De los Acuerdos de Abraham a la guerra en Yemen: Los Emiratos Árabes Unidos y la amenaza iraní – Por Yoel Guzansky (INSS)

Por un lado, Abu Dhabi está preocupada por la expansión de Irán en la región y trabaja para frenarla, incluso a través de la cooperación con Israel. Por otro lado, los Emiratos Árabes Unidos se están acercando a Teherán, a través de lazos políticos y acuerdos comerciales. ¿Cómo se puede explicar esta dualidad y cómo afecta esto a Israel?

Los Emiratos Árabes Unidos, el socio central de Israel en el Golfo, ven a Irán como la principal amenaza para su seguridad nacional. El desafío que Irán plantea a Emiratos incluye la amenaza de un ataque cinético directo sobre sitios estratégicos, sobre todo sus instalaciones petroleras y desaladoras; la amenaza indirecta de acción por parte de representantes iraníes (rebeldes Houthi en Yemen); el potencial de subversión y terror (quizás basado en la considerable comunidad iraní en Dubai); y una amenaza que implica el control de facto del territorio emiratí: la ocupación de Abu Musa y las islas Tunb. En este contexto, los EAU han desarrollado una serie de respuestas defensivas aunque, al mismo tiempo, buscan mantener lazos económicos y diplomáticos abiertos con Irán tanto como sea posible, como una especie de póliza de seguro.

Dado que los EAU son un centro financiero internacional, su proximidad geográfica a Irán y las relaciones históricas entre Dubai e Irán han ayudado a convertirlo en el principal socio comercial de Irán (excluyendo el petróleo; con el petróleo, China es el principal socio comercial de Irán). Antes de que Estados Unidos se retirara del acuerdo nuclear con Irán en 2018, el comercio informado entre los países ascendía a unos 13.000 millones de dólares (también existe un comercio ilegal sustancial entre los dos). Emiratos Árabes Unidos apoyó abiertamente la retirada de Estados Unidos del acuerdo y cooperó con la campaña de presión estadounidense sobre Irán y, en consecuencia, el alcance de su comercio anual con Irán se redujo a 7.000 millones de dólares. Además, a pesar del golpe económico, los EAU apoyaron, con algunas excepciones, las sanciones impuestas a Irán e incluso aumentó ocasionalmente la velocidad de su propia producción de petróleo para compensar el déficit de petróleo iraní en los mercados. Al mismo tiempo, aunque los Emiratos Árabes Unidos están preocupados por los contactos entre EE.UU. e Irán sobre un posible regreso al acuerdo nuclear, lo que podría fortalecer la influencia regional de Irán, es probable que se beneficie de la eliminación de las sanciones contra Irán mediante la expansión del comercio entre ellos.

En 2016, los EAU tuvieron cuidado de mantener un canal diplomático abierto con Irán e incluso mantuvieron abierta su representación en Teherán cuando muchos otros países árabes cerraron sus oficinas tras los ataques a las misiones diplomáticas saudíes en Irán. Se produjo un cambio fundamental en 2019, cuando los EAU entablaron un diálogo con Irán después de los ataques iraníes contra petroleros en el Golfo. El movimiento de los Emiratos Árabes Unidos surgió por temor a un ataque iraní contra objetivos emiratíes. La tendencia hacia el acercamiento se intensificó cuando los Emiratos Árabes Unidos anunciaron la retirada de sus fuerzas de Yemen, e incluyeron la firma de un memorando sobre una mayor coordinación entre los guardacostas de los países, el descongelamiento de los depósitos iraníes en los bancos emiratíes y la transferencia (junto con Kuwait y Qatar) de ayuda médica a Irán para ayudar en la lucha contra la pandemia de COVID-19.

También se mejoraron las reuniones entre altos funcionarios de ambos lados. Después de su visita a Dubái en noviembre de 2021, donde se reunió con Anwar Gargash, asesor principal del presidente y ministro de Estado emiratí Khalifa Shaheen, el viceministro de Relaciones Exteriores iraní, Ali Bagheri Kani, dijo que Irán y los Emiratos Árabes Unidos habían decidido iniciar un nuevo capítulo en sus relaciones En diciembre de 2021, Tahnoun bin Zayed, asesor de seguridad nacional de los EAU y hermano del gobernante en funciones, Mohammed bin Zayed, se reunió con el presidente iraní Ebrahim Raisi, expresó la esperanza de que la visita fuera un “punto de inflexión” en las relaciones e invitó Raisi a los Emiratos.

La amenaza que representa Teherán para Israel y los Emiratos Árabes Unidos ha acercado a los países a lo largo de los años, incluso si Israel enfatiza la amenaza nuclear iraní mientras que los Emiratos Árabes Unidos ven a Irán como un aspirante a hegemón que busca imponer su voluntad en toda la región. Los Emiratos Árabes Unidos también señalan los misiles y los aviones no tripulados en poder de Irán y sus representantes como su amenaza más desafiante en el período actual.

Los lazos con Israel representan muchos beneficios para los EAU: coordinación a nivel político-estratégico en asuntos de interés compartido; cooperación a nivel operativo de inteligencia para hacer frente a amenazas concretas; tecnología de seguridad de Israel que los EAU necesitan, particularmente a la luz de los agujeros en sus defensas antimisiles. Además, los vínculos con Israel y sus capacidades podrían aumentar considerablemente la disuasión de los EAU a los ojos de Irán.

Por su parte, Israel ha trabajado para establecer un amplio frente regional contra Irán con los pragmáticos países árabes, aunque hay una serie de grietas en este frente, incluida la clara renuencia de los estados del Golfo a ser percibidos como una especie de “base” israelí al alcance de Irán. Tan pronto como se anunciaron los Acuerdos de Abraham, altos funcionarios iraníes enviaron amenazas explícitas a los Emiratos Árabes Unidos. Por ejemplo, el editor del diario conservador Kaihan, cercano al Líder Supremo, escribió que la traición de los EAU a los palestinos los convierte en un “objetivo legítimo y fácil”. Según los informes, Irán también planeó atacar a los diplomáticos emiratíes en suelo africano.

Los esfuerzos actuales de los Emiratos Árabes Unidos para acercarse a Irán tienen como objetivo, entre otras cosas, equilibrar esta imagen problemática de un asistente operativo y de inteligencia de Israel, particularmente con el entendimiento de que el estado de Irán en la región podría mejorar si se llega a un nuevo acuerdo nuclear. Irán no necesitaba los acuerdos de normalización para saber acerca de la cooperación en seguridad entre Israel y sus vecinos árabes, o que es el objetivo de esta cooperación. Pero los Acuerdos hicieron oficial, abierta, la presencia israelí en el Golfo y otra posible excusa para un ataque de Irán.

En el contexto de la guerra en curso en Yemen, a principios de 2022 aumentó la tensión entre los Emiratos Árabes Unidos e Irán cuando los hutíes, apoyados por Irán, lanzaron una serie de ataques contra objetivos de los Emiratos Árabes Unidos, en respuesta a la presión efectiva ejercida sobre ellos en Yemen por Arabia Saudí. ejército (desde el aire) y milicias leales a los Emiratos Árabes Unidos (en tierra). Tras estos ataques, a principios de febrero se informó que Estados Unidos enviará fuerzas aéreas y navales para ayudar a la defensa de los EAU y que considerará devolver a los hutíes a su lista de organizaciones terroristas extranjeras. No está claro si hubo alguna participación iraní directa en los ataques, pero parece probable que Irán los haya aprobado de antemano. Irán tiene interés en mantener buenas relaciones con sus vecinos árabes, incluidos los Emiratos Árabes Unidos, pero continúa amenazándolos de forma encubierta por medio de sus representantes.

Aunque Arabia Saudita y los Emiratos Árabes Unidos preferirían una solución diplomática a la tensión con Irán, les preocupa la posibilidad de un nuevo acuerdo nuclear, porque probablemente no incluirá referencias a la subversión iraní en la región, al terror y el tema de los misiles y drones de Irán. Por un lado, las monarquías sunníes estarían felices si “alguien” hiciera el trabajo por ellas e infligiera un daño serio ya largo plazo al programa nuclear de Irán; por otro lado, entienden que están en la línea de fuego y un objetivo casi seguro para el ataque iraní en respuesta a cualquier ataque a sus instalaciones nucleares; de ahí sus esfuerzos por mantener relaciones razonables con Irán.

Conclusión

La comprensión de la dirección política tomada por los Emiratos Árabes Unidos es importante para Israel, no solo porque es un país clave en términos políticos, económicos y militares en el Medio Oriente, sino también porque traza un rumbo para otros. Por ejemplo, los EAU generalmente están por delante de Arabia Saudita en sus maniobras políticas: considere los contactos recientes entre Irán y Arabia Saudita, que ocurrieron después del diálogo Irán-EAU.

Israel debe tener en cuenta un posible cambio en el papel de los Emiratos Árabes Unidos en el frente regional contra Irán, particularmente en vista de la aparición de grietas adicionales en este frente, y particularmente si se llega a un nuevo acuerdo nuclear con Irán. En la era de alianzas fluidas y lealtades cambiantes, Israel debe prestar atención a las dinámicas regionales y examinar, por ejemplo, si afectarán los procesos de normalización en la región y cómo afectarán, principalmente, pero no solo, con Arabia Saudita.

Comentarios

Recientes

spot_img

Artículos Relacionados

Donaciones

 

En “Hatzad Hasheni” seguimos produciendo contenidos verdaderos y confiables para que te sigas sintiendo orgulloso de lo que eres…

¡Ayúdanos ahora con tu donación!

¡Súmate al proyecto que modifica percepciones!

CLICK AQUI PARA DONAR

Gracias por donar en este importante proyecto de diplomacia publica.