El índice de apoyo a la paz en Israel – Enero 2016 – Por Instituto Israelí de Democracia

El Índice de la Paz de este mes se centra en la relación entre Israel y los palestinos, en el presente y en el futuro y también en las relaciones entre Israel y los EE.UU., en particular, y hacia la comunidad internacional en general debido a la continuación del conflicto.

No hay confianza pero si hay voluntad de diálogo – incluso ahora, después de todas las subidas y en especial bajadas en las relaciones entre israelíes y palestinos se repite la misma disonancia entre la desconfianza que siente la población judeo-israeli hacia la dirigencia palestina y, a la vez, las mismas personas manifiestan su deseo de ver una continuación en el diálogo entre Jerusalén y Ramallah. Una gran mayoría (72%) no cree en Mahmud Abbas, quien en una reunión celebrada hace dos semanas con periodistas israelíes en la Mukata (Casa de Gobierno) dijo que recientemente trasladó a Israel mensajes claros “que quería reunirse con Netanyahu aunque hasta ahora no había recibido ninguna respuesta”. Una segmentación en torno a la filiación política de las personas centrada en la pregunta acerca si “se cree” en las afirmaciones de Abu Mazen (Abbas) muestra que entre los que se definen como de izquierda una mayoría del 68% creen en lo que dijo el líder palestino, en el centro sólo el 37% confía en sus palabras y un 7% cree en lo que dice desde la derecha. Al mismo tiempo, una mayoría del 67% de los judíos de Israel apoya la celebración de una pronta reunión entre los dos líderes. Todos los que se identifican como izquierdistas apoyaron esta medida, y el 92% de los que se ubican en el centro también lo hacen. Sin embargo en la derecha del mapa menos de la mitad (46%) apoyan dicha reunión. Entre los árabes, la mayoría (63%) cree en lo que dice Abu Mazen y el 85% apoya una reunión entre Abbas y Netanyahu.

Bennet tiene razón – Una mayoría relativa en la muestra entre los judíos (58%) está de acuerdo con las críticas expresadas por el ministro Bennett y otros miembros del gobierno y la Knesset, hacia el ministro de Defensa y el primer ministro, la critica sostiene que las políticas de Yaalon y de Netaniahu hacia los palestinos no es firme y no es lo suficientemente eficaz. Una segmentación de acuerdo a quién ha votado el encuestado en la última Knesset muestra que entre los votantes de todos los partidos – con excepción de Meretz, el Majané Hatzioní y Kulanu – la mayoría cree que Bennett está en lo cierto al criticarles. No es sorprendente que entre los árabes, una 3/4 partes de los encuestados no están de acuerdo con esta crítica.

Dudas sobre el proyecto de separación de Hertzog – El público judío está dividido en cuanto a la declaración de Hertzog (Majané Tzioní – Partido Laborista, de la oposición) que hay que separarse de cuanto más palestinos nos sea posible, tan pronto como sea posible y construir un muro para separar las aldeas palestinas alrededor de la ciudad de Jerusalén. El 49% apoya una política así mientras que el 44% están en contra. El desglose de la pregunta en relación con el voto del encuestado nos muestra que el mayor apoyo a Hertzog proviene de lo que votaron a Israel Beiteinu y entre los votantes del Likud (respectivamente 78% y 64%). Por el contrario, entre su propio partido – el Campamento Sionista – una mayor proporción (49%) se oponen a la línea propuesta por el líder del partido, mientras que el 43% apoyan dicha propuesta. El plan ha recibido mayor objeción, por razones aparentemente opuestas, entre los votantes de Meretz (75%) y la Casa Judía – Bait Hayehudí (55%). Entre los encuestados árabes, el 92% se opone a la separación propuesta.

Imposición de la ley de manera desigual en los territorios – Hemos realizado una serie de preguntas acerca de la declaración del Embajador de Estados Unidos, Dan Shapiro, que dijo que le preocupa que la ley impuesta por Israel en Cisjordania hacia los Judios y hacia los palestinos no sea igual. Una pequeña mayoría de la población judía (53%) cree que Israel no establece una política desigual. Sin embargo, parece que esto no es malo a ojos de muchos de los encuestados… el 50% de los encuestados judíos creen que el establecimiento de una política no equitativa de la ley se justifica, mientras que sólo el 40% piensa lo contrario. Una segmentación partidaria alrededor de esta pregunta nos muestra que 2/3 de los que se definen como de derecha justificarían esto, en comparación con el 42% en el centro y el 18% en la izquierda.

Relaciones entre Israel y Estados Unidos – Una clara mayoría de la población judía (58%) opinan que, aún teniendo en cuenta la estrecha relación entre los EE.UU. e Israel, norteamerica no tiene derecho a hacer observaciones sobre cuestiones como las presentadas anteriomente. También aquí las diferencias entre personas que votan a diferentes partidos son muy grandes: Entre votantes de derecha el 70% creen que los EE.UU. no tiene derecho a hacer observaciones a Israel, en comparación con el 50% que se sitúan en el centro, mientras que solamente el 20% de los votantes de la izquierda se oponen. Con o sin relación al derecho de EE.UU. a criticar a Israel, una abrumadora mayoría de la población judía (74%) piensa que Israel no va a cambiar su política debido al descontento de los Estados Unidos en relación a la aplicación de la ley en los territorios. En otras palabras, la población judía aparentemente cree que Israel puede permitirse el lujo de ignorar las críticas formuladas contra ellos por EE.UU., el amigo más cercano, tal vez asumiendo que la amistad puede sobrevivir incluso si Israel no acepta el pedido de imponer una ley equitativa en los territorios o porque el tema es fundamental para escuchar a otro país, aunque sea un amigo cercano.

El mundo entero está contra nosotros – Si esta es la actitud hacia el mejor amigo de Israel – Estados Unidos, qué podemos esperar cuando se trata de la comunidad internacional en su conjunto. Cuando se pregunta si las críticas de la comunidad internacional hacia las políticas de Israel toman en cuenta igualmente los intereses nacionales de ambos lados, los israelíes y palestinos, el 82% de la población judía dijo que están seguros (54%) o piensan (28%) que no lo hacen, consideran que se toman menos en cuenta los intereses de Israel que los de los palestinos. Sólo entre los votantes de Meretz en la última elección, hay una mayoría que piensa que la comunidad internacional considera los intereses de ambas partes de igual forma.

No es de extrañar, entonces, que ante la pregunta si Israel debe o no debe tomarse en serio las criticas de la comunidad internacional por su política en los territorios, la mayoría (56%) respondió que Israel no debe considerar dichas críticas. Sin embargo, esta posición es muy sorprendente en vista del hecho que la mayoría (56%) cree que los próximos años es probable o muy probable que la  comunidad internacional imponga una presión real sobre Israel para poner fin al control de los territorios. En otras palabras, aunque la mayoría de la población judía reconoce que hay una probabilidad alta que la comunidad internacional presione, no parecen preocupados por eso. Por otra parte, ante la pregunta si creen o no creen en la afirmación que dice que si el control de los territorios por parte de Israel continua la comunidad internacional va a considerar a Israel como un estado Apartheid al estilo de Sudáfrica, con todo lo que eso implica, aproximadamente el 49% dijo que no sucederá, el 39% afirmó postiviamente y 12 % no sabía qué responder.

Una clara mayoría (70%) entre los árabes de Israel piensan que no hay muchas probabilidades que las presiones exteriores sobre Israel la obliguen a desprenderse de los territorios. 51% (frente a un 23,5%) están de acuerdo que si el control de Israel sobre los territorios palestinos continua de la misma manera, la comunidad internacional tratará a Israel como un estado Apartheid, con todo lo que conlleva (en comparación con el 23,5% que está en desacuerdo).

¿Llegó el momento de la anexión? – Con motivo del aniversario de la Guerra de los Seis Días, un debate alrededor de si ha llegado el momento de anexar los territorios o si es hora de poner fin a la ocupación. Preguntamos: “El próximo año se señalarán 50 años desde la Guerra de los Seis Días Algunos argumentan que es hora que Israel se anexe formalmente los territorios capturados en la guerra y que ahora están en nuestras manos ¿Usted apoya o se opone a esto?”. El resultado es que el 45% de la población judía defiende la anexión y exactamente el mismo número se opone.

La continua ocupación – una considerable mayoría entre la población judía (61%) se oponen a la idea que “el conflicto israelí es, tal vez, algo incómodo pero se puede continuar durante muchos años sin causar daño a la seguridad y existencia de Israel”. Parece, por lo tanto, que incluso entre aquellos que apoyan la anexión, un número considerable de ellos reconocen los peligros existentes por la continuación de la ocupación.

Ocupación y Democracia – una clara mayoría entre los judíos (66%) no están de acuerdo con el argumento que el control prolongado de los territorios le impide a Israel ser una democracia real. Una segmentación por campos políticos muestra que entre los votantes de izquierda el 85% está de acuerdo con la afirmación que la ocupación evita que Israel sea una democracia real frente al 30% que se ubican en el centro y el 11% de los derechistas. Estos resultados nos demuestran que hay diferencias profundas entre el público judío-israelí con respecto al efecto que produce controlar los territorios y probablemente también con respecto a la verdadera esencia de la democracia. No es sorprendente que entre los árabes vean lo contrario: el 76% piensa que la ocupación interfiere para que Israel sea una verdadera democracia.

 

 

 

La encuesta del Índice de Paz se realizao en el Plan Evans para la Mediación y Resolución de conflictos (TAU) y el Centro Guttman para el Estudio de la Opinión Pública y Política del Instituto de Democracia de Israel. La encuesta fue realizada por teléfono por el instituto de investigación “Midgam” entre el 26-28 de enero de 2016 entre 600 encuestados, que constituyen una muestra nacional representativa de toda la población adulta de más de 18 años. El error máximo de muestreo para la muestra completa – ± 4,1% con un nivel de confianza del 95%. Análisis estadístico: Sra. Jasmine Alcalay.

Comentarios

Recientes

spot_img

Artículos Relacionados

Donaciones

 

En “Hatzad Hasheni” seguimos produciendo contenidos verdaderos y confiables para que te sigas sintiendo orgulloso de lo que eres…

¡Ayúdanos ahora con tu donación!

¡Súmate al proyecto que modifica percepciones!

CLICK AQUI PARA DONAR

Gracias por donar en este importante proyecto de diplomacia publica.