El asesinato de Khashoggi puede provocar un terremoto en el Medio Oriente – Por el Dr. James M. Dorsey (BESA)

RESUMEN EJECUTIVO: La muerte del periodista saudí Jamal Khashoggi en las instalaciones del consulado saudí en Estambul amenaza con anular los fundamentos de las fallas en todo el Medio Oriente.

El asesinato del periodista saudita Jamal Khashoggi en el consulado de Arabia Saudita en Estambul amenaza con interrumpir gravemente la alianza entre Estados Unidos y Arabia Saudita, un pacto que mantiene unidas muchas de las fallas de Oriente Medio.

Una investigación sobre el destino de Khashoggi ordenada por miembros del Congreso de los Estados Unidos y una posible reunión entre el Presidente Donald Trump y la novia turca del periodista, Hatice Cengiz, podría resultar en un embargo de Estados Unidos y Europa sobre la venta de armas a Arabia Saudita e impactar en la brutal guerra interna de poderes dentro reino y en la que se lleva a cabo entre Arabia Saudita frente a Irán en Yemen.

También proyectaría a Arabia Saudita como un estado pícaro y cuestionaría las acusaciones de Estados Unidos y Arabia Saudita que Irán es el principal defensor del terrorismo en el estado de Oriente Medio.

Esas acusaciones fueron una razón clave para el retiro de Estados Unidos, con el respaldo de Arabia Saudita, los Emiratos Árabes Unidos e Israel, del acuerdo internacional de 2015 que frenó el programa nuclear de Irán y para la reimposición de sanciones económicas paralizantes.

Una investigación sobre el papel del liderazgo saudí en la muerte de Khashoggi también socavaría el boicot económico y diplomático de Qatar, que Arabia Saudita, los Emiratos Árabes Unidos, Egipto y Bahrein acusan de apoyar el terrorismo.

Además, una condena y sanción de Arabia Saudita por parte de la comunidad internacional complicaría los esfuerzos de China y Rusia para evitar ser absorbidos por la rivalidad saudí-iraní. Esos dos países se encontrarán en una encrucijada si se demuestra que el gobierno saudí es responsable de la muerte de Khashoggi y la cuestión de las sanciones se presenta posteriormente ante el Consejo de Seguridad de la ONU.

Hasta ahora, tanto Rusia como China han logrado mantener estrechos vínculos con Riad a pesar de sus esfuerzos por derrotar las sanciones de Estados Unidos contra Irán y la alianza de Rusia con la República Islámica en nombre del presidente sirio Bashar al-Assad.

Una Arabia Saudita significativamente debilitada también socavaría la cobertura árabe proporcionada por el reino a los esfuerzos de Trump para imponer un arreglo del conflicto israelí-palestino que favorecería a Israel a expensas de los palestinos.

Finalmente, una determinación concluyente que Arabia Saudita fue la responsable de la muerte de Khashoggi probablemente provocaría un debate renovado sobre la sabiduría del apoyo de la comunidad internacional a la autocracia árabe, que ha demostrado ser descaradamente brutal en su violación de los derechos humanos y en el desprecio del derecho internacional y las convenciones.

El príncipe heredero de la corona de Arabia Saudita, Muhammad bin Salman, ha sufrido importantes daños a la reputación, lo que plantea la cuestión de su viabilidad para que Arabia Saudita sea condenada internacionalmente. Esto plantea la siguiente pregunta sobre la estabilidad del reino, que es un inquilino clave de la política de Estados Unidos, China y Rusia en el Medio Oriente.

El daño a la reputación que sufrió el príncipe Muhammad avergüenza al príncipe heredero de los Emiratos Árabes Unidos Muhammad bin Zayed, quien, junto con sus ayudantes y representantes en las capitales mundiales, ha trabajado arduamente para proyectar su contraparte saudita como el futuro del reino.

Arabia Saudita se hizo pocos favores al rechazar inicialmente y de plano cualquier responsabilidad por la desaparición de Khashoggi sin evidencia que el periodista abandonó el consulado por su propia voluntad; afirmando que las afirmaciones de que estaba involucrado fueron fabricaciones de Turquía, Qatar y la Hermandad Musulmana; buscando difamar a la prometida y simpatizantes de Khashoggi; y negándose a cooperar plenamente con los investigadores turcos.

La renuencia de Arabia Saudita a cooperar, así como la investigación de los Estados Unidos y la posible reunión de la Sra. Cengiz con Trump, complican los aparentes esfuerzos turcos para encontrar una solución a la creciente crisis que le permitiría a Arabia Saudita salvar la cara y salvar la relación económica de Turquía con el reino.

Turquía, a pesar de las profundas diferencias políticas con Arabia Saudita sobre Qatar, Irán y la Hermandad Musulmana, hasta ahora se ha abstenido de divulgar las pruebas que afirma haber probado que Khashoggi fue asesinado por agentes saudíes dentro del consulado. La publicación de horripilantes detalles del asesinato por parte de funcionarios turcos anónimos parece estar diseñada para presionar a Arabia Saudita para que cumpla con las demandas y los esfuerzos de Turquía para manejar la crisis.

La muerte de Jamal Khashoggi está transformando el mapa político de Medio Oriente. Pagó un precio horrible por provocar el terremoto que ahora está retumbando en toda la región.

 

El Dr. James M. Dorsey, un Asociado Senior no residente en el Centro BESA, es un miembro principal de la Escuela de Estudios Internacionales S. Rajaratnam en la Universidad Tecnológica Nanyang de Singapur y codirector del Instituto de Cultura de Fans de la Universidad de Würzburg.

 

Comentarios

Recientes

spot_img

Artículos Relacionados

Donaciones

 

En “Hatzad Hasheni” seguimos produciendo contenidos verdaderos y confiables para que te sigas sintiendo orgulloso de lo que eres…

¡Ayúdanos ahora con tu donación!

¡Súmate al proyecto que modifica percepciones!

CLICK AQUI PARA DONAR

Gracias por donar en este importante proyecto de diplomacia publica.