“El Deal of the century” (Acuerdo del Siglo) deja de lado los problemas reales – Por Prof. Eyal Zisser

El presidente de Estados Unidos, Donal Trump, se tomó un breve descanso de su variedad de dolores de cabeza legales y domésticos, durante la semana pasada, para hablar sobre el acuerdo del siglo, el acuerdo de ensueño que sus funcionarios están inventando para forjar la paz entre Israel y los palestinos. Dijo que Israel tendría que pagar un precio más alto que los palestinos debido al pago inicial que había recibido, en forma de reconocimiento de Jerusalén como su capital.

Al mismo tiempo, sin embargo, su ex abogado y cercano confidente, Michael Cohen, estaba tramando un trato propio, con el fiscal general de Nueva York: un acuerdo con el fiscal en el que Cohen admitió haber pagado “dinero a escondidas” a varias mujeres que habían tenido relaciones con Trump. Este acuerdo con la fiscalía motivó a bastantes expertos en medios de comunicación, quienes incluso en un día normal están lejos de simpatizar con Trump, a comenzar a calcular su desaparición política. Algunos incluso han predicho que inmediatamente después de las elecciones legislativas de mitad de período en noviembre, los legisladores demócratas movilizarán un proceso de acusación.

De cualquier manera, aún está por ver qué tan determinado está Trump para promover un acuerdo de paz entre Israel y los palestinos, algo que ninguno de los dos parece demasiado emocionado, y tampoco está claro si podrá dejar los desafíos que enfrenta en casa para invertir personalmente en impulsar un trato de este tipo.

La Organización de Liberación de Palestina, según su costumbre, se apresuró a condenar a Trump por la “desgracia del siglo” que él y su pueblo estaban ideando para los palestinos. Los palestinos, al parecer, están decididos a rechazar completamente cualquier plan de paz estadounidense, incluso uno que cuente con el respaldo tácito de Jordania, Egipto y Arabia Saudita. Sin duda, nunca podremos asumir el surgimiento de un líder palestino que aceptará un acuerdo que exige el reconocimiento de Jerusalén como la capital de Israel, concediendo el derecho al retorno y sufriendo con lo poco que les queda después de cien años de conflicto. Después de todo, varias administraciones estadounidenses han ofrecido propuestas similares e incluso mejores que las de Trump a los palestinos, y para el caso incluso de los gobiernos israelíes, pero los palestinos las rechazaron todas con la esperanza de una mejor oferta.

Los palestinos, sin embargo, también tienen problemas más apremiantes que enfrentar, y no solo por el acuerdo de alto el fuego que Egipto está mediando entre Israel y Hamás en Gaza, un proceso que no ha incluido a la Autoridad Palestina en absoluto. En Ramallah, parece que se están preparando para la partida del presidente de la Autoridad Palestina, Mahmoud Abbas. De acuerdo con la tradición del Medio Oriente, sus rivales, entre ellos el “Sr. Fútbol” Gibril Rajoub y el jefe de seguridad de la AP Majid Faraj, están formando bandas armadas para garantizar su victoria. De hecho, en el Medio Oriente, el ganador (o sucesor, que es lo mismo para todos los efectos) no está determinado por el número de votos, sino por el número de fusiles.

En Israel, también, nadie está esperando ansiosamente la llegada de las noticias de Washington. La semana pasada, el asesor de seguridad nacional de Trump, John Bolton, visitó el país. Fue una visita importante que no tuvo nada que ver con el acuerdo del siglo, pero con un asunto mucho más urgente para Israel: Irán. Trump no solo dice las cosas correctas; él también está tomando medidas en este frente. Las sanciones que ha impuesto a Irán han paralizado su economía. La conclusión, sin embargo, es que las duras palabras y las sanciones económicas probablemente no sean suficientes para evitar que Irán construya un arma nuclear, y mucho menos desalojar a la república islámica de Siria e Irak.

En lo que respecta a estos temas, Washington aún no tiene buenas respuestas. La semana pasada, el presidente ruso, Vladimir Putin, fue citado diciendo que quiere ver a los iraníes salir de Siria, pero que él solo no puede expulsarlos. Lo que quería decir es que espera que Washington le ofrezca un “acuerdo del siglo”: salvaguardar los intereses rusos en Siria, legitimar al presidente sirio Bashar Assad y proporcionarle ayuda, y también actuar para sacar a Irán del país.

Los estadounidenses deberían centrarse en tal trato, lo que les facilitaría avanzar y podría contribuir a la estabilidad regional, e incluso podría ayudar a fomentar un acuerdo o al menos un acuerdo entre Israel y los palestinos.

 

Eyal Zisser es profesor en el Departamento de Historia de Medio Oriente de la Universidad de Tel Aviv.

Comentarios

Recientes

spot_img

Artículos Relacionados

Donaciones

 

En “Hatzad Hasheni” seguimos produciendo contenidos verdaderos y confiables para que te sigas sintiendo orgulloso de lo que eres…

¡Ayúdanos ahora con tu donación!

¡Súmate al proyecto que modifica percepciones!

CLICK AQUI PARA DONAR

Gracias por donar en este importante proyecto de diplomacia publica.