El dilema de Israel en la nueva Guerra Fría – Por Harvey Jaskel (BESA)

RESUMEN: Israel se verá confrontando un dilema mientras China proyecta su imagen comercial, política y militarmente en el Medio Oriente. La nueva Guerra Fría impulsada comercialmente entre Estados Unidos y Pekín obligará a Israel a tomar decisiones muy difíciles respecto a sus intereses económicos y estratégicos.

Imagen de portada: Binyamín Netanyahu y Xi Jinping, fotografía de Haim Zach, GPO vía cancillería de Israel

La nueva Guerra Fría se diferencia de la que finalizó en el año 1989 en que no es una batalla ideológica entre superpotencias. Es un choque de intereses basado en las relaciones comerciales desarrolladas en un entorno internacional mucho más complejo y globalizado. Los nuevos actores en el bloque incluyen a India, Turquía e Irán. Israel posee relaciones con ambos protagonistas de esta nueva Guerra Fría, China y los Estados Unidos, lo que pudiese resultar en decisiones difíciles para Jerusalén.

Los Estados Unidos, el siempre aliado y partidario de Israel, durante los gobiernos de los presidentes Obama y Trump han redirigido su enfoque del Medio Oriente hacia el Pacífico, particularmente China. Este ha reducido materialmente su presencia física en Irak y Siria y ha dejado, si no un vacío de poder, al menos una pequeña laguna. Al hacerlo, le abrió la puerta al objetivo de su reajuste estratégico, es decir China, para que sea este el que llene ese vacío.

Ahora que Estados Unidos es auto-suficiente en energía, su dependencia del Golfo ha disminuido. El principal consumidor de los recursos energéticos de Irán y de los Estados árabes del Golfo es ahora el Lejano Oriente. China es el destino de más del 40% de las exportaciones de petróleo del Golfo (sin incluir a Irán).

Pekín ha proyectado su poder a las rutas marítimas que parten del Golfo, incluyendo el muy disputado Mar de China Meridional. Este ha establecido un puerto e instalaciones navales en Gwadar ubicados en Pakistán y Djibouti en el Cuerno de África, colocándolo a corta distancia del Estrecho de Ormuz en la desembocadura del Golfo.

China, que se está volviendo cada vez más poderosa tanto económica como militarmente, se encuentra profundamente comprometido a su Iniciativa Franja y Ruta (IFR), que tiene como objetivo darle a este acceso por tierra y mar a los mercados de Europa y de Asia Central. La ruta transita más o menos a través de la antigua Ruta de la Seda. China e Irán disfrutan de lazos económicos y militares cada vez más estrechos y están preparados para celebrar un importante acuerdo económico y de seguridad, desarrollos que naturalmente preocupan enormemente a Israel.

Cuando la guerra civil en Siria eventualmente llegue a su fin, Siria necesitará ser reconstruida. Irán y Rusia, sus patrocinadores políticos y militares, no poseen los recursos económicos necesarios para ejecutar un proyecto tan extenso. Pekín posee los recursos y se encuentra en la búsqueda de instalaciones portuarias y navales en la costa oriental del Mediterráneo, así como también posibles rutas de tránsito a través de Irán y Siria. Por lo tanto, China es el beneficiario más probable del grueso de los proyectos de reconstrucción sirios.

China ha adquirido el control de un importante terminal en el puerto de Ambarli en Turquía, un país cada vez más enemigo de Occidente e Israel y que busca maximizar su poder e influencia en el Mediterráneo (a través, por ejemplo, de su participación en Libia y su reciente acuerdo de Límites Marítimos celebrado con ese país).

Israel, una pequeña franja de tierra a orillas del Mediterráneo oriental, se encuentra en una red cada vez más compleja de intereses en competencia.

Jerusalén posee una muy floreciente relación comercial con Pekín de un valor bilateral para el año 2018 de $14 billones. En términos generales, Israel provee tecnología (incluyendo investigaciones y desarrollos para la empresa Huawei, que en sí mismo pudiera resultar controversial); junto a experiencia financiera y técnica; además de equipos hardware y componentes militares. China a su vez, provee capital y mano de obra para proyectos de infraestructura, incluyendo instalaciones portuarias en Haifa y Ashdod, productos manufacturados y bienes de consumo. Actualmente, China es el segundo mayor socio comercial de Israel y pudiera convertirse en el mayor mercado de exportación para Israel para el año entrante.

Sin embargo, en la parte opuesta al saldo de ingresos y gastos, la importancia del mercado israelí para China es pequeña, aunque el acceso a la alta tecnología de Israel tiene cierto valor. Si Pekín puede asegurarse el acceso al Mediterráneo en otros lugares, el beneficio estratégico de Israel para China disminuirá.

A medida que se vuelve más activa la Guerra Fría y China se integra cada vez más, tanto económica como militarmente, en países de la región que son hostiles a Israel y si Israel cede ante la presión de Estados Unidos para restringir las exportaciones y transferencia de tecnología militar y de doble uso a China, (tal como ocurrirá casi inevitablemente), puede que enfrente sanciones o represalias por parte de los chinos.

Uno solo tiene que ver la reacción de China a las insistencias hechas por Australia a una investigación por la conducta de China en relación el COVID-19 y las amenazas realizadas por su embajador en Londres tras la exclusión de la empresa Huawei de la red 5G del Reino Unido a fin de ver la voluntad que pueda tener China para ejercer presión.

Es muy probable que Israel enfrente decisiones difíciles en los próximos meses y años. Si bien es casi inconcebible que se aleje de Estados Unidos y se acerque más a China, esta sigue siendo una opción.

Una administración estadounidense menos benigna pudiera hacer más atractiva esta opción, pero dicha opción debería ser abordada con extrema cautela. Los vecinos de Israel poseen muchos más atractivos para ofrecerle a Pekín que Israel. Jerusalén debería pensar mucho antes de poner en peligro su relación con los Estados Unidos.

 

 

Harvey Jaskel posee una Maestría en Relaciones Internacionales del Departamento de Estudios de Guerra en el Kings College de Londres.

Comentarios

Recientes

spot_img

Artículos Relacionados

Donaciones

 

En “Hatzad Hasheni” seguimos produciendo contenidos verdaderos y confiables para que te sigas sintiendo orgulloso de lo que eres…

¡Ayúdanos ahora con tu donación!

¡Súmate al proyecto que modifica percepciones!

CLICK AQUI PARA DONAR

Gracias por donar en este importante proyecto de diplomacia publica.