El “discurso de los derechos” como una estrategia palestina – Por Liran Ofek (INSS)

El discurso de los derechos, se centra en un reencuadre del conflicto nacional con Israel para presentarlo como una lucha por la libre determinación de todos los palestinos dondequiera que se encuentren, y está diseñada para presionar a Israel a cambiar su política hacia el tema palestino y, a la par, asegurar los derechos de los palestinos como parte de una solución nacional. Durante los dos últimos años los institutos de investigación y grupos de reflexión palestinos han empezado también a hacer hincapié en la necesidad de formular una nueva estrategia nacional, sobre la base de este marco de discusión. El argumento es que el “discurso de los derechos” beneficia y le da ventaja a los palestinos con diferencias que no poseen actualmente. Esta estrategia, si se confecciona y es aprobada y aplicada podría tener una influencia seria tanto en Israel como en la Autoridad Palestina.

La Autoridad Palestina se enfrenta actualmente a una situación sin salida: la dirección palestina es percibida por el público como débil e irrelevante, el sistema político sufre de una polarización política e ideológica profunda y aguda, y la sociedad palestina vive con una sensación de falta de liderazgo. Los resultados de una encuesta de opinión pública, realizada en diciembre de 2015 por el “Centro Palestino para la Política y las Encuestas”, dirigido por Khalil Shkaki, mostró que el 75% de los encuestados ya no creen que la Autoridad Palestina tiene la capacidad de levantar un estado en los próximos cinco años, de acuerdo con el principio de dos estados para dos pueblos. Más allá de la situación existente, que se caracteriza por, entre otras cosas, una decepción hacia el proceso político liderado por Mahmoud Abbas, presidente de la Autoridad Palestina y por el fracaso de la resistencia violenta liderada por Hamás, el argumento basado en los “derechos” se presenta como una alternativa viable.

El discurso de los derechos, se centra en un reencuadre del conflicto nacional con Israel, y lo muestra como una lucha por la libre determinación de todos los palestinos dondequiera que se encuentren. El discurso está diseñado para presionar a Israel a cambiar su política hacia la cuestión palestina anclando los derechos de los palestinos como parte de una solución nacional – ya sea una u otra. Los líderes del BDS en la arena palestina tratan de ganarse adeptos hace más de una década. Durante los dos últimos años han empezado también los institutos de investigación y los grupos de reflexión palestinos a hacer hincapié en la necesidad de formular una nueva estrategia nacional, sobre la base de esta plataforma discursiva.

Desde una lucha por una solución política hacia una por los derechos

El discurso palestino basado en los derechos no es nuevo y siempre fue parte de la presentación de la posición palestina oficial y no oficial. Desde 2004, este discurso es un marco común en la campaña del BDS. Los líderes de la campaña exigen que Israel reconozca el derecho a la libre determinación de los palestinos, poner fin a la ocupación y desmantelar la valla de seguridad, conceder la plena igualdad para los árabes israelíes y respetar el regreso de los refugiados palestinos de acuerdo con la Resolución 194 de la Asamblea General de la ONU. Los defensores del discurso de los derechos presentan a Israel como un estado apartheid que viola los derechos, mientras que la plataforma que ellos lideran es una “lucha para conceder derechos a todos los palestinos dondequiera que se encuentren”. No lo muestran como una lucha para promover una solución política u de otro tipo al conflicto entre israelíes y palestinos (dos estados). Se trata de un abandono a la idea que guió a los Acuerdos de Oslo siendo reemplazada por una solución de un estado binacional, en el que palestinos tendrán plenos derechos.

De hecho, en los últimos años, la estrategia de centrarse en lograr derechos individuales y colectivos para los palestinos casi no llamó la atención en los institutos de investigación y grupos de reflexión en la arena palestina. Sin embargo, desde 2014, comenzaron a trabajar en ella dos grupos de gran importancia dentro del terreno de la Autoridad Palestina – “El grupo palestino para el análisis estratégico” y “El Instituto de Investigación ‘Masarat’ – que tratan con la necesidad de formular una política basada en el discurso de los derechos, para cambiar así el equilibrio de poder con el Estado de Israel… enmarcando el conflicto como una lucha contra la ocupación y el colonialismo, como dicen ellos. Con este fin se propuso, entre otras cosas, pasar de un discurso basado en un arreglo político y la creación de instituciones nacionales hacia un discurso alrededor de los derechos, aceptado principalmente por los líderes de la campaña BDS contra Israel.

Los líderes del discurso de los derechos entre los grupos de pensamiento palestinos afirman que la  adopción nace de la valoración que el proceso político no conducirá a una solución política, sino que llevará a la preservación del control israelí en la zona y profundizará la división en la arena palestina. Por lo tanto, centrarse en el establecimiento de instituciones nacionales palestinas y llegar a una solución mediante negociaciones basadas en el principio de dos estados es una actitud y una estrategia errónea y engañosa. En lugar de ello, dicen, los palestinos deben centrarse en la política de tratar de alcanzar los siguientes objetivos: a. La realización del principio de libre determinación de los palestinos dondequiera que se encuentren; b. Fin de la ocupación, el desmantelamiento de la valla de seguridad y la protección de los derechos – individuales y colectivos – de todos los palestinos y los árabes israelíes; c. Retorno de los refugiados, según el texto de la Resolución 194 de la Asamblea General de la ONU. Este enfoque abandona la idea de establecer un estado palestino a favor de la lucha por la realización de los derechos. Aunque los defensores no se oponen a la continuación del proceso político, ciertamente creen que Israel no aceptará las condiciones palestinas por lo que prefieren centrarse en las presiones a favor de los derechos en lugar de lograr una solución política o parecida.

Una política basada en el discurso de los derechos puede, en su opinión, proporcionar una serie de ventajas: a. Ajuste de conflicto basado exclusivamente en los criterios de los derechos humanos, lo que le permitiría a los palestinos mostrar a la política israelí como una relación, no solamente injusta e ilegítima entre una entidad ocupante y un ocupado. Por lo tanto, se puede trabajar rodeando las brechas entre las partes e impugnar los argumentos israelíes que defienden estas brechas; b. El discurso de los derechos les permitirá el uso del derecho internacional y otros instrumentos legales, para poner a Israel en tela de juicio por violación de los derechos palestinos, y creará presión sobre otros países para detener a mantener relaciones con Israel por su carácter de violador de la ley; c. El discurso de los derechos fortalecerá la unidad interna palestina y formulará un consenso en un principio común. Además, una estrategia basada en el discurso de los derechos permitirá reducir las diferencias entre los palestinos y los árabes israelíes, tratando de integrar los derechos de estos dentro de la lucha palestina.

La estrategia nacional palestina propuesta, centrada en hacer realidad un estado binacional contradice la idea detrás de la existencia de la Autoridad Palestina que defiende la creación de un estado palestino. También rechaza la posición de la Autoridad Palestina, interesada, de acuerdo con Abbas, en un acuerdo con Israel y que dice que se opone las sanciones y boicots contra ella (en oposición a los boicots hacia los asentamientos que si los aprueba), como lo requiere el movimiento BDS. De hecho, parece que la calle palestina aún no está madura para adoptar una estrategia de este tipo. Una encuesta del Centro Howard de Ramallah de febrero 2016 mostró que más de la mitad de la población palestina apoya las declaraciones de Abbas, según las cuales no hay una verdadera alternativa a la Autoridad Palestina y, por lo tanto, el desarme de la Autoridad Palestina no es una posibilidad que está en la agenda para él. Sin embargo, los que apoyan el discurso de los “derechos” afirman que se debe integrar este tipo de discurso a la lucha por un acuerdo político para así ejercer presión sobre Israel y la comunidad internacional para llegar a un acuerdo conveniente. A la luz del hecho que se trata de diferentes enfoques – en su naturaleza y objetivos – y que se oponen entre sí, no está claro cómo harán para incorporarla en un único concepto coherente, para crear presión sobre Israel sin terminar actuando contra el interés de la dirección palestina.

Por lo tanto, el discurso de los derechos en su conjunto es considerado por Mahmoud Abbas y por su dirigencia cercana como un desafío hacia la dirección palestina que hay que tratar de contenerlo a través de medidas limitadas, tales como la adopción de una retórica de deslegitimación de la política israelí en Cisjordania y la Franja de Gaza, o un boicot a los productos israelíes sólo dentro de la Autoridad Palestina. Estas medidas, a su juicio pueden apaciguar a la opinión pública palestina, que critica la posición del acuerdo pero sin cambiar la posición palestina básica que produzca un alejamiento del apoyo internacional para el establecimiento de un estado palestino, de acuerdo con el principio de dos estados para dos pueblos. Por lo tanto, es poco probable que la Autoridad Palestina formulará una política así en esta etapa, no adoptarán a corto plazo el “discurso de los derechos”. Sin embargo, apoyar una estrategia del discurso de los derechos estarían ganando un punto de apoyo entre los líderes de opinión dentro de la organización Fatah y fuera de ella. El uso del discurso de los derechos puede proporcionar beneficios a los palestinos, ya que se adapta a las audiencias liberales en Europa y otros lugares en todo el mundo fomentando una imagen negativa de Israel en la comunidad internacional. Sin embargo, hay que tener en cuenta que apelar al discurso de los derechos implica, ante todo, la decepción del campo palestino que apoyaba una solución política con Israel basado en la idea de dos estados y, de hecho, se trata de un retorno gradual a la visión tradicional de la OLP, que defendía la resolución de “un estado democrático”. Sin embargo, cuando vemos el estancamiento político actual en aumento, los palestinos que ven la solución basada en dos estado comienzan a verse como no relevantes entre sus pares.

Es importante seguir de cerca el discurso emergente de los derechos en la arena palestina y las implicaciones políticas que se desprenden de tal discurso. Esta adopción y uso de componentes del discurso, aunque limitado, que está haciendo la Autoridad Palestina, nos muestran un proceso profundo que vive la sociedad palestina, en su política y en su dirección y que merecen una preparación especial por parte de Israel para lidiar con la posibilidad que el estado hebreo se encuentre en una situación en donde no existe un socio (para negociar), no sólo en la práctica, sino también en su fuerza para implementar dichos acuerdos.

Comentarios

Recientes

spot_img

Artículos Relacionados

Donaciones

 

En “Hatzad Hasheni” seguimos produciendo contenidos verdaderos y confiables para que te sigas sintiendo orgulloso de lo que eres…

¡Ayúdanos ahora con tu donación!

¡Súmate al proyecto que modifica percepciones!

CLICK AQUI PARA DONAR

Gracias por donar en este importante proyecto de diplomacia publica.