Desarmar a Hamás es una ilusión – Por Daniel Pipes (Middle East Quarterly)

Felicito a Brig. Gen. (reserva) Yossi Kuperwasser por su análisis sutil y experto (en el texto publicado “How Israel Can Solve Its Gaza Problem”). Dicho esto, creo que su plan hace que Hamás sea potencialmente más, y no menos, peligroso para Israel.

Aboga por que Israel ponga fin a la amenaza de Hamás “desarmándolo, prohibiendo su rearme y demostrando de manera concluyente que amenazar a Israel va indiscutiblemente en contra de sus intereses”. Esto dejará a Hamás “debilitado y disuadido frente a Israel, pero lo suficientemente fuerte como para gobernar Gaza”. Si el Gobierno de Israel implementa el plan Kuperwasser, Hamás ya no podrá atormentar a los israelíes en ciudades cercanas como Sderot con cohetes, ni incendiar sus campos agrícolas con cometas, globos y condones armados, ni lanzar cohetes para detener un desfile en Jerusalén. Esto tiene un atractivo evidente para una población israelí que está bajo asedio y que teme regresar a Gaza después de la retirada unilateral de 2005.

Un Hamás desprovisto de proyectiles aéreos aunque siga controlando Gaza se convertiría aproximadamente en un equivalente islamista de la Autoridad Palestina.

A esto respondo: detener las cometas, los cohetes y los misiles es, por supuesto, una ganancia para Israel. Pero un Hamás desprovisto de proyectiles aéreos mientras todavía controla Gaza se convierte aproximadamente en un equivalente islamista de la Autoridad Palestina (AP). Eso le da a Hamás una gran oportunidad. Durante sus casi treinta años de existencia, el gobierno israelí ha permitido que la Autoridad Palestina agreda al país de dos maneras principales: mediante la violencia y la deslegitimación. No importa cuán horriblemente actúe la Autoridad Palestina en estos dos ámbitos, el sistema de seguridad de Israel la protege y el primer ministro la financia.

Violencia: Suponiendo que se mantenga el precedente de la Autoridad Palestina, Hamás puede incitar, financiar y armar libremente una serie de ataques de bajo nivel contra israelíes, incluidas lapidaciones, apuñalamientos, linchamientos, atropellos, tiroteos, bombardeos, incendios provocados e intifadas a gran escala. Los túneles y los drones suicidas también deberían ser considerados. En resumen, “desarmar” a Hamás es una ilusión. La violencia continuará y podría incluso empeorar.

Deslegitimización: Teniendo en cuenta lo que dice la Autoridad Palestina sobre su “socio para la paz”, Hamás debería disfrutar de total libertad para gritar cualquier calumnia que desee: que los judíos descienden de cerdos y simios, que el sionismo representa un movimiento imperialista de supremacistas blancos que subyugan a un pueblo indígena, que Israel oprime, explota y masacra a una población víctima semejante a Cristo. Además, pueden retratar a Benjamín Netanyahu como el nuevo Hitler, a Gaza como un campo de concentración y a los palestinos como si estuvieran experimentando cincuenta holocaustos.

Podría detenerme aquí, después de haber defendido el beneficio limitado del plan Kuperwasser; Resuelve un problema pero deja otros dos intactos. Pero su implementación podría hacer que Hamás sea aún más peligroso para Israel.

Mi razonamiento: Aunque el antisionismo palestino existe desde hace más de un siglo (1920: “Palestina es nuestra tierra y los judíos son nuestros perros”), despegó en los años 1990 cuando la izquierda se volvió contra Israel. Los Acuerdos de Oslo de 1993, firmados en el césped de la Casa Blanca, nada menos, crearon la Autoridad Palestina, que convenció a los buenos y grandes del mundo de que con ello había aceptado al Estado judío, convirtiéndolo en el favorito de la política mundial. Por supuesto, la Autoridad Palestina no había hecho nada parecido, pero ahora podía difundir el mensaje antisionista resumido anteriormente con mucha más eficacia que antes.

La conferencia de la ONU de Durban de 2001 contra el “racismo, la discriminación racial, la xenofobia y las formas conexas de intolerancia” simbolizó que esta versión palestina alcanzó una prominencia sin precedentes y ha crecido desde entonces. Como causa revolucionaria favorita del mundo, los palestinos pueden recurrir a las simpatías y los recursos de una red de apoyo única que incluye dictadores, izquierdistas y ultraderechistas, las Naciones Unidas, otras organizaciones internacionales y legiones de islamistas, periodistas, activistas y educadores, artistas, sacerdotes y una variedad de bienhechores.

El antisionismo ha alcanzado recientemente alturas hasta ahora inimaginables, incluida la presidencia de Chile, el primer ministerio de Escocia, el líder de la oposición en el Reino Unido y la Cámara de Representantes de Estados Unidos. Las tendencias actuales sugieren que el Palacio del Elíseo, el número 10 de Downing Street y la Casa Blanca están a su alcance. Eso presenta un peligro mucho mayor para Israel que los ataques cinéticos.

En otras palabras, si bien la violencia palestina no representa una amenaza existencial para Israel, la deslegitimación palestina sí lo hace. En este caso, las palabras son más peligrosas que los explosivos. (Lo contrario ocurre con Hezbollah e Irán).

Hasta ahora, y a diferencia de la Autoridad Palestina, Hamás sigue siendo ampliamente rechazada como organización terrorista, y en gran parte debido a esas cometas, cohetes y misiles. Si Hamás perdiera la capacidad de lanzar proyectiles, sus líderes tal vez deseen emular la trayectoria de la Autoridad Palestina y firmar tardíamente los Acuerdos de Oslo (¿quizás otra vez en el césped de la Casa Blanca?). Al hacerlo, automáticamente se pone fin a la designación de terrorista y también se transforma en un favorito internacional. De este modo añadiría un mensaje islamista de deslegitimación al mensaje nacionalista de la AP, acelerando y mejorando en gran medida el alcance del antisionismo palestino.

Los israelíes, acostumbrados a toda una vida de insultos, tienden a dejar de lado la deslegitimación como si nada. La vituperación se ha convertido en un ruido de fondo quejumbroso. Los palestinos apenas figuran en la política israelí. El estratega israelí Efraim Inbar los descarta coloridamente como una “molestia estratégica”.

La deslegitimación palestina amenaza a Israel no menos que las armas nucleares iraníes.

Como forastero, creo que los israelíes subestiman el creciente impacto del veneno palestino. Sí, los productos de Israel –armamentos, alta tecnología, suministros médicos, métodos agrícolas, tecnología hidráulica– han encontrado un mercado global. De acuerdo, su ejército no tiene rival regional. Pero estas fortalezas no liberan a los israelíes de la tarea pendiente de lograr la aceptación palestina. Hasta entonces, la deslegitimación palestina amenaza a Israel no menos que las armas nucleares iraníes.

Por lo tanto, el plan Kuperwasser aumenta potencialmente el peligro que Hamás representa para Israel, al cambiar un enemigo más violento pero menos influyente por un enemigo menos violento pero más influyente. Un Hamás sin proyectiles que todavía gobierne Gaza es una cura peor que la enfermedad.

El Sr. Pipes (DanielPipes.org, @DanielPipes) es presidente del Foro de Oriente Medio. © 2023 por Daniel Pipas. Reservados todos los derechos.

Comentarios

Recientes

spot_img

Artículos Relacionados

Donaciones

 

En “Hatzad Hasheni” seguimos produciendo contenidos verdaderos y confiables para que te sigas sintiendo orgulloso de lo que eres…

¡Ayúdanos ahora con tu donación!

¡Súmate al proyecto que modifica percepciones!

CLICK AQUI PARA DONAR

Gracias por donar en este importante proyecto de diplomacia publica.