El Dr. Yihye y Mister Sinwar: La Estrategia ilógica del Hamás – Por Ron Ben Yshai (Yediot Ajaronot)

Para quienes siguieron los acontecimientos en la Franja de Gaza, es posible reconocer el marco de pensamiento nuevo del Hamás en donde la organización habla con dos voces para tratando de conseguir tres objetivos: dos de ellos son políticos y uno es militar, un modelo parecido al usado por Egipto durante la guerra de Yom Kipur. En la organización terrorista tratan de adormecer a Israel para provocar una calma en vistas de un gran atentado, ya que entienden que el Estado de Israel no desea comenzar una operación militar en estos momentos.

Es muy difícil entender la lógica y la estrategia según la cual actúa la dirigencia de Hamás. Yihye Sinwar, el líder de la organización en la franja y al igual que Ismail Hayneh, el líder del brazo político de la organización… e incluso Muhamad Def, quien influye mucho sobre el brazo armado de Hamás – todos ellos saben (al igual que el último de los niños en la ciudad de Gaza), que es Israel quien está tratando de ayudarles y mejorar las condiciones por la crisis humanitaria, trasladando camiones repletos de alimentos y medicinas, dándoles gasolina pagada por Qatar y de esta forma aumentar el número de horas de electricidad en la Franja, y tratando de ampliar la zona de pesca de seis millas a nueve para que los pescadores de Gaza puedan trabajar y alimentar a los otros civiles.

Sin embargo, y a pesar de estos hechos y de otros que nos muestran que Israel está tratando con todas sus fuerzas de ayudarles e incluso esto es lo que declara (por ejemplo, Israel presiona a Mahmoud Abbas para que no corte totalmente de sueldos a la Franja de Gaza) – Hamás de todos modos, todos los días, una y otra vez, insta a sus hombres a cortar las alambradas, a enfrentarse con el ejército Israel casi cada noche, los impulsa a lanzar barriletes incendiarios, a contaminar el aire con el humo de neumáticos ardientes negros, y todo esto bajo la protección de civiles jóvenes, habitantes de la franja que mueren para que la organización siga en esta rara guerra de desgaste, que aparentemente no tiene una lógica y que no tiene un objetivo concreto y viable que justifique los muertos sobre la alambrada, el sufrimiento de los habitantes de Gaza, y el sufrimiento de los judíos alrededor de la Franja.

Pero… quien sigue muy de cerca los acontecimientos durante la última época, incluyendo la entrevista “moderada” aparentemente que ofreció Yihye Sinwar a “Yediot Ajaronot”, comienza a identificar el aspecto estratégico nuevo del Hamás, que intenta conseguir tres objetivos: dos de ellos políticos y uno de ellos militar. El objetivo político fue establecido por Yihye Sinwar en la entrevista con claridad y resumidamente: “Nosotros vamos a dar silencio a cambio de silencio y del fin del bloque”.

Yihye Sinwar se refería a que él estaba dispuesto a terminar con la guerra de desgaste en la valla de seguridad y terminar con los cometas incendiarios, incluyendo el fin del disparo de morteros y cohetes pero… a cambio de la apertura de los pasos hacia Israel sin limitaciones para el acceso de todo tipo de productos hacia el interior de la Franja de Gaza. Actualmente los pasos están abiertos y los alimentos y medicinas y otros productos civiles que circulan sin limitaciones; pero esto se hace tras una revisión de seguridad estricta que tiene como objetivo prevenir la entrada de productos que faciliten la fabricación de cohetes y morteros nuevos del Hamás, la adquisición en el extranjero y el paso vía Israel de equipos para el comando marino del Hamás y otra lista larga de productos que le permitirían al brazo armado de la organización fortalecerse sin las limitaciones presentes actualmente, incluyendo las limitaciones y el control estricto del paso de materiales para la construcción destinados a que no sean utilizados para la construcción de túneles que se hacen en vez de ser utilizados para reconstruir las casas de los civiles en la Franja de Gaza.

Yihye Sinwar lo expresa de forma clara: No me molesten a la hora de fortalecerme y no te molestaré en la cerca y con los globos ardiendo. Permanecerá en silencio durante algunos años hasta que complete la acumulación a través de los productos, incluidos los drones y el equipo electrónico que me transferirán, y luego volveremos a iniciar la confrontación violenta. Los disturbios en la cerca, los asesinatos diarios, están destinados a presionar a Israel para que acepte esta fórmula, que resuena bien a los oídos internacionales que no conocen el doble lenguaje de Hamas. En Berlín, por ejemplo, no saben que las palabras “levantar el sitio” significan, ante todo, que la industria militar en Gaza pueda crecer indefinidamente.

El segundo objetivo político de Hamás es, a través de la guerra diaria de desgaste, alentar a Israel a ejercer presión sobre Abu Mazen para que este último no cumpla su amenaza de dejar de pagar los salarios a los funcionarios de la Autoridad Palestina y Fatah en la Franja de Gaza. Hamás quiere que Israel haga el trabajo por ellos… donde los enviados de la ONU y los egipcios fallaron.

Pero lo más interesante es el propósito militar que está detrás de los disturbios en la cerca y la continua excavación de los túneles, los disturbios en la cerca durante la noche y el día, que incluyen cortar la cerca bajo el humo de los neumáticos y al costo de la pérdida de vidas entre los miembros de Hamás y entre los niños que se refugian detrás de ellos. Esta no es una expresión inocente de la terrible desesperación que sume a los palestinos sino que estos movimientos están destinados a “acostumbrar” a Israel a este patrón de acción, hasta que un día, cuando Hamás lo decida, su gente estallará en diez lugares bajo los auspicios de miles de civiles, penetrando hacia el interior de Israel, atacando las posiciones de los francotiradores y consiguiendo uno de dos secuestrados (o cadáveres) y quizás, incluso, intenten correr y obtener un “botín” similar en un asentamiento cerca de la cerca como ser Najal Oz, por ejemplo.

En las últimas semanas y días, Hamás ha estado practicando esta estructura de infiltración en varios lugares, casi sin parar, en el supuesto que las FDI entrarán en un clima de complacencia y no se darán cuenta en el día en particular en el que tendrá lugar el ataque realmente. La dirigencia de Hamás de la Franja trata de reconstruir el engaño egipcio anterior a la guerra de Yom Kipur; durante meses antes del cruce se entrenaron los egipcios “en seco” en la línea del agua del canal de Suez, los vimos utilizando mangueras obre las rampas que construyeron, y no comprendimos por que hacían esto…

Vimos a los egipcios viajando con vehículos anfibios cerca del canal, regresando, y nuevamente vinieron hacia el canal y regresaron. Y nos partimos de risa. Los egipcios también se disfrazaron en un ejercicio a gran escala en el área del Canal, y el resto es conocido. Hamás no es el ejército egipcio, ni es tan sofisticado ni tan capaz, pero actualmente se está preparando para penetrar en varias áreas de la valla de seguridad para secuestrar soldados y civiles y dañar, si por otras vías que está utilizando, no tienen éxito. Las posiciones de francotirador, a unos 20 metros de la cerca, serán los objetivos inmediatos para estas penetraciones, y vale la pena prepararse para esto. Pero este no es todo el plan militar.

Vale la pena recordar que la semana pasada las Fuerzas de Defensa de Israel descubrieron un túnel de ataque suplementario que entraba a nuestro territorio. Este túnel fue usada para dos fines: El primero, probar la utilización de ciertos materiales de construcción que le dificultan a los hombres del “laboratorio tecnológico” de Israel ubicar y descubrir dichos túneles. Hamás, por lo visto, estima que las Fuerzas de Defensa de Israel identifican a los túneles por medio de materiales o por piezas que se usan en la construcción por lo que seguirán contrayendo túneles, entre otras cosas, para probar si hay forma de usar materiales que el ejército israelí tenga dificultades a la hora de identificar.

Pero la segunda razón por la que Hamás continúa construyendo los túneles es tener varios túneles activos en caso que las Fuerzas de Defensa de Israel ataquen y entren en la Franja de Gaza, y la idea es que cuando las FDI ataquen, los combatientes de Hamás desaparecerán en los túneles que se encuentran en el interior de la Franja de Gaza. Estos túneles ya están conectados a los túneles de ataque y, por lo tanto, un hombre de Hamás que ingresa al túnel en el centro de Khan Yunis puede alcanzar el túnel de ataque y, a través de él, llegar al territorio israelí más allá de la cerca.

El túnel que se expuso esta semana era exactamente esto: Penetraba unos 200 metros en el territorio israelí, pero estaba conectado por una red de túneles que unían los pasajes a la Franja de Gaza, para que Hamás pueda crear una situación en la que los tanques de las FDI solo se encuentren con civiles, no combatientes, y al mismo tiempo, justo detrás de ellos, dentro de Israel, los agentes de Hamás emergerán desde los túneles de ataque y operarán en su parte trasera contra los asentamientos y las baterías de la Cúpula de Hierro.

Aparentemente, este es el plan y, por lo tanto, Hamás continúa cavando túneles, aunque sabe que en poco tiempo perderán la mayoría de ellos. Quiere estar preparado para la guerra aquí y ahora, por lo que continúa cavando los túneles ofensivos y conectándolos al sistema de túneles internos dentro de la Franja de Gaza para crear un sistema subterráneo que le permita rodear y saltear a las fuerzas de las FDI si estos ingresan en otra gran operación en la Franja de Gaza.

Hamás cree que Israel no irá a la guerra en Gaza

Hamás continúa sus preparativos para el ataque y con la Guerra de desgaste en la cerca porque ahora confían en que Israel no irá a la guerra contra ellos. Los miembros principales del gabinete y las instituciones de seguridad han logrado convencerles que Israel no quiere la guerra, y Yahya Sinwar está apostando a que las FDI temen grandes pérdidas si lanza una gran operación en Gaza, principalmente porque la organización está convencida que Israel ahora está enredada en el norte con los rusos y los iraníes.

El ministro de Defensa Lieberman está tratando de dejarle en claro a los líderes de Hamás que están equivocados; él está tratando de crear una ecuación que diga que si continúan con sus preparativos para la guerra y la guerra de hostigamiento contra la frontera de Gaza sigue, perderán la ayuda humanitaria que nosotros somos los únicos que les proporcionamos. Si no captan la señal, también habrá un duro golpe militar. Pero según la experiencia, Hamás continuará estirando la cuerda hasta que, en algún momento, suceda algo que hará que Israel cambie su actual política de moderación. Cuando eso suceda, Hamás será golpeado y duro, y no de la forma en que creen que sucederá.

Comentarios

Recientes

spot_img

Artículos Relacionados

Donaciones

 

En “Hatzad Hasheni” seguimos produciendo contenidos verdaderos y confiables para que te sigas sintiendo orgulloso de lo que eres…

¡Ayúdanos ahora con tu donación!

¡Súmate al proyecto que modifica percepciones!

CLICK AQUI PARA DONAR

Gracias por donar en este importante proyecto de diplomacia publica.