El ataque bélico contra la historia y los derechos judíos debe ser derrotada – Por Alex Nachumson (The Jewish Press)

Hay un dicho muy conocido: “La verdad es la primera víctima en la guerra”. Desde que los árabes de la región atacaron por primera vez la idea de un retorno a la soberanía judía, la verdad de los derechos y la historia de los judíos en su patria ancestral e indígena ha estado en juego.

Foto de portada – Voluntarios judíos y cristianos trabajan para reconstruir un muro de piedra en el sitio del Altar de Joshua (Josué) en el Monte Eibal a principios de este mes después de que fuera demolido por la Autoridad Palestina.

Si bien a principios del siglo pasado, la mayoría de los árabes conocían la fuerte conexión judía con la tierra, había una fuerte corriente subterránea para intentar cambiar la narrativa. Desde el primer reconocimiento internacional del establecimiento de un “hogar judío”, el liderazgo árabe decidió embarcarse en la negación de la historia como táctica de guerra.

Los disturbios de Nebi Musa de 1920 fueron solo el primero de muchos ataques asesinos contra judíos. Comenzaron con discursos religiosos y sermones pidiendo a la gente que atacara a los judíos, y terminaron con frenéticos ataques sangrientos con “¡Palestina es nuestra tierra y los judíos son nuestros perros!” cantado en muchas ciudades importantes.

Muchos de los ataques posteriores contra los judíos fueron bajo el pretexto de “judaización”, a veces simplemente para tomar medidas temporales menores para facilitar la oración en el Muro Occidental. Los palestinos no podían tolerar que una pulgada de la Tierra de Israel tuviera alguna conexión judía.

Los líderes palestinos continúan negando virulentamente la historia judía.

Ya sea en el sistema educativo o religioso o en los medios de comunicación estrictamente controlados, los líderes palestinos continúan negando virulentamente la historia judía y abusarán de cualquier disciplina para este nefasto fin.

Un ejemplo de ello es cuando Abir Zayyad, arqueólogo y miembro de la rama de Fatah en Jerusalén, dijo en 2019 en un programa llamado The Scent of History : “No tenemos evidencia arqueológica de la presencia de los hijos de Israel en Palestina en este período histórico 3.000 hace años, ni en Jerusalén, ni en toda Palestina”.

Esta negación de la historia judía se ha convertido en la base sobre la que se ha construido el violento rechazo palestino durante más de 100 años, y permanece hasta el día de hoy.

Este es el contexto en el que podemos colocar el daño reciente de los trabajadores de la Autoridad Palestina al Altar de Josué en el Monte Ebal en Judea y Samaria. Estos actos de vandalismo y terrorismo cultural se han incrementado en los últimos años. La Autoridad Palestina ha atacado intencionalmente sitios patrimoniales, incluidos robos y actos de demolición.

Esta es nuestra historia, la historia del pueblo judío. Es nuestro patrocinio y sirve como testimonio de nuestro apego permanente a la tierra a través de nuestra historia ininterrumpida dentro de ella. El sionismo solo tiene sentido en este contexto, por lo que los palestinos, como parte de sus esfuerzos holísticos para deslegitimar el sionismo y la soberanía judía, están tratando de desconectar a la gente de su tierra e historia. Este no es un fenómeno marginal; viene desde lo más alto.

En 2017, en una cumbre de la Organización de Cooperación Islámica en Turquía, el presidente palestino Mahmoud Abbas dijo: “No quiero hablar de religión o historia porque ellos (los judíos) son realmente excelentes para falsificar y falsificar la historia y la religión… son realmente maestros en esto y se menciona en el Sagrado Corán que fabrican la verdad y tratan de hacer eso y creen en eso, pero hemos estado allí en este lugar durante miles de años”.

Por lo tanto, la pregunta, como en todos los temas similares, tiene menos que ver con lo que hacen los palestinos, sino con lo que debería hacer Israel en respuesta. Hasta ahora, nuestra respuesta ha sido tibia e ignorarla, independientemente de si las excavaciones palestinas están atacando la integridad del Monte del Templo o si amenazan con provocar disturbios debido a la intención de construir accesibilidad para sillas de ruedas a la Cueva de los Patriarcas en Hebrón.

La pasividad israelí juega el juego de la narrativa palestina.

Nuestra pasividad envía un fuerte mensaje de que no nos importa y esto influye en la narrativa palestina. Sin duda, una nación tan segura de sí misma y de su conexión histórica con la tierra sería más asertiva. Sin embargo, debemos enviar un mensaje claro a la Autoridad Palestina de que este tipo de eventos no pueden continuar, lucharemos por nuestros derechos y patrimonio nacional e histórico. Necesitamos destruir las esperanzas palestinas de continuar esta guerra contra la historia.

Para los palestinos, esta guerra es quizás la más importante de todas las batallas con el Estado judío, porque para ellos es la esencia misma del conflicto, por lo que su voluntad de continuar debe romperse en este asunto.

Debemos retirar y afirmar nuestra autoridad sobre todas las áreas donde Israel es soberano, como el Monte del Templo, la Cuenca Santa y la Cueva de los Patriarcas. Si la Autoridad Palestina desea usar sus poderes en el Área A o B para borrar la historia judía, entonces deben ser relevados de la capacidad de hacerlo.

En el artículo 32 del Acuerdo interino israelo-palestino, también conocido como los “Acuerdos de Oslo”, los palestinos acuerdan legalmente respetar y proteger los lugares sagrados, declarando específicamente “La parte palestina garantizará el libre acceso, respetará las formas de culto en y no realizar cambios en los lugares sagrados judíos”.

Israel debe enviar el mensaje de que ya no se tolerará el borrado de la historia judía. Si derogan el acuerdo en un área en particular, entonces esa área debe volver a su estado anterior a Oslo, en otras palabras, bajo la jurisdicción y el control total de Israel. Estos y otros pasos asertivos enviarán el mensaje de que el borrado de la historia judía ya no será tolerado. Ya no nos atrevemos dejar seguir haciendo en este tema.

Israel debe salir victorioso en esta batalla porque la verdad y la historia ya no deben ser una víctima en la guerra y el violento rechazo palestino. Nuestra propia existencia fundamental como nación soberana depende de ello.

Alex Nachumson es redactor del Israel Victory Project y director ejecutivo de Mivtachi Israel, una organización de ex oficiales superiores de las FDI.

Comentarios

Recientes

Artículos Relacionados

Donaciones

 

En “Hatzad Hasheni” seguimos produciendo contenidos verdaderos y confiables para que te sigas sintiendo orgulloso de lo que eres…

¡Ayúdanos ahora con tu donación!

¡Súmate al proyecto que modifica percepciones!

CLICK AQUI PARA DONAR

Gracias por donar en este importante proyecto de diplomacia publica.