Después de haber cedido a la invasión musulmana y al delirio progresista: Europa ha comenzado a despertar – Por Profesor Arieh Eldad (Maariv)

Antes de empezar a responder la pregunta del título, es necesario aclarar por qué esto debería interesarnos. Incluso antes de que Europa fuera cristiana, los griegos y romanos paganos ya nos maltrataban. El cristianismo solo exacerbó y profundizó su antisemitismo. El Estado de Israel fue fundado por refugiados del odio a Israel en Europa, supervivientes del exterminio. El pueblo judío debería haber dado un divorcio eterno a Europa y nunca más pisar su suelo impregnado de cenizas y sangre judía.

En teoría, deberíamos alegrarnos, o al menos ser indiferentes, al ver cómo Europa está siendo conquistada sin batalla por inmigrantes musulmanes. Podríamos decir “se lo merecen”. Pero Europa nos importa. La mitad de las exportaciones israelíes son compradas en Europa. Tenemos (¿todavía?) países amigos en Europa, y debido a su relativa proximidad, es el destino preferido de los israelíes que necesitan un respiro.

El aumento del antisemitismo en el continente no les disuade. A lo sumo, los judíos de la diáspora arrancarán las mezuzás de las puertas de sus casas, y los israelíes evitarán hablar hebreo en voz alta. No ayudó hace 80 años y tampoco ayudará hoy. El antisemitismo europeo es profundo y arraigado en muchos países, tanto en Europa del Este como en la Occidental.

En una democracia liberal, cualquier forma de racismo está prohibida, por lo que habrá países, o simplemente jóvenes progresistas y liberales en ellos, que se envolverán en la capa de “anti-israelismo” o “anti-sionismo” para ocultar el odio a Israel que corre por sus venas. Así es en Irlanda y España, con una tradición antisemita católica que durante la Segunda Guerra Mundial declararon “neutralidad” pero apoyaron a Alemania.

El presidente de Francia ordenó la expulsión de Israel de la gran exposición de armas en París, ya que se atreve a luchar contra Hamás y matar en Gaza a “no involucrados” como un periodista de Al-Jazeera y su padre médico que mantuvieron cautivos a tres rehenes en su casa. Y así es el “Ministro de Relaciones Exteriores y Seguridad” de la Unión Europea, Josep Borrell, cuya obsesión anti-israelí es conocida.

Esta semana, Itamar Eichner escribió en YNET que el día en que hubo un cambio tectónico en el mapa político de Europa, Borrell se ocupaba de lo que llamó “la masacre de civiles palestinos”, refiriéndose a la operación de rescate de rehenes en Nuseirat. En los últimos tres meses, Borrell tuiteó 127 veces sobre la guerra en Gaza y solo 67 veces sobre la guerra en Ucrania, una guerra que se libra en Europa y que debería preocuparle mucho más. Borrell pide a la Unión Europea que nos imponga sanciones. Desafortunadamente para él, varios países europeos amigos de Israel (Chequia, Austria, Hungría y Alemania) le impiden asfixiarnos.

En las elecciones al Parlamento Europeo de esta semana, hubo una derrota para la izquierda extrema y los “verdes” (el eufemismo europeo para lo mismo) y un aumento del poder de la derecha. En nuestra izquierda, algunos fruncen el ceño y están preocupados por el aumento de la “extrema derecha”. Insinúan que son fascistas, antisemitas encubiertos. Critican cualquier cooperación política con nuestros pocos amigos, como si sus amados de la izquierda liberal verde en Europa no fueran abiertamente enemigos de Israel, activos y ruidosos. No es el antisemitismo de la derecha europea lo que preocupa a la izquierda en Israel, sino más bien su apoyo a Israel y a su gobierno. En su opinión, el aislamiento total de Israel aceleraría la caída de Netanyahu.

En Alemania, Francia, Italia, Austria y los Países Bajos, los partidos de derecha se han fortalecido significativamente y envían al Parlamento Europeo un bloque grande que puede frenar al menos algunos de los esfuerzos de la centro-izquierda para dañarnos, boicotearnos y reconocer un estado palestino. Se cree que estos cambios políticos en Europa son una respuesta pública a la inundación de Europa con inmigrantes musulmanes de África, Asia y el Medio Oriente, muchos de los cuales ni siquiera intentaron integrarse en la sociedad europea.

Muchos de ellos trajeron consigo la doctrina de los Hermanos Musulmanes, que buscan apoderarse del continente e imponer la ley Sharia. La disminución de la natalidad en Europa, el crecimiento natural negativo, la necesidad de mano de obra y una ideología ultraliberal destinada a calmar la culpa post-colonial, hicieron que muchos países del continente abrieran sus puertas de par en par. En Alemania, hay 5.5 millones de musulmanes. En Francia, alrededor de cuatro millones. En España, más de un millón. En los Países Bajos, casi un millón, y lo mismo en Bélgica, donde los musulmanes ya representan el 7% de la población.

Hace unos 20 años, la periodista italiana Oriana Fallaci acuñó el término “Euro-Arabia” y, posteriormente, Bat Ye’or (seudónimo de Gisele Littman) publicó un libro con ese nombre. Ellos predijeron un destino oscuro para Europa, que se rendía sin lucha al Islam invasor. Los años transcurridos desde entonces han confirmado sus predicciones. Ya en aquellos años, en varios países europeos surgieron partidos de derecha que intentaron luchar contra el fenómeno, pero fueron inmediatamente condenados como partidos racistas y fascistas. A veces se encontraron incluso rastros de antisemitismo, incluso neonazis. El centro-izquierda en Europa trató de luchar contra el creciente apoyo popular a esos partidos, y cualquiera que formara alianzas políticas con ellos también fue manchado.

Pero no solo la oposición a la inmigración musulmana a Europa llevó al fortalecimiento de los partidos de derecha en el continente. El delirio progresista provocó una reacción conservadora, una reacción al desvarío de la cultura WOKE, la cancelación/confusión de la identidad sexual, familiar o nacional. En Estados Unidos, esta reacción se manifiesta en el fortalecimiento de Trump. En Europa, en el fortalecimiento de la derecha y la decadencia de la izquierda.

Incluso si, según los resultados de estas elecciones, parece que el bloque de centro que ahora controla el Parlamento Europeo y la Comisión Europea bajo Ursula von der Leyen, aún podrá formar una coalición con la izquierda y, aparentemente, continuar con sus posiciones actuales, parece que allí también saben interpretar las señales que el público en Europa les envía. El cuerpo europeo enfermo, que ya parecía condenado a la muerte y destinado a convertirse en unas pocas décadas en un continente de inmigrantes gobernado por el Islam, muestra signos de deseo de vida. Voluntad de luchar.

En Israel, en las últimas décadas ha ocurrido un proceso similar. Desde el colapso sangriento de los acuerdos de Oslo, la izquierda se ha ido encogiendo. No debido a lo que se percibe como el fracaso del liderazgo de la izquierda, sino debido al reconocimiento por parte de la mayoría del público del error estratégico de su percepción política. Incluso después de la masacre y el desastre en Simjat Torá (7 octubre 2023), que ocurrió bajo el gobierno de derecha-derecha, la mayoría del público quiere tal vez la destitución de los responsables y culpables, principalmente Benjamín Netanyahu, pero la visión del mundo de la derecha que rechaza la creación de un estado palestino y la comprensión de que “no hay con quién hablar” se ha fortalecido. Incluso la ilusión de la separación, “nosotros aquí y ellos allí”, se ha desvanecido.

El Estado de Israel, que lucha por su vida en múltiples frentes, sufre condenas y está bajo presión diplomática de la Unión Europea y muchos países del continente. Necesitamos un cambio político en Europa. La expresión de los resultados de las elecciones al Parlamento Europeo no será inmediata, pero la tendencia es clara. En Francia, el partido de Marine Le Pen superó al del presidente Emmanuel Macron, quien se apresuró a disolver el parlamento y anunciar elecciones. No lloraremos si se debilita aún más.

Seis semanas después de la terrible masacre en Simjat Torá, el primer ministro de España, el antisemita Pedro Sánchez, visitó el paso de Rafah con el primer ministro de Bélgica, el antisemita Alexander De Croo, y acusaron a Israel de dañar a civiles. Ambos fueron golpeados en las últimas elecciones: De Croo fue derrotado y dimitió, Sánchez solo se debilitó. En Italia, el partido de derecha de la primera ministra Giorgia Meloni se fortaleció. En los Países Bajos, nuestro amigo y firme partidario de Israel, Geert Wilders, que ganó las elecciones en los Países Bajos, aumentó su poder en el Parlamento Europeo. Buenas noticias para Israel.

El antisemitismo en Europa es antiguo y profundamente arraigado. La demografía en Europa está cambiando y la dependencia de los europeos de los inmigrantes musulmanes está aumentando. Si esta tendencia no se detiene, el antisemitismo europeo tradicional, cristiano, será reemplazado por su versión musulmana. Las elecciones al Parlamento Europeo esta semana podrían ser un punto de inflexión histórico.

Comentarios

Recientes

spot_img

Artículos Relacionados

Donaciones

 

En “Hatzad Hasheni” seguimos produciendo contenidos verdaderos y confiables para que te sigas sintiendo orgulloso de lo que eres…

¡Ayúdanos ahora con tu donación!

¡Súmate al proyecto que modifica percepciones!

CLICK AQUI PARA DONAR

Gracias por donar en este importante proyecto de diplomacia publica.