¡Debemos mirar hacia arriba! – Por Guido Cohen (Times of Israel)

En los últimos cinco años, desde que me mudé a los Estados Unidos, muchos de mis feligreses me han hecho muchas preguntas sobre la vida judía en América Latina movidos por la curiosidad y el afán de aprender. Entre las preguntas frecuentes sobre ser judío en lugares como Argentina o Colombia hay una que parece ser la más frecuente. “Hay mucho antisemitismo allí, ¿verdad?”

Sin pretender que mi experiencia personal pueda usarse como una estadística seria, la mayoría de los judíos estadounidenses con los que he interactuado creen que el antisemitismo en América Latina es un problema mucho más serio que el antisemitismo en los Estados Unidos. Y eso me asusta, me asusta mucho.

Al crecer en Argentina, aprendí a una edad muy temprana que el antisemitismo es algo de lo que debemos ser conscientes y estar alerta. En mi escuela primaria, teníamos simulacros de evacuación y una casa designada de uno de nuestros compañeros de clase, donde caminábamos en caso de una amenaza de bomba. Aprendí por las malas que usar una kipá en la calle implicaba el riesgo de que me llamaran ‘judío de mierda’ o cosas peores. Aprendí que para dirigir un campamento de verano judío necesitaba tener algunos rudimentos de Krav Magah y saber cómo reaccionar en caso de una amenaza externa. Como rabino en Colombia, no me sorprendió en absoluto cuando me presentaron a los guardaespaldas armados que me iban a acompañar en mi caminata de regreso de la sinagoga cada shabat o cuando me pidieron que cambiara la hora de inicio o finalización del servicio a través de una luz de una alerta propias de las comunidades judías de la región.

Nací y crecí en una ciudad donde la embajada de Israel y la sede de la Comunidad Judía fueron bombardeadas en 1992 y 1994, dejando un saldo total de 114 víctimas mortales. Oficié mis primeros funerales en un cementerio donde la profanación de lápidas judías es algo que sucede con tanta frecuencia que no aparece en los titulares. Conozco el antisemitismo porque, al igual que cualquier otro judío en América Latina o Europa, crecí en ciudades donde eso es parte del paisaje. Conozco el antisemitismo no porque lo haya leído en libros o crónicas de un pasado lejano. Me han llamado sucio judío en la calle y en la universidad, he escuchado mensajes en el buzón de voz de la sinagoga diciendo que la iban a volar.

Y luego, me mudé a los Estados Unidos. Un país que, si se juzga desde la perspectiva de quienes narran la historia y el presente de la judería local, el antisemitismo no era un problema significativo. Un país cuyos líderes pudieron enfrentarse al antisemitismo en otros lugares, indignados por el hecho de que los judíos aún podrían ser víctimas de ese fenómeno maligno en el siglo XXI. Para mi sorpresa, ese mismo odio que he experimentado mientras crecía, está vivo y floreciendo peligrosamente en el país de oro.

En solo media década viviendo aquí, he visto judíos asesinados en sinagogas en Pittsburgh y en Poway y retenidos como rehenes en Colleyville. He leído con dolor sobre judíos fusilados en Jersey City y apuñalados en Monsey. He visto el video de un hermano que usa kipá siendo golpeado y llamado “sucio judío” en Time Square, en el corazón mismo del mundo libre. He leído cómo una congresista tuiteó sobre “los Benjamins” mientras que otra dijo que los incendios forestales en California fueron provocados por un láser espacial controlado por judíos. He sido testigo de cómo ondearon banderas con esvásticas en un mitin que, según el presidente, contó con ‘muy buena gente’ entre los asistentes y cómo personas con camisetas de “Camp Auschwitz” irrumpieron en el Capitolio.

En resumen, no he sentido menos antisemitismo aquí en Estados Unidos que en cualquier otro país en el que haya vivido. Pero hay una diferencia principal entre el antisemitismo aquí y en otros lugares: la negación. Hay negación cuando la gente me pregunta sobre el antisemitismo en América Latina, lo que implica que ese problema es uno que existe más allá que aquí. Hay negación cuando leo a pensadores influyentes que tratan de minimizar la amenaza del antisemitismo o cuando escucho a colegas que eligen predicar sobre casi cualquier otro tipo de odio excepto el que está dirigido contra nosotros. Hay negación cuando no aprendemos la difícil danza de denunciar el racismo, la islamofobia, la homofobia y cualquier otro tipo de odio y violencia contra las minorías y al mismo tiempo reconocer que seguimos siendo perseguidos y discriminados aquí en esta tierra prometida que nos llama a casa.

Un gran segmento de nuestra propia élite intelectual judía está eligiendo no mirar hacia arriba mientras el cometa continúa acercándose. Escudados en sofisticadas excusas sociológicas y temerosos de que si llaman a las cosas como son su progresividad se verá mermada, son muchos los que hoy optan por ignorar una amenaza que es grave, real y creciente. Y, lamentablemente, sabemos cómo puede terminar esto si no miramos hacia arriba. Porque sabemos lo que sucede cuando ignoramos una enfermedad o una adicción, sabemos lo que sucede cuando miramos hacia el otro lado frente a la injusticia y la intolerancia, y sabemos cuándo los judíos decidimos ignorar la amenaza del antisemitismo.

Desde Faraón hasta Hitler, desde Amán hasta Hamás, los antisemitas plantan una semilla confiando en que crecerá más allá de su control. Ninguna de las masacres que los malvados líderes planearon perpetrar contra nuestro pueblo hubiera tenido éxito si no fuera por la ignorancia de muchos que los siguieron. El líder ideológico de un proyecto antisemita probablemente sabe que no controlamos el mundo, que no tenemos una red secreta de banqueros o que no somos dueños de los medios. Pero confían en que si lo dicen en voz alta y con frecuencia, alguien comprará sus mentiras y actuará en consecuencia.

El antisemitismo es entonces un ‘sistema’ que se basa en ignorantes, lunáticos, paranoicos y tantos otros que creen sus mentiras y están dispuestos a llevarlo al siguiente nivel. Alguien que cree que los judíos controlan el mundo no solo es un idiota, también es un antisemita. Es más, él es la prueba de que las ideas y los tropos antisemitas han calado en la sociedad hasta un punto que ya no se puede controlar. Es el sueño cumplido de los que quieren vernos ir. Esos antisemitas de pensamiento maquiavélico de ‘alto nivel’ necesitan y confían en los ignorantes, los simplones, los sin educación. Y tal vez también se basen en el hecho de que no miramos hacia arriba, que estamos en negación, que para los judíos en Estados Unidos es un desafío detectar y denunciar el antisemitismo cuando sucede en nuestro patio trasero. Llamemos a las cosas por su nombre, una toma de rehenes protagonizada por un hombre armado que exige la libertad de un terrorista islámico, que tiene lugar en una sinagoga durante los servicios de Shabat es un acto de antisemitismo. Y la elección de no ver el antisemitismo cuando está sucediendo a nuestra vista, bordea la complicidad.

¿Pero por qué? ¿Por qué no somos capaces de llamar a las cosas por su nombre? Después de todo, no se necesita mucha sabiduría para ver el antisemitismo en las muchas cosas que he descrito y para ver un problema sistémico cuando sumas todos esos eventos y miras el panorama general. Sospecho que es difícil para nosotros ver claramente el antisemitismo porque siempre lo hemos visto como un problema del ‘otro’. No tuvimos dificultad en ver antisemitismo en la Rusia comunista o en la corrupta Argentina. No nos cuesta ver antisemitismo en los partidos de derecha en Europa del Este o en los de izquierda en Francia o España. Podemos detectarlo en otros lugares muy fácilmente, excepto cuando sucede en nuestra propia casa. Lo descartamos como un problema inexistente, aunque eso implique tapar el sol con las manos, porque el antisemitismo en Estados Unidos cuestiona algunos de los supuestos fundamentales del judaísmo estadounidense. Elegimos no verlo porque nos gusta creer que el ‘crisol’ hizo su trabajo y ya no somos un ‘otro’. No ser un ‘otro’ nos permite mostrar solidaridad con todos los ‘otros’ y sentir que somos los más amables entre el segmento bien establecido y altamente educado de la América blanca.

Podemos ver el odio y la discriminación contra cualquier minoría. Las manifestaciones contra cualquier forma de intolerancia suelen tener una presencia desproporcionada de judíos entre los asistentes. Y eso me enorgullece mucho. Significa que hemos aprendido los valores más sagrados de nuestra tradición. Sin embargo, las manifestaciones contra el antisemitismo suelen ser más débiles en proporción. Marchamos con todos, pero no logramos que todos marchen con nosotros. Ni siquiera los nuestros parecen interesados ​​en manifestarse a la hora de denunciar el antisemitismo. Eso lo dejamos al monopolio exclusivo de aquellos con alguna mentalidad ideológica particular y permitimos que se transforme en un tema partidista.

Estamos tan orgullosos de lo lejos que hemos llegado en los últimos cien años, que no estamos preparados para aceptar que todavía somos (y siempre seremos) un ‘otro’. La existencia del antisemitismo pone en tela de juicio la idea de que somos la encarnación del sueño americano, que somos tan parte de la sociedad establecida que incluso llegamos a proteger y oprimir a otros, olvidando nuestra propia historia de ser ‘extraños’, inmigrantes, extraterrestres. La ilusión de haber perdido ese sentido de alteridad nos enorgullece estúpidamente, como si hubiéramos llegado a la cima de nuestra sociedad. Quizás por eso marchamos por los judíos que corren peligro en otros lugares y por otras minorías que son perseguidas en nuestro propio país, pero nos negamos a ver la amenaza que se nos presenta en el lugar que llamamos hogar.

La falta de voluntad para reconocer y denunciar el antisemitismo, la renuencia a reconocer el problema, la falsa sensación de seguridad después de tantas banderas rojas es parte de nuestro pretendido sentido de ‘asimilación’. En un país cuyo espíritu fundamental es el de dar la bienvenida a los oprimidos y perseguidos en un refugio seguro, no nos permitimos creer que puede que no haya un refugio totalmente seguro para nosotros, ni siquiera aquí. Al menos no todavía. Y mientras tratamos de contribuir con nuestra parte a la construcción de un país más seguro, más justo y pacífico para todos, debemos permanecer vigilantes, debemos estar alerta. Debemos proteger nuestras casas de culto y estudio, sabiendo que hay personas que nos odian y están listas para hacernos daño. Necesitamos elegir cuidadosamente a nuestros aliados y amigos.

Nunca jamás pensé que habría un día en el que mis amigos y colegas de América Latina me preguntarían ‘¿cómo están las cosas en los Estados Unidos? Hay mucho antisemitismo allí, ¿no?

Lamentablemente, no hemos escapado al destino de nuestra gente en otros lugares. Tal vez, algún día, lo veamos y actuemos en consecuencia.

Guido Cohen es un rabino en Aventura, Florida. Nacido y criado en Buenos Aires, Argentina, trabajó desde muy joven en la Educación Judía formal e informal. Se desempeñó durante 4 años como el único rabino no ortodoxo en Colombia y luego se mudó al área de Miami, donde es uno de los rabinos del Centro Judío Aventura Turnberry.

Comentarios

Recientes

spot_img

Artículos Relacionados

Donaciones

 

En “Hatzad Hasheni” seguimos produciendo contenidos verdaderos y confiables para que te sigas sintiendo orgulloso de lo que eres…

¡Ayúdanos ahora con tu donación!

¡Súmate al proyecto que modifica percepciones!

CLICK AQUI PARA DONAR

Gracias por donar en este importante proyecto de diplomacia publica.