Decenas de millones de europeos poseen perspectivas diabólicas sobre Israel – Por Dr. Manfred Gerstenfeld (BESA)

RESUMEN: Decenas de millones de ciudadanos europeos poseen una visión diabólica de Israel. Esto es manifestado en una variedad de formas, la más seria de todas sería comparar las acciones de Israel contra los palestinos con las perpetradas por los nazis contra los judíos. La demonización de Israel conduce a insultos antisemitas dirigidos contra los judíos en general. La Unión Europea y sus estados miembros, y también el gobierno israelí, han sido demasiado negligentes en lidiar con este problema.

Imagen de portada – Grafiti antisemita en la sinagoga de Maribor, Eslovenia, 2009 – fotografía vía Wikipedia

Gracias a un número importante de estudios cuantitativos, finalmente comienza a surgir una imagen a lo extenso de la demonización por parte de los europeos hacia Israel. Uno de los estudios más detallados es un reciente informe comisionado por la Liga de Acción y Protección de Hungría y preparado por la empresa encuestadora húngara Inspira Ltd.

Inspira realizó entrevistas a la población adulta entre los 18 y 75 años por tipo de sexo, grupo de edad, tamaño de la población y educación en 16 países europeos. El 25% de los encuestados no está de acuerdo con que Israel actúe en legítima defensa contra sus enemigos. El 27% no está de acuerdo con que Israel sea el único país democrático en el Medio Oriente. Cuando el 25% piensa sobre el tema político en Israel, siente que comprende el por qué algunos odian a los judíos. El 24% piensa que la política israelí hacia los palestinos justifica aplicar un boicot internacional a Israel. El mismo porcentaje piensa que los israelíes se comportan como nazis ante los palestinos.

En las sociedades occidentales de hoy, la frase “comportarse como nazis” se utiliza para transmitir la maldad absoluta, porque significa querer o realmente intentar cometer genocidio. Aquellos familiarizados con la historia del antisemitismo reconocen el antiguo patrón de odio antisemita en el uso de esta frase para vilipendiar a los judíos. Es un patrón que ha jugado un papel crucial en la persecución de los judíos a lo largo de la historia: la idea de que el judío personifica la maldad absoluta y total.

Dentro del antisemitismo cristiano, ese patrón de odio fue expresado como la falsa afirmación de que todos los judíos en todas las generaciones son responsables por la ejecución del supuesto hijo de Dios, Jesús. El antisemitismo étnico/nacional alcanzó su punto más bajo durante el nazismo. En la Alemania nazi, el patrón de la maldad absoluta mutó hacia el promover el concepto de odio en el que los judíos son criaturas infrahumanas y deberían ser exterminados.

En el mundo de hoy, Israel y los judíos están siendo asediados con una nueva mutación de la idea de la maldad absoluta: de que Israel, el estado judío, es un régimen nazi que tiene la intención de acabar con los palestinos. La encuesta de Inspira proporcionó nuevos datos sobre este tema para complementar estudios anteriores. Si bien las cifras varían sustancialmente entre los estudios, todos se traducen en decenas de millones de europeos que creen que Israel se ajusta a esta definición contemporánea de la maldad absoluta.

Antes de Inspira, el estudio representativo principal fue publicado en el año 2011 por la Universidad de Bielefeld en nombre de la Fundación Socialdemócrata Alemana Friedrich Ebert. Su investigación fue realizada en siete países europeos. Los entrevistadores encuestaron a 1.000 personas por país, todos mayores de 16 años en otoño del 2008. Una pregunta en el cuestionario fue si estaban de acuerdo con la afirmación de que Israel está llevando a cabo una guerra de exterminio en contra de los palestinos. Los porcentajes más bajos de aquellos que estuvieron de acuerdo fueron en Italia y en Holanda, con 38% y 39%, respectivamente. Otras cifras fueron: Hungría 41%, Gran Bretaña 42%, Alemania 48% y Portugal 49%. En Polonia, la cifra fue un asombroso 63%.

En el año 2004, la Universidad de Bielefeld realizó un estudio similar que abarca solo a Alemania. A más de 2.500 adultos alemanes se les hizo la pregunta de si estaban de acuerdo con la declaración: “Lo que el estado de Israel le hace hoy a los palestinos no es en principio nada diferente de lo que los nazis le hicieron a los judíos en el Tercer Reich”. El 51% de los encuestados respondió afirmativamente. El 68% estuvo de acuerdo con la declaración de que “Israel emprende una guerra de destrucción en contra de los palestinos”.

El estudio concluyó que la crítica dirigida hacia Israel funciona en cierta medida como cobertura para promover actitudes y opiniones antisemitas. En su definición de antisemitismo, el grupo de estudio de la Universidad de Bielefeld declaró que era antisemita comparar “la política de Israel hacia los palestinos y la persecución de los judíos en el Tercer Reich”. “Hacer comparaciones de la política israelí contemporánea con la de los nazis” es uno de los ejemplos de antisemitismo contemporáneo en la ampliamente aceptada definición de este odio por parte de la Alianza Internacional para el Recuerdo del Holocausto.

Según esta definición, la mayoría de los alemanes encuestados para ese momento tenían opiniones antisemitas muy extremas. El 35% estaba totalmente de acuerdo y el 33% se inclinaba en acordar que Israel trabaja para destruir a los palestinos. Veintisiete por ciento está totalmente de acuerdo y el 24% se inclinó a aceptar que la conducta de Israel hacia los palestinos es esencialmente la misma de la que tuvieron los nazis hacia los judíos. Solo el 19% estaba totalmente en desacuerdo y el 30% se inclinaba a estar en desacuerdo. Los hallazgos de esta encuesta, publicada en el año 2004, reforzaron los hallazgos de encuestas anteriores sobre el antisemitismo alemán.

Una encuesta italiana realizada por Paola Merulla en el otoño del 2003 halló que el 17% de los italianos dijo que sería mejor si Israel no existiera. Un estudio publicado en el año 2007 en Suiza por gfs.bern halló que el 50% de la población suiza ve a Israel como “el Goliat en la guerra de exterminio contra los palestinos”. En el 2012, en un estudio realizado por el Centro de Estudios sobre el Holocausto y las Minorías Religiosas en Noruega, se le preguntó a un grupo de prueba: “¿Lo que Israel le hace a los palestinos es idéntico a lo que los nazis le hicieron a los judíos?” El 38% respondió afirmativamente.

Una encuesta realizada por la Fundación Bertelsmann en el año 2013 halló que el 41% de la población alemana está de acuerdo con la declaración de que Israel se comporta como los nazis cuando el tema es el trato hacia los palestinos. En el 2007, la cifra era del 30%. La cifra del 2013 se traduce en más de 25 millones de adultos alemanes que creen que Israel es la maldad absoluta.

Parece haber evidencia de algunas mejoras en las actitudes, aunque los porcentajes siguen siendo alarmantes. En septiembre del 2014, la Fundación Friedrich Ebert y la Universidad Bielefeld llevaron a cabo otro estudio en Alemania. Nuevamente le preguntaron a los encuestados si estaban de acuerdo con la siguiente afirmación: “Israel lleva a cabo una guerra de exterminio contra los palestinos”. El 40% de los alemanes encuestados estuvo de acuerdo. Tal como fue señalado anteriormente, la cifra de aquellos que estaban de acuerdo con esta declaración en el 2004 fue del 68%. La declaración también fue expresada de otra manera: “Lo que el estado de Israel le hace hoy a los palestinos no es en principio diferente de lo que los nazis le hicieron a los judíos durante la era del Tercer Reich”. En el 2014, el 27% respondió afirmativamente, en comparación al 51% que respondieron en el 2004.

Un estudio británico en el 2017 halló que el 23% de la población británica cree que Israel de forma delibera está tratando de eliminar al pueblo palestino. El 24% pensó que Israel comete asesinatos en masa en Palestina. El 21% consideraba a Israel un estado apartheid. El 18% pensó que los intereses de los israelíes están en desacuerdo con los intereses del resto del mundo. El 10% pensó que Israel es la causa de todos los males y problemas en el Medio Oriente y el 9% pensó que la gente debería boicotear los bienes y productos israelíes. El estudio también halló que las actitudes anti-israelíes entre los musulmanes en el Reino Unido están en un nivel más alto que los de la población en general.

En el 2003, un estudio encuesta Eurobarómetro preguntó si una variedad de países de hecho eran una amenaza para la paz mundial. El 59% de los europeos dijo que Israel representaba una amenaza. Ningún otro país en la lista fue considerado como una amenaza similar por un porcentaje tan alto. Irán y Corea del Norte empataron en el segundo lugar con 53%. Al final de la lista se encontraba la Unión Europea, en el que solo el 8% de los europeos lo consideraba un peligro para la paz mundial. Entre los quince países de la Unión Europea, el estado con el porcentaje más alto que veía a Israel como una amenaza para la paz mundial era Holanda con un 74%. Los siguientes en la fila fueron los austriacos con el 69%. En retrospectiva, entendemos que estas percepciones reflejan la demonización de Israel en Europa.

La Agencia de Derechos Fundamentales de la Unión Europea realizó un estudio no-aleatorio entre los judíos europeos en el año 2018. Este descubrió que las declaraciones antisemitas más comunes con las que los judíos se enfrentan regularmente son, que los israelíes se comportan como nazis hacia los palestinos. Esto fue mencionado por el 51% de los encuestados. Esta es una de las múltiples formas en que la demonización de Israel afecta directamente a los judíos europeos.

La demonización de Israel por decenas de millones de ciudadanos europeos inevitablemente fomenta el antisemitismo contra los judíos en general. De esto deben deducirse dos conclusiones operativas principales. Primero, la ley requiere que la Unión Europea y sus estados miembros hagan todo lo que esté en su poder y alcance para combatir el antisemitismo de manera efectiva y salvaguardar la dignidad del pueblo judío. Como el antisemitismo europeo está impulsado en gran medida por la ampliamente extendida demonización de Israel, la Unión Europea tiene la obligación de hacer algo al respecto. Hasta ahora ha fracasado por completo en abordar el tema del antisemitismo europeo.

Segundo: los sucesivos gobiernos israelíes han fracasado en gran medida ante sus ciudadanos al prestarle muy poca atención a la ya generalizada demonización de Israel en el extranjero y en Europa en particular. Tampoco ha habido ninguna presión por parte del Knesset sobre el gobierno para que realice un esfuerzo por resolver este problema. Las actitudes israelíes tienen que cambiar radicalmente para poder así comenzar a luchar contra la demonización de su país.

 

 

El Dr. Manfred Gerstenfeld es investigador asociado sénior en el Centro BESA y ex-presidente del Comité Directivo del Centro de Asuntos Públicos de Jerusalén. Este se especializa en las relaciones Israel-Europa occidental, en los temas sobre antisemitismo y anti-sionismo y es el autor del libro ‘La guerra de un millón de cortes’.

Comentarios

Recientes

spot_img

Artículos Relacionados

Donaciones

 

En “Hatzad Hasheni” seguimos produciendo contenidos verdaderos y confiables para que te sigas sintiendo orgulloso de lo que eres…

¡Ayúdanos ahora con tu donación!

¡Súmate al proyecto que modifica percepciones!

CLICK AQUI PARA DONAR

Gracias por donar en este importante proyecto de diplomacia publica.