El asunto Khashoggi: Desafiando las relaciones entre Estados Unidos y Arabia Saudita y la estabilidad del reino – Por Eldad Shavit & Yoel Guzansky (INSS)

El asunto Khashoggi, un tema que está lejos de terminar, plantea el desafío más importante para las relaciones entre Estados Unidos y Arabia Saudita desde los ataques terroristas del 9/11 en los Estados Unidos. Hasta el momento, la respuesta de la administración norteamericana refleja incertidumbre y ambivalencia, dado que entiende que la conducta de Riad exige una respuesta apropiada, tratando mantener la esperanza que no se verá obligada a reconocer el fracaso de su política en Oriente Medio, que asigna a Arabia Saudita un papel fundamental, particularmente en los esfuerzos por contener a Irán. Los acontecimientos recientes han intensificado el malestar interno que ha experimentado el reino durante algún tiempo, en el contexto de la conducta de confrontación del príncipe heredero Mohammad bin Salman. Es importante prepararse para un período de inestabilidad en el reino, y más importante, para posibles choques en las relaciones entre Estados Unidos y Arabia Saudita. Se puede esperar que estos dos desarrollos impacten directa y negativamente en los intereses de Israel, y en la capacidad de Israel para ver a Arabia Saudita como un socio viable en la búsqueda de objetivos comunes.

La declaración saudita que el periodista Jamal Khashoggi murió en el curso de un altercado dentro del consulado saudí en Estambul, y que los funcionarios responsables, incluidos altos funcionarios saudíes, fueron arrestados y retirados de sus puestos, recibió una reacción inicial positiva por parte de los Estados Unidos. El presidente Donald Trump, sin embargo, la Casa Blanca, al igual que otros líderes estatales en todo el mundo, ha enfatizado que la imagen no está completa, y que los saudíes deben soportar la carga de continuar la investigación y proporcionar respuestas a muchas preguntas pendientes. Las demandas también están aumentando para una investigación internacional independiente del asunto. Los jugadores políticos en occidente, incluidos el Secretario de Hacienda de los Estados Unidos, los Ministros de Finanzas de Gran Bretaña, Alemania y Francia, y el jefe del Fondo Monetario Internacional, se abstuvieron de participar en la conferencia “La Iniciativa de Inversión Futura”, que se inauguró el 23 de octubre de 2018 bajo los auspicios del propio príncipe heredero.

Las respuestas del presidente Trump y otros funcionarios de la administración de los EE.UU. desde el comienzo del incidente han reflejado su sensación de estar divididos entre el entendimiento que la conducta saudí exige una respuesta y la esperanza que no será necesario reconocer el fracaso de su política. Los Estados Unidos han desarrollado sus intereses en el reino, hasta ahora, incluyendo la decisión de depositar sus esperanzas en el Príncipe heredero Mohammad bin Salman; siendo que lo ocurrido bien podría poner en peligro los intereses que el Presidente ha definido como intereses esenciales, los cuales Incluyen:

  • La imagen del presidente: Por un lado, aumenta la preocupación que el incidente ensombrecerá el buen juicio del presidente. Los informes de los periódicos han señalado que, a puerta cerrada, el presidente Trump destacó que las estrechas relaciones entre su yerno, Jared Kushner y el príncipe heredero de la Arabia Saudita son una carga para la política estadounidense. El presidente y su administración entienden que los líderes sauditas ya los dan por sentado, basándose en la evaluación que Riad tiene en su bolsillo, y que su respuesta ayudará al reino a superar el impacto del incidente. Por otro lado, Trump no tiene interés en ser percibido como un líder débil y vacilante.
  • Cuestiones económicas: el presidente Trump ha enfatizado repetidamente el precio de dañar las inversiones sauditas en los Estados Unidos, particularmente a la luz de las promesas de comprar $ 110 mil millones en armas (aunque existen dudas sobre si los acuerdos en cuestión realmente se implementarán en su totalidad). La importancia que le asigna a este tema, y ​​los posibles riesgos que se derivarían de imponer sanciones a Arabia Saudita, también figuran en el contexto de las elecciones de mitad de período en los Estados Unidos (noviembre de 2018) y el deseo de aprovechar las mejores condiciones económicas. en los Estados Unidos como palanca para mejorar las posibilidades de los candidatos republicanos de ser elegidos. Con respecto a la cuestión de Arabia Saudita, en oposición a la cuestión del juez de la Corte Suprema Brett Kavanaugh, existen brechas significativas entre el Presidente Trump y los principales legisladores republicanos considerados cercanos al Presidente, quienes exigen una respuesta firme de los Estados Unidos a las acciones de Arabia Saudita.
  • Política regional: incluso antes del incidente de Khashoggi, surgieron preguntas sobre la capacidad de Arabia Saudita para cumplir el papel central que la administración Trump había designado para avanzar en sus esfuerzos por contener y restringir a Irán en el Medio Oriente. En los Estados Unidos, como en Israel, se depositaron grandes esperanzas en Mohammad bin Salman, a quien consideraban un socio en la lucha contra Irán y en el proceso de paz regional. Sin embargo, muchos en los Estados Unidos ahora albergan expectativas mucho más limitadas, particularmente a la luz de su molestia por la conducta de Riad en la guerra en Yemen, en la crisis con respecto a Qatar y el arresto temporal de Primer Ministro libanés Saad Hariri.

Por lo tanto, el incidente continúa reverberando en los Estados Unidos y en el ámbito internacional, incluso después de la versión saudí sobre el altercado en el consulado. Muchas partes, incluso en la arena regional (Turquía, Irán y Qatar), no tienen interés en permitir que el incidente desaparezca de los titulares. Presumiblemente, la administración estadounidense, tal vez por falta de una alternativa, aún tiene que anunciar que siente que el asunto está cerrado. Es dudoso que el intento del presidente Trump de distinguir entre la las fallas de los líderes sauditas, por un lado, y el papel asignado al reino de un socio estratégico importante y creíble por el otro, sea lo suficientemente exitoso para reducir la presión sobre él para que emita una respuesta severa.

El asunto Khashoggi, que aún está lejos de terminar, plantea el desafío más importante para las relaciones entre Estados Unidos y Arabia Saudita desde los ataques terroristas del 9/11 en los Estados Unidos. Al menos en un sentido, es aún más serio, ya que desafía la estabilidad interna de Arabia Saudita. En el momento de los ataques de 2001 en los Estados Unidos, la familia real estaba unificada y movilizada para preservar sus intereses comunes. La familia real que enfrenta el incidente actual, sin embargo, no está unificada, y MBS tiene muchos opositores en el establecimiento religioso, así como entre sus medio hermanos y tíos. Bajo el gobierno colectivo de la familia Ibn Saud, que creó controles y equilibrios y dio lugar a una política prudente y bien pensada que era coherente con las capacidades e intereses de Arabia Saudita, MBS ha instituido un gobierno autónomo centralizado que emplea métodos violentos para silenciar a los oponentes.

La monarquía se sorprendió por la gravedad de las respuestas ante el asunto Khashoggi en la comunidad internacional y, como en otros casos, parece que no estaba preparada para hacer frente a las consecuencias. Khaled bin Salman, el embajador saudí en Washington que es hermano de MBS y, a partir de este momento, puede ser designado para desempeñar un papel más central en el proceso de toma de decisiones (que hasta ahora ha carecido de pensamiento y planificación), ha sido convocado apresuradamente para Riad, Desde una perspectiva política, parece que el Rey entiende que su hijo, el Príncipe heredero, fue demasiado lejos, debe ser restringido y debe adoptar una política más reflexiva y prudente que no dé lugar a críticas innecesarias en el país o en el extranjero. Sin embargo, el Rey mismo es anciano y está enfermo, y no está del todo claro hasta qué punto es capaz de controlar los eventos. Como resultado, existe preocupación con respecto a la estabilidad del reino.

Tanto Washington como Jerusalén tienen interés en la estabilidad del reino. En consecuencia, Riad puede aprovechar este activo, y en un esfuerzo por distanciarse de algunos de los impactos negativos del asunto Khashoggi, puede sugerir un aumento de sus esfuerzos en la lucha contra Irán. También puede intentar convencer a los Estados Unidos que no existe otra alternativa al liderazgo actual con respecto a las reformas internas necesarias, a pesar del empeoramiento de los principales parámetros económicos desde la designación de MBS como Príncipe Heredero: en 2017 el alcance de las inversiones extranjeras en el reino (IED) se encontraba en un mínimo de 14 años de 1.400 millones de dólares, dado el temor de los inversores extranjeros y el hecho de que los saudíes ricos están retirando su dinero del reino en una tasa sin precedentes.

En este contexto, existe una clara preocupación dentro de la administración de los EE.UU. que un posible deterioro de las relaciones entre los dos países ilustrará la apuesta del presidente Trump sobre el liderazgo saudí, ya que la columna vertebral de su política en el Medio Oriente se equivocó. En la práctica, a medida que la amenaza a la estabilidad interna del reino continúa aumentando en vísperas de la imposición de una serie importante de sanciones a Irán, surgen nuevas preguntas con respecto a la validez de la estrategia de los Estados Unidos, que pretende contener a Irán en la región. por medio de una coalición árabe liderada por Arabia Saudita que constituye el “pie en el suelo” que pone en marcha medidas operativas para frenar a Irán.

Muchos en los Estados Unidos y en Israel, motivados por diversos intereses, elogiaron a MBS a pesar de las señales de advertencia que comenzaron a surgir hace algún tiempo. La incertidumbre en el reino es considerable, y la sensibilidad solo aumentará a medida que se acerque la sucesión del rey. No solo es la primera vez que la corona pasa a un nieto del fundador del reino (a diferencia de un hijo), sino que el Príncipe heredero ha adquirido muchos oponentes y aún no ha estabilizado su papel. Un período de inestabilidad en Arabia Saudita y conmociones en las relaciones entre Estados Unidos y Arabia Saudita podrían tener un impacto directo y perjudicial en los intereses israelíes y en la capacidad de Israel de ver a Arabia Saudita como un socio en sus esfuerzos por lograr objetivos comunes.

Comentarios

Recientes

spot_img

Artículos Relacionados

Donaciones

 

En “Hatzad Hasheni” seguimos produciendo contenidos verdaderos y confiables para que te sigas sintiendo orgulloso de lo que eres…

¡Ayúdanos ahora con tu donación!

¡Súmate al proyecto que modifica percepciones!

CLICK AQUI PARA DONAR

Gracias por donar en este importante proyecto de diplomacia publica.