El acuerdo con Irán está muerto. ¿Ahora qué? – Por Ariel Kahana (Israel Hayom)

Biden y su gente han hecho casi todo lo que está a su alcance para recuperar el acuerdo, pero Irán hizo demandas imposibles.

Dos años después de la elección del presidente de EE.UU., Joe Biden, debería quedar muy claro, incluso para el último de los escépticos, que el acuerdo nuclear está muerto y enterrado. No aparentemente y no tal vez, sino finalmente, de una vez por todas. El JCPOA (Plan de Acción Integral Conjunto) no se volverá a poner sobre la mesa y los estadounidenses lo saben también.

Sí, Biden y su gente han hecho casi todo lo posible para volver al acuerdo: pensaron que la demanda iraní de recibir una compensación por la decisión del presidente Donald Trump de retirarse del acuerdo nuclear estaba justificada, por lo que en realidad planearon verter cientos de miles de millones de dólares en la república islámica; querían volver al acuerdo de 2015 tal como estaba, a pesar de reconocer sus muchos defectos; optaron por ignorar la agresión global de Irán junto con sus comprobadas mentiras; y abandonaron sus promesas de un acuerdo “más fuerte y más largo”. En pocas palabras, estaban dispuestos a hacer casi cualquier cosa para volver al trato.

La administración finalmente rechazó solo dos demandas. El primero, ejercer presión sobre el organismo de control nuclear internacional, la Agencia Internacional de Energía Atómica (OIEA), para que cierre sus investigaciones sobre la actividad nuclear de Irán. Biden no estaba preparado para ceder a esta demanda. En segundo lugar, los iraníes pidieron una promesa vinculante de que cualquier futura administración estadounidense no se retiraría del acuerdo una vez más, en caso de que volviera a él ahora. La respuesta de EE.UU. a esto fue que, incluso si quisieran, no tienen forma de encadenar a ninguna administración futura y garantizar que quienquiera que los reemplace en 2025 se adhiera a ella.

Bajo estos términos, la respuesta del líder supremo de Irán, Ali Khamenei, fue en esencia que no tiene sentido tal acuerdo. Las conversaciones se rompieron durante el verano. Desde entonces, Irán se ha centrado firmemente en tratar de apagar las llamas de las protestas masivas iniciadas en septiembre, pero ni siquiera esto ha llevado a los ayatolás a adoptar ninguna flexibilidad. Por el contrario, Irán incluso subió el listón de sus esfuerzos para provocar a Occidente cuando comenzó a proporcionar ayuda militar a Rusia en la guerra contra Ucrania. Si eso no es suficiente, Irán acaba de anunciar que ha ampliado su actividad prohibida en la instalación subterránea de Fordo, utilizando nuevas centrífugas para enriquecer uranio a un nivel de pureza del 60%.

En otras palabras, si alguien tiene la ilusión de que los iraníes están fuera de combate o pronto comenzarán a arrastrarse a cuatro patas hacia los brazos de las superpotencias occidentales, entonces realmente no tiene idea de lo que está hablando. Aunque a nosotros nos parezca que no es el caso, en lo que respecta a Irán, realmente están “en la silla de montar”. No solo la vuelta al acuerdo nuclear con EE.UU. no es una opción para Teherán, sino que su creciente proximidad a Moscú es actualmente la política preferida del régimen. Los enemigos de sus enemigos son sus amigos.

Los estadounidenses saben mejor que nadie que el trato está muerto. El enviado especial de Estados Unidos para Irán, Robert Malley, ha hecho todo lo humanamente posible en los últimos dos años para llegar a un acuerdo. Es por esta razón que no es la figura más popular entre los políticos de Israel. Sin embargo, mucho antes de los desarrollos actuales, fue lo suficientemente sabio como para diferenciar entre sus acciones y evaluaciones, y hace mucho tiempo llegó a la conclusión de que las posibilidades de un acuerdo repetido eran extremadamente escasas, y ahora esto es más cierto que nunca.

En consecuencia, tanto para Malley como para la administración estadounidense, la pregunta clave no es ‘¿Cómo podemos volver al acuerdo?’, ya que él sabe muy bien que esta opción ya no está en la agenda, sino la más pertinente es centrarse en la pregunta que se puede hacer en ausencia de un acuerdo para evitar que Irán obtenga un arma nuclear.

Pronto presentará este dilema a los representantes del nuevo gobierno israelí. En lo que a él respecta, el bombardeo directo de las instalaciones nucleares de Irán no es una opción viable. Estados Unidos ciertamente no busca desencadenar nuevas guerras en este momento en particular. Las sanciones económicas, como ha demostrado la experiencia pasada, no son suficientemente eficaces. Entonces, ¿qué se puede hacer entonces? Esperamos que los altos funcionarios israelíes encargados de este informe tengan algunas respuestas adecuadas.

Comentarios

Recientes

spot_img

Artículos Relacionados

Donaciones

 

En “Hatzad Hasheni” seguimos produciendo contenidos verdaderos y confiables para que te sigas sintiendo orgulloso de lo que eres…

¡Ayúdanos ahora con tu donación!

¡Súmate al proyecto que modifica percepciones!

CLICK AQUI PARA DONAR

Gracias por donar en este importante proyecto de diplomacia publica.