“El colapso de Meretz es una fractura profunda”: Veteranos del partido analizan las razones de su caída – Por Sari Makover-Belikov (Maariv)

Un momento después del colapso de Meretz, que por primera vez desde su creación no tendrá representación en la Knesset, los fundadores, ministros y altos miembros de la Knesset del partido a lo largo de los años hablan sobre las razones del fracaso.

En 1992, el partido Meretz fue un símbolo emocionante de la defensa de los derechos, valores y esperanza para las generaciones jóvenes. Dos entre sus 12 mandatos, el logro más alto en su historia, fueron para representantes luchaban para reducir el costo de vida y que exigían una enmienda a la Ley de Vivienda Pública. Desde entonces, han madurado, y la izquierda ha perdido a los jóvenes de hoy que nacieron en otro lugar, bajo una plataforma diferente y una situación más cómoda.

¿Qué ve la generación más joven a la derecha que no ve a la izquierda?

Dice el ex diputado de Meretz Avshalom Vilan: “Los jóvenes de hoy nacieron en el conflicto. No conocen ninguna otra realidad, y en lo que a ellos respecta, es posible prescindir de un proceso de paz. Para ellos, los palestinos sin derecho a voto en un Israel no democrático es una discusión abstracta. Viven el aquí y ahora. Las cuestiones de justicia social no les interesan, por lo que todas las partes que han tratado de abordarla no han tenido éxito. Lo que nos domina es el miedo. De Irán, de los palestinos. de la seguridad personal. Y Bibi juega con los miedos colectivos y los explota. Una vez trató de lidiar con temas sociales cuando era ministro de finanzas, bajando a 12 mandatos y abandonando el asunto. Por lo tanto, para un partido como Meretz, cuya justicia social es una bandera central, es difícil progresar”.

¿Tal vez porque una bandera más central en Meretz es la ocupación y el conflicto israelí-palestino?

“Digo esto con dolor, con críticas a nosotros mismos: fuimos percibidos por el público como un partido que no lucha por los intereses israelíes, sino que quiere respetar a los palestinos. Pero nuestros motivos son completamente israelíes, estamos luchando contra la ocupación y el proceso de paz, porque pronto los palestinos tendrán una mayoría con derecho a voto, de lo contrario no es democracia sino apartheid, y ya no seremos un estado judío. El conflicto crea un pesimismo muy grande, y el hecho de que no hayamos podido avanzar en el proceso de paz conduce a una frustración que lanza a la generación más joven hacia la derecha. El fenómeno Ben-Gvir, que consiguió 14 mandatos, es una clara señal de que Meretz se está volviendo cada vez menos relevante a lo largo de los años”.

“Menos relevante” es casi un cumplido para la tragedia de Meretz, quien este año, cuando cumplió 30 años, falleció prematuramente. La plataforma fundada por Shulamit Aloni, Yossi Sarid, Haim Oron, Amnon Rubinstein, Avshalom Vilan, Yossi Beilin, Naomi Hazan, Anat Maor y otros, fue considerada en su tiempo como un sentimiento, no solo una declaración política. Meretz era una identidad y un hogar para las personas que buscaban la expresión de los derechos humanos y la justicia social, no sólo en la Knesset sino también en la prensa, el establishment, la literatura y la cultura. En la primera década de su vida fue una voz clara para la defensa de las mujeres, las personas LGBTQ, los árabes y las minorías, pero durante los últimos 20 años ha luchado por su supervivencia política. Seis veces ha reemplazado a los líderes del partido mientras que tres veces sus líderes se unieron a gobiernos que no enarbolaron sus banderas. Pasó por agitaciones políticas y guerras internas, erosionando y arrastrando los pies alrededor del umbral de cierre, hasta que las últimas elecciones que desapareció por completo de la Knesset.

No sucedió como un rayo en un día claro. Había señales tempranas, inscripciones pintadas en las paredes. Y aun así la caída fue dolorosa. A los simpatizantes, a los votantes del pasado y especialmente a los fundadores que ven su trabajo ahogándose en el mar, el momento es especialmente agrio. “El colapso de Meretz es una profunda grieta tanto intelectual como emocional”, dice Ran Cohen, uno de los fundadores del partido, que sirvió en su nombre como miembro de la Knesset y como Ministro de Industria y Comercio, “porque toda nuestra vida hemos sido leales a la visión del partido, incluso si ponía en peligro la vida, la salud y la familia. Cuando promulgué la ley que prohibía la construcción de monumentos conmemorativos en memoria de los perpetradores terroristas, y gracias a él fue posible destruir el monumento erigido por Ben Gvir y sus amigos en memoria del asesino Baruj Goldstein, elementos extremistas quemaron mi automóvil a cuatro metros de donde estaba, y todos los que odiaban a Rabin me perseguían, juraban que me atacarían, a mí y a mi familia. Escribieron carteles de odio y me llamaron “traidor” a pesar de que yo había sido coronel de los paracaidistas. Y ahora trajeron a los representantes de Kahana a la Knesset y nos echaron. Es una ruptura profunda”.

“La entrada de los kahanistas en la Knesset es más dolorosa para mí que la caída de Meretz”, enfatiza Dedi Zucker, uno de los fundadores de “Paz Ahora” (Peace Now) y Meretz y ex miembro de la Knesset en su nombre. “Es realmente un dolor físico. Porque tuve un brazo y una pierna en la fundación del partido y no pensé que este escenario sucedería. No me preparé para eso. No me preparé para eso”.

¿No habías visto las encuestas?

“Cuando el desastre te golpea, la respuesta humana es reprimir. En mi cabeza lo sabía todo, no soy un completo idiota, pero no creía que en la práctica Meretz no pasaría el umbral. Especialmente cuando le faltaban solo unos pocos miles de votos. Estoy caminando con dos heridas muy grandes, la entrada de los kahanistas y la caída de Meretz. Cuando yo era miembro de la Knesset y Kahana entraba en el pleno, no quedaba ni una sola persona allí, excepto el Presidente. Hoy, la gente de Kahana es un factor dominante e importante en la política israelí, y eso nos desilusiona”.

¿Hay espacio para el examen de conciencia?

“Hay un examen de conciencia, pero también esperanza”, dice Naomi Hazan, miembro de la Knesset y ex vicepresidenta de la Knesset para Meretz. “En las últimas dos décadas, la izquierda ha cometido errores, y cada vez han tratado de hacer sólo pequeñas correcciones. Ahora es el momento de repensar y actuar de una manera mucho más ordenada”.

¿Qué errores cometió Meretz?

“Durante mucho tiempo, Meretz no defendió lo suficiente los principios de sus valores básicos tanto en acción como a nivel táctico. Sucumbió a todo tipo de debates internos que debilitaron su capacidad para adaptar su ideología a las condiciones cambiantes. Es un proceso, pero incluso recientemente, cuando finalmente llegó al gobierno después de 20 años, tuvo la oportunidad de insistir en cuestiones políticas que son el alma del partido como la situación de los territorios, la ocupación y los derechos humanos, y desafortunadamente fue absorbido en los cálculos de la coalición. Por ejemplo, el gobierno cayó porque el Likud votó en contra de renovar las regulaciones de emergencia en los Territorios Ocupados, pero Meretz nunca apoyó las regulaciones de emergencia, por lo que votar a favor es un problema. El tema de la unificación familiar tampoco tuvo éxito, y desafortunadamente, tuvimos un pliegue”.

Si Meretz hubiera insistido en estos temas, el gobierno del cambio no se habría formado en absoluto.

“Con el debido respeto, es imposible aceptar no tratar los asuntos políticos, porque están constantemente en la agenda, y de hecho el Gobierno del Cambio trató estos temas dentro del marco, porque no hay status quo, y dentro de este marco, los diputados de Meretz hablaron y actuaron, pero cuando se trataba de votos, el riesgo general era grande y, por lo tanto, Meretz votó en contra de los valores del partido y en contra de los valores básicos de la dignidad humana y la libertad”.

Ran Cohen agrega: “Meretz se retiró y empequeñeció la posición de ‘Gewald’, en lugar de una posición de liderazgo y acción. En una campaña de “salvataje”, nadie tiene éxito. En los últimos años, el partido ha perdido casi por completo su componente socioeconómico, movimientos que el difunto Ilan Gillon y Yair Zaban y otros, incluyéndome a mí, lideraron durante muchos años. Esta sombra de justicia social, que era el pilar de Meretz, casi desapareció y causó la erosión de toda la izquierda. En Meretz hubo debates internos sobre esta cuestión. Hubo quienes dijeron que deberíamos concentrarnos en temas sociales, y hubo quienes dijeron que deberíamos concentrarnos en temas políticos, y todos los desacuerdos nos dieron energías”.

Zehava Galon en su primera referencia a la caída de Meretz en las elecciones. Si la crítica de los fundadores a Meretz es cautelosa y moderada, llega Amnon Rubinstein, uno de sus líderes más prominentes, miembro de la Knesset en su nombre y ex jefe de su departamento de información, quien es mucho más duro y directo. “Dejé Meretz antes de las últimas elecciones y no voté por ella”, dice, sorprendentemente. “Meretz fue en una dirección extrema que no se adaptaba a la opinión pública israelí y hay un límite para todo el Gewald. Por lo tanto, en las últimas elecciones, no voté por Meretz. Sólo mi esposa votó por Meretz”.

¿Por quién votaste?

“Yesh Atid. En las elecciones anteriores hace un año, también voté por Yesh Atid. Acuso a Meretz de que en cada enfrentamiento entre judíos y árabes, no mostraron suficiente identificación con el lado judío. Hace años, les advertí sobre esta tendencia. Dije, hay una guerra aquí por la soberanía judía y aunque es correcto que existen los derechos humanos, pero el derecho judío a un refugio seguro es mayor. Pero Meretz no tomó esto en consideración. Traté de desviarlo en una dirección israelí más central y no tuve éxito”.

¿Tienes algún ejemplo?

“Meretz firmó la Declaración de Ginebra, que también fue muy extrema para sus miembros y activistas. Daré otro ejemplo antiguo pero representativo: me enteré de que Meretz iba a establecer un instituto para la paz en Guivat Haviva y puso a la cabeza a uno de los enemigos de Israel… que es un claro antisionista de la Universidad de Haifa, quien desde entonces ha abandonado el país y lo ha difamado desde el exterior. Me volví hacia los líderes Meretz y les dije, no se puede nombrar a una persona que ve la paz como un proceso unilateral, y dijeron, hay libertad académica. Dije, pero las partes no tienen libertad académica, y si el Centro Beguin apoyase la doctrina de Kahana, ustedes los condenarían y con razón. Pero no estaban dispuestos a cancelar este nombramiento. Guivat Haviva es un lugar que lleva el nombre de una valiente guerrera judía que se sacrificó por el bien de la idea sionista. Vi en aquel acto un escupitajo en su tumba. Así de simple. Para mí, fue una bofetada en la cara a la izquierda. Y realmente mucha gente de Meretz son los sepultureros de la izquierda. Retrató a la izquierda como anti-Israel y no tuvo en cuenta la justicia israelí. La justificación de Meretz antes las acciones de la Corte Penal Internacional, que es descaradamente anti-Israel, también es una gran decepción para mí. No los ataqué, pero en los últimos años he dejado de votar por ellos, y cuando Meretz se estrelló la semana pasada, sentí una profunda pena, pero no fue una sorpresa para mí”.

La responsabilidad también recae en los líderes de Meretz en los últimos años, ¿no es así?

“No. Galon, Horowitz y Zandberg desempeñaron sus funciones con dedicación y talento. El problema no está en ellos, sino en la línea del partido. La posición socialdemócrata no es contraria a la idea sionista clásica y a un estado judío soberano independiente. Pero la izquierda israelí es un bebé que ha sido capturado. No sabe si ama a papá o ama a mamá, simplemente no habla en serio. Creo que la realidad en Israel es la de una guerra difícil por la existencia, y en tal guerra, las minorías que no apoyan la línea nacional son borradas. En la guerra, suceden cosas terribles, y el papel de los líderes serios es prevenirlo. La intención de Meretz era buena, pero la ejecución fue mala. El Partido Laborista también cayó debido a esto. Mi única explicación es que sus líderes han caído en la embriaguez. Estaban intoxicados con poder y, por lo tanto, perdieron poder. Meretz dio el ejemplo clásico, y el Partido Laborista el ejemplo feo”.

No todos los veteranos de Meretz ven el colapso del partido como un reflejo del estado de la izquierda en Israel. Algunos creen que esto es una mala conducta en la campaña electoral, una mala estrategia, un fallo técnico a lo sumo. La izquierda, según los fundadores del partido moribundo, existe y está presente, casi en un empate con la derecha, sólo recientemente se ha dispersado en los partidos de centro.

“La izquierda no ha desaparecido, porque los resultados de las elecciones muestran una gran paridad entre la derecha y el centro-izquierda”, dice el Dr. Anat Maor, ex miembro de la Knesset por Meretz y presidente del Comité de Ciencia. “Por lo tanto, ni la izquierda ni el centro han fallado en ideas e influencia, sino en concepción. No nos organizamos como un bloque. Advertimos sobre esto de antemano. Debía haberse luchador para prohibir la división de la Lista Conjunta y Balad, tanto como la campaña del “partido grande” de Yesh Atid. En mi terminología, como mujer de Meretz, Yair Lapid fue un muy buen primer ministro, porque hubo cambios dramáticos tanto en el apoyo a los derechos humanos como en la sensibilidad social para los pensionistas y la situación de los árabes israelíes, por lo que teníamos que sumarnos a él. Este fue un error estratégico de Merav Michaeli (Partido Laborista). Pero cuando no nos unimos, la campaña que dirigió Lapid por mostrarse como el partido grande, demostró estar equivocada. Lapid no entendió que era necesario presentarse como jefe del bloque para lograr los 60 mandatos, bebió los votos de Meretz y no evitó la división. Acompañé a Gal-On en la campaña y vi que parecían miserables. Incluso en miLKibutz había dos miembros de la Knesset de Lapid a quienes se les ocurrió el concepto de que Yesh Atid necesita 30 contra 30 para compararse con el Likud. Les dije, de qué están hablando, qué es importante cuántos serán, el bloque es lo importante, después de todo, Tzipi Livni también tenía 28 mandatos, pero Bibi formó un gobierno porque su bloque era más grande”.

Si los bloques hubieran llegado a un empate, nos habríamos visto arrastrados a otra campaña electoral.

“O tal vez no. Tal vez un partido ultraortodoxo se habría sumado a una coalición con nosotros para evitar una sexta elección. En la práctica, todas las fichas de negociación cayeron. Mi sensación es que Lapid quería demostrar que no era un corrupto para no ser acusado que solo se preocupaba por sí mismo. Debería haber atacado a Netanyahu, quien fue acusado penalmente, y al partido kahanista. Creía que el ejemplo de un buen primer ministro traería la victoria con una campaña de esperanza. Pero carece de una pierna que recuerde la peligrosidad del primer ministro Netanyahu y la peligrosidad de Ben-Gvir, quien creció con los problemas de seguridad personal que se vieron durante la operación Guardián de los Muros. Deberíamos haber recordado a los ciudadanos que el Guardián de los Muros sucedió durante la época del gobierno anterior de Netanyahu. Porque los ciudadanos se confundieron y pensaron que sucedió durante los de Lapid. Hubo una grave negligencia de Netanyahu en zonas del Neguev y por parte de la policía de aquel momento. Se debería haber atacado de forma menos medida a Netanyahu y al kahanismo. Y así sucedió que dos evasores de las FDI (Smotrich y Ben-Gvir) aparecen en público como si fueran a resolver los problemas de la seguridad y lograron empequeñecer la estatura de los dos jefes del estado mayor de las FDI, Benny Gantz y Gadi Eisenkot”.

“Estoy a favor de aumentar el umbral de cierre”, dice Yossi Beilin, ex presidente de Meretz y actualmente presidente del comité directivo de la Iniciativa de Ginebra. “Pero una vez que eso sucedió, la conexión de Meretz con el Partido Laborista fue totalmente obvia. Durante décadas hemos estado a favor de esta unión, y en su mayor parte, o los líderes del Partido Laborista se negaron o los líderes de Meretz no lo querían. La propia Gal-On se había opuesto a esto en el pasado, porque quería mantener su singularidad y no disolverse en un partido diverso. En las últimas elecciones ella estaba a favor, porque entendía que esto era un movimiento para su supervivencia, pero esta vez Michaeli fue quien se negó”.

Avshalom Vilan dice: “Desde la cima de su ego, Michaeli no podía ver el panorama general y tomó una apuesta loca en nombre del Partido Laborista, que apenas pasó. Un líder político que entiende el significado del declive descendiente, actúa con sentido común y lógica y no deja que el ego lo guíe. Yair Lapid también cometió un error fatal. Dijo: “Quiero llegar lo más alto posible para representarme como una alternativa al Likud”. Le dije a Zehava hace un mes, he vivido muchas campañas electorales en el pasado y entiendo a los políticos que, en la última línea, sus instintos prevalecen sobre ellos y no funcionan planificadamente, por lo que Lapid, pasará por encima de nuestras cabezas. Es más fuerte que él. Deténganlo. Debo decir que esta vez Bibi nos superó. Es un hombre de campañas, lo ha estudiado en profundidad en Estados Unidos, sabe cómo encerrarse. Vi un video suyo diez días antes de las elecciones en el que analizó la situación correctamente y le dijo a su gente, escuchen atentamente, si Meretz no pasa el umbral, tendremos todo el poder. Él lo previó, y desafortunadamente para nosotros, nuestros líderes se comportaron de manera diferente. Si hubieran funcionado correctamente, las elecciones podrían haber terminado en un empate de ambos bloques”.

Haim Oron (Joms), ex presidente de Meretz, miembro de la Knesset y ministro de agricultura en su nombre, también tiene el estómago lleno contra el Partido Laborista. “Estoy muy enojado por la estupidez de manejar la campaña electoral de la izquierda”, dice con tristeza. “Yo y algunas otras personas que anteriormente eran centrales para el Partido Laborista contactamos a Michaeli varias veces, le advertimos que iba a haber una elección polar entre los bloques y que existía el peligro de que tanto ella como nosotros nos erosionáramos y le pedimos, establezcamos un marco conjunto para las próximas elecciones para evitar que ambos cayéramos. Le dijimos, después de todo, hoy no hay diferencia entre la facción laborista y la facción Meretz, y si mezclas a tus miembros de la Knesset con los nuestros y le pides a alguien de afuera que los vuelva a ubicar a cada uno en el partido que venía, nadie logrará superar esa prueba. Pero Michaeli, aparentemente por razones de ego, se negó rotundamente”.

¿Quizás no quería ser identificada con una izquierda clara para retener a los votantes que ven al Partido Laborista como de centro izquierda?

“Para mí, eso es un cumplido para ella. Ojalá pensara que había algo de pensamiento aquí. En mi opinión, hubo arrogancia aquí, en la línea de ‘accidentalmente logré salvar al Partido Laborista del movimiento de Amir Peretz, y también tendré éxito esta vez y me convertiré en un partido de dos dígitos, e incluso soy una candidata para liderar el país, no sé si estoy reemplazando a Golda o Rabin, pero soy un candidata para liderar’. Este fracaso ha sido característico de los líderes del Partido Laborista desde hace varios años. Tanto Amir Peretz como Avi Gabbay no se dieron cuenta de que, como líderes del Partido Laborista, ya no harían el papel histórico de ser el líder del estado. Este papel ha pasado hace mucho tiempo a los partidos de centro-izquierda como Kadima, Yesh Atid o el Campo Estatal, y deberían ser lo que Meretz decidió ser: el copiloto, el navegante junto al piloto. Queremos ser el muro a la izquierda de los partidos centristas, porque cada partido centrista debe tener un muro izquierdista que exprese posiciones muy claras sobre los cuatro temas principales de la sociedad israelí: la ocupación, la igualdad entre judíos y árabes, el estado de derecho y las cuestiones sociales. Si tartamudeas sobre la ocupación, al final tartamudeas sobre los árabes; Y si tartamudeas en temas legales, terminas tartamudeando en temas sociales también”.

Con el debido respeto a la campaña de Yesh Atid y al trabajo, ¿no le haces un descuento a Meretz? ¿Dónde está su responsabilidad por el colapso del partido?

“La responsabilidad de Meretz es que no hemos logrado crear el marco amplio dentro del cual podemos expresar nuestras posiciones. Y nuestro mayor fracaso está en la capacidad de crear una lista conjunta entre judíos y árabes. Aparte de una campaña electoral, Meretz siempre tuvo miembros árabes en la lista para la Knesset, pero siempre entraron con los votos de los judíos. No recibimos un mandato entre el público árabe, lo cual es un fracaso, porque el público árabe vota mucho más de acuerdo con su identidad y está menos dispuesto a votar por los partidos sionistas. Veo esta dificultad sobre el terreno también entre los beduinos. Mansour Abbas y los partidos árabes son socios de coalición en la aprobación de leyes, pero una lista para la Knesset, en mi opinión, no es una conexión accidental de dos personas, sino una conexión real entre el público”.

Maor agrega: “Zehava asumió la responsabilidad personal, pero Zehava no era culpable de nada. La campaña del “gran partido” simplemente derrocó a Meretz siendo que la gente creía que para que la derecha no regresara, teníamos que votar por Lapid. Estaban cautivados por el temor de que si no votaban por Lapid, todo el bloque estaría en peligro. Le dijimos a Lapid, detente. Incluso el mismo día de las elecciones. Pero Lapid insistió”.

Para Amonon Rubinstein: “Y Michaeli también. Por lo tanto, la derrota de Meretz no es decisiva. La acusación es contra el Partido Laborista, que también está terminando su vida en estas elecciones con un acto antipatriótico e idiota”.

Incluso aquellos que culpan del fracaso a los movimientos de Michaeli y Lapid están dispuestos a admitir que las razones del fin del papel político de Meretz en la actual Knesset son mucho más amplias que las campañas en el Partido Laborista y de Yesh Atid. Uno de ellos, en el que la mayoría de los veteranos de Meretz están de acuerdo, explica el hecho de que el partido en sus últimas encarnaciones no ha sabido cómo conectarse con la gente. “Tiene que ver con el liderazgo, con la redacción del discurso, con los eslóganes”, explica Ran Cohen. “Lo más sorprendente de Meretz es que sus banderas son todas las cosas que la sociedad israelí anhela: paz y seguridad, justicia social, democracia y estado de derecho, pero extraña y sorprendentemente, es incapaz de conectarse con el público. Tal vez sea por el lenguaje, la mentalidad, tal vez también por la incapacidad de conectar con personajes emocionales. La gente también vota con emoción, pero Meretz conecta más con el intelecto y menos con la emoción. Cuando fui el número dos de Sarid, dijimos las mismas cosas, pero debido a que podía conectarme emocional e intelectualmente con públicos muy amplios, la gente votó por Meretz por simpatía y amor tanto en Kiryat Shmona como en el sur de Tel Aviv “.

¿Quiere decir que Meretz está dirigido a la élite y no a la periferia?

“Meretz no habla con la gente popular de Israel, por lo que no puede conectarse con ellos. Y seamos sinceros, la gente tampoco sabe cómo conectarse con Meretz porque su lenguaje se convierte en el lenguaje de la incitación y la histeria de Netanyahu y Ben Gvir”.

Avshalom Vilan: “Ni siquiera pudimos conectar a los árabes israelíes con una narrativa común. En la década de 1990, Meretz tenía dos mandatos del sector árabe, y eso nunca volvió a suceder. En la década de 1960, hablar de integración de los árabes israelíes era mucho más avanzado de lo que es hoy. Cuando era adolescente me quedé en el Taybeh por unos días y esto era normal. Hoy los padres no estarán de acuerdo con tal cosa. En la década de 1960, hubo un intento real de integración, y es precisamente hoy, cuando los árabes israelíes se integran en la sociedad y la economía, que votan por los partidos árabes que están fuera del juego político porque el motivo nacional los bloquea”.

¿Dónde más se equivocó Meretz?

“Tuvimos un gran error con Zoabi”, dice Maor. “Este fue un problema grave que Nitzan Horowitz pagó en las primarias. Lo que hizo fue un robo político a plena luz del día. Zoabi recibió un regalo injustificado de Meretz en bandeja de plata, y luego fue a votar en contra del partido. No puedes votar en contra de tu partido y seguir siendo miembro de la Knesset. Por supuesto, usted tiene el derecho de mantener sus opiniones, pero abandone al partido si sus puntos de vista son inaceptables para usted. Los principales culpables del anuncio de las elecciones fueron los miembros de la Knesset de la derecha, y la violencia del Likud, por lo que Idit Silman se rompió, pero en el último otoño, la gota que colmó el vaso fue el voto de Zoabi en la ley para extender las regulaciones en los Territorios Ocupados. También nos oponemos al régimen de ocupación, pero sin las regulaciones, es imposible mantener un gobierno israelí en los Territorios Ocupados. Y así, todos estos años, con un gran sentido de reserva, Meretz los apoyó. Hasta que Zoabi vino y votó en contra. Espero que la Knesset tome medidas y apruebe una ley para que cualquiera que vote en contra de su partido devuelve el mandato que se le dió”.

¿Para qué la unieron antes de esto?

“Fue un gran error de juicio, fue un testamento, no hay nada de qué hablar, y los votantes estaban muy enojados con nosotros, pero no nos dejaron cuando Gal-On regresó, porque sabían que no era un testamento moral sino personal. Nos sentimos traicionados. Zoabi literalmente nos clavó un cuchillo en la espalda, como lo hizo Orly Levi-Abekasis en otro momento, y luego apareció en entrevistas como la justa de la generación, la que no traicionaría su fe y valores. Vete a casa si tus valores y creencias son tan fundamentales para ti, y haz que alguien más tome tu lugar”.

¿Qué otras razones causaron el colapso del partido?

“El fortalecimiento de la derecha”, dice Maor. “En los últimos 20 años, la derecha se ha vuelto más radical en todas partes. El trauma de la Segunda Guerra Mundial se está desvaneciendo, la democracia aparentemente no dura años. Algunos atribuyen el fortalecimiento de la derecha al fenómeno de los trabajadores extranjeros, los migrantes y los refugiados. La sociedad israelí también se ha movido hacia la derecha, porque es imposible vivir en un país bajo ocupación y guerras y seguir siendo una democracia fuerte. La guerra causa violencia y beligerancia, y no hay ocupación ilustrada. Cuando los cañones tronan, las musas guardan silencio. Así que estamos pagando un precio por la falta de paz. No quiero justificar a los palestinos y comenzaré con el hecho de que si Arafat en Oslo se hubiera comportado como un mandala, hoy habría un estado palestino independiente. Pero también cometimos errores. La salida de Gaza tenía que hacerse en un acuerdo con los palestinos. Y recientemente perdimos la oportunidad con Mahmoud Abbas debido a la alienación de Netanyahu. Cuando la paz no se promueve y se hunde en la guerra, el público se radicaliza y se mueve hacia la derecha. El Likud de hoy no es lo que era en otras Knesset, el partido de Dan Meridor, Benny Begin, Limor Livnat y Gideon Saar no son David Amsalem, Miri Regev y Miki Zohar. El sionismo religioso también fue una vez Yosef Burg y Zebulon Hammer, no Smotrich y Ben Gvir. Por eso digo que es bueno que Lapid y Gantz sean al menos de centro y no una derecha”.

¿Por qué la izquierda en Israel se está moviendo hacia la derecha?

“No solo una parte de la izquierda se está moviendo hacia la derecha”, dice Hazan. “Todo el sistema político se movió hacia la derecha, y el Partido Laborista cooperó y fue parte de los gobiernos de Netanyahu. Las razones del cambio se deben a la situación de seguridad, pero también a los sentimientos de privación en gran medida justificados del público mizrahi, que se ha convertido en una alternativa a la vieja élite. La sociedad israelí de hoy es mucho más pluralista y diversa de lo que era en el pasado, hay muchas diásporas que con el tiempo sienten que han sido descuidadas por los marcos gubernamentales, y parte de la izquierda no ha asumido la responsabilidad de su parte en el surgimiento de esta situación, especialmente hacia los judíos Mizrahi, pero no solo. Como resultado, aquellos que llegaron al poder después de las décadas de 1950 y 1960 pudieron aprovechar esa privación para promocionarse. Esto fue hecho inicialmente por Beguin en la campaña electoral, pero continúa hasta el día de hoy como una protesta de derecha contra su estatus social y el intento de llegar al poder para corregir la injusticia”.

Para Ran Cohen: “La deriva casi salvaje hacia la extrema derecha causó una crisis en Meretz. El tremendo talento de Netanyahu para incitar y dividir al pueblo, y la incitación de los miembros de Otzmá Yehudit (Ben-Gvir), crearon un movimiento muy fuerte hacia la derecha que debilitó a la izquierda”.

Para Yossi Beilin: “Los partidos de izquierda también se debilitaron como resultado de la segunda intifada, que en realidad estaba bajo el liderazgo del Partido Laborista, que quería lograr la paz. Puede que lo haya hecho con cierta incomodidad, pero esta es la cicatriz más grande de los últimos años y no se ha curado. Había esperanza de paz, pero los fracasos en el camino y los feroces conflictos hicieron que la gente se dijera a sí misma de una manera generalmente simplista, que queríamos paz y obtuvimos la guerra. El asesinato de Rabin también causó la profunda sensación de decepción de que no puedes hacer lo que realmente quieres. Todo esto se sumó a la laxitud de la izquierda”.

Dedi Zucker cree que “La sociedad israelí se está moviendo hacia lo ultraortodoxo, lo nacionalista y lo conservador. Y este imán tira de todo el sistema hacia la derecha. Este es un proceso largo y prolongado que se refleja tanto en la demografía como en la interpretación judía. Con los años, la definición del judaísmo halájico se ha vuelto más extrema y nacionalista. El acercamiento del judaísmo con el Monte del Templo se convirtió en el mecanismo de autoaniquilación del liberalismo judío. A medida que te acercas al Monte del Templo y a los símbolos de la redención y el mesianismo, la interpretación iluminada del judaísmo se está debilitando. La ocupación es el componente principal de este proceso. Estamos en constante tensión de sangre, víctimas y disturbios, se está desarrollando un sistema de apartheid para el que la gente encuentra justificación, y facciones políticas enteras se basan en el odio a los árabes y dicen, esto no es racismo, solo nos estamos defendiendo”.

Todo esto también quedó en el pasado y, sin embargo, Meretz sobrevivió.

“Cuando la gente me pregunta qué pasará, mi respuesta es: lo mismo solo que más. Es un proceso. La sociedad israelí está preocupada por temores muy grandes, por lo que el sistema se está moviendo hacia la derecha lenta pero seguramente. Hace quince años hubo intifadas. Desde entonces, cientos de miles de niños han nacido, muchos de ellos ultraortodoxos, muchos de los cuales están convencidos de la rectitud de la derecha. Esto no se hace en saltos, sino en un proceso abrasivo y lento, cada vez un poco más a la derecha. Hace 25 años, nadie aceptaba el hecho de que Kahana ser orador en la Knesset. Este año, sus seguidores participaron en el acto estatal de Rabin”. “Hace un año y medio, hubo eventos y disturbios durante Guardian de las Murallas en las ciudades mixtas. La radicalización no es unilateral, también está en la calle árabe, y en los últimos tres meses ha habido una ola de ataques terroristas. Después de todo, no tiene que moverse mucho para cambiar el dial. El miedo y el odio están erosionando la izquierda y los movimientos universales”.

Oron: “En mi colegio electoral, en el kibutz Lahav, Meretz se redujo en un 20%. Solía ser el partido más grande, pero hoy sus votos se han ido a Lapid. Incluso según los resultados de las elecciones, hay una radicalización hacia la derecha en la sociedad israelí. Por otro lado, las posiciones que hace 15 años habrían sido gritadas “traidoras” ahora son la corriente principal. Una vez, cuando dijeron dos estados para dos pueblos, el Partido Laborista se opuso. Hoy Netanyahu y Gantz están diciendo eso. Es un movimiento que va en direcciones opuestas. Por un lado, el centro israelí hoy está más cerca de las posiciones de la izquierda de lo que estaba en el pasado, como la actitud hacia la comunidad LGBT y los derechos de las mujeres. Por otro lado, Ben Gvir se come al histórico Mafdal y entra en la Knesset. Pero Ben-Gvir no comió mandatos de Meretz. La izquierda ha sido perjudicada por el centro, porque la gente está cansada de votar por partidos de nicho”.

En una cosa, todos están de acuerdo: la libertad de acción de los representantes del partido Meretz en la última Knesset fue bloqueada debido a las limitaciones del gobierno de cambio. Aun así, incluso si hubo una disputa interna sobre esta asociación, los fundadores dicen que algunos de ellos continúan acompañando a la fuerza desde el exterior, siendo que la influencia de esto fue menor y no restó valor a la pasión de la acción.

“Tuvimos tres excelentes ministros”, disfruta Maor. “Nitzan Horowitz fue un buen ministro de salud, que logró miles de millones más para el sistema de salud, promovió el tema de los pasantes y corrigió las distorsiones anti-LGBT, Tamar Zandberg promovió los problemas climáticos y ambientales, Michal Rozin trabajó para fortalecer el estatus de las mujeres y Gabi Lasky introdujo enmiendas a la Ley de Enfermos Terminales”.

Si todo fue tan bueno, ¿por qué terminó tan mal?

“Porque había que reforzar más el color rojo del difunto Ilan Gillon, que se ocupó del tema de las brechas sociales y los derechos de los trabajadores, esto debería haberse fortalecido más. La lucha por la paz y los derechos de los palestinos es muy importante, pero no hay Meretz sin reducir las brechas y sin solidaridad social, y ha sido un poco menos en Meretz desde el fallecimiento de Ilan”.

Vilan: “Detrás del consenso ‘simplemente no Bibi’ estaba el objetivo de salvar a la democracia de una toma hostil del poder por parte de un hombre que, debido a su juicio, está dispuesto a destruir todo aquí. Para ello, Meretz tuvo que doblar sus banderas y lo hizo con los ojos abiertos, incluso cuando estaba claro que pagaríamos un alto precio por ello”.

¿No te lastimaron las declaraciones de Yair Golan?

Hazan: “Algunas de las cosas que dijo no fueron de mi agrado, pero parte del problema no es solo lo que se dijo, sino lo que no se dijo. Muchos votantes de Meretz de hace un año estaban decepcionados con su conducta en el gobierno. Para ellos, no se ha hecho lo suficiente en el campo del clima. Otra parte estaba decepcionada con la política del Ministerio de Salud. Algunos se quejaron de que no había suficiente atención al campo. Nitzan Horowitz entendió esto y decidió no volver a postularse para el liderazgo del partido porque temía desmantelarlo con sus propias manos. Desafortunadamente, la decepción se mantuvo, y el que recibió el golpe fue Zehava Galon”.

Para Ran Cohen: “En mi opinión, Yair Golan en realidad agregó a Meretz porque era nuevo e intelectual y ex subjefe del estado mayor. En mi opinión, ayudó a todas las personas indecisas a votar por Meretz”.

Oron: “Alguien dice que la caminata de Mossi Raz a los Territorios Ocupados fue perjudicial para Meretz, otros dicen, las declaraciones de Zehava, otras, las declaraciones del Golán. Pero Sarid y Aloni también tuvieron declaraciones infructuosas, y siempre señalamos a Meretz más sobre el todo y menos sobre la persona”.

Muchos votantes que se opusieron a las vacunas debido a los derechos humanos sobre su cuerpo se mudaron al partido Ometz en protesta por el apoyo de Meretz al Pasaporte Verde y las regulaciones de corona.

Maor: “Estoy muy dolido por esas críticas. Horowitz lideró el tema del coronavirus de manera ejemplar, pero pensaron que necesitábamos moderar la ley de poderes. Son antivacunas y tengo tolerancia cero para aquellos que no quieren vacunarse e insisten en caminar a mi lado y ponerme en riesgo. Tampoco entiendo dónde está su solidaridad hacia las personas que han sido infectadas por ellos. En el argumento de principio, están muy equivocados, pero en la carrera de votos perdimos más de 10,000 votantes de Meretz que se movieron hacia Ometz”.

¿Galon no pudo detenerlos?

“Parecía dar vida a las brasas”, dice Zucker, “pero al final, los procesos son mucho más fuertes que un personaje u otro. Todos somos pequeños junto a ellos”.

Hazan: “El colapso ocurrió bajo su supervisión. Ella lideró Meretz en esta campaña electoral, pero al menos tiene el coraje de enfrentarse a todos y admitir la responsabilidad”.

¿Qué pasará después? ¿La era Meretz ha terminado?

Beilin: “La izquierda no ha desaparecido, simplemente ha migrado a otros partidos y existe dentro de ellos. Hay palomas tanto en el Partido Laborista como en el Partido Centro. La segunda intifada asestó un gran golpe a la izquierda, pero al mismo tiempo ha habido recientemente una gran mayoría a favor del matrimonio civil, una mayoría relativa a favor de un Estado palestino y un gran apoyo a la separación de la Iglesia y el Estado. No es que la izquierda se haya encogido y desaparecido, simplemente que sus posiciones se han convertido en las posiciones de la mayoría, tanto absolutas como relativas. Por eso no entro en la desesperación. Es solo una cuestión organizativa y una cuestión de ego, y no es inhumana. Es demasiado pronto para sepultar a Meretz. No desaparecerá, porque el pueblo existe y la organización existe y también las ideas, y ya hay precedentes de los partidos que han caído y surgido”.

Vilan: “Meretz necesita formar equipo con el Laborismo, ambos tienen el mismo problema. Necesitan llegar a nuevas audiencias, enfatizar fuertemente la dimensión sionista e intransigente para la paz, llegar al público árabe y comprender que no todos están en alta tecnología y que somos un estado de bienestar. Tenemos que trabajar duro y bien y no transmitir que tenemos razón y traemos la luz. Meretz no debe traer la luz, sino a la gente, y a la altura de los ojos”.

Oron: “Aquí hay una oportunidad para conectar a dos partidos que se han movido a los márgenes y convertirlos en un partido de izquierda fuerte y diverso. Muchos jóvenes lo están buscando”.

Michaeli objeta, en lo que a ella respecta, eres un marcador demasiado extremo.

“Si la galaxia continúa moviéndose alrededor de la Sra. Michaeli, entonces la solución que propuse no existe, pero tengo la sensación de que los cuerpos celestes tienen centros de gravedad más complejos”.

“Meretz necesita cambiar su política”, dice Rubinstein. “Israel no siempre tiene la culpa, los árabes desde 1948 han adoptado una línea obstinada, beligerante e intransigente. No sólo no aceptaron ninguna oferta israelí, sino que ni siquiera hicieron una contraoferta seria. Se podría decir eso. Hay que decirlo”.

Ran Cohen dijo: “Meretz debe rehabilitarse y continuar funcionando en la sociedad israelí. Porque no hay esperanza para la paz israelí-palestina e israelí-árabe, y no hay esperanza para una mayor justicia social sin Meretz. Creo que juega un papel muy importante en el fortalecimiento de la democracia y los derechos humanos y civiles en Israel”.

¿Cómo sucederá esto cuando ella no tiene representación en la Knesset?

“Tal vez sea precisamente en el próximo gobierno que la gente extrañará las banderas de Meretz y las extrañará, habrá una necesidad urgente de volver a ellas y fortalecerlas”.

Hazan: “Lo más peligroso en política es acurrucarse. Creo que tanto los ultraortodoxos como los derechistas y los árabes y palestinos en los territorios quieren una vida normal, pero después de Oslo y la división social y la erosión de la democracia, fluimos con el viento y no intentamos hacer lo suficiente. Este es nuestro fracaso”.

Entonces, ¿qué cambiará ahora?

“A veces tienes que caerte para levantarte. ¿Cómo dijo Zehava? Estamos en invierno, pero debemos recordar que después de cada invierno viene la primavera”.

Comentarios

Recientes

spot_img

Artículos Relacionados

Donaciones

 

En “Hatzad Hasheni” seguimos produciendo contenidos verdaderos y confiables para que te sigas sintiendo orgulloso de lo que eres…

¡Ayúdanos ahora con tu donación!

¡Súmate al proyecto que modifica percepciones!

CLICK AQUI PARA DONAR

Gracias por donar en este importante proyecto de diplomacia publica.