El ataque a Natanz y el JCPOA – Por Dr. Ardavan Khoshnood (BESA)

En horas de la mañana del 11 de abril 2021, la instalación nuclear de Natanz en Irán fue atacada, supuestamente por Israel. El ataque se produjo en un momento delicado, ya que Irán y las potencias mundiales están discutiendo el regreso de Washington al Plan de Acción Integral Conjunto (JCPOA) y la eliminación de las sanciones. Según estimaciones israelíes, dado que la República Islámica no desea poner en peligro el regreso de Estados Unidos al JCPOA, su respuesta al ataque de Natanz probablemente será tardía y muy circunscrita.

El 11 de abril de 2021, la Organización de Energía Atómica de Irán (AEOI) anunció que su instalación nuclear de Natanz había tenido un accidente que provocó un apagón. Un par de horas después, el jefe de la AEOI, Ali Akbar Salehi, afirmó que el accidente fue en realidad un sabotaje. El ataque resultó en una explosión y, según el Ministerio de Inteligencia iraní, se ha identificado y buscado a un culpable.

Esta no es la primera vez que se ataca la instalación nuclear de Natanz. Se cree que el primer ataque tuvo lugar en 2007, cuando la instalación fue atacada en un ciberataque conjunto israelí-estadounidense. El ataque insertó un virus informático malicioso, Stuxnet, en los sistemas de la instalación, lo que provocó graves daños. El último ataque conocido contra Natanz antes del apagón del 11 de abril fue en julio de 2020, cuando una explosión en la instalación causó graves daños a las centrifugadoras. 

El último ataque a Natanz se produjo solo un día después de que el régimen islámico, en violación del Plan de Acción Integral Conjunto (JCPOA) de 2015, lanzara centrifugadoras avanzadas de enriquecimiento de uranio en el sitio.

Si bien aún no se ha determinado quién estuvo detrás del ataque, los medios iraníes culpan a Israel. El Jerusalem Post afirma que la organización de inteligencia israelí, Mossad, es de hecho la probable culpable.

¿Por qué ocurrió el ataque?

Incluso antes de que Joe Biden ganara las elecciones presidenciales de Estados Unidos, los expertos en Irán tenían claro que una administración demócrata regresaría al JCPOA, que el presidente Trump había dejado mientras estaba en el cargo. Los estados árabes sunitas e Israel no están satisfechos con la forma en que el presidente Biden y su representante especial para Irán, Robert Malley, se están acercando a Irán. Muchos observadores creen que Estados Unidos está preparado para levantar todas las sanciones contra Irán y regresar ciegamente al JCPOA.

El lanzamiento de Teherán de sus centrifugadoras avanzadas de enriquecimiento de uranio puede haber sido la razón por la que Israel decidió atacar a Natanz ahora. Se cree que el ataque causó suficiente daño a la instalación como para retrasar el programa de armas nucleares del régimen islámico y, por lo tanto, fue una advertencia para Teherán de que Israel no tolerará estos avances. El ataque también fue una señal para la administración de Biden de que Israel continuará sus operaciones en Irán según lo considere necesario, independientemente de los acuerdos que Estados Unidos pueda hacer con el país.

La semana pasada, Irán se reunió con las potencias mundiales en Viena para discutir el JCPOA. Las negociaciones se reanudarán la semana que viene y existe una gran posibilidad de que Irán y Estados Unidos también se reúnan. Como Israel se opone al JCPOA tal como está actualmente, el ataque a Natanz puede haber sido una forma de aumentar la presión sobre Teherán mientras comunica su posición a la administración de Biden.

Es posible que Irán y Estados Unidos no decidan sacar a la luz las conversaciones, pero no hay duda de que están entablando conversaciones a puerta cerrada. En vista de los avances logrados en Viena la semana pasada, es muy posible que Irán, Estados Unidos y las demás potencias mundiales ya hayan llegado a un acuerdo que facilite la eliminación de las sanciones y el regreso de Estados Unidos al JCPOA. Si ese es el caso, el ataque a Natanz podría ser una reacción israelí a cualquier acuerdo de este tipo entre Estados Unidos e Irán.

¿Cómo responderá Irán?

El canciller iraní culpó a Israel por el ataque y dijo que Irán se vengará. El periódico iraní de línea dura Kayhan, que está conectado con el Líder Supremo, culpó del ataque a Israel, Estados Unidos y estados europeos anónimos, y dijo que Irán debe abandonar las negociaciones del JCPOA y castigar a Israel.

Irán se encuentra en una posición difícil. El ataque de Natanz es solo uno de una serie de fallas de inteligencia y contrainteligencia que la República Islámica ha sufrido en los últimos años. Aunque amenaza constantemente con tomar represalias, Teherán aún no lo ha hecho. ¿Será esta vez diferente?

El régimen comprende que una respuesta dura podría poner en peligro las conversaciones del JCPOA. Irán no quiere nada más que Estados Unidos regrese al acuerdo para que se puedan levantar las sanciones paralizantes. Por lo tanto, Rouhani intentará convencer tanto al Líder Supremo como a los principales líderes del Cuerpo de la Guardia Revolucionaria Islámica (IRGC) de que mantengan el fuego hasta que terminen las conversaciones de Viena y Estados Unidos haya vuelto a entrar en el JCPOA. Esto es esencial para el presidente iraní, cuya administración ha sido objeto de fuertes ataques y críticas durante mucho tiempo por parte de otras facciones políticas iraníes, incluido el IRGC.

Dado que el último ataque de Natanz es otro indicador humillante de la mala calidad de la seguridad y la inteligencia iraníes, es posible que Rouhani y compañía no tengan el poder ni la voluntad para detener una respuesta del régimen.

Aún así, según fuentes israelíes, Irán probablemente mantendrá su pólvora seca por el momento (o tomará represalias de una manera muy circunscrita) para no provocar ni a la administración Biden ni a los demócratas estadounidenses amigables con Israel que podrían darle la espalda a los profesionales de Biden en su política hacia Irán. Una vez que Estados Unidos se haya reincorporado al JCPOA, Irán probablemente se considerará libre para llevar a cabo ataques más enérgicos contra Israel y los intereses israelíes, ya sea directamente o a través de sus milicias chiítas en Líbano (Hezbollah), Siria, Irak o Yemen.

El Dr. Ardavan Khoshnood, asociado no residente del Centro BESA, es criminólogo y politólogo con un título en Análisis de Inteligencia. También es profesor asociado de Medicina de Emergencia en la Universidad de Lund en Suecia. @ardavank

Comentarios

Recientes

spot_img

Artículos Relacionados

Donaciones

 

En “Hatzad Hasheni” seguimos produciendo contenidos verdaderos y confiables para que te sigas sintiendo orgulloso de lo que eres…

¡Ayúdanos ahora con tu donación!

¡Súmate al proyecto que modifica percepciones!

CLICK AQUI PARA DONAR

Gracias por donar en este importante proyecto de diplomacia publica.