El dilema de Irán – Por Yossi Kuperwasser (Israel Hayom)

La batalla sobre el futuro de Irán se ha intensificado en los últimos días. Los estadounidenses intensificaron las sanciones al régimen islámico, ante todo con la cancelación de la exención para la compra de petróleo iraní, declarando a la Guardia Revolucionaria una organización terrorista, prohibiendo la importación de metales de Irán y cancelando el permiso otorgado a Irán en virtud del acuerdo nuclear para exportar uranio enriquecido excedente a niveles bajos y agua pesada. Este permiso fue otorgado, incidentalmente, para que pudiera fabricar estos materiales sin almacenarlos en cantidades superiores a las permitidas en el acuerdo. Los estadounidenses también movieron sus fuerzas militares hacia Irán.

Teherán, por su parte, anunció que si Europa no actúa para moderar las consecuencias económicas de las sanciones estadounidenses, se retirará gradualmente de todas sus obligaciones en el acuerdo nuclear y sus líderes amenazan con dañar a los estadounidenses y sus aliados. Los europeos subrayan en respuesta que aunque se adhieren al acuerdo, si Irán deja de implementarlo por completo, también tendrán que renovar las sanciones. Rusia y China parecen estar del lado de Irán, como se esperaba, mientras que la arena doméstica de Irán continúa en un escenario de crisis económica. Los expertos nucleares en Occidente continúan publicando análisis del archivo nuclear iraní, que aclara cuan avanzado estaba el programa nuclear militar de Irán hasta 2003, y cuán irresponsable fue la conducta del OIEA en relación con el acuerdo nuclear (el OIEA sigue guardando silencio sobre este asunto).

El objetivo supremo del régimen iraní es asegurar su supervivencia y salvar el acuerdo nuclear, lo que le permite crear sin interrupción un gran arsenal de armas nucleares en un plazo de 11 años. Teherán teme que las presiones de la administración de EE.UU. pretendan acelerar el cambio de régimen, no solo deseando frenar la nuclearización de Irán y su aspiración a la hegemonía regional.

En la cima del poder de Irán discuten sobre cómo lidiar con la presión estadounidense: en la agenda está apretando el cinturón presupuestario (“economía yihad” de los iraníes), tratando de extorsionar a Europa, a través de amenazas, compensación por las pérdidas económicas esperadas como resultado de las sanciones y disuadiendo a los estadounidenses de amenazas militares en el supuesto que Trump y parte de su administración realmente no están interesados ​​en una escalada. No es seguro que las recientes declaraciones iraníes reflejen una decisión clara, y es posible que las amenazas a Occidente sean un globo de prueba que los iraníes creen que podrían evitarse. Sin embargo, estas declaraciones elevan el curso del régimen para exacerbar su situación: Europa tendrá que moverse en la dirección de la renuncia al acuerdo, y las posibilidades de escalada aumentarán.

Aparentemente, los iraníes hubieran preferido esperar hasta los resultados de las próximas elecciones presidenciales de los EE.UU. antes de tomar una decisión, con la esperanza que Trump sea reemplazado por un presidente democrático que devolvería a los EE.UU. a un acuerdo. Sin embargo, Khamenei parece creer que sin una respuesta inmediata a la escalada de las amenazas, la imagen de poder del régimen se erosionará entre los propios iraníes y la crisis económica pondrá en peligro la estabilidad del régimen. Aun así, es probable que Teherán procure evitar una provocación militar directa en los Estados Unidos en esta etapa, en reconocimiento de las limitaciones de su poder y su vulnerabilidad a las capacidades militares estadounidenses.

Parece que estos entendimientos son la base de la toma de decisiones de los EE.UU.: Los estadounidenses buscan desequilibrar a los iraníes para obligarlos a tomar decisiones antes de la elección confrontándolos con el dilema… cumplir con el acuerdo o violarlo por completo, poniendo en peligro la supervivencia del régimen o, mientras tanto, rechazar la posibilidad de capitulación, pero el fracaso de los esfuerzos para salir de la crisis y el creciente malestar en el hogar puede obligarlos a girar en esta dirección.

Israel debe fortalecer a los Estados Unidos en sus esfuerzos por evitar que Irán adquiera armas nucleares, y debe estar preparado para la posibilidad que la escalada de tensión también conduzca a una escalada con los satélites regionales de Irán, principalmente Hezbollah, Yihad Islámica Palestina y Hamás.

 

El General de Brigada (res.) Yossi Kuperwasser se desempeñó como jefe de investigación en Inteligencia Militar y actualmente se desempeña como investigador principal en el Centro de Asuntos Públicos de Jerusalén.

Comentarios

Recientes

Artículos Relacionados

Donaciones

 

En “Hatzad Hasheni” seguimos produciendo contenidos verdaderos y confiables para que te sigas sintiendo orgulloso de lo que eres…

¡Ayúdanos ahora con tu donación!

¡Súmate al proyecto que modifica percepciones!

CLICK AQUI PARA DONAR

Gracias por donar en este importante proyecto de diplomacia publica.