Después de la guerra de Gaza: ¿Por qué Palestina sería un Estado militarizado y sin ley? – Por Prof. Louis René Beres (BESA)

A pesar de los convincentes argumentos lógicos e históricos contra una solución de dos Estados, en todo el mundo se están expresando demandas cada vez más fuertes de un Estado palestino. En respuesta, Israel y sus aliados deberían recordar a los gobiernos y poblaciones globales que “Palestina” no tiene intención de vivir jamás pacíficamente junto a Israel, sino que pretende reemplazar al Estado judío en incrementos ataques orquestados y cada vez más violentos. Cualquier compromiso palestino previo a la independencia de permanecer desmilitarizado podría verse socavado rápida e incluso legalmente.

Una vez más, voces dispares instan a una “solución de dos Estados” al conflicto palestino-israelí. En su mayor parte, estos reclamos son manipuladores o ingenuos, pero el peligro que representan para Israel es existencial: Palestina no coexistiría con el Estado soberano de Israel, pero planearía reemplazar a Israel. En esencia, la posición de los dos Estados aboga por la construcción de un Estado árabe de Palestina sobre las ruinas de Israel.

Es una posición que muestra abiertamente intenciones criminales o mens rea hacia Israel. Es inequívocamente una solución de un solo Estado. Es una “solución final”.

Otras dificultades jurídicas y prácticas están asociadas con la creación de un Estado palestino. Una dificultad central residiría en el deliberado desprecio palestino de todas las normas jurisprudenciales pertinentes. Incluso si un número cada vez mayor de estados existentes abogaran por un reconocimiento “oficial” de “Palestina”, estas aprobaciones no serían legalmente vinculantes. Según la Convención sobre los Derechos y Deberes de los Estados (1934), también conocida como el tratado de “Montevideo” que rige la estadidad, los Estados nacientes o aspirantes deben cumplir criterios específicos. Para el caso que nos ocupa, el caso de “Palestina”, estos estándares no incluyen el reconocimiento.

En principio, las declaraciones de apoyo a la autodeterminación palestina podrían no ser irrazonables si la parte palestina estuviera sinceramente comprometida con una solución de dos Estados. Pero si bien Fatah y Hamás están muy en desacuerdo, están de acuerdo en un punto fundamental. Ése es el mantra, ritualizado durante mucho tiempo, de que la existencia de Israel representa una abominación intolerable para Dar al-Islam (el mundo del Islam) y nunca puede ser nada más que “Palestina ocupada”.

Los estados en la política mundial que buscan una solución de dos estados están instando efectivamente a la creación de un estado terrorista irredentista. Esta posición de defensa –orientada hacia el reemplazo violento de Israel por una insurgencia criminal prolongada– surgió originalmente de un marco diplomático conocido como Hoja de Ruta para la Implementación de una Solución Permanente para Dos Estados en la Disputa Israelí-Palestina. Junto con la negativa palestina a rechazar el “Plan por etapas” (El Cairo) de junio de 1974 y una yihad sin concesiones asociada para “liberar” gradualmente a toda la “Palestina ocupada”, la Hoja de Ruta expuso un peligro que se pasa por alto para Israel: aquellos bien intencionados estados que favorecían la creación de un Estado fueron engañados por esperanzas demasiado optimistas o flagrantemente artificiales de una “desmilitarización” palestina.

El 14 de junio de 2009, el Primer Ministro israelí, Benjamín Netanyahu, acordó aceptar un Estado palestino, pero supeditó dicho acuerdo a la “desmilitarización” palestina. Dijo: “En cualquier acuerdo de paz, el territorio bajo control palestino debe ser desarmado, con sólidas garantías de seguridad para Israel”. Lo que Netanyahu no advirtió fue que no puede haber “garantías sólidas de seguridad para Israel”. Un nuevo Estado de Palestina podría 1) evadir fácilmente cualquier promesa previa a la independencia hecha a Israel con impunidad; o 2) socavar fatalmente dichas promesas de manera legal. Es comprensible que, tras los barbarismos del 7 de octubre de 2023, Netanyahu (restaurado en el cargo de primer ministro) ya no tenga fe en las “garantías de seguridad” palestinas.

Además, como Estado plenamente soberano, Palestina podría no estar vinculada por acuerdos previos a la independencia, incluso si los pactos incluyeran garantías de lo contrario de la ONU y/o Estados Unidos. Este argumento se aplica a pesar de que las reclamaciones palestinas irrestrictas de un Estado nunca podrían satisfacer las expectativas ampliamente codificadas del derecho internacional autorizado. Sería el argumento palestino más probable, aunque Palestina no hubiera obtenido ningún derecho legal a ningún derecho a rescindir el tratado.

Habría problemas legales adicionales. Dado que los tratados auténticos sólo pueden ser vinculantes para los Estados, cualquier acuerdo entre una autoridad palestina no estatal y el Estado soberano de Israel puede tener poca eficacia tangible. Pero ¿qué pasaría si el gobierno de Palestina estuviera dispuesto a adherirse a expectativas jurídicas “perentorias” (fundamentales) para los Estados, es decir, a considerarse obligado por sus acuerdos previos al Estado, no tratados?

Incluso en circunstancias tan relativamente favorables, el gobierno de Palestina podría conservar un amplio pretexto legal para identificar motivos para la terminación legal del tratado. Podría, por ejemplo, retirarse del acuerdo debido a lo que consideraría un “incumplimiento sustancial”. Se trataría de una supuesta violación por parte de Israel que socavaría de manera creíble el objeto y/o propósito del acuerdo.

Podrían surgir otras opciones de manipulación palestina. Es decir, Palestina podría apuntar hacia lo que el derecho internacional llama un “cambio fundamental de circunstancias” (rebus sic stantibus). Si un Estado palestino se declarara vulnerable a peligros previamente imprevistos, tal vez provenientes de fuerzas de otros ejércitos árabes, podría legalmente poner fin a su compromiso previamente vinculante de permanecer desmilitarizado.

Existe otro método mediante el cual un acuerdo similar a un tratado que obligue a un nuevo Estado palestino a aceptar la desmilitarización podría invalidarse rápida y legalmente. Los motivos que pueden invocarse según el derecho interno para invalidar contratos también pueden aplicarse según el derecho internacional a los tratados y acuerdos similares. Esto significa que un nuevo Estado de Palestina podría señalar supuestos errores de hecho o coacción como motivos permisibles para rescindir el acuerdo.

Cualquier tratado o acuerdo similar es nulo si, en el momento de su celebración, entra en conflicto con una norma “imperativa” de derecho internacional general (una norma de jus cogens aceptada y reconocida por la comunidad internacional de Estados como aquella de la que no se puede excluir nada) por lo que se permite una excepción. Dado que el derecho de todos los estados soberanos a mantener fuerzas militares esenciales para la autodefensa es ciertamente una regla de ese tipo, Palestina, dependiendo de su forma particular de autoridad constitutiva, podría decirse que está en su derecho de derogar cualquier acuerdo que hubiera “forzado” su desmilitarización.

Thomas Jefferson escribió sobre obligación y derecho internacional. Si bien afirmó que “los pactos entre nación y nación les son obligatorios por la misma ley moral que obliga a los individuos a observar sus pactos…”, también reconoció que “hay circunstancias que a veces excusan el incumplimiento de los contratos entre hombre y hombre; también lo hay entre nación y nación”. Específicamente, Jefferson dijo que si el cumplimiento de una obligación contractual se vuelve “autodestructivo” para una de las partes, “… la ley de autoconservación anula la ley de la obligación hacia los demás”.

Históricamente, la desmilitarización ha sido un remedio legal aplicable a “zonas”, no a estados enteros. Esto podría ofrecer al nuevo Estado de Palestina otro terreno legal más para evadir el cumplimiento de sus compromisos de desmilitarización previos a la independencia. Simplemente podría alegarse que estos compromisos son inconsistentes con las bases tradicionales o westfalianas del derecho internacional autorizado, los rudimentos que se encuentran en tratados y convenciones, la costumbre internacional y los “principios generales del derecho reconocidos por las naciones civilizadas”. Estos compromisos, estipularía el argumento, no serían jurídicamente vinculantes.

Al tomar sus decisiones estratégicas y legales, Israel no debería sentirse cómodo con ninguna promesa supuestamente legal de desmilitarización palestina. Si el gobierno de un nuevo Estado de Palestina decidiera invitar a ejércitos extranjeros y/o terroristas a su territorio (posiblemente después de que la autoridad gubernamental original sea desplazada o derrocada por fuerzas aún más militantes islámicas y antiisraelíes), podría hacerlo sin dificultades prácticas y sin violar el derecho internacional.

Los planes predominantes para un Estado palestino todavía se basan en los moribundos Acuerdos de Oslo, acuerdos que fueron socavados y destruidos por violaciones persistentemente atroces por parte de la parte árabe. El problema básico de los Acuerdos de Oslo que sustentaron esas violaciones debería resultar ahora evidente. Del lado árabe, las expectativas impuestas por Oslo nunca fueron más que un paso rentable hacia el desmantelamiento de Israel. Del lado israelí, estas expectativas fueron tomadas, más o menos, como una forma prometedora de evitar el terrorismo palestino y prevenir agresiones catastróficas de los Estados árabes.

Esta asimetría en las expectativas, nunca reconocida por la ONU, fortaleció el poder árabe al tiempo que debilitaba y degradaba a Israel. Incluso ahora, los llamados genocidas palestinos a “masacrar a los judíos” (más recientemente expresados ​​como llamados a “Palestina desde el río hasta el mar”) no han logrado frenar el entusiasmo internacional por un nuevo Estado criminal. Gran parte de la “comunidad internacional” espera ser partera del nacimiento de tal Estado, mientras se niega a reconocer las intenciones genocidas abiertamente declaradas de ese Estado.

¿Qué significa esto para cualquier supuesto “remedio” de desmilitarización palestino y para la seguridad israelí? Sobre todo, indica que Israel debería realizar cambios rápidos y de gran alcance en la forma en que conceptualiza la continuidad política de cooperación y conflicto. Israel debe dejar de hacer ilusiones y reconocer los cálculos de suma cero de sus enemigos. Después de la guerra de Gaza, esto significa reconocer los cálculos de Hamás e Irán de multiplicar las fuerzas.

Entendido más específicamente en términos de derecho internacional y orden mundial, esto también podría significar una voluntad israelí de aceptar el derecho y la obligación perentorios de la “autodefensa anticipada”.

El mundo árabe e Irán todavía tienen en mente sólo una “solución de un solo Estado” para Oriente Medio. Es una “solución” que elimina progresivamente a Israel por completo. Corroborativamente, los mapas “oficiales” de “Palestina” muestran un estado árabe ya existente en toda Cisjordania (Judea/Samaria), toda Gaza y todo Israel.

Estos mapas excluyen referencias a cualquier población judía indígena e incluyen los lugares sagrados únicamente de cristianos y musulmanes. La Autoridad Palestina (AP) encargó a un cartógrafo oficial, Khalil Takauji, que diseñara y ubicara un edificio del Capitolio palestino. Esto fue dibujado por Takauji en el Monte de los Olivos en Jerusalén, directamente encima de un antiguo cementerio judío.

El 1 de septiembre de 1993, Yasser Arafat afirmó claramente que los Acuerdos de Oslo serían una parte intrínseca del Plan por etapas de la OLP de 1974 para la destrucción de Israel: “El acuerdo será la base para un Estado palestino independiente, de conformidad con la Resolución del Consejo Nacional Palestino emitida en 1974. Esta Resolución de la PNC exige “el establecimiento de una autoridad nacional en cualquier parte del suelo palestino de la que Israel se retire o sea liberado”. El 29 de mayo de 1994, Rashid Abu Shbak, entonces alto funcionario de seguridad de la Autoridad Palestina comentó siniestramente: “La luz que ha brillado sobre Gaza y Jericó también llegará al Néguev y a Galilea”.

Desde estas declaraciones, nada ha cambiado en las definiciones palestinas de Israel y “Palestina”. Esto es cierto para los actuales dirigentes tanto de Hamás como de la Autoridad Palestina. Para Israel no debería haber diferencia alguna si un grupo terrorista u otro está en el poder.

En un sermón presentado en la Televisión de la Autoridad Palestina el 12 de diciembre de 2014, y en presencia del Presidente de la Autoridad Palestina Mahmoud Abbas, Mahmoud al-Habbash, el Juez Supremo de la Shaarya y asesor de Abbas en Asuntos Religiosos e Islámicos, dijo: “ Toda esta tierra volverá para nosotros, toda nuestra tierra ocupada, todos nuestros derechos en Palestina –nuestro Estado, la herencia de nuestros pueblos, el legado de nuestros antepasados– todo volverá a nosotros, incluso si lleva tiempo”.

Anteriormente, el 22 de octubre, 2014 Al-Habbash reafirmó que cualquier aceptación de la existencia física de Israel está prohibida para siempre bajo la ley islámica: «Toda la tierra de Palestina (es decir, el territorio que incluye a todo Israel) es waqf (un don religioso inalienable bajo ley islámica) y es una tierra bendita. Está prohibido vender, dar propiedad o facilitar la ocupación ni siquiera de un milímetro de ella”.

Pero volvamos a lo básico. Un Estado palestino presuntamente soberano podría legalmente derogar sus compromisos de desmilitarización previos a la independencia. La Autoridad Palestina ha sido culpable de múltiples violaciones materiales de Oslo y de “violaciones graves” del derecho de la guerra. Tanto la Autoridad Palestina como Hamás siguen sin estar dispuestos a rescindir sus llamamientos genocidas a la aniquilación de Israel.

Cuando aceptó la idea de un Estado palestino que hubiera aceptado formalmente su propia desmilitarización, Benjamín Netanyahu creyó que había dado un paso razonable hacia la reconciliación. Pero los dirigentes palestinos y sus aliados en Irán nunca aceptarán ni considerarán ninguna idea propuesta por Israel de un Estado palestino “limitado”, en particular un Estado que carecería de las prerrogativas fundamentales de la autodefensa nacional. Le guste o no a Jerusalén, esto significa que si Israel alguna vez acepta un Estado palestino, estará aceptando a un enemigo intransigente dotado de todos los derechos militares normalmente libres de soberanía.

Esto no significa que Israel no tendrá más remedio que rendirse ante una futura “Palestina”, sino que Jerusalén debería diseñar sus políticas de seguridad posteriores a la guerra de Gaza con expectativas basadas en hechos. Entre otras cosas, esto significa que los líderes de Israel necesitarán evaluar la amenaza existencial de un Estado palestino como parte de un todo estratégico más amplio; es decir, junto con los peligros en rápida expansión de una guerra catastrófica convencional o no convencional. Más precisamente, esto significa un enfoque analítico integral sobre las sinergias plausibles entre las agresiones de Hamás/Irán y la problemática doctrina nuclear de Israel. Hacer cualquier otra cosa sería buscar justificación para las promesas inmutablemente desacreditadas de “desmilitarización” palestina.

El derecho internacional no es un pacto suicida. En lugar de pasar de una posición insostenible a otra, Israel debe comprender que una solución de dos Estados puede convertirse rápidamente en una solución definitiva. Israel no tiene ninguna obligación moral o legal de crear un Estado enemigo irredentista a partir de su propio cuerpo aún vivo.

Louis René Beres, profesor emérito de Derecho Internacional en Purdue, es autor de numerosos libros y artículos que tratan de la estrategia nuclear y la guerra nuclear, entre ellos Apocalypse: Nuclear Catastrophe in World Politics (University of Chicago Press, 1980) y Security or Armageddon: Israel’s Estrategia nuclear (DC Heath/Lexington, 1986). Su duodécimo libro, Surviving Amid Chaos: Israel’s Nuclear Strategy, fue publicado por Rowman y Littlefield en 2016.

Comentarios

Recientes

spot_img

Artículos Relacionados

Donaciones

 

En “Hatzad Hasheni” seguimos produciendo contenidos verdaderos y confiables para que te sigas sintiendo orgulloso de lo que eres…

¡Ayúdanos ahora con tu donación!

¡Súmate al proyecto que modifica percepciones!

CLICK AQUI PARA DONAR

Gracias por donar en este importante proyecto de diplomacia publica.