El muro mental de Binyamin Netanyahu – Por Bryan Acuña Obando (Analista Internacional)

El primer ministro de Israel, Binyamin Netanyahu ha mostrado su apoyo a la decisión del Presidente estadounidense Donald Trump de construir un muro en la frontera con México, y al mismo tiempo el presidente norteamericano, ha comparado este muro con la valla de protección con la cual Israel se defiende de ataques suicidas, algo que se ha logrado con excelentes resultados.

Poco, o nada se parece el muro que quiere construir Estados Unidos en la frontera Sur con la protección anti terrorista en Israel. La naturaleza de la valla en el país hebreo es verdadera seguridad para sus ciudadanos contra los atentados palestinos a lo interno del país. A diferencia de la naturaleza divisoria y discriminatoria del “muro trumpniano”, que se complementa con sus altisonantes expresiones que entran en el ámbito de una verdadera esencia divisoria.

En el mundo existen 65 muros aproximadamente, que divide grupos sociales (países, zonas en conflicto, barrios ricos de pobres, etc.) ninguno genera tantos anticuerpos y lluvia de críticas como la barrera protectora que divide Israel de los territorios palestinos. Y ciertamente, pocos mencionan al menos cinco de esos más de 6 decenas cuando quieren hacer una crítica sobre el tema.

El primero que se les viene a la mente es el “Muro de Berlín” y automáticamente, su comparación con la versión israelí, la que, dicho sea de paso, no es completamente construida en hormigón, sino que en grandes tractos es una malla vigilada.

Por otro lado, las palabras del Premier israelí, no representa a la totalidad de los grupos a lo interno de Israel, ni a todas las fuerzas que lo apoyan en el exterior, ni siquiera la visión de todos los grupos sionistas en el país y fuera de él. Si bien, siempre se le ha destacado su carácter de “estadista” a “Bibi”, no es la primera vez hace una expresión poco sensata, en un mal momento político y cuando ciertamente, fue para terminar de fortalecer un concepto errado como comparar estructuras que no comparten características similares.

Por lo tanto, hay que considerar sus palabras como desafortunadas, contra un país que ha sido la primera “víctima” de los decretos del presidente estadounidense. Golpes sumamente despiadados ante un silencio casi coordinado entre gran parte de los países de la región, quienes ciertamente, como dirían los españoles, “se han acojonado”, y no han querido decir nada sobre la actitud del presidente norteamericano, probablemente temiendo a que le metan un metro más al muro con el nombre de su país, o a ser parte de la “lista negra” de visas restringidas.

La reacción de quienes se han manifestado ha sido tibia y poco elocuente con una región que, al compartir tanto culturalmente con México, debería ser más evidente su reclamo y molestia. Pero no, para desgracia de los mexicanos, han quedado casi solos, con expresiones esporádicas de algunos grupos que ante la muestra de poder duro estadounidense no han tenido la templanza de ser firmes en criticarlos.

Señor Presidente de Estados Unidos, Donald Trump, si su idea de “defensa de Israel” es esta, la verdad, flaco favor el que logra haciendo comparaciones de “peras con manzanas”, eso demuestra parte de la ignorancia que su inexperiencia en política posee y debilidad de criterio de sus asesores al no advertirle antes de expresar comentarios de esta índole.

Por otra parte, Primer Ministro Binyamin Netanyahu, si bien se nota su alegría por la llegada del nuevo presidente estadounidense, en sustitución del pusilánime anterior, recuerde las sabias palabras de William Shakespeare y sea dueño de su silencio, porque de sus palabras, todo el pueblo judío se hace esclavo, al ser tan “expresivo”, alimentó una excusa más a los judeófobos de turno, al punto que hasta la Comunidad Judía de México debió desligarse de sus expresiones. Qué daño ha causado con estos términos suyos salidos directamente de su ego y no de una movida inteligente en política exterior.

Siento pena ajena, no hay apología en este caso, todo es vergonzoso y dañino. El golpe dado fue auto infligido. Decimos en Latinoamérica que “Quien no ha conocido a Dios, a cualquier santo le reza”. Ocho años de recibir acciones turbias de Barack Obama, criticadas desde muchos frentes, incluyendo el de este servidor, y se le da una confianza excesiva a este nuevo presidente, olvidando que en materia internacional más que amigos hay alianzas, y estas dependen de una agenda, además que hasta el momento está gobernando por medio de decretos y eso para la sana práctica de la política en un país tiene un límite antes de que explote, causando muchos daños colaterales.

La tormenta que han provocado, los efectos apenas los veremos en el transcurso de estos días. Los judeófobos no necesitan excusas para expulsar su vómito visceral y justificar sus acciones contra Israel y los judíos en el mundo, de esos no me extraña nada. Pero a los amigos y a quienes pocas veces toman partido, esto les generará envenenarse un poco con el virus que los enemigos del judaísmo traen desde lo más profundo de sus entrañas.

Comentarios

Recientes

spot_img

Artículos Relacionados

Donaciones

 

En “Hatzad Hasheni” seguimos produciendo contenidos verdaderos y confiables para que te sigas sintiendo orgulloso de lo que eres…

¡Ayúdanos ahora con tu donación!

¡Súmate al proyecto que modifica percepciones!

CLICK AQUI PARA DONAR

Gracias por donar en este importante proyecto de diplomacia publica.