El “juego” que Israel e Irán deben jugar en Siria – Por Dr. Max Singer (BESA)

Israel no tiene ni el poder ni la motivación para influir significativamente en el resultado de la guerra por el control de todas las piezas de Siria. El objetivo de Israel en Siria es impedir que Irán construya instalaciones militares que aumenten su capacidad para atacar a Israel. La única forma en que Israel puede lograr esto es mediante la destrucción de todas estas instalaciones construidas por Irán o a través de convencerles de no construir cualquier amenaza por temor a que Israel vaya a destruirla.

Poco puede hacer Israel para afectar el resultado de la lucha por el control de Siria. Jerusalén no tiene ninguna preferencia entre los resultados alternativos posibles, todos los cuales son perjudiciales para Israel. Por razones humanitarias Israel le gustaría que los ataques sangrientos contra la población civil se detuvieran, aunque es beneficioso para la seguridad de Israel que sus enemigos sigan luchando entre sí. [1]

Los principales intereses (prácticos) de Jerusalén en Siria están centrados en evitar la construcción de instalaciones militares que aumentarían la capacidad de Irán para atacar a Israel, y para impedir que Irán tome el control de territorio cercanos a los Altos del Golán.

Israel ha hecho esfuerzos políticos para proteger sus intereses en Siria, pero no hay mucha posibilidad que tales esfuerzos puedan tener éxito. Incluso si por alguna razón una potencia exterior como Rusia lograse convencer a Irán que se comprometa a no construir una base que amenace a Israel, no se puede contar con ellos para mantener un acuerdo de este tipo, y nadie más se sentiría lo suficientemente fuerte para insistir en que Irán lo cumpliese.

Israel tiene que tratar de evitar que Irán obtenga nuevas capacidades para amenazarla desde Siria. No puede hacer esto a través de demandas diplomáticas u otras formas de negociación. Sin embargo, Israel puede impedir que Irán obtenga nuevas instalaciones militares en Siria – tales como bases o fábricas – a través del bombardeo de dichas instalaciones.

Este “juego” estratégico es entendido tanto por Israel e Irán. Por el momento, ninguna de las partes quiere una guerra, pero cada uno está dispuesta a tomar las medidas que podrían llevarnos o tomar el riesgo de llevarnos a una guerra. Ambos irán con cuidado, pero tampoco es probable que actúen de forma pasiva. El “juego” tiene más complejidades y matices de los que se presentan aquí.

El primer nivel de complejidad es que ambas partes hacen amenazas que son más amplias de las que están dispuestas a llevar a cabo. Teherán amenaza con atacar a Israel si las bases iraníes son bombardeadas en Siria, mientras que Jerusalén dice que no va a “aceptar” activos iraníes que amenazan a Israel en cualquier lugar en Siria. Cada lado intenta que otras partes intervengan para poner fin a su enemigo con el fin de evitar una nueva guerra.

Cada lado entiende que las amenazas de sus enemigos son exageradas, pero tampoco es cierto lo que el otro va a hacer en realidad. Irán ya ha comenzado la construcción de una pequeña base en el sur de Siria, desde la que despegó un avión no tripulado para lanzar una pequeña bomba al norte de Israel. Al destruir las instalaciones iraníes en esa base, Israel demostró la voluntad y la capacidad para impedir que Irán base sus fuerzas tan cerca de Israel. Irán ha aprendido que tendría que mantener una distancia más grande de Israel o correr el riesgo de un golpe militar humillante.

Ambas partes tenían que pagar un precio por esta experiencia de enseñanza/aprendizaje. Irán perdió todo lo que había invertido en la construcción de la base. Más importante aún, sufrió la vergüenza de ser atacada sin la capacidad de dar una respuesta suficiente – es decir, algunos de sus amenazas fueron expuestas como vacías. Mientras que Israel logró su objetivo inmediato, también ha tenido que pagar un precio. Cualquier ataque militar implica costes y riesgos, incluso si los peligros que corrían no se concretan. Y si bien no hay beneficios políticos al usar el poder militar con éxito, también hay costos políticos.

Irán ahora necesita saber si se puede construir de manera segura una instalación más lejos de la frontera con Israel. ¿Cuánto más lejos? Israel no va a trazar una línea precisa, porque un grado de incertidumbre puede trabajar a su favor. Exactamente hasta qué punto Israel va a trazar dicha zona de exclusión depende de las instalaciones iraníes y en todo tipo de detalles y consideraciones políticas. La única forma que Irán puede determinar los límites de Jerusalén es construir algo y ver si Israel lo destruye. Pero si cruza una línea roja israelí, Irán sufrirá pérdidas como las de la destrucción israelí de su base de aviones no tripulados desde partió su drone el mes pasado.

Los líderes iraníes se preocupan mucho más acerca de quién controlará Siria que sobre la construcción de bases en Siria que amenacen a Israel, y no parece que quieren tener una guerra con Israel en este momento. Así que por ahora, Israel, probablemente, pueda impedir que Irán construya instalaciones militares en Siri lo que contribuye a la paz y la seguridad de la región. Esta capacidad depende de si Teherán continua creyendo que Jerusalén puede y va a utilizar “ataques militares” para evitar que Siria se convierta en una base para ataques iraníes contra Israel.

Cuando la cuestión del control sobre todas las partes de lo que fue Siria finalmente se resuelva, lo que probablemente demorará al menos otros varios años, Irán puede dar más énfasis a su objetivo de poder usar a Siria como otra base para atacar a Israel. En ese momento puede estar menos preocupada por evitar la guerra con Israel, especialmente si obtiene armas nucleares para entonces. Si eso sucede, Israel tendrá menos capacidad para limitar la construcción de las instalaciones militares de Teherán en Siria, aunque eso también dependerá de una cantidad de temas sobre la naturaleza del nuevo régimen o regímenes en Siria.

También es completamente posible que para cuando se resuelva la guerra en Siria, habrá un nuevo régimen que gobierne a Irán. Eso pondría fin al “juego” descrito aquí y reduciría en gran medida muchos otros problemas que ahora preocupan a la región.

 

 

Max Singer, fundador y miembro senior del Hudson Institute, es miembro senior del Centro Begin-Sadat de Estudios Estratégicos de la Universidad Bar-Ilan en Israel.

Comentarios

Recientes

spot_img

Artículos Relacionados

Donaciones

 

En “Hatzad Hasheni” seguimos produciendo contenidos verdaderos y confiables para que te sigas sintiendo orgulloso de lo que eres…

¡Ayúdanos ahora con tu donación!

¡Súmate al proyecto que modifica percepciones!

CLICK AQUI PARA DONAR

Gracias por donar en este importante proyecto de diplomacia publica.