Egipto entrega las islas a los Saudítas – De regreso al estrecho de Tirán y la Isla de Snapir – Por Prof. Eyal Zisser (Israel Hayom 12/4/16)

La Guerra de los Seis Días estalló debido a los estrechos de Tirán, y hoy, 50 años después, las dos pequeñas islas ubicadas al sur del Golfo de Aqaba, Tirán y Snapir (Sanafir) se han convertido en un elemento importante en el fortalecimiento del tratado de paz entre Israel y Egipto para, a la par, profundizar el entendimiento silencioso entre Jerusalén y Riad.

En mayo 1967, el presidente de Egipto, Gamal Abdel Nasser, declaro el cierre del Golfo de Aqaba para la navegación israelí. Trataba de sofocar y sitiar a la ciudad de Eilat, establecida como la puerta de entrada al sur de Israel, desde África y el Lejano Oriente. Los egipcios habían explicado que debido a que las islas de Tirán y Snapir son de su soberanía, ellos tenían derecho a impedir que los buques israelíes pasasen entre las islas ubicadas en el mar frente a Sharem el-Sheij y la entrada sur del Golfo de Eilat.

Originalmente Tiran y Snapir, dos islas deshabitadas y carentes de importancia alguna, eran parte del territorio de Arabia Saudita. El reino saudí, en la década del 50’ acordó transferirlas a propiedad de Egipto porque de todos modos no significaban nada para ellos mientras que para Egipto eran parte del fortalecimiento de la presencia egipcia en el Sinaí del Sur y el Golfo de Aqaba. El bloqueo impuesto por Egipto sobre Eilat durante esos años contribuyó a la decisión de Israel, en octubre de 1956, de salir a la Campaña del Sinaí, siendo que uno de sus principales logros fue proporcionar garantías internacionales para la navegación israelí hacia Eilat. En su discurso de victoria ante los soldados triunfantes de esos combates, el Primer Ministro Ben-Gurion pidió recordar las evidencias sobre la presencia judía durante el segundo templo en la isla de Tirán.

Las garantías internacionales dadas a Israel demostraron carecer de sustancia cuando en plena crisis, Israel se dirigió a los americanos en mayo de 1967 solicitando que ésta interviniese para obligar a Nasser a volver a abrir el estrecho a los barcos israelíes, respondiendo Washington que ellos no tenían prueba alguna y mucho menos un documento escrito con respecto a estas garantías.

Israel abrio por la fuerza el Golfo para la navegación israelí y en seis días conquistó también las islas de Tirán y Snapir, pero tras firmar el tratado de paz con Egipto se las devolvió en propiedad. A los Saudítas el tema de las dos islas no les cambiaba ni les aportaba, teniendo en cuenta también que su relación con Egipto había sufrido de altibajos y hasta a veces de enfrentamientos violentos. Como sabemos, Arabia Saudita rompió relaciones con El Cairo después que ésta firmase un tratado de paz con Israel, aunque ambos países tuvieron mucho cuidado que la relación no se fracturase declarando un conflicto abierto.

Pero desde entonces el mapa de la región ha cambiado y Egipto y Arabia Saudita cooperan, esta vez no contra Israel, por el contrario, demostrando coordinación y cooperación con Jerusalén. La cooperación Saudíta-Egipcia es necesaria para la construcción de un eje de estados árabes sunitas moderados, para enfrentarse a una ola de extremismo islámico que amenaza a Egipto desde su casa y que hace lo propio con Arabia Saudíta. También es importante con el fin de hacer frente al desafío de Irán, a la que los saudíes consideran una amenaza importante. La importancia de esta alianza es crucial sobre todo en un momento en el que Washington ha vuelto la espalda a sus amigos de la región tratando de evitar cualquier responsabilidad hacia ellos, lo que podría invertir de nuevo la participación de la región, tales como su participación en Irak.

La economía y la seguridad son el cemento con el que se construirá el puente egipcio-saudíta, incluso de ese material será el planficiado puente que unirá a ambos países sobre las aguas del Mar Rojo. Como parte de este movimiento, los dos países también firmaron acuerdos que describen las fronteras y vuelven a regular la propiedad de las islas de Tirán y Snapir. Con este fin, se necesitaba la aprobación de Israel, quien no solamente aprobó gustosa sino que, de forma informal e indirecta más no infrecuente, volvió a contactar a Riad con Jerusalén. Después de todo, Arabia Saudita ha demostrado su compromiso y bendición al acuerdo de paz firmado por Egipto con Israel y que tiene un interés que haya una presencia internacional que garantice que las islas sigan siendo desmilitarizadas y que el Golfo siga abierto a la navegación desde y hacia Israel.

La reconciliación Israel-Turca y, a la par, la reconciliación Egipcia-Turca, si es posible, serán otras capas para brindarle más sustancia a este eje para la seguridad y la estabilidad, sirviendo a los intereses de todas las fuerzas moderadas de cara de los desafíos y las amenazas que enfrentan.

Comentarios

Recientes

spot_img

Artículos Relacionados

Donaciones

 

En “Hatzad Hasheni” seguimos produciendo contenidos verdaderos y confiables para que te sigas sintiendo orgulloso de lo que eres…

¡Ayúdanos ahora con tu donación!

¡Súmate al proyecto que modifica percepciones!

CLICK AQUI PARA DONAR

Gracias por donar en este importante proyecto de diplomacia publica.