Después de la guerra, tal vez llegue la paz – Por Barak Ravid (Haaretz 3/8/2014)

A Netanyahu y a muchos en el gobierno les ha hecho “clic” durante los combates en Gaza: Ellos entendieron la diferencia entre Abbas y Hamás. Si nada dramático sucede, la mayoría de las fuerzas del ejército saldrán de la Franja de Gaza en los próximos días. Netanyahu y los ministros del gabinete esperan que tras más de 20 días en los que el Hamás fue aplastado, la organización terrorista haya sido disuadida lo suficiente como para detener el lanzamiento de cohetes. Sin embargo, la decisión del Gobierno de imponer un cese de fuego unilateral es sólo la primera parte, relativamente fácil, de la guerra en Gaza.

La segunda y más difícil parte es el proceso político. En lugar de negociaciones agotadoras mediadas por Egipto que le dará al Hamás una serie de logros, Israel tratará de lograr otra solución. Una que explotará la comunidad de intereses creados entre los países de la región, para fortalecer las fuerzas de la moderación y que podría abrir la puerta para el progreso en el proceso de paz.

Quién está impulsando este movimiento dentro del gabinete es el ministro de Justicia, Tzipi Livni, que desprecia todo tipo de acuerdos con el Hamás. Ya desde Plomo Fundido ella se opuso a los intentos de Ehud Barak para concretar dichos acuerdos. Esta vez, sólo después de la violación de alto el fuego ha logrado persuadir a Netanyahu de buscar otra solución política a la crisis en Gaza.

Los principios rectores deben centrarse en el principio de la desmilitarización de cohetes y armas pesadas en Gaza, la continuación de la lucha contra el contrabando de armas, un mecanismo de vigilancia para la entrada de material de construcción en Gaza, dinero y los materiales que pueden ser utilizados para producir armas, intentar el regreso de la presencia de la Autoridad Palestina en Gaza, ante todo al cruce de Rafah o a los cruces con Israel y el proceso de reconstrucción y desarrollo en la Franja.

Livni está convencida que junto al final de la operación militar de forma unilateral, el esfuerzo diplomático debe ser multifacético. EE.UU., Egipto, la Autoridad Palestina, las Naciones Unidas y los principales países de Europa deben estar allí, alrededor de la olla, cuando se cocine el proceso. Hamás no debe estar allí. Después de que los principios del acurdo reciban el visto bueno de los países se podrá transformar eso en una decisión vinculante en el Consejo de Seguridad de la ONU. Se tratará de un logro diplomático que servirá a los intereses de Israel, Egipto y la Autoridad Palestina.

Netanyahu aún no está allí, no es un gran fan de las resoluciones del Consejo de Seguridad. Por otra parte, el ex embajador ante la ONU sabe que la alternativa podría ser una decisión que no sirva a los intereses de Israel y que se le sea impuesto. En vez de luchar una guerra diplomática de contención y en vez de usar el veto estadounidense, Israel podría impulsar algo. La composición actual del Consejo de Seguridad es el más apropiada para tal movimiento.

El nombre más caliente en las reuniones del gabinete en las últimas semanas es el del presidente palestino: Mahmoud Abbas (Abu Mazen). Netanyahu, Yaalon y Guilad Erdan, quienes el año pasado han definido a Abbas como un “No socio para la paz”, de repente, lo señalan como un elemento central para cualquier acuerdo en Gaza. Así como el gobierno de reconciliación palestina había sido declarado por Jerusalén, hace poco, tiempo como un gobierno terrorista, se ha transformado en alguien con quien Israel desea cooperar.

A Netanyahu y a muchos en su gobierno les ha hecho un “clic” durante la guerra de Gaza. Ellos entienden profundamente la diferencia entre Abbas y el Hamás. Ayer por la noche, Netanyahu dijo que tras el fin de los combates se abrían nuevas opciones políticas para Israel. Esta puede ser la primera señal de la dirección de Netanyahu tras la guerra, esta vez con más determinación y seriedad, hacia la paz.

Comentarios

Recientes

spot_img

Artículos Relacionados

Donaciones

 

En “Hatzad Hasheni” seguimos produciendo contenidos verdaderos y confiables para que te sigas sintiendo orgulloso de lo que eres…

¡Ayúdanos ahora con tu donación!

¡Súmate al proyecto que modifica percepciones!

CLICK AQUI PARA DONAR

Gracias por donar en este importante proyecto de diplomacia publica.