenida, para inducir cambios en el futuro que sean más sustantivos y menos cosméticos.

El documento indica que, en algunos aspectos, la carga de la responsabilidad de la gobernanza en Gaza ahora en manos de Hamás – así como la ambición de asumir el control de la OLP y reemplazar a Fatah como la fuerza predominante en la vida política palestina – ha obligado a Mashal y a sus colegas a ofrecer unos cuantos asentimientos a las normas regionales e internacionales. También hay un tono apologético para explicar el hecho que desde 2014, Hamás ha sido cada vez más disuadida, y ha optado por “mantener la calma (tahdi’ah)” a lo largo de la frontera de Gaza.

No hay señal de “moderación” aquí, a pesar de la descripción de Hamás del Islam como una religión de “la vía del medio (wasatiyyah) y de la moderación”. El documento repite agresivamente los temas familiares de la ideología de Hamás: Palestina en su totalidad es indivisible y los derechos del pueblo palestino son eternamente inalienables. No se permitirá que sobrevivan los hechos creados sobre el terreno por el “Proyecto Sionista”.

Aunque no se declara explícitamente, está claramente implícito que la destrucción de todo lo que el sionismo ha hecho también debe significar que la tierra, una vez totalmente liberada, será limpiada de la presencia física de los invasores sionistas. El rechazo también es espiritual. El borrado de cualquier vínculo espiritual entre Israel y los judíos se puede verse en el trato dado a Jerusalén, donde sólo se mencionan los Santos Lugares Musulmanes y Cristianos.

El nuevo documento de Hamás afirma que Israel, “un instrumento en manos del proyecto sionista”, es una amenaza no sólo para los palestinos, sino también para todo el mundo árabe e islámico Ummah (la nación árabe y musulmana) y para toda la humanidad. Todos deben unirse para destruirla. Cualquier intento de ofrecer a los palestinos cualquier cosa menos que el pleno derecho de retorno debe ser rechazado. Debe darse un paquete de indemnización por daños y perjuicios, pero sólo después que se haya ejercido el derecho de devolución y no en lugar de hacerlo. No hay espacio para compromisos en absoluto.

Aun así, hay señales de un reconocimiento que el mundo ha cambiado, y el Hamás lo ha aprendido de la forma más dura (“este documento profundiza nuestra experiencia y comparte nuestros entendimientos”). El lenguaje contundente del totalitarismo islámico es diferente a una responsabilidad política y Hamás necesita rechazar dicho totalitarismo. También en el convenio original de Hamás veíamos segmentos nazis acerca de las vastas conspiraciones judías, un lenguaje que se remonta a los días de Hitler pero entregado a los palestinos por el Mufti de Jerusalén y su acción en Berlín vía la Radio Zeissen durante la Segunda Guerra Mundial. Ahora se está afirmando que el proyecto sionista, y no los judíos como tales, son el enemigo, y que Hamás “se opone a cualquier opresión basada en la nación, la raza o la religión” (a pesar de la persistente evidencia de la depredación anticristiana en Gaza). Años de críticas en estos puntos realizadas por los defensores de Israel finalmente lo llevaron a algunos cálculos más realistas.

Los eventos de 2011 también dejaron su huella. Hamás ya había aprendido a utilizar los procedimientos democráticos como una forma de acceder al poder (como en 2006, cuando ganaron las elecciones parlamentarias palestinas). Ahora lanzan eslóganes sobre el pluralismo y la tolerancia. También hay un nuevo tono hacia las mujeres, a las que se les había asignado principalmente el deber de dar a luz a los combatientes de la yihad en el texto de 1988.

En cuanto a la política palestina, que bien puede ser la verdadera razón para la formulación de este texto, el documento permite un acuerdo con Fatah basado en el objetivo parcial de un Estado palestino dentro de las líneas de 1967. Pero exige el derecho de retorno de los refugiados “a los hogares de los que fueron expulsados”, y establece la advertencia que esto no debe y no puede constituir el reconocimiento de Israel o la aceptación de la partición permanente. “No puede haber ninguna concesión sobre ninguna parte de la tierra de Palestina, por cualquier razón y bajo cualquier circunstancia y presión, y no importa cuánto tiempo la ocupación dure”, dice el documento. “Hamás rechaza cualquier alternativa a la liberación total de Palestina, desde el río hasta el mar”.

A pesar de esta línea persistentemente dura, otro lenguaje en el texto sugiere que Hamás se inclina ante una presión regional e internacional considerable. Varias secciones hablan de la necesidad de mantener abierta la puerta de Egipto y de separar a Hamás de ISIS y de otros “radicales”. En el párrafo 1, Hamás se define como un “movimiento nacional islámico palestino”, una ruptura clara con la afiliación explícita con la Hermandad Musulmana en el párrafo 2 del texto de 1988. El rechazo de todo extremismo probablemente está destinado a establecer una distinción entre Hamás e ISIS, para el beneficio de las orejas “moderadas” árabes sunitas. Las referencias a la necesidad de “equilibrio” y apertura a todas las naciones que apoyan, y el rechazo de la “hegemonía”, probablemente significan decirle a los saudíes que Hamás no se está convirtiendo en un proxy iraní. También se presta atención a la “opinión mundial”, que se espera reconozca que los sionistas son los enemigos de toda la humanidad.

En última instancia, a pesar del cambio en términos de virulencia antisemita, este texto no da una razón real para la esperanza. Ninguna de las tres condiciones establecidas por el Cuarteto internacional – condiciones que se han mantenido notablemente bien durante los últimos diez años – se han cumplido. Israel y su derecho a existir nunca serán reconocidos; Oslo y todos los demás acuerdos – incluso la Declaración de la ONU 181, que la OLP aceptó (más o menos) en 1988 – son nulos y sin valor; y la lucha armada se eleva a un derecho sagrado. Aunque se niega a aceptar cualquier desarmado de la “resistencia”, el documento ofrece una apología algo lamentable para el prolongado “tahdi’ah”, o la calma con Israel, como una forma más de “administrar” la lucha. El ataque operativo en la cola de este esfuerzo está en el párrafo 21, que no sólo rechaza Oslo, sino que deslegitima la cooperación / “colaboración” de seguridad de la AP con Israel.

Aun así, el asentimiento a las nuevas normas nos indica que Hamás ha aprendido que las responsabilidades de la gobernanza tienen un precio, incluso si lo que están dispuestos a pagar – en palabras, no en hechos – está muy por debajo del nivel bajo establecido por la comunidad internacional cuando el grupo usurpó el poder en Gaza en 2007. Claramente, la lección para el mundo – y para Israel y sus socios en la ecuación regional – es que este no es el momento de ceder. Este es un momento para mantener un nivel estable pero razonable de presión (nadie quiere una crisis humanitaria en Gaza) para llevar a casa a los líderes ambiciosos de Hamás, así como a sus patrocinadores de Qatar y Turquía, diciéndoles que lo que se ha hecho está aún lejos siendo que todavía les queda un gran trecho por recorrer.

 

Coronel (retirado) Dr. Eran Lerman es un investigador principal asociado en el Centro BESA y ex diputado para asuntos de política exterior y asuntos internacionales en el Consejo de Seguridad Nacional. También es miembro de la facultad Shalem College.

Comentarios

Recientes

spot_img

Artículos Relacionados

Donaciones

 

En “Hatzad Hasheni” seguimos produciendo contenidos verdaderos y confiables para que te sigas sintiendo orgulloso de lo que eres…

¡Ayúdanos ahora con tu donación!

¡Súmate al proyecto que modifica percepciones!

CLICK AQUI PARA DONAR

Gracias por donar en este importante proyecto de diplomacia publica.