El New York Times esconde historia del Boicot Anti-Israel de Compañías Petroleras – Por Ira Stoll (Algemeiner)

El siguiente párrafo aparece alrededor de dos tercios de esa manera en un artículo reciente del New York Times que apareció bajo el título “Israel Corteja Dinero Extranjero en un Esfuerzo Por Convertirse en Exportador de Gas”:

 A Israel puede resultarle difícil atraer inversores.

 El medio ambiente se ha enfriado en términos generales, cuando los precios del gas en Europa cayeron más del 50 por ciento en los últimos cuatro años. Las principales empresas petroleras, con ingresos recortados, están siendo más selectivos acerca de los proyectos que financian. Y los jugadores con proyectos en los países árabes pueden, políticamente, resistirse a invertir en Israel.

 “Creo que habrá interés, pero no es probable que provengan de las principales, debido a consideraciones políticas”, dijo Martijn Murphy, analista de la consultora de energía Wood Mackenzie de Edimburgo, en referencia a las mayores compañías petroleras.

Bueno, eso es interesante, sobre todo en el contexto – no informado por el Times – de dos leyes estadounidenses que prohíben a las empresas estadounidenses aplicar el boicot árabe contra Israel y sancionan al que lo haga. Esas leyes – las de 1977 a la Ley de Administración de Exportación y la Enmienda Ribicoff a la Ley de Reforma Fiscal de 1976 – prevén penas de hasta cinco o diez años para cualquiera que, a sabiendas, viole las leyes anti-boicot.

Si el párrafo del artículo del Times es exacto, plantea toda una serie de otras cuestiones. ¿El Departamento de Comercio del Gobierno de Obama perseguirá a las compañías petroleras y a sus funcionarios por participar en el boicot? ¿Los congresistas demócratas, los senadores y los fiscales generales estatales, que ya han sido hostiles hacia las compañías petroleras por su supuesto obstruccionismo en el tema del cambio climático, intervendrán en el asunto? ¿Qué tienen que decir las compañías petroleras, en todo caso, en su propia defensa? ¿Qué tienen que decir sobre el asunto los grandes accionistas de esas empresas petroleras – incluidos los fondos públicos de pensiones en estados como Nueva York y California, que tienen una gran cantidad de votantes judíos? ¿Por qué el titular en la historia del Times no es: “Las Empresas Petroleras de EE.UU Cómplices del Boicot Árabe Contra Israel, Que Podría Violar La Ley y Enojar a Políticos y Accionistas”?

Todas estas preguntas podrían ocurrírsele a un redactor o periodista cuyo sentido moral lo coloque al borde de la idea de una empresa que se niega a hacer negocios con el estado judío, o que esté familiarizado con la larga historia de activismo político pro-israelí judío estadounidense que logró que se aprueben estas leyes. Pero en este frente el Times parece, como suele ser el caso, haberse ido a almorzar, estar fuera del tema, o realmente no interesarle. En lugar de sentir una crispación de indignación contra una importante compañía petrolera que parece boicotear a Israel, el Times lo trata con la mayor naturalidad. El resultado es que en lugar de una historia innovadora e interesante, el Times publicó un artículo que induce al bostezo. En este caso, como tantas veces, lo que es malo para los judíos también es malo para el periodismo del Times.

Tal vez el Times pondrá las cosas en orden con un artículo de seguimiento. O tal vez el diario será obligado a hacerlo por un medio de comunicación de la competencia cuyo personal está más alerta a la posibilidad de una historia de interés periodístico que se despliega bajo sus narices.

 

http://www.algemeiner.com/2016/09/07/times-buries-story-of-anti-israel-boycott-by-oil-companies/

Traducido para porisrael.org por José Blumenfeld

Comentarios

Recientes

spot_img

Artículos Relacionados

Donaciones

 

En “Hatzad Hasheni” seguimos produciendo contenidos verdaderos y confiables para que te sigas sintiendo orgulloso de lo que eres…

¡Ayúdanos ahora con tu donación!

¡Súmate al proyecto que modifica percepciones!

CLICK AQUI PARA DONAR

Gracias por donar en este importante proyecto de diplomacia publica.