El Mufti de Berlín – La colaboración árabe-nazi es un tema tabú en Occidente – Por Daniel Schwammenthal (WSJ)

Un mito muy extendido sobre el conflicto de Oriente Medio es que los árabes están pagando el precio por los pecados de Alemania. La noción de que los palestinos son las “segundas víctimas” del Holocausto contiene dos falsedades: sugiere que sin Auschwitz, no habría ninguna justificación para Israel, ignorando 3.000 años de historia judía en la tierra. También sugiere la inocencia árabe en los crímenes alemanes, ignorando especialmente el pasado fascista del líder palestino Hajj Amin al Husseini, que no solo fue Gran Mufti de Jerusalén sino también reclutador de las Waffen SS y propagandista nazi en Berlín. Cuando un periodista alemán intentó recientemente arrojar algo de luz sobre esta historia, se encontró con la ira de los apologistas alemanes de los colaboradores árabes.

Se suponía que la exposición de Karl Rössel “El Tercer Mundo en la Segunda Guerra Mundial” se estrenaría el 1 de septiembre en el “Werkstatt der Kulturen”, un centro multicultural financiado con fondos públicos en el barrio de Neukölln, predominantemente turco y árabe de Berlín. Indignada por la pequeña sección de la exposición sobre la complicidad árabe en los crímenes nazis, Philippa Ebéné, que dirige el centro, canceló el evento. Entre los hechos que la Sra. Ebéné no quería que los visitantes de su centro supieran es que el líder palestino en tiempos de guerra “era uno de los peores y fanáticos fascistas y antisemitas”, como me dijo el Sr. Rössel.

El mufti orquestó los disturbios antijudíos de 1920/1921 en Palestina y los pogromos árabes de 1929 que destruyeron la antigua comunidad judía de Hebrón. Uno de los primeros admiradores de Hitler, Husseini recibió financiación nazi, al igual que la Hermandad Musulmana de Egipto, para su revuelta palestina de 1936-1939, durante la cual sus matones mataron a cientos de soldados británicos, judíos y también árabes que rechazaron su agenda islamonazi. Después de participar en un fallido golpe fascista en Irak, huyó a Berlín en 1941 como invitado personal de Hitler. Al servicio del Tercer Reich, el mufti reclutó a miles de musulmanes para las Waffen SS. Intervino con los nazis para evitar la fuga a Palestina de miles de judíos europeos, que fueron enviados a los campos de exterminio. También conspiró con los nazis para llevar el Holocausto a Palestina.

Después de cancelar la exposición, la Sra. Ebéné trató torpemente de contrarrestar la impresión de que había cedido preventivamente a la presión árabe. Como persona “no blanca” (su padre es camerunés), dijo, no tenía por qué temer a los árabes, una explicación que sugería indirectamente que los alemanes “blancos” comunes y corrientes podrían tener motivos para sentirse menos seguros al decir la verdad.

El comisionado de integración de Berlín, Günter Piening, inicialmente pareció defenderla. “Necesitamos, en una comunidad como Neukölln, una presentación diferenciada de la participación del mundo árabe en la Segunda Guerra Mundial”, lo citó Der Tagesspiegel. Más tarde dijo que fue citado incorrectamente y que, tras las críticas de los medios, permitió que se mostrara una versión más pequeña de la exhibición.

Rössel dice que este episodio es típico de cómo los historiadores alemanes, los arabistas y los eruditos del Islam niegan o minimizan la colaboración árabe-nazi. Lo que dice Rössel sobre Alemania se aplica a la mayor parte del mundo occidental, donde a menudo se afirma que la alianza de Hitler del muftí lo desacreditó posteriormente en la región. Nada más lejos de la verdad. En el Medio Oriente, los nazis no solo fueron populares durante la guerra sino también después de ella; decenas de ellos encontraron refugio en el mundo árabe, incluido el ayudante de Eichman, Alois Brunner, quien escapó a Damasco. Los criminales de guerra alemanes se convirtieron en asesores militares y de seguridad de confianza en la región, en particular del simpatizante nazi Gamal Nasser, entonces presidente de Egipto. El propio mufti escapó a Egipto en 1946. Lejos de ser rechazado por su pasado nazi, fue elegido presidente del Consejo Nacional Palestino. El mufti estuvo a la vanguardia en presionar a los árabes para que rechazaran el plan de partición de las Naciones Unidas de 1948 y libraran una “guerra de destrucción” contra el incipiente estado judío. Su gran admirador, Yasser Arafat, lo sucedería más tarde como líder palestino.

La otra línea de defensa es que la colaboración árabe con los nazis supuestamente no fue ideológica sino pragmática, siguiendo el viejo dicho de que “el enemigo de mi enemigo es mi amigo”. Esta “excusa” no sólo deja de considerar lo que les habría sucedido a los judíos y británicos en el Medio Oriente si hubieran ganado los amigos alemanes de los árabes. También pasa por alto el virulento antisemitismo del muftí y sus seguidores, que continúa envenenando las mentes de muchos musulmanes incluso hoy.

El mufti “inventó una nueva forma de odio a los judíos reformulándola en un molde islámico”, según el erudito alemán Matthias Küntzel. La fusión del mufti del anti-semtismo europeo — particularmente la variedad genocida — con las visiones coránicas de la maldad judía se ha convertido en el sello distintivo de los islamistas en todo el mundo, desde Al Qaeda hasta Hamás y Hezbollah. Durante su estadía en Berlín, el mufti dirigió el programa de radio de propaganda en lengua árabe de los nazis, que incitaba a los musulmanes en el Medio Oriente a “matar a los judíos dondequiera que los encuentres. Esto agrada a Dios, la historia y la religión”. Entre los muchos oyentes también se encontraba el hombre más tarde conocido como el ayatolá Jomeini, que solía sintonizar Radio Berlín todas las noches, según la biografía del líder iraní de Amir Taheri.

La judeofobia musulmana no es, como se suele afirmar, una reacción al conflicto de Oriente Medio, sino una de sus principales “causas fundamentales”. Ha estado alimentando el rechazo árabe de un estado judío mucho antes de la creación de Israel.

“No soy un experto en Medio Oriente”, me dijo el Sr. Rössel, pero “me pregunto por qué la gente que considera tan unilateralmente a Israel como el principal problema de la región nunca considera cómo se habría desarrollado el conflicto en Medio Oriente si no hubiera sido influenciado por fascistas, antisemitas y gente que acababa de partir de su exilio nazi”.

Puede que Rössel no sea un “experto en Medio Oriente”, pero plantea preguntas mucho más pertinentes sobre el conflicto que muchos de los que reclaman ese título.

El Sr. Schwammenthal es redactor de The Wall Street Journal Europe. Artículo publicado en 2009.

Comentarios

Recientes

spot_img

Artículos Relacionados

Donaciones

 

En “Hatzad Hasheni” seguimos produciendo contenidos verdaderos y confiables para que te sigas sintiendo orgulloso de lo que eres…

¡Ayúdanos ahora con tu donación!

¡Súmate al proyecto que modifica percepciones!

CLICK AQUI PARA DONAR

Gracias por donar en este importante proyecto de diplomacia publica.